Re­tos pa­ra el nue­vo go­bierno.

El nue­vo go­bierno se en­con­tra­rá con un pa­no­ra­ma lleno de desafíos e in­cóg­ni­tas pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior. La fal­ta de fi­nan­cia­ción y las exi­gen­cias de ca­li­dad es­tán en el cen­tro del em­bro­llo.

Educación (Colombia) - - Contenido -

Tras un es­tu­dio con da­tos de 114 paí­ses, Na­cio­nes Uni­das es­ta­ble­ció que un año más de edu­ca­ción es­tá di­rec­ta­men­te aso­cia­do a una re­duc­ción en la de­sigual­dad. Es una ne­ce­si­dad ha­cer un es­fuer­zo por cul­mi­nar los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos de los co­lom­bia­nos en la edu­ca­ción su­pe­rior, que ha si­do cam­po de dis­cu­sión du­ran­te el úl­ti­mo go­bierno. De­ba­tes so­bre có­mo ase­gu­rar la ca­li­dad edu­ca­ti­va y au­men­tar la co­ber­tu­ra se su­man a aque­llos so­bre la per­ti­nen­cia de la Acre­di­ta­ción de Al­ta Ca­li­dad, el im­pac­to de Ser Pi­lo Pa­ga y la re­for­ma a la Ley 30.

Ca­da uno de es­tos de­ba­tes pa­re­ce es­tar pro­fun­da­men­te re­la­cio­na­do con el otro: mien­tras que se lu­cha por me­jo­rar la co­ber­tu­ra, ¿có­mo ase­gu­rar y me­jo­rar la ca­li­dad?, ¿có­mo au­men­tar la co­ber­tu­ra con in­cre­men­tos in­su­fi­cien­tes en los pre­su­pues­tos?, ¿có­mo ga­ran­ti­zar un sis­te­ma de fi­nan­cia­ción de la edu­ca­ción su­pe­rior que per­mi­ta el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co de los gra­dua­dos? Con es­tas y otras in­cóg­ni­tas se en­con­tra­rá el si­guien­te go­bierno.

ACRE­DI­TA­CIÓN Y CA­LI­DAD

La res­pues­ta que des­de ha­ce años se ha pro­pues­to pa­ra me­jo­rar los es­tán­da­res de la edu­ca­ción su­pe­rior es la Acre­di­ta­ción de Al­ta Ca­li­dad, una se­rie de li­nea­mien­tos y re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos por la Ley 30 que las ins­ti­tu­cio­nes de­ben cum­plir.

Pe­ro, ¿ase­gu­ra la acre­di­ta­ción el al­to ni­vel de las uni­ver­si­da­des? El úl­ti­mo in­for­me del Ban­co Mun­dial so­bre de­sa­rro­llo glo­bal des­man­te­la la idea de que es­co­la­ri­za­ción sig­ni­fi­ca apren­di­za­je. Así mis­mo, cum­plir con es­ta lis­ta de re­qui­si­tos no ne­ce­sa­ria­men­te ga­ran­ti­za­ría la ca­li­dad. A es­to se su­ma la preo­cu­pan­te ci­fra so­bre la can­ti­dad de ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior que lo­gran cum­plir con es­tos re­qui­si­tos: so­lo el 15 %, es de­cir, 44 de 287. ¿Es en­ton­ces la Acre­di­ta­ción de Al­ta Ca­li­dad un es­tán­dar crea­do so­lo pa­ra un ti­po de mi­sión ins­ti­tu­cio­nal?

La vi­ce­mi­nis­tra de Edu­ca­ción Su­pe­rior, Na­ta­lia Ruiz Rod­gers, re­co­no­ció: “[has­ta aho­ra] he­mos es­ta­do mi­dien­do ca­pa­ci­da­des; me­tros cua­dra­dos, pro­fe­so­res, etc. Aho­ra el sis­te­ma tie­ne que es­tar maduro pa­ra en­ten­der que, en lu­gar de eva­luar lo que se tie­ne, se de­be ver qué ha­cer con esos re­cur­sos. Y, aún más, me­dir el apren­di­za­je real del jo­ven y eva­luar su desem­pe­ño co­mo egre­sa­do”.

La im­ple­men­ta­ción de es­te es­que­ma tie­ne im­pli­ca­cio­nes que tras­cien­den el ám­bi­to de la ca­li­dad edu­ca­ti­va. Un cla­ro ejem­plo es la in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca, uno de los as­pec­tos más dis­cu­ti­dos. Pa­ra las uni­ver­si­da­des que bus­can desa­rro­llar­se co­mo in­ves­ti­ga­do­ras es­te pun­to no es pro­ble­ma; en cam­bio, pa­ra las que tie­nen otros per­fi­les, es­te re­qui­si­to exi­ge una in­ver­sión eco­nó­mi­ca sig­ni­fi­ca­ti­va que, ade­más, las des­vía de su mi­sión.

Car­los Al­ber­to Gar­zón Gai­tán, vi­ce­rrec­tor ge­ne­ral de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia, no­ta que las exi­gen­cias del sis­te­ma de acre­di­ta­ción han re­sul­ta­do en una ho­mo­ge­nei­za­ción de la ofer­ta aca­dé­mi­ca. Pa­ra evi­tar­lo, se­ría ne­ce­sa­rio cons­truir me­to­do­lo­gías de eva­lua­ción que per­mi­tan la co­exis­ten­cia de ca­li­da­des y en­fo­ques.

AC­CE­SO Y CUBRIMIENTO

El ac­ce­so y el cubrimiento son al­gu­nos de los in­di­ca­do­res en los que más ha avan­za­do el país en ma­te­ria de edu­ca­ción su­pe­rior, aun­que si­guen sien­do de los que más re­quie­ren aten­ción. Se­gún da­tos de la Co­mi­sión de Vi­ce­rrec­to­res Ad­mi­nis­tra­ti­vos y Fi­nan­cie­ros del Sis­te­ma Uni­ver­si­ta­rio Es­ta­tal, en­tre 1993 y 2015 hu­bo un au­men­to de la co­ber­tu­ra de los es­tu­dian­tes de pre­gra­do de un 252 %. Las ci­fras son pro­me­te­do­ras has­ta que se co­no­ce que Bo­go­tá, Me­de­llín, Ca­li y Ba­rran­qui­lla con­den­san al­re­de­dor del 85 % de la ofer­ta de edu­ca­ción su­pe­rior, se­gún da­tos del úl­ti­mo cen­so agro­pe­cua­rio. Ade­más, se­gún la mis­ma fuen­te,

so­lo el 50 % de la po­bla­ción ru­ral lle­ga a quin­to de primaria.

En­ton­ces, ¿a dónde van los es­tu­dian­tes de las re­gio­nes?, ¿có­mo acer­car­les las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior? La dis­pa­ri­dad de ac­ce­so en­tre las ciu­da­des y el cam­po es evi­den­te. Se­gún la vi­ce­mi­nis­tra de Edu­ca­ción Su­pe­rior, uno de los ma­yo­res re­tos del sec­tor es desa­rro­llar un plan de edu­ca­ción ru­ral con en­fo­que te­rri­to­rial pa­ra co­men­zar a ni­ve­lar la di­fe­ren­cia en­tre los te­rri­to­rios ru­ra­les y ur­ba­nos.

La pre­gun­ta es có­mo se­guir am­plian­do la co­ber­tu­ra del sis­te­ma de ma­ne­ra sos­te­ni­ble y de ca­li­dad. Se­gún es­tu­dios di­ri­gi­dos por Ro­ber­to Za­ra­ma, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de los An­des, la co­ber­tu­ra ha cre­ci­do pe­ro quie­nes ac­ce­den a la edu­ca­ción ter­cia­ria lo ha­cen con pun­ta­jes Ic­fes ca­da vez más ba­jos. Así, en 1998 el 35 % de los que in­gre­sa­ban te­nía pun­ta­jes al­tos en la prue­ba de Es­ta­do. En 2014, es­ta ci­fra se re­du­jo al 20 %, con el agra­van­te de que el por­cen­ta­je de es­tu­dian­tes que in­gre­sa­ron con un pun­ta­je ba­jo cre­ció 12 pun­tos en el mis­mo in­ter­va­lo, de 28 % a 40 %.

FI­NAN­CIA­CIÓN

El ac­ce­so a re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar la edu­ca­ción cons­ti­tu­ye otro pun­to ál­gi­do, tan­to del la­do de los es­tu­dian­tes co­mo de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas: es­tas de­cla­ran que exis­te un hue­co fi­nan­cie­ro que les di­fi­cul­ta cum­plir con su mi­sión, mien­tras que los gra­dua­dos que fi­nan­cia­ron sus es­tu­dios con prés­ta­mos se en­cuen­tran apre­mia­dos por pa­gar­los. En el ojo del hu­ra­cán se en­cuen­tra Ser Pi­lo Pa­ga.

ICE­TEX

La re­for­ma de Fi­nan­cia­ción Con­tin­gen­te al In­gre­so (FCI), que ade­lan­tan el Ice­tex y el go­bierno, es lo que mu­chos es­ta­ban es­pe­ran­do: la po­si­bi­li­dad de pa­gar en cuo­tas de acuer­do a su in­gre­so co­mo pro­fe­sio­na­les. El pro­yec­to de ley tie­ne im­pac­tos pro­fun­dos en el sis­te­ma: el con­cep­to de cré­di­to cam­bia­ría por el de ayu­da edu­ca­ti­va re­em­bol­sa­ble, se po­dría ac­ce­der sin co­deu­dor, sin co­bros por re­tra­sos y sin re­por­tes a cen­tra­les de ries­go co­mo Da­ta­cré­di­to.

La re­for­ma fue apro­ba­da el pa­sa­do 11 de abril y se es­pe­ra que el pro­yec­to en­tre en vi­gen­cia es­te año. Se­gún Daniel To­rres, el re­pre­sen­tan­te de los usua­rios del Ice­tex, los avan­ces no son so­lo en ma­te­ria cre­di­ti­cia. El nue­vo pro­yec­to bus­ca for­ta­le­cer las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, ya que les se­rá asig­na­do el 50 % de los cu­pos otor­ga­dos por el cré­di­to. Ade­más, dos re­pre­sen­tan­tes de los usua­rios del Ice­tex ten­drán voz y vo­to en la jun­ta di­rec­ti­va; un gran pa­so pa­ra la par­ti­ci­pa­ción es­tu­dian­til. El pro­yec­to bus­ca be­ne­fi­ciar al 15 % de los nue­vos usua­rios (10.000 es­tu­dian­tes), por lo que, aun­que re­vo­lu­cio­na­ria, la re­for­ma aún de­ja du­das so­bre el fu­tu­ro de los be­ne­fi­cia­rios que no en­tren en es­te gru­po. Las­ti­mo­sa­men­te, el pro­gra­ma no co­bi­ja a quie­nes ya son deu­do­res del Ice­tex.

Πjuan Ma­nuel San­tos jun­to a be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma Ser Pi­lo Pa­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.