Si­tua­ción de la cien­cia en Co­lom­bia.

Más allá de al­gu­nos re­sul­ta­dos po­si­ti­vos de los úl­ti­mos años en el sis­te­ma de CTEI, es ur­gen­te for­mu­lar una po­lí­ti­ca de Es­ta­do a lar­go pla­zo que lo­gre crear si­ner­gias en­tre los dis­tin­tos ac­to­res del sis­te­ma.

Educación (Colombia) - - Contenido - Por: Jor­ge Co­te Pe­rio­dis ta

Se acer­ca el fin del go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos y los ba­lan­ces so­bre su ges­tión du­ran­te los dos pe­río­dos pre­si­den­cia­les co­mien­zan a apa­re­cer. Por su­pues­to, el desem­pe­ño en cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción (CTEI) no es­ca­pa a es­tas eva­lua­cio­nes, y en es­te te­ma las po­si­cio­nes de la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca y el go­bierno na­cio­nal son ra­di­cal­men­te opues­tas. Por un la­do, Col­cien­cias y otros or­ga­nis­mos es­ta­ta­les con­si­de­ran que en los úl­ti­mos ocho años el sec­tor de CTEI tu­vo gran­des avan­ces, y ha­cen én­fa­sis en el au­men­to de la ma­sa crí­ti­ca en ca­pi­tal hu­mano pa­ra la in­ves­ti­ga­ción y la cien­cia, un in­di­ca­dor en el que, a to­das lu­ces, el país sí ha te­ni­do im­por­tan­tes avan­ces. De acuer­do a los da­tos del Ob­ser­va­to­rio Colombiano de Cien­cia y Tec­no­lo­gía, el nú­me­ro de doc­to­res gra­dua­dos pa­só de 221 en 2010 a 466 en 2015.

Las so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes de in­ven­ción por vía na­cio­nal de re­si­den­tes co­lom­bia­nos au­men­ta­ron un 380 % en­tre 2010 y 2017, otro in­di­ca­dor que es­bo­za el go­bierno pa­ra com­pro­bar su bue­na ges­tión en el sec­tor. Ade­más, afir­ma que es­tos re­sul­ta­dos han lle­va­do a que Co­lom­bia me­jo­re su posición en el plano in­ter­na­cio­nal en cuan­to a CTEI, co­mo lo hi­zo en el Ín­di­ce Glo­bal de In­no­va­ción al as­cen­der del pues­to 68 en 2014 al 63 en 2016 –aun­que en 2017 des­cen­dió al 65–.

Por el con­tra­rio, la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca del país no cree que la CTEI va­ya por buen ca­mino, y con­si­de­ra que, en los dos úl­ti­mos pe­rio­dos pre­si­den­cia­les, la in­di­fe­ren­cia del go­bierno ha­cia la in­ves­ti­ga­ción ha si­do to­tal. Pa­ra los cien­tí­fi­cos, ese es­ce­na­rio po­co alen­ta­dor se re­fle­ja en la re­duc­ción del pre­su­pues­to de Col­cien­cias, en los ocho di­rec­to­res que es­ta ins­ti­tu­ción ha te­ni­do en los úl­ti­mos ocho años, en el ago­ta­mien­to de la ley de CTEI de 2009 y en la inexis­ten­cia de una po­lí­ti­ca de Es­ta­do pa­ra el sec­tor. “Si us­ted re­vi­sa los pla­nes de los ocho di­rec­to­res que han pa­sa­do por Col­cien­cias, to­dos han he­cho ta­bu­la ra­sa y han em­pren­di­do sus pro­pios pla­nes; co­mo han du­ra­do po­co, ni si­quie­ra han al­can­za­do a po­ner en mar­cha sus pro­gra­mas o han que­da­do por la mi­tad”, di­ce el rec­tor de una uni­ver­si­dad que pre­fi­rió re­ser­var su nom­bre.

En es­te mis­mo sen­ti­do, En­ri­que Fo­re­ro, pre­si­den­te de la Aca­de­mia Co­lom­bia­na de Cien­cias Exac­tas, Fí­si­cas y Na­tu­ra­les, afir­mó: “Juan Ma­nuel San­tos le ha da­do tres gran­des bo­fe­ta­das a la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca del país, que re­ve­lan el des­pre­cio que tie­ne su ad­mi­nis­tra­ción por la CTEI. La primera: cuan­do el año pa­sa­do se anun­ció el re­cor­te del pre­su­pues­to de Col­cien­cias, no­so­tros so­li­ci­ta­mos una reunión con el pre­si­den­te y nun­ca nos aten­dió. La se­gun­da: ex­tra­jo más de un bi­llón de pe­sos de las re­ga­lías des­ti­na­das a CTEI pa­ra cons­truir ca­rre­te­ras”.

Fren­te a esas dos po­si­cio­nes opues­tas, va­le la pena pre­gun­tar qué tan­to ha avan­za­do la cien­cia en Co­lom­bia, más aún cuan­do el go­bierno y la aca­de­mia tie­nen ci­fras pa­ra de­mos­trar sus res­pec­ti­vas po­si­cio­nes. Pa­ra Ga­brie­la Del­ga­do,

ex­fun­cio­na­ria de Col­cien­cias y di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de Far­ma­cia de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia, “se­ría ab­sur­do no re­co­no­cer los avan­ces del sis­te­ma de CTEI”. Sin em­bar­go, con­si­de­ra que esos re­sul­ta­dos de­pen­den más del cre­ci­mien­to na­tu­ral del sis­te­ma o de “al­gu­nas de­ci­sio­nes aser­ti­vas de las uni­ver­si­da­des que de una po­lí­ti­ca cla­ra del go­bierno”. Pa­ra ella, por ejem­plo, el cre­ci­mien­to del nú­me­ro de doc­to­res en el país se de­be más a la de­ci­sión de las uni­ver­si­da­des de me­jo­rar la plan­ta pro­fe­so­ral que a las in­ver­sio­nes he­chas por Col­cien­cias en becas-cré­di­to pa­ra doc­to­ra­dos.

Los aca­dé­mi­cos tam­po­co nie­gan que en los úl­ti­mos años la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca ha te­ni­do avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos, en es­pe­cial en las uni­ver­si­da­des, don­de el nú­me­ro de gru­pos de in­ves­ti­ga­ción de ca­li­dad, de artículos in­de­xa­dos in­ter­na­cio­nal­men­te y de so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes por in­ven­ción cre­cie­ron no­ta­ble­men­te.

Si las ci­fras de­mues­tran los avan­ces ob­te­ni­dos en el sis­te­ma en CTEI en los úl­ti­mos años, y que la mis­ma co­mu­ni­dad

La co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca con­si­de­ra que, en los dos úl­ti­mos pe­rio­dos pre­si­den­cia­les, la in­di­fe­ren­cia del go­bierno ha­cia la in­ves­ti­ga­ción ha si­do to­tal.

aca­dé­mi­ca re­co­no­ce, ¿por qué se afir­ma que el sec­tor es­tá en cri­sis y que va­mos por mal ca­mino? La res­pues­ta de to­das las fuen­tes con­sul­ta­das es unánime: los ba­jos ni­ve­les de in­ver­sión en I+D, la au­sen­cia de una po­lí­ti­ca de Es­ta­do a lar­go pla­zo en Ctei y el de­sin­te­rés del sec­tor privado en la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca opa­can los lo­gros que ha te­ni­do el sis­te­ma.

Si bien la fal­ta de di­ne­ro es un fac­tor que im­pi­de for­ta­le­cer y po­ner a an­dar la lo­co­mo­to­ra de la cien­cia en el país, el pun­to crí­ti­co es la fal­ta de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que anude a los ac­to­res del CTEI y pro­pon­ga unos cuan­tos ob­je­ti­vos a lar­go pla­zo. “Por su­pues­to que la in­ves­ti­ga­ción es­tá des­fi­nan­cia­da, pe­ro el di­ne­ro por sí so­lo no so­lu­cio­na la cri­sis, es ne­ce­sa­ria una po­lí­ti­ca de Es­ta­do pa­ra in­ver­tir bien esos re­cur­sos”, ex­pli­ca Fo­re­ro, quien ade­más se­ña­la que esa au­sen­cia ha­ce que ca­da uno de los ac­to­res del sis­te­ma de CTEI ti­re pa­ra su la­do y no ha­ya si­ner­gia.

En ese sen­ti­do, la pro­fe­so­ra Del­ga­do con­si­de­ra que la fal­ta de esa po­lí­ti­ca fue una de las ra­zo­nes por las que no hu­bo re­sul­ta­dos sig­ni­fi­ca­ti­vos con los di­ne­ros del Fon­do de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción del Sis­te­ma Ge­ne­ral de Re­ga­lías. “De­jan­do de la­do la co­rrup­ción, sin una po­lí­ti­ca de Es­ta­do, esa pla­ta no se pu­do in­ver­tir en un gran pro­yec­to que unie­ra a los gru­pos cien­tí­fi­cos de las re­gio­nes, sino que ca­da uno mon­tó por se­pa­ra­do ini­cia­ti­vas que en mu­chas oca­sio­nes te­nían ob­je­ti­vos si­mi­la­res”, afir­ma Del­ga­do.

Es­te te­ma tie­ne tan­to de lar­go co­mo de an­cho. Pe­ro, sin lu­gar a du­das, el desafío más gran­de que tie­ne el pró­xi­mo go­bierno pa­ra po­ten­ciar las ca­pa­ci­da­des cien­tí­fi­cas del país es for­mu­lar una po­lí­ti­ca de Es­ta­do a lar­go pla­zo. Co­rea del Sur, la In­dia e Is­rael lo hi­cie­ron y hoy es­tán a la vanguardia en de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Es­ta po­lí­ti­ca de­be in­ver­tir en I+D su­mas que lle­guen por lo me­nos al uno por cien­to del PIB (en la ac­tua­li­dad Co­lom­bia in­vier­te el 0,27) y com­pro­me­ter de ma­ne­ra real al sec­tor privado.

“Los ba­jos ni­ve­les de in­ver­sión en I+D, la au­sen­cia de una po­lí­ti­ca de Es­ta­do a lar­go pla­zo en Ctei y el de­sin­te­rés del sec­tor privado en la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca opa­can los lo­gros que ha te­ni­do el sis­te­ma”.

"El 24 de agos­to, cien­tos de es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res y miem­bros de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca sa­lie­ron a pro­tes­tar por el anun­cio de un re­cor­te en el Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción de 2018 al ru­bro de Cien­cia y Tec­no­lo­gía".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.