¿En qué nos afec­ta?

Educación (Colombia) - - Al Inicio -

UN AÑO SIN IN­DI­CA­DO­RES

El pri­mer afec­ta­do son los in­di­ca­do­res de ca­li­dad. Sin las úni­cas prue­bas na­cio­na­les que mi­den el desem­pe­ño edu­ca­ti­vo en la edu­ca­ción bá­si­ca, “se pier­de la tra­za­bi­li­dad que se traía año tras año y que por su­pues­to era un in­di­ca­dor pa­ra los cum­pli­mien­tos in­ter­nos de la ins­ti­tu­ción y que anual­men­te nos mos­tra­ba la cur­va pa­ra me­jo­rar. Eso es lo que nos preo­cu­pa más”, di­ce Jor­ge Pé­rez, rec­tor del Co­le­gio Inem Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der, en Bo­go­tá.

Mu­chos pla­nes de me­jo­ra­mien­to de ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, se­cre­ta­rías de edu­ca­ción y fun­da­cio­nes tie­nen co­mo me­di­da los re­sul­ta­dos de las prue­bas Sa­ber 3, 5 y 9, por lo que eli­mi­nar­las un año (o más, se­gún el tiem­po que pa­se an­tes de que de­ci­da re­cu­pe­rar­las el pró­xi­mo go­bierno) des­ba­ra­jus­ta la es­truc­tu­ra exis­ten­te.

El mis­mo go­bierno las usa co­mo in­di­ca­do­res de va­rios pro­gra­mas. Las Me­tas de Me­jo­ra­mien­to Mí­ni­mo Anual (MMA) del MEN, por no ir más le­jos, se eva­lúan con di­chas prue­bas. Aun­que, pa­ra la car­te­ra edu­ca­ti­va, es­ta no se tie­ne que ha­cer anual­men­te. “Es­tá pro­yec­ta­da has­ta 2025 y, en el año en que se ha­ga una nueva me­di­ción, se po­drá va­li­dar su cum­pli­mien­to”, ex­pre­só un vo­ce­ro del mi­nis­te­rio.

Por otro la­do, los in­di­ca­do­res in­di­vi­dua­les no ten­drán con­ti­nui­dad. Es­te año se em­pe­za­ban a dar los re­sul­ta­dos por ca­da ni­ño, con la idea de que los colegios pu­die­ran mo­ni­to­rear su desem­pe­ño in­di­vi­dua­li­za­do y tra­ba­jar sus pun­tos dé­bi­les. El Ic­fes anun­ció la nueva me­di­da con bom­bos y pla­ti­llos, co­mo una he­rra­mien­ta más pa­ra “com­pro­me­ter­nos pa­ra que los es­tu­dian­tes lo­gren ca­da vez un me­jor desem­pe­ño”. Pe­ro, al fi­nal, so­lo sa­lió be­ne­fi­cia­da una cohor­te.

IN­CEN­TI­VOS, EN EL LIM­BO

Los re­sul­ta­dos de las prue­bas Sa­ber 3, 5 y 9 son un in­su­mo prin­ci­pal pa­ra ela­bo­rar el Ín­di­ce Sin­té­ti­co de Ca­li­dad Edu­ca­ti­vo (Is­ce), que sir­ve pa­ra me­dir el pro­gre­so de un co­le­gio. ¿Por qué im­por­ta el Is­ce? Por­que las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas con me­jo­res re­sul­ta­dos re­ci­ben cier­tos in­cen­ti­vos por su pro­gre­so. Si un co­le­gio al­can­za de­ter­mi­na­do pun­ta­je, su rec­tor, do­cen­tes y plan­ta ad­mi­nis­tra­ti­va re­ci­ben un in­cen­ti­vo equi­va­len­te al 50 % de su sa­la­rio más un in­cre­men­to pro­por­cio­nal al cre­ci­mien­to del pun­ta­je con res­pec­to al año pa­sa­do.

Sin Sa­ber 3, 5 y 9 no ha­brá Is­ce el pró­xi­mo año, ni in­cen­ti­vos pa­ra di­rec­ti­vos y pro­fe­so­res. Y, co­mo cuen­ta Jo­sé Adol­fo Henao, rec­tor de la Ins­ti­tu­ción Edu­ca­ti­va Ale­xan­der Von Hum­boldt de Ba­rran­qui­lla, uno de los me­jo­res colegios pú­bli­cos se­gún el Is­ce del año pa­sa­do, es­tos eran una fuen­te gran­de de mo­ti­va­ción pa­ra la es­cue­la. “Con los re­sul­ta­dos anua­les de las prue­bas Sa­ber, la gen­te quie­re me­jo­rar, so­bre to­do en el contexto de lo pú­bli­co. Eso de mi­rar al in­te­rior de la es­cue­la, in­cluir a las fa­mi­lias y co­men­zar a ana­li­zar có­mo es­ta­mos se con­vir­tió en un ejer­ci­cio bien in­tere­san­te. Sin du­da, los in­cen­ti­vos mo­vie­ron co­ra­zo­nes y mo­ti­va­ron a los pro­fe­so­res”, ase­gu­ra. “Mu­chas ins­ti­tu­cio­nes ve­nían ha­cien­do un es­fuer­zo gran­de por me­jo­rar, no so­lo en re­sul­ta­dos sino en efi­cien­cia y am­bien­te es­co­lar (los otros com­po­nen­tes del Is­ce), pa­ra con­se­guir la re­tri­bu­ción. Aho­ra se es­tán vien­do per­ju­di­ca­das. Sin prue­bas anua­les, al pró­xi­mo go­bierno le tocará des­mon­tar ese sis­te­ma de es­tí­mu­los”, agre­ga López.

EN RIES­GO LA COMPARABILIDAD

Por otro la­do, el ar­gu­men­to ofi­cial de pau­sar los exá­me­nes pa­ra ha­cer­les me­jo­ras pue­de po­ner en pe­li­gro la comparabilidad. Un cam­bio muy gran­de en la es­truc­tu­ra de la eva­lua­ción ha­ría in­com­pa­ra­ble las prue­bas res­pec­to a los años an­te­rio­res, lo que rom­pe­ría con su pro­pio ob­je­ti­vo: me­dir el pro­gre­so de la edu­ca­ción. “Lo gra­ve es que no sa­be­mos qué ti­po de ajus­tes se le ha­rán a las prue­bas Sa­ber 3, 5 y 9. Si son muy es­truc­tu­ra­les, van a ha­cer que los re­sul­ta­dos no se pue­dan com­pa­rar con los años an­te­rio­res. Es de­cir que no po­dre­mos ha­cer valoraciones de los avan­ces en la ca­li­dad del apren­di­za­je”, ad­vier­te Alejandro Ál­va­rez, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Pe­da­gó­gi­co Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.