Reali­dad vir­tual y au­men­ta­da.

del si­glo XXI han trans­for­ma­do los es­pa­cios edu­ca­ti­vos, cam­bian­do las for­mas de apren­der. La reali­dad vir­tual y la au­men­ta­da ha­cen po­si­ble que ex­pe­rien­cias ca­da vez más ví­vi­das for­ta­lez­can pro­ce­sos de apren­di­za­je.

Educación (Colombia) - - Contenido -

Ima­gi­ne que con un sim­ple ges­to pu­die­ra os­cu­re­cer un sa­lón de cla­se y que en se­gun­dos se lle­na­ra de es­tre­llas y pla­ne­tas con un ma­pa 3D de la Vía Lác­tea. Ima­gi­ne trans­por­tar­se a la Era Me­so­zoi­ca pa­ra po­der ver di­no­sau­rios en su am­bien­te na­tu­ral, o es­tu­diar man­da­rín ha­blan­do en el mis­mo sa­lón con es­tu­dian­tes que apren­den es­pa­ñol en China. Aun­que es­tos es­ce­na­rios pa­rez­can ejer­ci­cios de la ima­gi­na­ción o es­ce­nas de pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción, hoy son una he­rra­mien­ta más en las au­las.

La reali­dad au­men­ta­da y la vir­tual, ade­más de fas­ci­nar a los es­tu­dian­tes con es­ce­na­rios que pa­re­cen fue­ra de es­te mun­do –lo cual, por su­pues­to, es una mo­ti­va­ción ex­tra pa­ra es­tu­diar–, ha­cen po­si­ble la im­ple­men­ta­ción de es­tra­te­gias edu­ca­ti­vas an­tes inima­gi­na­bles o en ex­tre­mo cos­to­sas. Co­mo bien lo re­co­no­ce Matt­hew Pur­cell, di­rec­tor de In­no­va­ción Di­gi­tal del Can­be­rra School, pri­mer co­le­gio en in­te­grar ho­lo­gra­mas in­ter­ac­ti­vos den­tro del au­la de cla­se, “mu­chos con­cep­tos pue­den es­tar es­cri­tos

ex­tre­ma­da­men­te bien, pe­ro hay otros que sim­ple­men­te no pue­den po­ner­se en pa­la­bras y ne­ce­si­tan ser vi­sua­li­za­dos. Es­ta tec­no­lo­gía pue­de pro­fun­di­zar ver­da­de­ra­men­te el apren­di­za­je de los es­tu­dian­tes”.

UN VIA­JE AL PA­SA­DO

Si ha­ce unos años los ho­lo­gra­mas de Star Wars pa­re­cían un sue­ño re­mo­to, ex­clu­si­vo de la cien­cia fic­ción, aho­ra ha­cen par­te del pro­yec­to edu­ca­ti­vo del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de los Pue­blos Ka­rib, Ma­pu­ka, de la Uni­ver­si­dad del Nor­te. Por me­dio del uso de Ho­lo­lens, el es­pa­cio del mu­seo ha mu­ta­do pa­ra al­ber­gar más de una di­men­sión, unien­do el pa­sa­do con el pre­sen­te.

Lo re­vo­lu­cio­na­rio de es­ta tec­no­lo­gía es que, con­tra­rio a lo que su­ce­día con los desa­rro­llos de reali­dad vir­tual an­te­rio­res, el compu­tador que pro­du­ce los ho­lo­gra­mas es el pri­me­ro de es­te ti­po que no ne­ce­si­ta ca­bles y, por tan­to, se mue­ve li­bre­men­te con el usua­rio. Lo que es más sor­pren­den­te es que, con­tra­rio a las ga­fas de reali­dad vir­tual desa­rro­lla­das has­ta aho­ra, es­te equi­po in­ser­ta imá­ge­nes 3D en el “mun­do real”, ha­cien­do que la ex­pe­rien­cia del usua­rio si­ga an­cla­da en el en­torno. Co­mo si es­to fue­ra po­co, per­mi­te que va­rias per­so­nas in­ter­ac­túen con el mis­mo ho­lo­gra­ma al tiem­po, lo cual fa­vo­re­ce el tra­ba­jo en equi­po y la co­mu­ni­ca­ción.

Así, en me­dio de las sa­las que guar­dan ar­te­fac­tos prehis­pá­ni­cos de más de 7000 años de an­ti­güe­dad, las ga­fas de reali­dad au­men­ta­da Ho­lo­lens re­cons­tru­yen te­la­res in­dí­ge­nas. “Queremos ha­cer que el usua­rio ten­ga su pro­pia ex­pe­rien­cia y que no ne­ce­si­te de otra per­so­na, sino que pue­da vi­vir el mu­seo a su ma­ne­ra”, di­jo Jef­frey Saa­ve­dra, es­tu­dian­te crea­dor del diseño de los ho­lo­gra­mas, en la inau­gu­ra­ción del pro­gra­ma a fi­na­les de 2016. Sus pa­la­bras es­cla­re­cen una de las ma­yo­res ven­ta­jas del uso de es­tas tec­no­lo­gías: la po­si­bi­li­dad de que el apren­diz si­ga su pro­pio ca­mino y ex­plo­re los con­cep­tos e ideas a su rit­mo.

Se­gún Pe­dro Wight­man, pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría de Sis­te­mas de la uni­ver­si­dad, des­de su im­ple­men­ta­ción el tra­ba­jo conjunto de los de­par­ta­men­tos de In­ge­nie­ría de Sis­te­mas y Diseño ha re­pre­sen­ta­do un sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­so en la aper­tu­ra de diá­lo­gos en­tre di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas.

DEN­TRO DEL CUER­PO HU­MANO

Des­de que en Egipto se prac­ti­ca­ban los ri­tua­les de mo­mi­fi­ca­ción, los ca­dá­ve­res han si­do una de las po­cas ma­ne­ras de aden­trar­se en el diseño del cuer­po hu­mano y, has­ta el día de hoy los as­pi­ran­tes a mé­di­cos en to­do el país los han usa­do pa­ra apren­der. Sin em­bar­go, la ob­ten­ción de es­tos cuer­pos –in­clu­so des­de el Re­na­ci­mien­to– ha es­ta­do ro­dea­da de mis­ti­cis­mo y su con­se­cu­ción no siem­pre es tan fá­cil.

Si bien los ca­dá­ve­res ofre­cen a los es­tu­dian­tes de me­di­ci­na una pers­pec­ti­va ne­ce­sa­ria so­bre el cuer­po, ya no son la úni­ca ma­ne­ra de es­tu­diar­lo. Al en­trar al la­bo­ra­to­rio de anatomía de las se­des de la Uni­ver­si­dad Coope­ra­ti­va los es­tu­dian­tes en­cuen­tran una ca­mi­lla apa­ren­te­men­te va­cía. Bas­ta con en­cen­der la pan­ta­lla pa­ra que la ima­gen 3D de un ca­dá­ver con pro­por­cio­nes reales se pro­yec­te so­bre ella.

Pa­ra desa­rro­llar Ana­to­ma­ge, la primera me­sa de di­sec­ción vir­tual, el equi­po que es­tá de­trás de es­ta tec­no­lo­gía to­mó mi­les de fo­to­gra­fías a cien­tos de ca­dá­ve­res reales. Con es­tas imá­ge­nes se re­cons­tru­ye­ron vir­tual­men­te los mo­de­los 3D de los cuer­pos ori­gi­na­les, con­vir­tién­do­los en una co­pia fiel a la reali­dad. Así, el es­tu­dian­te pue­de es­co­ger el cuer­po que quie­re ob­ser­var y la for­ma de ha­cer­lo. La me­sa, ade­más, per­mi­te ha­cer cor­tes de to­do ti­po, mos­tran­do pers­pec­ti­vas que de otra ma­ne­ra se­rían ex­tre­ma­da­men­te di­fí­ci­les de ob­ser­var.

Pa­ra Sak­ti Sri­vas­ta­va, je­fe de la Di­vi­sión de Anatomía Clí­ni­ca de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, uno de los pri­me­ros lu­ga­res don­de se pro­bó Ana­to­ma­ge, es­ta me­sa de di­sec­ción es ver­da­de­ra­men­te útil pa­ra en­ten­der las re­la­cio­nes en­tre los di­fe­ren­tes sis­te­mas del cuer­po.

Se­gún Al­fon­so Suá­rez, coor­di­na­dor de Mor­fo­fi­sio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Coope­ra­ti­va en Villavicencio, “Ana­to­ma­ge ha si­do es­pe­cial­men­te útil en la en­se­ñan­za, ya que ca­da vez hay más res­tric­cio­nes le­ga­les so­bre la dis­po­si­ción de ca­dá­ve­res en el país”. Christian An­drés Pe­la­yo, es­tu­dian­te de Me­di­ci­na, ase­gu­ra que el uso de es­ta he­rra­mien­ta ha he­cho las cla­ses más in­ter­ac­ti­vas: “Me mo­ti­va a es­tu­diar anatomía por­que pue­do ver tan­gi­ble aque­llo que leo en los li­bros”.

Sin du­da, los desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos y la in­ser­ción de nue­vas reali­da­des den­tro del au­la de cla­se han di­ver­si­fi­ca­do las ma­ne­ras de re­la­cio­nar­se con el mun­do: una opor­tu­ni­dad pa­ra an­clar pro­ce­sos de apren­di­za­je a par­tir de ex­pe­rien­cias fas­ci­nan­tes que re­de­fi­nen los lí­mi­tes de lo real.

Lo que es más sor­pren­den­te es que, con­tra­rio a las ga­fas de reali­dad vir­tual desa­rro­lla­das has­ta aho­ra, es­te equi­po in­ser­ta imá­ge­nes 3D en el “mun­do real”.

Es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Coope­ra­ti­va es­tu­dian­do con Ana­to­ma­ge.

Si­mu­la­ción del Mu­seo Ma­pu­ka de la Uni­ver­si­dad del Nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.