De Ce­ro a Siem­pre.

An­te el cam­bio de go­bierno, al sec­tor le preo­cu­pa que la po­lí­ti­ca ban­de­ra de Juan Ma­nuel San­tos en ma­te­ria de edu­ca­ción no ten­ga la mis­ma prio­ri­dad pa­ra el pró­xi­mo man­da­ta­rio.

Educación (Colombia) - - Contenido -

Una de las gran­des vic­to­rias que ob­tu­vo el país en es­te úl­ti­mo go­bierno fue con­ver­tir el pro­gra­ma De Ce­ro a Siem­pre en po­lí­ti­ca de Es­ta­do en 2016. La es­tra­te­gia de aten­ción integral pa­ra la primera in­fan­cia na­ció en 2010 ba­jo la di­rec­triz de la primera da­ma, Ma­ría Cle­men­cia Ro­drí­guez, y a lo lar­go de los dos pe­rio­dos del go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos se con­vir­tió en una es­pe­cie de es­cu­do pa­ra la ni­ñez.

De acuer­do con el úl­ti­mo cen­so del Dane, la primera in­fan­cia, po­bla­ción con­for­ma­da por los me­no­res de cin­co años,

al­can­za una ci­fra de 5.132.760. Más de la mi­tad de es­tos ni­ños per­te­ne­ce a los es­tra­tos 1, 2 y 3, y so­lo un 24 % de ellos re­ci­be aten­ción integral. Sin im­por­tar la co­rrien­te po­lí­ti­ca del fu­tu­ro pre­si­den­te, con­ti­nuar aten­dien­do a es­ta po­bla­ción vul­ne­ra­ble, en par­ti­cu­lar a la que se en­cuen­tra en si­tua­ción de ex­tre­ma po­bre­za, de­be­ría ocu­par un lu­gar cen­tral en su agenda.

El pro­gra­ma que en­tre­ga San­tos con­ti­núa lle­ván­do­se aplau­sos en paí­ses ve­ci­nos y arro­ja ci­fras que dan cuen­ta de avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos. Sin em­bar­go, al ser exa­mi­na­do de cer­ca con la pers­pec­ti­va de mi­ra­das ex­per­tas, es po­si­ble ver los desafíos que el ac­tual go­bierno aún no ha re­suel­to y que de­be­rán ser sor­tea­dos por el pró­xi­mo.

LA FI­NAN­CIA­CIÓN

Pa­ra que es­ta ban­de­ra por la ni­ñez no se hun­da en me­dio de los cam­bios y la agi­ta­ción po­lí­ti­ca, se ne­ce­si­tan “pa­dri­nos” que ase­gu­ren su fun­cio­na­mien­to y el in­cre­men­to de su fi­nan­cia­ción. En su pri­mer año, el go­bierno de San­tos des­ti­nó 1,1 bi­llo­nes de pe­sos pa­ra su eje­cu­ción y la ci­fra as­cen­dió de ma­ne­ra sos­te­ni­da has­ta lle­gar a 4,2 bi­llo­nes de pe­sos en 2017. Sin em­bar­go, en es­te úl­ti­mo año de go­bierno el pre­su­pues­to fue de 3,9 bi­llo­nes. Aun­que la ley es­ta­ble­ció que la in­ver­sión pa­ra primera in­fan­cia no pue­de ser in­fe­rior a los 3,5 bi­llo­nes, la primera re­duc­ción pre­su­pues­tal des­de el na­ci­mien­to del pro­gra­ma aler­ta so­bre la po­si­bi­li­dad de que en fu­tu­ras ad­mi­nis­tra­cio­nes se lle­gue a una ci­fra in­su­fi­cien­te pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de es­ta po­bla­ción.

Pa­ra Cons­tan­za Li­lia­na Alar­cón, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Fun­da­ción Al­pi­na, a pe­sar de que Co­lom­bia cuen­ta con una po­lí­ti­ca avan­za­da en es­ta ma­te­ria, el es­que­ma de fi­nan­cia­ción no es sos­te­ni­ble tal y co­mo es­tá plan­tea­do, y des­de ya re­sul­ta in­su­fi­cien­te. “Hoy, a pe­sar de la in­ver­sión sin pre­ce­den­tes que se ha he­cho en la primera in­fan­cia, hay un dé­fi­cit en la aten­ción, no se es­tán ofre­cien­do los ser­vi­cios a los ni­ños du­ran­te los 12 me­ses del año. Más ade­lan­te es po­si­ble que no in­cre­men­ten es­tos re­cur­sos. Se de­be cam­biar el es­que­ma de fi­nan­cia­ción y for­ta­le­cer las alian­zas”, ex­pli­ca.

Por otro la­do, aun­que con la im­ple­men­ta­ción de De Ce­ro a Siem­pre co­mo po­lí­ti­ca de Es­ta­do to­dos los mu­ni­ci­pios y de­par­ta­men­tos es­tán obli­ga­dos a des­ti­nar re­cur­sos de sus pla­nes de de­sa­rro­llo pa­ra aten­der a los ni­ños, se­gún la con­se­je­ra pre­si­den­cial pa­ra la Primera In­fan­cia, Ma­ría Cris­ti­na Tru­ji­llo de Mu­ñoz, no to­dos es­tán com­pro­me­ti­dos. “En es­te mo­men­to te­ne­mos cer­ca de 350 mu­ni­ci­pios en los cua­les ya hay un com­pro­mi­so muy cla­ro, pe­ro en los de­más to­da­vía res­ta una ta­rea gran­de”, afir­ma. El desafío es enor­me.

LA IN­FRAES­TRUC­TU­RA

El gran apor­te de es­ta po­lí­ti­ca ha si­do or­ga­ni­zar la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal pa­ra ges­tio­nar y es­tan­da­ri­zar la aten­ción integral a la primera in­fan­cia, al­go que no exis­tía en el país. Si bien, en su mo­men­to ha­bía cen­tros de aten­ción del Ins­ti­tu­to Colombiano de Bie­nes­tar Fa­mi­liar (ICBF), más co­no­ci­dos co­mo jar­di­nes in­fan­ti­les en don­de los pa­dres de­ja­ban a sus hi­jos en ma­nos de las cui­da­do­ras o ma­dres co­mu­ni­ta­rias, es­tos es­pa­cios ca­re­cían de in­su­mos pa­ra ofre­cer un buen ser­vi­cio y su co­ber­tu­ra era de­fi­cien­te.

Pa­ra me­jo­rar es­te mo­de­lo de aten­ción se creó un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción en­tre las en­ti­da­des res­pon­sa­bles de la aten­ción de los ni­ños, es de­cir, en­tre los mi­nis­te­rios de Sa­lud, Cul­tu­ra Re­crea­ción y De­por­te, Edu­ca­ción, ICBF, y los en­tes te­rri­to­ria­les, pa­ra cui­dar de quie­nes no re­ci­bían la aten­ción ne­ce­sa­ria por par­te de sus pa­dres en la eta­pa más cru­cial del ser hu­mano, la in­fan­cia. A es­ta unión se le lla­mó Co­mi­sión In­ter­sec­to­rial de Primera In­fan­cia, la cual creó una ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal ge­ren­cia­da des­de la pre­si­den­cia. Pa­ra Alar­cón, es una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra im­ple­men­tar la po­lí­ti­ca en los te­rri­to­rios, ya que “an­tes exis­tían 16 mo­da­li­da­des de aten­ción a los ni­ños, ca­da una con di­fe­ren­tes es­tán­da­res. De

5.132.760 son los ni­ños de 0 a 5 años, de acuer­do al úl­ti­mo cen­so del Dane.

Ce­ro a Siem­pre uni­fi­ca esos li­nea­mien­tos pa­ra ofre­cer el mis­mo ser­vi­cio”.

Por otro la­do, se en­ta­bla­ron alian­zas con el sec­tor privado pa­ra au­men­tar la in­ver­sión y por en­de la co­ber­tu­ra de ser­vi­cios in­te­gra­les a los ni­ños. Qui­zá una de las po­lí­ti­cas que más ha lo­gra­do te­ner alia­dos en ma­te­ria de fi­nan­cia­ción aca­dé­mi­ca e in­ves­ti­ga­ción es De Ce­ro a Siem­pre, pues tan­to la aca­de­mia co­mo las fun­da­cio­nes y los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción apor­ta­ron co­no­ci­mien­to y re­cur­sos pa­ra for­ta­le­cer­la.

Co­mo se men­cio­nó an­te­rior­men­te, la pro­tec­ción integral de los ni­ños se coor­di­na de la mano del go­bierno na­cio­nal, de­par­ta­men­tal y mu­ni­ci­pal. Pe­ro, por lo ge­ne­ral, son los go­ber­na­do­res y al­cal­des quie­nes se en­car­gan de la cons­truc­ción y

fun­cio­na­mien­to de los Cen­tros de De­sa­rro­llo In­fan­til (CDI) en los que du­ran­te cin­co días de la se­ma­na por ocho ho­ras dia­rias los ni­ños desa­rro­llan ac­ti­vi­da­des pe­da­gó­gi­cas, se les ga­ran­ti­za una ade­cua­da nu­tri­ción y re­ci­ben aten­ción mé­di­ca. Hoy, se­gún el ICBF, hay 2269 cen­tros en to­do el país, de los cua­les es­te go­bierno cons­tru­yó 252 nue­vas in­fra­es­truc­tu­ras.

LOS AGEN­TES EDU­CA­TI­VOS

En to­dos es­tos cen­tros, 120.000 agen­tes edu­ca­ti­vos re­gis­tra­dos son los en­car­ga­dos de aten­der de ma­ne­ra di­rec­ta a los ni­ños; ade­más de ejer­cer co­mo do­cen­tes, se ocu­pan de su cui­da­do y ali­men­ta­ción. Sin em­bar­go, se­gún la En­cues­ta Na­cio­nal de De­mo­gra­fía y Sa­lud de 2015, el 14,3 % de los agen­tes edu­ca­ti­vos tie­ne al­gu­nos años de primaria, el 15 % al­can­zó primaria com­ple­ta, el 21,3 % al­gu­nos años de se­cun­da­ria, el 22 % se­cun­da­ria com­ple­ta y el 7,7 % de los agen­tes edu­ca­ti­vos no tie­ne nin­gún ni­vel edu­ca­ti­vo.

An­te la res­pon­sa­bi­li­dad de ser quie­nes sien­tan la ba­se so­cial y cul­tu­ral que pue­de influir en un ni­ño pa­ra to­da la vi­da, es­tos agen­tes en­fren­tan la ne­ce­si­dad de com­ple­men­tar sus co­no­ci­mien­tos em­pí­ri­cos con una for­ma­ción pe­da­gó­gi­ca que les per­mi­ta con­ti­nuar den­tro del sis­te­ma y for­ta­le­cer­lo. La si­tua­ción no ha pa­sa­do inad­ver­ti­da y se han to­ma­do me­di­das al res­pec­to. De acuer­do con la di­rec­to­ra del ICBF, Ka­ren Abu­di­nen, des­de 2011 se han for­ma­do 95 mil agen­tes edu­ca­ti­vos y ma­dres co­mu­ni­ta­rias en to­do el país. En 2014, re­ci­bie­ron su cer­ti­fi­ca­do en el Di­plo­ma­do en Edu­ca­ción y De­sa­rro­llo Psi­coa­fec­ti­vo de la Primera In­fan­cia 1039 agen­tes de 10 de­par­ta­men­tos. Aún fal­ta mu­cho ca­mino por re­co­rrer.

CO­BER­TU­RA Y CA­LI­DAD DEL PRO­GRA­MA

Aun­que se de­ben re­co­no­cer los es­fuer­zos que se es­tán ha­cien­do en aten­ción y co­ber­tu­ra –se­gún la Con­se­je­ría pa­ra la Primera In­fan­cia, el nú­me­ro de ni­ños aten­di­dos in­te­gral­men­te ha au­men­ta­do de 386.000 en 2010 a 1.260.000 en 2018–, es­tos in­di­ca­do­res no re­sul­tan su­fi­cien­tes. Pa­ra la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Ge­ne­sis Foun­da­tion, Cris­ti­na Gutiérrez de Pi­ñe­res, exis­te un re­to más gran­de: “Te­ne­mos una preo­cu­pa­ción ma­yor y es que es­te go­bierno le apos­tó mu­cho a la co­ber­tu­ra, pe­ro hay un in­te­rro­gan­te gran­de de ca­li­dad que no que­dó re­suel­to”, ex­pli­ca

Sin em­bar­go, co­sa muy dis­tin­ta ex­pre­sa Isa­bel Se­go­via, ge­ren­te ge­ne­ral de In­ver­sio­nes Primera In­fan­cia y ex­per­ta en edu­ca­ción, pues, a su cri­te­rio, “la co­ber­tu­ra si­gue sien­do muy baja. Real­men­te de 2010 a 2018 la aten­ción integral de los ni­ños pa­só del

Me­jo­rar la ca­li­dad del ser­vi­cio que se pres­ta a los ni­ños y ga­ran­ti­zar la for­ma­ción de los agen­tes edu­ca­ti­vos son dos gran­des re­tos que ten­drá el pró­xi­mo go­bierno.

42 % al 45 %. Fal­ta un mon­tón de aten­ción, el re­to en­ton­ces no so­lo es me­jo­rar la ca­li­dad, sino la co­ber­tu­ra”.

Por otro la­do, An­gé­li­ca Pon­gu­tá, in­ves­ti­ga­do­ra co­lom­bia­na en te­mas de primera in­fan­cia aso­cia­da a la Uni­ver­si­dad de Ya­le, y quien ade­más in­ves­ti­gó los me­ca­nis­mos de im­ple­men­ta­ción de la es­tra­te­gia de Ce­ro a Siem­pre, ase­gu­ra que los re­tos que tie­ne es­ta po­lí­ti­ca es­tán en el sal­to a la edu­ca­ción primaria. “Es ne­ce­sa­rio pres­tar aten­ción a los pro­ce­sos de tran­si­ción al ci­clo pri­ma­rio pa­ra que ha­ya ma­yor ar­mo­ni­za­ción y pa­ra que la in­te­gra­li­dad con­ti­núe ha­cia los años crí­ti­cos de de­sa­rro­llo”.

OTROS RE­TOS

Los cues­tio­na­mien­tos de Pon­gu­tá no se li­mi­tan al diseño pe­da­gó­gi­co. “A ni­vel de go­ber­nan­za, nues­tros da­tos re­sal­tan la ne­ce­si­dad de for­ta­le­cer cuer­pos in­ter­sec­to­ria­les, pues no es su­fi­cien­te la co­mu­ni­ca­ción que exis­te en­tre el go­bierno na­cio­nal y los te­rri­to­rios. La coor­di­na­ción de sis­te­mas de in­for­ma­ción es tam­bién fun­da­men­tal pa­ra ase­gu­rar la aten­ción de ca­da ni­ño. Fi­nal­men­te, y co­mo en to­da po­lí­ti­ca pú­bli­ca, el ase­gu­ra­mien­to de fon­dos su­fi­cien­tes y pre­de­ci­bles año tras año es un re­qui­si­to pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad y el im­pac­to de la es­tra­te­gia”.

En esa lí­nea, Se­go­via se su­ma a la idea de que no exis­te una ins­ti­tu­cio­na­li­dad cla­ra y unos re­cur­sos que res­pal­den es­ta po­lí­ti­ca. “Al fi­nal se ne­ce­si­ta una cla­ri­dad so­bre a quién le gi­ran los re­cur­sos y cuá­les re­cur­sos, por­que la primera in­fan­cia to­da­vía, a di­fe­ren­cia de otros ni­ve­les edu­ca­ti­vos, no tie­ne un pre­su­pues­to re­cu­rren­te pa­ra aten­ción. En ese sen­ti­do, la po­lí­ti­ca es­tá en un vai­vén”, ase­gu­ra.

Adi­cio­nal a es­to, Cons­tan­za Li­lia­na Alar­cón ex­pre­sa que uno de los re­tos que ten­drá el nue­vo pre­si­den­te es lo­grar que el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y el ICBF se for­ta­lez­can en la aten­ción a la primera in­fan­cia. Ya que, se­gún Alar­cón, “el mi­nis­te­rio se de­sen­ten­dió por com­ple­to de su res­pon­sa­bi­li­dad de brin­dar aten­ción a los me­no­res de cin­co años. Mien­tras que el ICBF, una en­ti­dad crea­da pa­ra pro­te­ger a los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes del país, di­ri­ge sus ac­cio­nes en un 80 % so­lo a la primera in­fan­cia”.

A pe­sar de los desa­cier­tos y de lo que no se ha po­di­do con­cre­tar en es­te go­bierno sa­lien­te, lo­grar que la ni­ñez de es­te país cuen­te con una po­lí­ti­ca que la pro­te­ja con más fuer­za, ha si­do una ver­da­de­ra ga­nan­cia. Sin im­por­tar el ca­mino po­lí­ti­co que Co­lom­bia de­ci­da se­guir en es­tas pró­xi­mas elec­cio­nes, es in­dis­pen­sa­ble com­pren­der que la edu­ca­ción im­por­ta, so­bre to­do en la primera in­fan­cia, pues ade­más de aten­der a los ni­ños más vul­ne­ra­bles, se es­tá cons­tru­yen­do la ba­se pa­ra una po­bla­ción dis­tin­ta en el fu­tu­ro.

So­lo 350 mu­ni­ci­pios es­tán com­pro­me­ti­dos con la po­lí­ti­ca de Ce­ro a Siem­pre.

La co­ber­tu­ra al­can­za­da no ha be­ne­fi­cia­do tan am­plia­men­te a la po­bla­ción in­dí­ge­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.