La ru­ra­li­dad en las elec­cio­nes.

La edu­ca­ción es un fac­tor de­ci­si­vo en es­tas elec­cio­nes, y tam­bién un te­rreno com­ple­jo que al­gu­nos can­di­da­tos elu­den. El te­ma se vuel­ve más es­pi­no­so cuan­do pa­sa­mos al contexto ru­ral. ¿Qué pro­po­nen los pre­si­den­cia­bles en es­te ám­bi­to?

Educación (Colombia) - - Contenido - Por: Ós­car Sán­chez Coor­di­na­dor Na­cio­nal Edu­ca­paz

¿QUÉ DE­BE­MOS EXA­MI­NAR?

En­tre to­das las inequi­da­des de la edu­ca­ción co­lom­bia­na, que son mu­chas y muy pro­fun­das, la ex­clu­sión del mun­do ru­ral cam­pe­sino, in­dí­ge­na y afro­des­cen­dien­te es la más dra­má­ti­ca. Si bien en esos te­rri­to­rios los chi­cos ter­mi­nan la primaria –con mu­chas li­mi­ta­cio­nes de ca­li­dad, sin pre­via edu­ca­ción ini­cial y en­tre los 11 y 17 años de edad–, so­lo una ter­ce­ra par­te ac­ce­de a la se­cun­da­ria. De es­tos, so­lo la quin­ta par­te lo­gra ha­cer­se ba­chi­ller, y sus op­cio­nes de una for­ma­ción pro­fe­sio­nal son ca­si nu­las: ape­nas cua­tro de ca­da 100 ha­bi­tan­tes de la ru­ra­li­dad dis­per­sa tie­nen es­tu­dios su­pe­rio­res.

No de­be­ría ex­tra­ñar­nos que el des­tino de la ge­ne­ra­ción de re­le­vo en el cam­po sea una vi­da pre­ca­ria, la mi­gra­ción a las ciu­da­des, el em­ba­ra­zo pre­coz y, no po­cas ve­ces, las eco­no­mías ile­ga­les. Cuan­do los jó­ve­nes sue­ñan con for­mar par­te de so­cie­da­des cam­pe­si­nas de cla­se me­dia o de co­mu­ni­da­des ét­ni­cas con al­ta ca­li­dad de vi­da, no en­cuen­tran op­cio­nes. Y, si lu­chan por ellas, lo ha­cen sin es­pe­rar mu­cho del Es­ta­do o en abier­ta re­sis­ten­cia ha­cia él.

Por lo an­te­rior, se ne­ce­si­tan pro­pues­tas am­bi­cio­sas. Crear des­de ce­ro un sis­te­ma na­cio­nal pa­ra las di­ver­sas reali­da­des ru­ra­les sue­na ex­tre­mo en mo­men­tos de cri­sis fis­cal. Pe­ro sin du­da se re­quie­re y se­ría al­go po­si­ti­vo. Ese sis­te­ma de apo­yo a las co­mu­ni­da­des ve­re­da­les y a los te­rri­to­rios ét­ni­cos re­pre­sen­ta­ría no so­lo que sus sa­be­res pro­pios flo­rez­can en ar­mo­nía con una edu­ca­ción, cul­tu­ra y cien­cia cos­mo­po­li­tas, sino tam­bién el lo­gro de la paz ge­nui­na, la integración na­cio­nal y la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal del país. Ade­más, nos evi­ta­ría se­guir des­ti­nan­do a nues­tros ni­ños a la gue­rra e in­vir­tien­do enor­mes re­cur­sos pú­bli­cos en ella.

Sin ser más que una idea en cier­nes, el Plan Es­pe­cial de Edu­ca­ción Ru­ral (que el go­bierno sa­lien­te re­dac­tó con la presión y apo­yo de la so­cie­dad ci­vil) in­clu­ye va­rias de esas pro­pues­tas am­bi­cio­sas. Pe­ro es un plan que no se ha pues­to en mar­cha, y el go­bierno ni si­quie­ra se ha atre­vi­do a ex­pe­dir­lo ofi­cial­men­te. De otro la­do, son múl­ti­ples las ex­pe­rien­cias co­mu­ni­ta­rias que han flo­re­ci­do en me­dio de un pa­no­ra­ma ge­ne­ral de­sola­dor y que mar­can el ca­mino pa­ra que un go­bierno las pue­da re­pli­car, res­pe­tan­do la par­ti­cu­la­ri­dad de las mu­chas ru­ra­li­da­des co­lom­bia­nas. Sa­be­mos lo que te­ne­mos que ha­cer co­mo país, lo he­mos pro­ba­do en pe­que­ño y nos ha fun­cio­na­do. Pe­ro, a ex­cep­ción de al­gu­nos fun­cio­na­rios pú­bli­cos, ha­ce fal­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra ha­cer lo que se de­be y a la es­ca­la que to­ca.

Es ne­ce­sa­rio pre­gun­tar, por lo tan­to, ¿en­tien­den los can­di­da­tos la mag­ni­tud del re­to de las edu­ca­cio­nes ru­ra­les?, ¿ad­vier­ten el be­ne­fi­cio que im­pli­ca­ría asu­mir­lo?, ¿com­pren­den la di­men­sión co­mu­ni­ta­ria y ét­ni­ca del pro­ble­ma?, ¿es­tán dis­pues­tos a ha­cer los arre­glos ins­ti­tu­cio­na­les y a des­ti­nar los re­cur­sos que es­ta po­lí­ti­ca de­man­da? Un elec­tor en pro­ce­so de de­fi­nir su vo­to, que quie­ra cam­bios pro­fun­dos pa­ra que la bue­na edu­ca­ción lle­gue a quie­nes es­tán más mar­gi­na­dos, ha­ría bien en plan­tear­se esas mis­mas pre­gun­tas.

¿QUÉ CAN­DI­DA­TOS MUES­TRAN IN­TE­RÉS GE­NUINO EN EL TE­MA?

Co­men­ce­mos por afir­mar que, de los seis can­di­da­tos en con­tien­da, cin­co se ocu­pan de la edu­ca­ción ru­ral. La ex­cep­ción es Iván Duque. En las 162 pro­pues­tas de Duque, es­ta no se men­cio­na nun­ca –a de­cir ver­dad, cam­pe­si­nos, in­dí­ge­nas, gru­pos ét­ni­cos y en ge­ne­ral la reali­dad ru­ral es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te en su plan, más allá de la pro­duc­ción agroin­dus­trial–. En un apar­ta­do so­bre el cam­po se ha­bla de “bie­nes pú­bli­cos ru­ra­les”, pe­ro se men­cio­nan co­mo ejem­plos el rie­go y las vías; no ha­ce men­ción a la edu­ca­ción en es­tos te­rri­to­rios, ni si­quie­ra co­mo ejem­plo. El ca­so de es­te pro­gra­ma es por su­pues­to re­ve­la­dor, y nos ha­ce

pen­sar en el más tris­te de los es­ce­na­rios po­si­bles.

En­tre los de­más pro­gra­mas, hay tres con un en­fo­que integral de la edu­ca­ción ru­ral, con aná­li­sis y pro­pues­tas, aun­que breves, con­cre­tas: el de Ser­gio Fajardo, el de Gus­ta­vo Petro y el de Ger­mán Vargas. Los otros dos can­di­da­tos (Hum­ber­to de la Ca­lle y Vi­vian Morales) men­cio­nan el te­ma de mo­do per­ti­nen­te, aun­que muy ge­ne­ral.

Pa­ra des­ta­car los ele­men­tos más in­tere­san­tes en ca­da pro­pues­ta, la de Gus­ta­vo Petro re­sal­ta por ar­ti­cu­lar la paz y la edu­ca­ción ru­ral, el pe­so que le da a la primera in­fan­cia ru­ral, a los sa­be­res de las co­mu­ni­da­des ét­ni­cas y, en ge­ne­ral, a la cul­tu­ra lo­cal co­mo fuen­te de co­no­ci­mien­to en dis­tin­tas ru­ra­li­da­des. Asi­mis­mo, el in­te­rés por los do­cen­tes ru­ra­les y el for­ta­le­ci­mien­to de las es­cue­las nor­ma­les su­pe­rio­res.

En el ca­so de Ser­gio Fajardo, su do­cu­men­to es el úni­co que de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta se com­pro­me­te a im­pul­sar el Plan Es­pe­cial de Edu­ca­ción Ru­ral que, co­mo anoté arri­ba, cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal he­rra­mien­ta en el te­ma. Ade­más, es muy ex­plí­ci­to en ma­te­ria de edu­ca­ción ét­ni­ca. Hay ideas con­cre­tas y po­ten­tes, co­mo dar­le con­di­cio­nes de bie­nes­tar a las fa­mi­lias de las maes­tras y maes­tros ru­ra­les pa­ra in­cen­ti­var su arrai­go, per­mi­tir que las fa­mi­lias cam­pe­si­nas pro­vean la ali­men­ta­ción es­co­lar y am­pliar la orien­ta­ción es­co­lar, la cual es muy sen­si­ble en lo ru­ral. Los pro­gra­mas de Petro y Fajardo tie­nen se­me­jan­zas ge­ne­ra­les en te­mas edu­ca­ti­vos, y la edu­ca­ción ru­ral es par­te de esos pun­tos de coin­ci­den­cia.

El ca­so de Vargas Lle­ras es más con­ven­cio­nal. Re­co­no­ce la dis­pa­ri­dad ur­bano-ru­ral co­mo un re­to cen­tral y tie­ne pro­pues­tas per­ti­nen­tes pa­ra fle­xi­bi­li­zar la ofer­ta en zo­nas dis­per­sas, al­fa­be­ti­zar y for­ta­le­cer el pro­gra­ma To­dos a Apren­der en es­tas es­cue­las. Hay un va­cío no­to­rio en es­tra­te­gias de edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra el cam­po; pe­ro, so­bre to­do, una gran con­tra­dic­ción con otras áreas del pro­gra­ma, lo que ha­ce pen­sar que su ca­pí­tu­lo edu­ca­ti­vo no dia­lo­gó con los de otros equi­pos pro­gra­má­ti­cos. El ejem­plo más cho­can­te es la ne­fas­ta idea de impu­tabi­li­dad pe­nal des­de los 12 años (te­ma im­por­tan­te pa­ra to­dos los co­lom­bia­nos, in­clu­yen­do a las fa­mi­lias cam­pe­si­nas), que apa­re­ce en su ca­pí­tu­lo de se­gu­ri­dad.

Es in­tere­san­te el ca­so del pro­gra­ma de De la Ca­lle. Su diag­nós­ti­co es bas­tan­te pre­ci­so en re­sal­tar los pro­ble­mas de ac­ce­so y ca­li­dad en el mun­do ru­ral, pe­ro en la par­te pro­po­si­ti­va se que­da cor­to y sin es­tra­te­gias di­fe­ren­cia­das, muy li­mi­ta­das en com­pa­ra­ción con las de Fajardo, Petro y Vargas. Sin em­bar­go, se in­tu­ye que, en tan­to su plan­tea­mien­to ge­ne­ral es­tá orien­ta­do a la inequi­dad y la po­bre­za, las inequi­da­des ru­ra­les que­dan im­plí­ci­tas. Te­mas co­mo un enor­me ser­vi­cio so­cial obli­ga­to­rio pa­ra la paz y el pro­gra­ma Uni­ver­si­dad pa­ra To­dos son am­bi­cio­sos y se­gu­ra­men­te lle­ga­rían con fuer­za a lo ru­ral. En to­do ca­so, se echa de me­nos un ma­yor detalle en las pro­pues­tas aso­cia­das al de­sa­rro­llo ru­ral y, en es­pe­cial, a sus víncu­los con el con­flic­to ar­ma­do, tra­tán­do­se del can­di­da­to lla­ma­do a de­fen­der con más fuer­za las po­lí­ti­cas pac­ta­das en La Ha­ba­na.

Vi­vian Morales tie­ne una idea ba­sa­da en la edu­ca­ción vir­tual pa­ra me­jo­rar el ac­ce­so en el mun­do ru­ral y, en su en­fo­que de de­sa­rro­llo te­rri­to­rial, al­gu­nas pro­pues­tas de edu­ca­ción téc­ni­ca agrí­co­la. Ese pro­gra­ma re­co­no­ce la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción ru­ral, aun­que con ideas muy so­me­ras. Cier­ta­men­te, no es un te­ma que con­mue­va es­pe­cial­men­te a es­ta can­di­da­ta, más preo­cu­pa­da por la edu­ca­ción pa­ra de­fen­der un mo­de­lo con­ser­va­dor de fa­mi­lia.

“Dos ter­ce­ras partes de los chi­cos que ter­mi­nan primaria se que­dan sin ac­ce­so a la se­cun­da­ria. Y ape­nas cua­tro de ca­da 100 ha­bi­tan­tes de la ru­ra­li­dad dis­per­sa tie­nen es­tu­dios su­pe­rio­res”.

TE­MA POR TE­MA

Se ha con­ver­ti­do en con­sen­so acep­tar la deu­da con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes del mun­do ru­ral en ac­ce­so y ca­li­dad de la edu­ca­ción. Con más va­ria­cio­nes, los can­di­da­tos tam­bién acep­tan que ha­ce fal­ta un en­fo­que con­tex­tua­li­za­do de la edu­ca­ción en las ru­ra­li­da­des.

En edu­ca­ción ini­cial tam­bién se men­cio­na ex­plí­ci­ta­men­te la bre­cha ru­ral-ur­ba­na en va­rios pro­gra­mas. Dos pro­pues­tas ven la so­lu­ción de ac­ce­so en el ám­bi­to fa­mi­liar y la es­cue­la ru­ral; otros, en la ofer­ta del Ins­ti­tu­to Colombiano de Bie­nes­tar Fa­mi­liar, cen­trán­do­se en el for­ta­le­ci­mien­to de los hogares de bie­nes­tar. Allí si­gue ha­bien­do más in­ten­cio­nes que có­mos.

Cuan­do se ha­bla de bá­si­ca, se pien­sa lo ru­ral des­de lo ét­ni­co, en un ré­gi­men es­pe­cial pa­ra los do­cen­tes, en la Jor­na­da Úni­ca re­la­cio­na­da con la for­ma­ción integral, en la ali­men­ta­ción, el trans­por­te y la in­fraes­truc­tu­ra. Se con­ci­be la ne­ce­si­dad de una ofer­ta de edu­ca­ción bá­si­ca pa­ra adul­tos, es­pe­cial­men­te en al­fa­be­ti­za­ción. Pa­ra la me­dia, al­gu­nos can­di­da­tos com­pren­den que su re­la­ción con la edu­ca­ción su­pe­rior es aún más im­por­tan­te en lo ru­ral que en otros con­tex­tos y, ha­cien­do én­fa­sis en lo téc­ni­co-agrí­co­la, pa­re­cen ol­vi­dar que la ru­ra­li­dad con­tem­po­rá­nea es ca­da vez más cul­tu­ra y am­bien­te, y me­nos agri­cul­tu­ra.

En edu­ca­ción su­pe­rior las pro­pues­tas son más am­bi­guas. En­tre las re­des re­gio­na­les de uni­ver­si­da­des, la for­ma­ción téc­ni­ca aso­cia­da al mun­do pro­duc­ti­vo y la edu­ca­ción vir­tual hay cier­ta ne­bu­lo­sa bien in­ten­cio­na­da. La ex­cep­ción son las ideas de fle­xi­bi­li­za­ción del Se­na, la ar­ti­cu­la­ción de la edu­ca­ción me­dia y la su­pe­rior y el de­sa­rro­llo de los Cen­tros Re­gio­na­les de Edu­ca­ción Su­pe­rior (Ce­res), que tie­nen bas­tan­te po­ten­cial.

Tam­bién tie­nen en co­mún la idea de me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de las Se­cre­ta­rías de Edu­ca­ción y las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas pa­ra ga­ran­ti­zar una ges­tión mo­der­na. Sin em­bar­go, la des­con­fian­za en la des­cen­tra­li­za­ción si­gue la­ten­te en los pro­gra­mas. So­lo al­gu­na que otra pro­pues­ta en­tien­de la re­la­ción in­di­so­lu­ble que siem­pre hay -y más en el mun­do ru­ral- en­tre cons­truc­ción co­mu­ni­ta­ria del pro­yec­to edu­ca­ti­vo y ges­tión efi­cien­te y trans­pa­ren­te de las es­cue­las.

En to­do ca­so, hay una ca­ren­cia ge­ne­ral del ta­ma­ño de un ele­fan­te: co­mo la edu­ca­ción ru­ral de ca­li­dad es más cos­to­sa que la ur­ba­na, y la bre­cha ac­tual es enor­me, es muy im­por­tan­te des­ti­nar par­ti­das pre­su­pues­ta­les su­fi­cien­tes pa­ra lo ru­ral. Es­ta­mos ha­blan­do de aten­der por lo me­nos un mi­llón y me­dio más de per­so­nas en­tre 0 y 25 años, que de­be­rían es­tar es­tu­dian­do en el es­pa­cio ru­ral (hoy la matrícula ru­ral lle­ga a unos dos millones de pobladores en esas eda­des). Ne­ce­si­ta­mos in­ver­sio­nes anua­les por es­tu­dian­te mu­cho ma­yo­res que las ac­tua­les.

Es de­cir, el com­pro­mi­so con la edu­ca­ción ru­ral im­pli­ca al me­nos me­dio pun­to del PIB adi­cio­nal (unos 3 bi­llo­nes de pe­sos anua­les). Los can­di­da­tos re­co­no­cen en sus pro­gra­mas la ne­ce­si­dad de au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los re­cur­sos pa­ra la edu­ca­ción y de en­fa­ti­zar en las re­gio­nes con más ne­ce­si­da­des el nue­vo gas­to. Pe­ro nin­guno di­vi­de esa in­ver­sión adi­cio­nal en­tre lo ru­ral, el mun­do ru­ral dis­per­so y lo ét­ni­co o en­tre ca­da uno de los ni­ve­les de la edu­ca­ción.

En sín­te­sis

Las pro­pues­tas más relevantes pa­ra la ru­ra­li­dad apa­re­cen en va­rios pro­gra­mas si­mul­tá­nea­men­te, o al me­nos en unos u otros. En ge­ne­ral el te­ma es­tá en la agenda, con la ex­cep­ción evi­den­te del pro­gra­ma de Iván Duque. Se des­ta­can las pro­pues­tas de Fajardo y Petro por apro­xi­mar­se al te­ma y por plan­tear una mi­ra­da co­mu­ni­ta­ria, que es la ca­ren­cia más fuer­te en los es­fuer­zos que el país ha he­cho has­ta aho­ra.

No obs­tan­te, aun­que se tra­ta de pro­gra­mas de go­bierno via­bles y con pro­pó­si­tos relevantes, hay in­cer­ti­dum­bre en la fi­nan­cia­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra las pro­pues­tas, que si­guen sien­do di­fu­sas en los do­cu­men­tos ana­li­za­dos. La his­to­ria mues­tra que los re­cur­sos pa­ra la edu­ca­ción ru­ral, más cos­to­sa y con me­nos ca­pa­ci­dad de presión po­lí­ti­ca que la del mun­do ur­bano, sue­len ser re­le­ga­dos sis­te­má­ti­ca­men­te.

Es­pe­re­mos lle­gar a 2022 con una deu­da his­tó­ri­ca me­nor con los te­rri­to­rios ru­ra­les y sus nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. De lo con­tra­rio, al­go es se­gu­ro: re­ci­cla­re­mos la vio­len­cia, el cam­po se se­gui­rá des­po­blan­do y en­ve­je­cien­do, y per­de­re­mos la di­ver­si­dad cul­tu­ral y am­bien­tal mien­tras sus de­fen­so­res si­guen re­sis­tien­do an­te cen­tros de po­der ur­ba­nos in­do­len­tes.

“Aun­que se tra­ta de pro­gra­mas de go­bierno via­bles y con pro­pó­si­tos relevantes, hay in­cer­ti­dum­bre en la fi­nan­cia­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra las pro­pues­tas”.

Los bu­ses es­ca­le­ra son usa­dos por los es­tu­dian­tes pa­ra ir a la es­cue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.