Cuan­do se tra­tó de nues­tras vi­das ro­mán­ti­cas, in­ter­net y las apli­ca­cio­nes pa­ra con­se­guir pa­re­ja no nos hi­cie­ron la co­sa más fá­cil: so­lo nos die­ron al­go más de qué preo­cu­par­nos, so­bre to­do sien­do mu­je­res. De ro­mán­ti­co a in­có­mo­do en un se­gun­do, des­de lo ser

EN TIEM­POS DE TIN­DER

Don Juan - - Sumario - POR MA­RÍA CA­PO­TE

EN PLENO SI­GLO XXI, SA­LIR CON AL­GUIEN ES UNA ODI­SEA. YA NO BAS­TA CON CO­NO­CER A UNA PER­SO­NA A TRA­VÉS DE AMIGOS CO­MU­NES O ES­PE­RAR QUE AL­GUIEN TO­ME LA INI­CIA­TI­VA DE ROM­PER EL HIE­LO EN UN BAR. EN­CON­TRAR UNA PA­RE­JA IM­PLI­CA PA­SAR HO­RAS IN­TEN­TAN­DO CON­VER­SA­CIO­NES SA­GA­CES EN EL MUN­DO DI­GI­TAL SO­LO PA­RA EN­CON­TRAR­SE CON NU­ME­RO­SAS DE­CEP­CIO­NES CUAN­DO SE CON­CRE­TA UNA CI­TA CON UN CA­FÉ O UNA CER­VE­ZA. ES­TO, SIN EM­BAR­GO, NO ES UN FE­NÓ­MENO NUE­VO: DES­DE HA­CE MÁS DE 20 AÑOS LAS PER­SO­NAS USAN APLI­CA­CIO­NES PA­RA CON­SE­GUIR PA­RE­JA. HAY CA­SOS DE ÉXI­TO Y DE PE­LI­GRO, DE CON­FIAN­ZA Y DE DES­CON­FIAN­ZA PE­RO, SO­BRE TO­DO, UNA PRO­FUN­DA SEN­SA­CIÓN DE PE­RE­ZA Y TI­MI­DEZ. ¿ACA­SO LAS APLI­CA­CIO­NES DE CI­TAS CREA­RON UNA GE­NE­RA­CIÓN PE­RE­ZO­SA QUE MA­NE­JA SUS RE­LA­CIO­NES DE PA­RE­JA A TRA­VÉS DE UN CE­LU­LAR?

DDes­pués de una no­che de tra­gos con mis ami­gas, en ese punto in­ter­me­dio de la bo­rra­che­ra y con una bo­te­lla de gi­ne­bra que me lle­vé pa­ra mi ca­sa, de­ci­dí abrir Tin­der.

Sen­tía mor­bo, cu­rio­si­dad y pe­na aje­na. Pe­ro no de otro, sino de mí mis­ma.

Era ju­nio de 2014. Du­ran­te la fies­ta ha­bía co­no­ci­do a va­rias pa­re­jas que es­ta­ban di­cho­sas y fe­li­ces, go­zan­do del amor pos­mo­derno y de las ven­ta­jas de ha­ber­se co­no­ci­do gra­cias a una apli­ca­ción. En cam­bio yo es­ta­ba sol­te­ra, no te­nía el co­ra­zón ro­to, no pen­sa­ba en na­die ni me gus­ta­ba na­die. Es­ta­ba lim­pia. Me sen­tía abier­ta a lo que se vi­nie­ra.

Ape­nas abrí la apli­ca­ción vi que el lo­go era una lla­ma. No sa­bía en qué me es­ta­ba me­tien­do. La gen­te de­cía: “Esa jo­da es so­lo pa­ra se­xo ca­sual”, pe­ro yo no es­ta­ba tan se­gu­ra de si iba a ser ca­paz de me­dír­me­le a eso con un des­co­no­ci­do o de si se­ría tan ilu­sa de pen­sar que en­con­tra­ría por ahí a al­guien pa­ra te­ner una re­la­ción es­ta­ble. Pen­sé tam­bién en la ver­güen­za: ¿Qué tal en­con­trar­me en Tin­der con al­guien co­no­ci­do? ¿Un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo? ¿Mi ex? Pe­ro en me­dio de la bo­rra­che­ra lo ol­vi­dé y me que­dé dor­mi­da.

No po­dría de­cir que fui pio­ne­ra en la apli­ca­ción, ni más fal­ta­ba, pe­ro soy cons­cien­te de que por esas épo­cas éra­mos muy po­cos los co­lom­bia­nos que nos ha­bía­mos lle­na­do de valor pa­ra des­car­gar­la. La usé va­rios días en los que me sen­tí co­mo ni­ña es­tre­nan­do ju­gue­te e hi­ce match con va­rios su­je­tos a los que sin pe­na les ini­cia­ba la con­ver­sa­ción. Ha­bía de to­do: con­ver­sa­cio­nes flui­das, per­so­nas con las que no du­ra­ba más de tres mi­nu­tos

ha­blan­do y otras que me hi­cie­ron pen­sar: “¿Por qué no lo ha­bré co­no­ci­do an­tes en un bar, en una fies­ta o ha­cien­do mer­ca­do?”. Y cla­ro, tam­bién tu­ve re­cha­zos. Des­pués de al­gu­nos días con­cluí que el mer­ca­do del amor por in­ter­net te­nía mu­cha de­man­da, pe­ro que la ofer­ta no era tan bue­na co­mo se po­día pen­sar.

El so­ció­lo­go Zyg­munt Bau­man lo ha­bía pre­di­cho. En su li­bro Amor­lí­qui­do nos hi­zo no­tar que hoy en día vi­vi­mos a la de­ri­va, sin víncu­los pro­fun­dos y sin in­ter­ac­cio­nes reales. Las re­la­cio­nes se vol­vie­ron vo­lá­ti­les, in­con­sis­ten­tes, frá­gi­les; to­dos vi­vi­mos con mie­do de pla­ni­fi­car un fu­tu­ro a me­diano o lar­go pla­zo en pa­re­ja y cree­mos que hay tan­ta de­man­da en el “mer­ca­do” que se nos di­fi­cul­ta com­pro­me­ter­nos con al­guien. So­mos un pla­to en el me­nú, una op­ción más de otra per­so­na que se­gu­ra­men­te no sa­be qué es­tá bus­can­do del otro la­do de la pantalla. Y, se­gu­ra­men­te, pa­ra no­so­tros, ese match so­lo era una op­ción más.

Yo tam­po­co sa­bía lo que que­ría ahí. Si abrí Tin­der fue por mor­bo, pe­ro por esa mis­ma ra­zón que­ría ver has­ta dón­de po­día lle­gar. El se­xo ca­sual no era mi op­ción prin­ci­pal, pe­ro tam­po­co la des­car­ta­ba: ¿qué tal que el me­jor pol­vo de mi vi­da es­tu­vie­ra es­pe­rán­do­me allí y no en una fies­ta? Pe­ro me in­cli­na­ba más por co­no­cer a al­guien y sa­lir a ver qué pa­sa­ba, aun­que mis ami­gas des­con­fia­das me ad­ver­tían cons­tan­te­men­te que na­da bueno po­día sa­lir de ahí.

Pa­só un mes. Hi­ce match con un ti­po que ya te­nía en Fa­ce­book y que ha­bía co­no­ci­do mu­cho tiem­po atrás en una fies­ta. Ha­bla­mos po­co, pe­ro ha­bía quí­mi­ca. Al me­nos ha­bía quí­mi­ca vir­tual. Co­mo ya lo co­no­cía, sa­bía que sus fo­tos eran reales y que no me iba a de­cep­cio­nar. Iba más o me­nos a la fi­ja. Me sen­tía co­mo Meg Ryan en You’veGo­ta­nE­mail, cuan­do re­ci­be un mail de Tom Hanks. ¿Qué tal que nos hu­bié­ra­mos cru­za­do por la vi­da sin dar­nos cuen­ta an­tes y que fué­ra­mos el uno pa­ra el otro? Me ci­tó en los juz­ga­dos de Pa­lo­que­mao y lle­gué “pro­du­ci­da” más o me­nos co­mo pa­ra una pri­me­ra ci­ta. El sa­lu­do fue in­có­mo­do y em­pe­cé a se­guir­lo ta­co­nean­do por las ca­lles mien­tras pen­sa­ba dón­de se ha­bía que­da­do la quí­mi­ca.

Me lle­vó a la pla­za de Pa­lo­que­mao a com- prar los in­gre­dien­tes del al­muer­zo. Un plan bas­tan­te exó­ti­co pa­ra un pri­mer en­cuen­tro, pe­ro mi cu­rio­si­dad no me iba a per­mi­tir lle­gar so­lo has­ta ahí: com­pró de to­do, des­de bró­co­li y acel­gas has­ta mo­lle­jas (to­do un ro­mán­ti­co) y me lle­vó a su ca­sa en un pe­que­ño mi­cro­bús co­lec­ti­vo. “¿Es­te ti­po me gus­ta tan­to co­mo pa­ra dár­se­lo en la pri­me­ra ci­ta, des­pués de una ce­na con bró­co­li?”, pen­sa­ba. En la ci­ta hu­bo más si­len­cios in­có­mo­dos que con­ver­sa­cio­nes, me pre­sen­tó a su ma­má, a su tía, a su her­ma­na… Fue una es­tra­te­gia nue­va pa­ra mí, pe­ro ya es­ta­ba me­ti­da en eso.

Mi pri­me­ra ci­ta por Tin­der fue más de lo que po­dría es­pe­rar en el pri­mer mes de una re­la­ción.

Pa­ra mí fue una ex­pe­rien­cia, al­go pa­ra con­tar­les a mis nie­tos y pa­ra reír­me de la anéc­do­ta unos cuan­tos años des­pués. Sin em­bar­go, du­ran­te la ci­ta, es­tu­ve asus­ta­da: me ima­gi­na­ba a mí mis­ma en sus za­pa­tos, ci­tan­do a mis vic­ti­mas en una pla­za de mer­ca­do, pre­pa­ran­do una pri­me­ra co­mi­da inol­vi­da­ble y pre­sen­tán­do­le a to­da mi fa­mi­lia pa­ra que to­do se for­ma­li­za­ra de una vez. Co­mí, vi­mos un vi­deo en Be­ta­max que te­nía dos ca­pí­tu­los de Pa­dre­seHi­jos don­de ha­bía apa­re­ci­do y lue­go hui des­pa­vo­ri­da. Le agra­de­cí por to­do, pe­ro ni si­quie­ra mi­ré pa­ra atrás.

Nun­ca vol­vi­mos a ha­blar. Ha­bía te­ni­do la peor ci­ta de mi vi­da y to­do gra­cias a Tin­der.

La am­bi­ción de los ti­pos que crea­ron Tin­der, en su vi­sión de co­nec­tar al mun­do y crear “le­van­tes” vir­tua­les, co­que­teo y has­ta se­xo ca­sual, no fue pio­ne­ra. Aun­que la apli­ca­ción fue una re­vo­lu­ción en las ci­tas vir­tua­les, mu­cho an­tes de su crea­ción –in­clu­so an­tes de los ce­lu­la­res in­te­li­gen­tes– otras per­so­nas ha­bían in­ten­ta­do con­cre­tar ese ob­je­ti­vo. ICQ fue el pri­mer sis­te­ma de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea que se ma­si­fi­có. La crea­ron unos is­rae­líes uni­ver­si­ta­rios en 1996 con an­sias de co­nec­tar gen­te y lo­grar que pu­die­ran in­ter­ac­tuar y co­no­cer­se. Era una épo­ca en la que la gen­te no usa­ba mu­cho el compu­tador y en la que el tér­mino re­des so­cia­les ape­nas se usa­ba en las uni­ver­si-

da­des. ICQ lle­gó a Co­lom­bia un po­co des­pués: cual­quier per­so­na po­día des­car­gar­lo en su compu­tador lue­go de abrir una cuen­ta con su co­rreo elec­tró­ni­co y una con­tra­se­ña. Te­nía un di­se­ño ar­cai­co, co­mo to­do lo que se po­día ver en un or­de­na­dor con Win­dows 95, y las pri­me­ras ver­sio­nes só­lo ser­vían pa­ra cha­tear.

No ha­bía emo­jis, ni men­sa­jes de voz, ni fo­tos de per­fil, ni es­ta­dos de áni­mo. Pe­ro los usua­rios te­nían un nú­me­ro úni­co (ICQ#) que los iden­ti­fi­ca­ba y un nick­na­me, que po­día ser bas­tan­te crea­ti­vo. ¿Ha­bía ries­gos? Tal vez. Na­die po­día saber a ciencia cier­ta si se es­ta­ba ha­blan­do en reali­dad con un hom­bre, una mu­jer o una má­qui­na. Se po­día ha­blar con des­co­no­ci­dos e in­clu­so se po­día ha­cer un “in­ter­cam­bio cul­tu­ral” ex­press pa­ra prac­ti­car idio­mas en sa­las de chat de otros paí­ses. Ya si se en­tra­ba en con­fian­za con otra per­so­na, bas­ta­ba con te­ner su ICQ# pa­ra in­ter­cam­biar fo­tos y co­rro­bo­rar, en la me­di­da de lo po­si­ble, su iden­ti­dad.

Ser­gio Gai­tán tie­ne 40 años. Abrió una cuen­ta de ICQ en 1999 –cuan­do te­nía 21– pa­ra am­pliar su círcu­lo de amigos. Di­ce que la gen­te de su uni­ver­si­dad era ché­ve­re, pe­ro abu­rri­da, y que nin­gu­na de sus ami­gas le pa­re­cía tan lin­da co­mo pa­ra sa­lir. “En esa épo­ca éra­mos po­cos los co­nec­ta­dos a ICQ”, re­cuer­da. “Una mu­jer me em­pe­zó a ha­blar por ahí y le se­guí la co­rrien­te. Yo es­tu­dia­ba en el Bos­que y ella en la Sa­ba­na, na­die des­con­fia­ba de na­die ahí y no te­nía­mos ma­las in­ten­cio­nes tam­po­co. Des­pués de va­rias se­ma­nas ha­blan­do di­ji­mos “veá­mo­nos” y nos vi­mos en Cre­pes de Uni­cen­tro, el lu­gar adon­de to­dos iban en ese mo­men­to. Co­mi­mos he­la­do y fui­mos a ci­ne”. Su “clic” du­ró más de sie­te me­ses y aun­que ya no es­tán jun­tos to­da­vía su no­via de ICQ le es­cri­be pa­ra desear­le fe­liz cum­plea­ños.

El cuar­to de ho­ra de es­te chat aca­bó unos años des­pués cuan­do lle­ga­ron apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea más sim­ples, co­mo MSN Mes­sen­ger. El boom del cha­teo se con­cre­tó gra­cias a una apli­ca­ción que se con­vir­tió en el sím­bo­lo de una épo­ca: la gen­te se ha­bía da­do cuen­ta de que cha­tear ser­vía pa­ra mu­cho más que in­ter­cam­biar in­for­ma­ción; tam­bién se po­dían co­no­cer nue­vas per­so­nas y te­ner no­vios vir­tua­les. Mes­sen­ger ser­vía ade­más pa­ra en­viar de for­ma ins­tan­tá­nea fo­to­gra­fías, zum­bi­dos y stic­kers con ca­ri­tas fe­li­ces o ani­ma­les an­fi­bios que in­va­dían la pantalla del compu­tador del otro. Es cier­to: ha­bía que des­co­nec­tar el te­lé­fono pa­ra usar un ra­to el in­ter­net y so­por­tar el ne­fas­to rui­do del mo­dem o ir al ca­fé in­ter­net del ba­rrio pa­ra es­ta­ble­cer una con­ver­sa­ción. Pe­ro si la per­so­na que a uno le gus­ta­ba ini­cia­ba se­sión, se arre­gla­ba el día.

Los más osa­dos, sin em­bar­go, usa­ban pá­gi­nas de chat pú­bli­cas co­mo La­ti­nChat. Aun­que mu­chos de los usua­rios niegan ha­ber­la usa­do, du­ran­te to­da la dé­ca­da del 2000 fue una de las pá­gi­nas web más vi­si­ta­da en los paí­ses de ha­bla his­pa­na. Yo tam­bién la usé: cuan­do te­nía do­ce años cu­rio­seé la pá­gi­na, me hi­ce pa­sar por una mu­jer ma­yor y me es­pan­tó un po­co lo fá­cil que era ju­gar con la ima­gi­na­ción y fan­ta­sear con el que es­ta­ba al otro la­do de la pantalla. Le­van­té pu­ros grin­gos y eu­ro­peos, no les com­par­tí mis da­tos reales por­que los ha­bía ti­ma­do a to­dos con mi edad, pe­ro re­cuer­do que ha­bía sa­las que res­trin­gían el ac­ce­so por edad, gé­ne­ro o te­mas es­pe­cí­fi­cos.

Un co­no­ci­do lla­ma­do Iván –me pi­dió cam­biar su nom­bre– me con­tó su his­to­ria cuan­do les pe­dí a mis con­tac­tos de Fa­ce­book que me ha­bla­ran so­bre sus anéc­do­tas amo­ro­sas en re­des so­cia­les. Con un po­co de pe­na me con­tó to­da su his­to­ria con La­ti­nChat y se­ña­ló que en di­cha épo­ca ese chat era lo me­jor que ha­bía, pues mu­chas otras per­so­nas que él co­no­cía ha­bían usa­do pá­gi­nas de chat bas­tan­te peo­res: “Me sa­lió una en­fer­mi­ta se­xual. Li­te­ral­men­te sa­lí co­rrien­do”, re­cuer­da. “Me di­jo que le ca­ye­ra a su nue­vo apar­ta­men­to en la 127 y yo fui. Era di­ciem­bre, ha­cía frío y pen­sé en ir un ra­to y de­vol­ver­me a mi ca­sa. Ella me re­ci­bió en es­que-

le­to, sin bra­sier y es­ta­ba en pan­ta­lo­ne­ta la­van­do la du­cha. Ha­bla­mos un ra­to, nos be­sa­mos y to­ma­mos vino. Y eso que en ese mo­men­to te­nía ca­rro. ¡Mu­cho irres­pon­sa­ble!”. Iván cuen­ta que des­pués la co­sa se pu­so más ca­lien­te. La mu­jer to­mó la ini­cia­ti­va y eso, pa­ra Iván, era la prue­ba de que ella era una “lo­qui­ta que lo lle­vó di­rec­ta­men­te al ma­ta­de­ro”. Fi­nal­men­te no tu­vie­ron se­xo. Él se asus­tó tan­to con la pro­po­si­ción de la mu­jer que pre­fi­rió huir del lu­gar.

¿Aca­so era tan gra­ve que una mu­jer, de fren­te, le di­je­ra que que­ría te­ner se­xo con él? ¿Aca­so que una mu­jer quie­ra te­ner se­xo la con­vier­te en una “en­fer­mi­ta se­xual”?

Lau­ra tie­ne 28 años y tam­bién me pi­dió man­te­ner su nom­bre en re­ser­va. Ella fue otra de las per­so­nas que con­tes­ta­ron a mi so­li­ci­tud de in­for­ma­ción por Fa­ce­book. Sin em­bar­go, pa­ra ale­jar­nos de los mun­dos vir­tua­les, pre­fe­ri­mos ha­blar de sus le­van­tes en un ca­fé. Ella se con­si­de­ra una mu­jer em­po­de­ra­da y le lla­ma la aten­ción que a los hom­bres –in­clu­so a los que se di­cen li­be­ra­les– les asus­te que una mu­jer sea quien to­me la ini­cia­ti­va.

–So­mos mu­je­res fuer­tes –me di­ce–. No nos da pe­na abrir una apli­ca­ción o le­van­tar­nos al que nos gus­ta en un bar. Eso lo ten­go muy cla­ro, es mi pos­tu­ra co­mo mu­jer.

–Yo tam­bién lo he he­cho, y me pa­re­ce que a mu­chos les mo­les­ta. Es co­mo si los hom­bres tu­vie­ran en su in­cons­cien­te que ellos tie­nen que dar el pri­mer pa­so.

–A mí me en­can­ta ha­cer­lo, dar el pri­mer pa­so. ¿Te ima­gi­nas que to­das las mu­je­res to­ma­ran la de­ci­sión de le­van­tar­se a un man? Yo creo que ten­dría un im­pac­to social su­per­fuer­te, se­ría dis­rup­ti­vo, ca­si una re­vo­lu­ción.

Des­pués de los chats lle­ga­ron las re­des so­cia­les. MyS­pa­ce fue el es­pa­cio que lo­gró sa­ciar vir­tual­men­te to­das las ne­ce­si­da­des de un mun­do so­li­ta­rio. En 2003 em­pe­zó a fun­cio­nar es­ta red social que se vol­vió muy po­pu­lar por­que se po­dían per­so­na­li­zar los per­fi­les a par­tir de có­di­gos HTML, ar­mar ál­bu­mes de fo­tos, crear lis­tas de amigos, cam­biar los co­lo­res de fon­do y ha­cer que so­na­ra una can­ción pa­ra los vi­si­tan­tes. Se vol­vió el lu­gar de en­cuen­tro de ar­tis­tas, di­se­ña­do­res y músicos. La gen­te na­ve­ga­ba por la red pa­ra ex­plo­rar can­cio­nes, bus­car nue­vas ban­das, en­con­trar mú­si­ca ines­pe­ra­da… Y tam­bién ser­vía pa­ra le­van­tar: cual­quie­ra que se su­ma­ra a la red era un ob­je­ti­vo y pa­ra cau­sar un buen im­pac­to no ha­bía que ir a la pe­lu­que­ría, so­lo ha­bía que edi­tar el per­fil.

Cuan­do Lau­ra abrió MyS­pa­ce, fue ella quien tu­vo la ini­cia­ti­va: “¡El man me de­jó es­pe­ran­do mu­cho tiem­po! Yo ya has­ta me ha­bía ol­vi­da­do del te­ma, pe­ro des­pués me ha­bló y me di­jo que lo ha­bía asus­ta­do que una ni­ña le hu­bie­ra ha­bla­do, que yo era muy lan­za­da. ¡Y pues ob­vio, te­nía 14 años! Nos cua­dra­mos así, por in­ter­net, y du­ra­mos un año. Ha­blá­ba­mos to­dos los días por te­lé­fono –ahí to­da­vía usa­ba el fi­jo– y nos lla­má­ba­mos cons­tan­te­men­te. Des­pués nos agre­ga­mos a Mes­sen­ger, ha­cía­mos vi­deo­lla­ma­das y tu­vi­mos se­xo vir­tual: apro­ve­cha­ba que mis pa­pás no es­tu­vie­ran en la ca­sa, me le em­pe­lo­ta­ba fren­te a la cá­ma­ra y él ha­cía lo mis­mo. To­do era muy su­til, na­da tan ex­plí­ci­to; no sé si era por­que éra­mos muy chi­qui­tos, pe­ro igual siem­pre nos mas­tur­bá­ba­mos y aca­bá­ba­mos jun­tos.

MyS­pa­ce fue mi pri­me­ra red social. Te­nía ca­tor­ce años, ac­tua­li­za­ba mi per­fil MyS­pa­ce ca­da se­ma­na y cam­bia­ba la can­ción. Me vol­ví una du­ra pim­pean­do el fon­do y co­no­cí a va­rios amigos por ahí. In­clu­so tu­ve un no­vio que du­ró co­mo dos se­ma­nas, pe­ro me cam­bió por otra que se­gu­ro te­nía una me­jor fo­to de per­fil. Por esa épo­ca ha­bla­ba con mis amigos so­bre có­mo se­rían esas apli­ca­cio­nes en el fu­tu­ro e ima­gi­ná­ba­mos que no ten­dría­mos la ne­ce­si­dad de cua­drar una ci­ta o ter­mi­nar­le a al­guien por­que la mis­ma apli­ca­ción lo ha­ría, co­mo en el ca­pí­tu­lo de Blac­kMi­rror don­de las re­la­cio­nes de pa­re­ja las con­tro­la un sis­te­ma ope­ra­ti­vo que sa­be con exac­ti­tud cuán­to tiem­po van a du­rar y en

qué mo­men­to se aca­ban. La idea pro­du­ce más pa­vor que fe­li­ci­dad, por­que ¿le gus­ta­ría que un apa­ra­to le es­co­gie­ra su pró­xi­ma pa­re­ja?

Pa­ra Leo­nar­do –que tam­bién pi­dió la re­ser­va de su nom­bre– MyS­pa­ce tam­bién fue su pri­me­ra red social. Hoy tie­ne 30 años y em­pe­zó a usar MyS­pa­ce cuan­do te­nía un po­co me­nos de 20: “Lo me­jor es que uno po­día edi­tar y de­co­rar el per­fil, era co­mo si en­tra­ran al cuar­to de uno”, es­cri­be. “Co­mo en MyS­pa­ce se po­día po­ner una can­ción pa­ra que so­na­ra cuan­do lo abrie­ran, yo po­nía el te­ma que es­tu­vie­ra de mo­da pa­ra sor­pren­der a las chi­cas. Tam­bién ha­bía un top de amis­ta­des: sa­car de ahí a los amigos po­día ser con­si­de­ra­do ca­si co­mo una trai­ción. Ese era uno de los tru­cos que usa­ba pa­ra caer­les a las vie­jas: cuan­do las me­tía en mi top, se sen­tían co­mo si fue­ran unas rei­nas”.

En al­gún mo­men­to, es­tar en un “top” vir­tual fue más sig­ni­fi­ca­ti­vo que una in­vi­ta­ción a co­mer he­la­do. Leo­nar­do va más allá y cuen­ta que ca­da po­si­ción en su top era un pri­vi­le­gio de as­cen­so: si una “vie­ja” le gus­ta­ba, la po­nía de quin­ta; cuan­do em­pe­za­ban a sa­lir, la subía al cuar­to lu­gar; si su re­la­ción ya era co­no­ci­da pa­ra la gen­te de la uni­ver­si­dad, subía al ter­cer o al se­gun­do pues­to, y so­lo lle­ga­ba a es­tar de pri­me­ra si es­ta­ban más que cua­dra­dos. Un cuen­to vie­jo: el so­ció­lo­go Theo­do­re Kem­pe­re, que ha in­ves­ti­ga­do el po­der en las re­la­cio­nes, ha­bla de la atrac­ción que se ge­ne­ra cuan­do el otro ofre­ce un es­ta­tus y afir­ma que en mu­chos ca­sos el enamo­ra­mien­to en una re­la­ción sur­ge cuan­do el otro ele­va de for­ma in­cons­cien­te sus ex­pec­ta­ti­vas. Pa­re­ce que su teo­ría sir­ve in­clu­so cuan­do el es­ta­tus y las ex­pec­ta­ti­vas es­tán ba­sa­dos en un có­di­go HTML.

Sin em­bar­go, fue Fa­ce­book la pla­ta­for­ma que re­vo­lu­cio­nó to­tal­men­te la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se con gen­te por in­ter­net. La pri­me­ra ver­sión ser­vía pa­ra que las per­so­nas del cam­pus de Cam­brid­ge, Mas­sa­chus­sets, de MIT, se co­no­cie­ran de ma­ne­ra más fá­cil, pues las fies­tas que se or­ga­ni­za­ban eran li­mi­ta­das y pa­ra miem­bros ex­clu­si­vos: una ma­ne­ra de rom­per con la ba­rre­ra social de la gen­te bo­ni­ta y co­ol. En po­cos años la red se ex­ten­dió a otros paí­ses y cuan­do lle­gó a Co­lom­bia, en 2007, se im­pu­so co­mo un es­pa­cio pa­ra agre­gar a los amigos, a los amigos de los amigos y, cla­ro es­tá, bus­car pa­re­ja. En ese mo­men­to la no­ción de se­gu­ri­dad era mí­ni­ma y ca­si cual­quier per­so­na en la red es­ta­ba abier­ta a in­ter­ac­tuar con otros, así fue­ran des­co­no­ci­dos. Y aun­que a lo lar­go de más de una dé­ca­da mu­chos han en­con­tra­do al amor de su vi­da, han he­cho amigos y se han re­en­con­tra­do con fa­mi­lia­res per­di­dos gra­cias a es­ta red, las his­to­rias no siem­pre son po­si­ti­vas.

Co­no­cí a Juan Ca­mi­lo Chá­vez gra­cias a la his­to­ria de su her­ma­na, Ana Ma­ría Chá­vez, que lle­nó los ti­tu­la­res de pe­rió­di­cos y no­ti­cie­ros en oc­tu­bre de 2009.

El ase­si­na­to de Ana Ma­ría, una uni­ver­si­ta­ria, ocu­rrió por una se­rie de en­ga­ños que le hi­cie­ron a tra­vés de Fa­ce­book.

Los me­dios no pa­ra­ron de ha­blar de los pe­li­gros de las re­des. Sa­ta­ni­za­ron a Fa­ce­book y a in­ter­net. Crea­ron pá­ni­co. A la lar­ga, mu­chos años des­pués, nos di­mos cuen­ta de la im­por­tan­cia de la pri­va­ci­dad en las re­des so­cia­les, pues abrir un per­fil, crear una cuen­ta y em­pe­zar a ha­blar de de­ta­lles per­so­na­les es el equi­va­len­te a abrir­les la ca­sa a com­ple­tos des­co­no­ci­dos.

Hoy Juan Ca­mi­lo Chá­vez es el lí­der de la fun­da­ción An­na­cha –que bau­ti­zó en ho­nor a su her­ma­na– y des­de ha­ce ocho años rea­li­za char­las pa­ra ad­ver­tir so­bre los pe­li­gros de las re­des so­cia­les. “So­la­men­te por com­par­tir in­for­ma­ción es que pa­só to­do es­to”, di­ce. “Mi her­ma­na in­ter­cam­bió da­tos per­so­na­les con unos des­co­no­ci­dos que vi­vían en Me­de­llín. La en­ga­ña­ron por gus­tos en co­mún que te­nían, co­sas tan sim­ples co­mo la mú­si­ca. Des­pués vi­nie­ron a Bo­go­tá y apro­ve­cha­ron pa­ra en­trar al apar­ta­men­to, ro­bar­la y ma­tar­la”. Al prin­ci­pio la po­li­cía in­di­có que el ca­so ha­bía si­do un sui­ci­dio, pe­ro Juan Ca­mi­lo qui­so ha­cer su pro­pia in­ves­ti­ga­ción: “Yo no usa­ba Fa­ce­book, pe­ro ahí lo abrí y lo pri­me­ro que se me ocu­rrió fue ha­cer­me pa­sar por ni­ñas atrac­ti­vas de la edad de mi her­ma­na. Yo ya ha­bía iden­ti­fi­ca­do y en­con­tra­do sus per­fi­les, pe­ro no po­día ha­blar­les co­mo Juan Ca­mi­lo. Lo­gré cau­ti­var­los, me los cua­dré y fue así co­mo con­se­guí que los cap­tu­ra­ran”.

Usar in­ter­net pa­ra co­me­ter de­li­tos es una ten­den­cia que va en au­men­to. Se­gún el Ba­lan­ce del Ci­ber­cri­men en Co­lom­bia de 2017, que pu­bli­ca anual­men­te el Cen­tro Ci­ber­né­ti­co Po­li­cial, las de­nun­cias au­men­ta­ron el 28,30 % con res­pec­to al 2016. Ade­más, en ju­nio de es­te año, EL TIEM­PO in­for­mó que en lo que iba co­rri­do de 2018 se ha­bían re­gis­tra­do más de 500 de­nun­cias por su­plan­ta­ción de iden­ti­dad y 145 por sex­tor­sión, es de­cir, cuan­do un ex­tra­ño

ha­ce ame­na­zas re­la­cio­na­das con la di­vul­ga­ción de fo­to­gra­fías o vi­deos se­xua­les que con­si­guie­ron por in­ter­net.

Mien­tras tan­to, el uso de re­des so­cia­les es­pe­cia­li­za­das en ci­tas, tam­bién se dis­pa­ra. Por ejem­plo, en Co­lom­bia se pro­du­cen 4.500 mi­llo­nes de in­gre­sos anua­les a Tin­der (es de­cir que ca­da ho­ra, en pro­me­dio, se abre 513.000 ve­ces la apli­ca­ción). Así en esa ci­fra se cuen­ten las de­ce­nas de ve­ces que un usua­rio en­tra y sa­le de la apli­ca­ción, el nú­me­ro no de­ja de ser sor­pren­den­te. Al fi­nal, cuan­do en Fa­ce­book no hay na­die in­te­re­san­te y el ti­me­li­ne se lle­na de be­bés, ma­tri­mo­nios y reunio­nes que no in­tere­san, so­lo que­da acu­dir a es­te ti­po de apli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das pa­ra en­con­trar a al­guien que quie­ra ser al­go más que un ami­go.

Adop­taU­nMan na­ció en Fran­cia en 2009 y fue una de las pio­ne­ras. Yo la usé un par de días y una de las co­sas que más me gus­ta­ban era el he­cho de te­ner to­do el po­der ahí: uno adop­ta­ba a un man co­mo quien adop­ta a un pe­rro, un ga­to o una plan­ta; lo me­tía en un ca­rri­to de com­pras de la mis­ma ma­ne­ra en que uno eli­ge cual­quier ofer­ta por in­ter­net y so­lo en ese mo­men­to ellos po­dían ha­blar­me. Era una ma­ra­vi­lla, pe­ro lue­go me cua­dré y no adop­té a na­die.

Sin em­bar­go, va­rios de mis amigos sí fue­ron adop­ta­dos por mu­je­res que sa­bían lo que que­rían, los echa­ron al ca­rri­to de mer­ca­do y se los lle­va­ron pa­ra la ca­sa: “Me ga­né la lotería, me le­van­té a una su­gar­mommy por ahí y no lo po­día creer”, me di­jo Fa­bio –que tam­bién pi­dió re­ser­var su iden­ti­dad–, un psi­có­lo­go de 35 años que aun­que siem­pre se ale­jó de es­te ti­po de pla­ta­for­mas, se atre­vió a ex­pe­ri­men­tar­las cuan­do es­ta­ba en la uni­ver­si­dad. “Nun­ca he si­do pin­ta y tam­po­co tan in­te­re­san­te, pe­ro sen­tí que me ha­bía lle­ga­do mi cuar­ti­co de ho­ra. Era una se­ño­ra de cin­cuen­ta años, te­nía mu­cha pla­ta, era se­pa­ra­da y te­nía hi­jos de mi edad, pe­ro le lla­mé la aten­ción por­que era de­cen­te, no co­mo con los otros ma­nes de mi edad con los que ha­bla­ba por ahí”. A Fa­bio es­ta mu­jer le dio de to­do: lo lle­va­ba a co­mer a los me­jo­res res­tau­ran­tes de Bo­go­tá, lo ves­tía, le re­ga­ló un compu­tador pa­ra que ter­mi­na­ra la te­sis y has­ta le pa­gó el gim­na­sio. “Ade­más, en el se­xo, ella no le de­cía que no a na­da”, aña­de, pe­ro cuen­ta que ter­mi­nó es­ta re­la­ción por ce­los (un pro­ble­ma que se ha in­ten­si­fi­ca­do gra­cias tam­bién a la apa­ri­ción de re­des so­cia­les y de chats, por­que ca­ras ve­mos y con­ver­sa­cio­nes en What­sApp no sa­be­mos).

Sin em­bar­go, tal vez la apli­ca­ción más usa­da pa­ra le­van­tar en to­da la his­to­ria de in­ter­net ha si­do Tin­der. Hay unos que se han enamo­ra­do y a otros les han ven­di­do Her­ba­li­fe o pa­que­tes de nu­des. Al­gu­nas mu­je­res han te­ni­do el me­jor pol­vo de su vi­da, otras –co­mo yo– con­si­guie­ron la peor ci­ta y otras han he­cho amigos en di­ver­sos lu­ga­res del mun­do. Tam­bién hay pa­re­jas que se ca­sa­ron gra­cias a Tin­der.

Da­niel Te­llo, fo­tó­gra­fo y ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas, les de­vuel­ve la fe a los ro­mán­ti­cos: en­con­tró al amor de su vi­da por es­ta apli­ca­ción. Ha­ce tres años abrió una cuen­ta des­pués de ter­mi­nar una re­la­ción; se le ha­bía ol­vi­da­do le­van­tar pe­ro es­ta­ba lis­to pa­ra pro­bar qué po­día pa­sar a tra­vés de Tin­der. La apli­ca­ción tie­ne fil­tros avan­za­dos que per­mi­ten con­tro­lar la edad, el gé­ne­ro y la dis­tan­cia de las per­so­nas que pue­den ver su per­fil –in­clu­so si pa­ga una pla­ti­ca ex­tra pue­de ha­cer match con gen­te de otros paí­ses–, pe­ro él so­lo usó el de ran­go de edad y des­pués de va­rios mat­ches y de en­fren­tar la pe­re­za de no ha­blar­le a na­die, por fin se pu­so una ci­ta con Ca­ro­li­na. La lle­vó a La Ca­le­ra, pe­ro no a mo­te­lear sino a una ci­ta ro­mán­ti­ca. Él mis­mo se sor­pren­de de lo rá­pi­do que se dio to­do: “Fue una ex­pe­rien­cia nue­va pa­ra mí; nor­mal­men­te no in­vi­ta­ba a na­die a sa­lir tan pron­to y sin co­no­cer­nos bien, pe­ro ha­bía mu­cha quí­mi­ca y al des­pe­dir­nos nos di­mos un be­so”. Des­pués de un par de se­ma­nas se vol­vió a ver con ella y em­pe­za­ron a sa­lir más fre­cuen­te­men­te, has­ta que un día ofi­cia­li­za­ron la re­la­ción. Aho­ra ella es su es­po­sa y la ma­má de su hi­jo, Juan Jo­sé. ¿Pe­ro cuál fue la cla­ve del éxi­to? “Te po­dría de­cir que

mi re­la­ción tu­vo éxi­to por­que aun­que no que­ría na­da se­rio al prin­ci­pio y es­ta­ba en Tin­der ‘a ver qué pa­sa­ba’, lo­gra­mos cons­truir una re­la­ción muy fuer­te, es­ta­ble, sa­na y de apo­yo mu­tuo”.

No im­por­ta si uno se to­pa con el amor de la vi­da en la ca­lle, en el ce­lu­lar o en el compu­tador. En es­tos tiem­pos, don­de in­vo­lu­crar­se con al­guien se pa­re­ce ca­da vez más a lle­nar un con­tra­to con tér­mi­nos y con­di­cio­nes que a mu­chos les da pe­re­za fir­mar, te­ner una re­la­ción sa­na –por fue­ra del mun­do vir­tual– es la cla­ve de to­do.

Y no im­por­ta quién ha­ya si­do el de la ini­cia­ti­va.

Sin em­bar­go, el au­ge de Tin­der fue se­gui­do por un boom de apli­ca­cio­nes pa­ra le­van­tar que se in­ten­si­fi­có. In­clu­so Wi­ki­pe­dia acep­tó in­de­xar el tér­mino “Hoo­kup Cul­tu­re” pa­ra ex­pli­car un con­cep­to que se re­fie­re a una ge­ne­ra­ción con fre­ne­sí de se­xo ca­sual, sin com­pro­mi­sos, ro­man­ti­cis­mo ni cual­quier otra co­sa que pue­da im­pe­dir su li­ber­tad o rea­li­za­ción per­so­nal. En 2014 lle­ga­ron Happn –que so­lo per­mi­te la in- te­rac­ción con per­so­nas que en al­gún mo­men­to es­tu­vie­ron fí­si­ca­men­te cer­ca de us­ted y cru­za­ron sus ca­mi­nos cer­ca de su ca­sa, de su tra­ba­jo o de don­de ha­ya abier­to la apli­ca­ción– y Bumble –una ver­sión me­jo­ra­da de Adop­taU­nMan, pues si un hom­bre ha­ce match con una mu­jer, es ella la que tie­ne la obli­ga­ción de ha­blar­le o si no se pier­de la co­ne­xión en 24 ho­ras–. Whit­ney Wol­fe, la crea­do­ra de Bumble, di­jo en una en­tre­vis­ta con la BBC que nun­ca ha­bía du­da­do de ir por lo que que­ría pa­ra su vi­da y ex­pli­có que ha­bía he­cho par­te del equi­po de mar­ke­ting de Tin­der, pe­ro des­pués de ter­mi­nar con su no­vio e ir­se en ma­los tér­mi­nos de la com­pa­ñía de­ci­dió em­pren­der su pro­pia apli­ca­ción a par­tir de una idea: eran las mu­je­res las que de­bían te­ner la ini­cia­ti­va en un es­pa­cio don­de tu­vie­ran se­gu­ri­dad fren­te al aco­so y fren­te a las dick­pics in­de­sea­das.

En po­cas pa­la­bras, la tu­sa la em­po­de­ró pa­ra crear la apli­ca­ción que, se­gún For­bes, aho­ra es una de las que tie­nen más pro­yec­ción en el cam­po de las ci­tas vir­tua­les.

Ha­ce un par de me­ses la usé. Tin­der ya ha­bía pa­sa­do de mo­da y, ade­más, aho­ra to­dos los per­fi­les pa­re­cían fal­sos. Que­ría saber có­mo era Bumble y en­ten­der si una apli­ca­ción don­de la mu­jer to­ma la ini­cia­ti­va real­men­te nos em­po­de­ra. La des­car­gué y ha­blé con va­rios ti­pos. Al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes se que­da­ron en un “ho­la”, pe­ro allí vi ti­pos más lin­dos e in­tere­san­tes que en otras apli­ca­cio­nes. Es sor­pren­den­te en­con­trar­se de fren­te con la do­ble mo­ral, por- que ha­llé amigos cua­dra­dos y co­no­ci­dos que, por pe­na, me han ne­ga­do ha­ber usa­do Bumble. Mis ami­gas me pre­gun­ta­ban: “¿Y bueno, qué tal?”. Yo so­lo les de­cía: “Hay más ma­nes ché­ve­res ahí” o “Bien, pe­ro no he­mos sa­li­do a los ba­res ade­cua­dos”. Ellas se reían, pe­ro lue­go tam­bién la abrie­ron. Cuan­do no se con­cre­ta­ba na­da, es­ta­ba bien, lo ha­bía­mos in­ten­ta­do, por­que –es ob­vio– a las mu­je­res tam­bién nos re­cha­zan y más de lo que mu­chos creen.

Du­ré más o me­nos un mes y aun­que lue­go me cua­dré, que­dé con el con­tac­to de un ale­mán. Con mi ex­pe­rien­cia en re­des so­cia­les y apli­ca­cio­nes de co­que­teo vir­tual sa­bía que no po­día es­pe­rar na­da, pe­ro des­pués de mi cor­ta re­la­ción vol­vi­mos a te­ner con­tac­to. El ti­po vi­vía y tra­ba­ja­ba acá: era lin­do, di­ver­ti­do, me re­co­men­da­ba lec­tu­ras y me pa­sa­ba bue­na mú­si­ca. Sa­li­mos un par de ve­ces y fue di­ver­ti­do, pe­ro en al­gún mo­men­to me di­jo que que aun­que yo le gus­ta­ba, él se­guía pen­san­do en su ex­no­via y a pe­sar de que ella se ha­bía ido del país, más o me­nos se­guía la re­la­ción. Fue un po­co cí­ni­co, pe­ro apre­cié su ho­nes­ti­dad y hoy en día has­ta me da ri­sa re­cor­dar­lo. Ese fue mi úl­ti­mo in­ten­to. Al me­nos pa­ra mí, la tec­no­lo­gía no sir­vió pa­ra en­con­trar pa­re­ja; pe­ro él sí le sa­có pro­ve­cho pa­ra man­te­ner su re­la­ción a lar­ga dis­tan­cia.

Al me­nos des­de mi ex­pe­rien­cia, de­bo de­cir que a mí y a mis ami­gas nos es­tá pa­san­do al­go que, cul­tu­ral­men­te, se vuel­ve frus­tran­te y has­ta tris­te. A es­te su­je­to, por ejem­plo, le mo­les­ta­ba que yo fue­ra tan pro­po­si­ti­va con los

pla­nes, los lu­ga­res a los que po­día­mos ir y las su­ge­ren­cias pa­ra el se­xo. Pe­ro él no ha­cía na­da pa­ra cam­biar la si­tua­ción. ¿Por qué? Pa­re­cie­ra que los hom­bres tu­vie­ran pe­re­za, que pre­fi­rie­ran te­ner una co­lec­ción de fo­tos de per­fil en una apli­ca­ción de su smartp­ho­ne que bus­car a una per­so­na que com­par­tie­ra sus gus­tos y sus in­tere­ses o atre­ver­se a te­ner una con­ver­sa­ción con una des­co­no­ci­da en un bar. Sin em­bar­go, cuan­do so­mos no­so­tras las que da­mos ese pa­so, sien­ten que les es­ta­mos qui­tan­do pro­ta­go­nis­mo y al­gu­nos, in­clu­so, se ofen­den. En Amor­lí­qui­do, Bau­man ha­bla del amor in­di­vi­dua­lis­ta, egoís­ta y efí­me­ro. Tal vez sea eso: no se tra­ta de quien to­ma la ini­cia­ti­va, sino de que en las re­la­cio­nes de pa­re­ja las dos per­so­nas se apo­de­ren de to­do.

Es una pa­ra­do­ja: la tec­no­lo­gía ayu­da a crear ese in­di­vi­dua­lis­mo –es fá­cil te­ner to­do un ca­tá­lo­go de po­si­bles pa­re­jas en la pantalla del ce­lu­lar– y tam­bién la usa­mos pa­ra bus­car la­zos con otras per­so­nas.

La úl­ti­ma his­to­ria que re­ci­bí co­mo res­pues­ta a mi es­ta­do de Fa­ce­book, en don­de re­clu­té to­das es­tas anéc­do­tas so­bre el amor vir­tual, fue la de Ca­ro­li­na.

Ella –que tam­bién me pi­dió man­te­ner su ano­ni­ma­to– tie­ne 35 años y des­pués de que cum­plió 30 em­pe­zó a abrir cuen­tas en to­das las apli­ca­cio­nes de ci­tas que veía por ahí. Las tu­vo to­das. La pri­me­ra que abrió fue Tin­der –ha­ce cin­co años– y aun­que co­no­ció a una in­fi­ni­dad de per­so­nas, so­lo tu­vo tres re­la­cio­nes y una más o me­nos es­ta­ble. “Con mi úl­ti­ma pa­re­ja en­ten­dí lo mal pa­ra­das que es­ta­mos las mu­je­res en la vi­da”, di­ce. “No sé si fue­ron las pe­lí­cu­las o qué, pe­ro a to­dos les da­ña­ron la ca­be­za pen­san­do que una vie­ja que sa­be lo que quie­re es una mu­jer fá­cil, o una lan­za­da, y que si los ti­pos sí de­mues­tran lo que quie­ren es un ac­to de ca­ba­lle­ro­si­dad”.

Ca­ro­li­na sa­lió con va­rios ma­nes a pe­sar de que no le gus­ta­ban, so­lo pa­ra probarse a sí mis­ma que to­da­vía al­guien po­dría in­tere­sar­se en ella, de que to­da­vía es­ta­ba ac­ti­va en el “mer­ca­do”. Fi­nal­men­te desis­tió de las re­des so­cia­les de ci­tas por­que se dio cuen­ta de que ex­tra­ña­ba ir a una fies­ta y en­con­trar un man que le pa­re­cie­ra lin­do, o de po­ner­se a ha­blar con el ami­go de un ami­go en un bar. “So­bre to­do, es­ta­ba can­sa­da de ha­blar con ma­nes que pen­sa­ban ‘qué vie­ja tan ne­ce­si­ta­da’ so­lo por­que es­tar en esa apli­ca­ción”, me di­ce. “Mi úl­ti­ma sa­li­da fue con un ti­po que ha­bla­ba to­do el tiem­po de él; ya ha­bía te­ni­do una ra­cha de ma­las ci­tas y ahí pa­ré. Es­ta­ba en un punto de la de­ca­den­cia de las ci­tas, don­de uno ya se con­for­ma con lo que sur­ja por­que los amigos es­tán cua­dra­dos y a uno le da pe­re­za que­dar­se en la ca­sa a pun­ta de do­mi­ci­lios”.

Ella me hi­zo re­cor­dar mi his­to­ria con el ale­mán. Cuan­do me con­tó de su úl­ti­ma re­la­ción me di­jo que el ti­po le echa­ba en ca­ra a ca­da ra­to que no con­fia­ba en ella so­lo por­que era la que pro­po­nía los pla­nes y por­que ella ha­bía te­ni­do la ini­cia­ti­va en su re­la­ción, la de­jó de in­vi­tar a sa­lir y nun­ca le dio una ex­pli­ca­ción. Tam­bién me cuen­ta que aho­ra va a al­gu­nos ba­res, se to­ma un tra­go, si ve a al­guien que le in­tere­sa le ha­bla, pe­ro si na­da fun­cio­na, se va a su ca­sa: “Pre­fie­ro eso a que me de­jen de ha­blar o me de­jen en vis­to en What­sApp. ¡Eso es una tor­tu­ra!”, di­ce. “¿Sa­bes? Aho­ra las re­la­cio­nes son muy ra­ras. To­dos son in­fie­les, to­dos le dan li­ke a to­do… ¡Y qué pe­re­za! Por eso no uso mu­cho Fa­ce­book y eli­mino ca­da cier­to tiem­po mis cuen­tas en otras re­des so­cia­les”.

Se­ría di­fí­cil saber cuán­tas apli­ca­cio­nes pa­ra con­se­guir pa­re­ja exis­ten en es­te mo­men­to. Se­gún di­jo Fa­ce­book –cuan­do en sep­tiem­bre de es­te año anun­ció la prue­ba en Co­lom­bia de una apli­ca­ción de ci­tas di­se­ña­da por ellos–, el ne­go­cio de ci­tas por in­ter­net mue­ve al­re­de­dor de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res anual­men­te. Ade­más de Tin­der, Bumble y Happn, tam­bién es­tán Grindr –es­pe­cia­li­za­da en hom­bres ho­mo­se­xua­les–, Badoo, Match.com, OKCu­pid y Cof­fee Meets Ba­gel. En­tre las más ex­cén­tri­cas es­tán Ne­tPet, una apli­ca­ción pa­ra en­con­trar­le pa­re­ja a su mas­co­ta; Raya, que so­lo acep­ta su­per­mo­de­los, ac­to­res de Holly­wood, ju­ga­do­res de la NBA y re­co­no­ci­dos di­se­ña­do­res de mo­da; y Luxy, a la que so­lo se pue­de ac­ce­der si se cuen­ta con un sa­la­rio de más de seis ci­fras en dó­la­res.

Los tiem­pos de Tin­der son la peor épo­ca pa­ra los ro­mán­ti­cos. Te­ne­mos un fal­so ideal de re­la­ción crea­do por las pe­lí­cu­las con fi­na­les fe­li­ces. Y a las mu­je­res nos la pu­sie­ron más di­fí­cil, pues en al­gún mo­men­to la so­cie­dad de­ci­dió que eran los hom­bres los que nos de­bían cor­te­jar. Por eso, aun­que le­van­tar por cual­quie­ra apli­ca­ción es fá­cil, lo di­fí­cil es ha­cer match en la vi­da real.

EN EL MUN­DO HAY 57 MI­LLO­NES de usua­rios ac­ti­vos en Tin­der ca­da mes.

BUMBLE TIE­NE MáS DE 18 MI­LLO­NES de usua­rios re­gris­tra­dos y aquí so­lo las mu­je­respue­den ini­ciar las con­ver­sa­cio­nes.

LA­TI­NCHAT CON­TI­NUA en línea y cuen­ta con más de 50sa­las de chat pa­ra co­no­cer per­so­nas.

EN 1996 ICQ fue lan­za­do, pe­ro a co­mien­zos del 2000 lama­yo­ría de sus usua­rios mi­gra­ron a MSN.

EN EL 2015 HAPPN lle­gó a los 100.000usua­rios so­lo en Bo­go­tá.

ADOP­TA UN MAN cuen­ta con más de22.000 vi­si­tas dia­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.