Pro­pues­tas de los can­di­da­tos.

Cual­quier de­ci­sión jui­cio­sa so­bre las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 27 de ma­yo pa­sa por co­no­cer a ca­ba­li­dad las pro­pues­tas en edu­ca­ción de los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia. Léa­las, com­pá­re­las y con­trás­te­las con las ne­ce­si­da­des del sec­tor.

Educación (Colombia) - - Contenido -

Se acer­can las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y to­do el mun­do ha­bla en ma­yor o me­nor me­di­da de la edu­ca­ción. Des­de ha­ce unos años, es­te ru­bro em­pe­zó a to­mar una no­to­rie­dad par­ti­cu­lar. De ser uno de los mi­nis­te­rios me­nos ape­te­ci­dos, pa­só a ser uno de los tres pi­la­res del go­bierno San­tos y el ca­ba­lli­to de ba­ta­lla de va­rios as­pi­ran­tes a la Casa de Na­ri­ño. Pe­ro, más allá de la fra­se po­li­ti­que­ra “hay que in­ver­tir en edu­ca­ción”, ¿qué tan­to ha­blan los can­di­da­tos, a pro­fun­di­dad, de có­mo de­be im­pul­sar­se es­te sec­tor? ¿Qué tan per­ti­nen­te es su dis­cur­so y qué tan ate­rri­za­das sus pro­pues­tas? ¿Es­tán ali­nea­das con lo que opi­nan los ex­per­tos? ¿Qué en­tien­den por edu­ca­ción?

Es­te año, el sec­tor edu­ca­ti­vo re­ci­bió el pre­su­pues­to más al­to en la his­to­ria, 37,5 bi­llo­nes de pe­sos. Si al­go hay que re­co­no­cer­le a la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción es que pu­so a la edu­ca­ción en la agenda pú­bli­ca co­mo un pi­lar de su go­bierno. In­clu­so in­vo­lun­ta­ria­men­te: el gran tro­pie­zo de la fa­lli­da re­for­ma a la Ley 30, cuan­do cien­tos de es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res y ciu­da­da­nos preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro de la edu­ca­ción sa­lie­ron a pro­tes­tar a las ca­lles, ayu­dó a que es­te sec­tor co­bra­ra un in­te­rés prin­ci­pal pa­ra la so­cie­dad. Sin em­bar­go, sin un sis­te­ma más efi­cien­te esa enor­me in­ver­sión y preo­cu­pa­ción ins­ti­tu­cio­nal se tra­du­ce po­co en re­sul­ta­dos. Pa­ra mues­tra un bo­tón: las bue­nas in­ten­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les se han vis­to opa­ca­das por cons­tan­tes líos de co­rrup­ción en el PAE, por la re­par­ti­ción de cuo­tas po­lí­ti­cas en las di­rec­ti­vas re­gio­na­les del Se­na y las de­nun­cias de irre­gu­la­ri­da­des en la con­tra­ta­ción de Col­cien­cias; por si fue­ra po­co, los re­cur­sos que sí lle­gan a don­de de­be­rían se es­tán yen­do so­lo en gas­tos de fun­cio­na­mien­to, has­ta un 91 %. La gran ma­yo­ría del gas­to se va en sa­la­rios, pres­ta­cio­nes so­cia­les y sa­lud de los maes­tros. Mien­tras tan­to, es­tán des­fi­nan­cia­das en­ti­da­des fun­da­men­ta­les co­mo Col­cien­cias y las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas.

Las pre­gun­tas ló­gi­cas en­ton­ces son: ¿Y la ca­li­dad edu­ca­ti­va qué? ¿De dónde sal­drá el di­ne­ro pa­ra las me­jo­ras en pe­da­go­gía, in­fraes­truc­tu­ra e in­ves­ti­ga­ción?

En es­te sen­ti­do, el pri­mer ‘ chi­cha­rrón’ que ten­drá que en­fren­tar el fu­tu­ro pre­si­den­te es la re­for­ma al Sis­te­ma Ge­ne­ral de Par­ti­ci­pa­cio­nes, un asun­to fun­da­men­tal. Sin ella, ni si­quie­ra ha­brá di­ne­ro en unos años pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción in­ter­na de las es­cue­las. Ni ha­blar de la in­ver­sión en ca­li­dad. El nue­vo sis­te­ma de­be­ría no so­lo au­men­tar los fon­dos sino dis­po­ner más de ellos pa­ra el me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad edu­ca­ti­va.

Una gran lec­ción pa­ra el país es que no bas­ta con au­men­tar los re­cur­sos, sino que de­be­mos pre­gun­tar­nos có­mo los gas­ta­mos: la in­ver­sión cos­to-efi­cien­te. Hay que em­pe­zar a pen­sar en po­lí­ti­cas pro­ba­das que de­mues­tren re­sul­ta­dos.

Ba­jo esa lupa, ¿qué pro­po­nen los can­di­da­tos? Una mi­ra­da glo­bal de sus pro­gra­mas arro­ja una primera con­clu­sión, y es que tie­nen po­cas po­lí­ti­cas en pe­da­go­gías in­no­va­do­ras y mu­cho en co­ber­tu­ra. Se ha­bla de ci­fras en cuan­to a can­ti­dad de es­tu­dian­tes y fi­nan­cia­mien­to; pe­ro no de in­di­ca­do­res de lo­gros edu­ca­ti­vos, ni efec­ti­vi­dad y lo­gro de los apren­di­za­jes.

To­dos los can­di­da­tos pro­po­nen au­men­tar la can­ti­dad de es­cue­las con Jor­na­da Úni­ca y primera in­fan­cia. Pe­ro, por otro la­do, la ma­yo­ría ca­re­ce de pro­pues­tas con­cre­tas so­bre có­mo sub­sa­nar el dé­fi­cit de in­ves­ti­ga­cio­nes y re­cur­sos pa­ra la cien­cia. En cuan­to al Se­na, to­dos los pro­gra­mas pro­po­nen vin­cu­lar­lo más al sec­tor pro­duc­ti­vo. Una as­pi­ra­ción vie­ja. Pe­ro no pro­fun­di­zan en có­mo. Por ejem­plo, na­die tie­ne en cuen­ta có­mo ha­rán pa­ra lle­var a la prác­ti­ca el Mar­co Na­cio­nal de Cua­li­fi­ca­cio­nes.

Tam­bién lla­ma mu­cho la aten­ción que los dos can­di­da­tos más op­cio­na­dos en las en­cues­tas son los que me­nor nú­me­ro de pro­pues­tas tie­nen en edu­ca­ción y que, ade­más, las pre­sen­tan jun­to a te­mas cul­tu­ra­les.

Se­ma­na Edu­ca­ción re­vi­só las pro­pues­tas en edu­ca­ción de los can­di­da­tos y las con­tras­tó con las pre­sen­ta­das en la Cum­bre Lí­de­res por la Edu­ca­ción (CLE) 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.