LENGUA MA­DRE

EN EL MES DE LOS MAESTROS, SE­MA­NA EDUCACÍON HON­RA A LOS DO­CEN­TES QUE, CON SUS PA­LA­BRAS, RESGUARDAN LAS LEN­GUAS Y EL ES­PÍ­RI­TU DE LOS PUE­BLOS AN­CES­TRA­LES DE NUES­TRO PAÍS.

Educación (Colombia) - - Portada -

Aquí siem­bro pa­ra las ar­di­llas, aquí siem­bro pa­ra las lo­ras…”, co­mien­za una an­ti­gua canción que el pue­blo Na­sa ha trans­mi­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción en su lengua pa­ra acom­pa­ñar la siem­bra. En ella, se con­ser­va más que un ri­tual: sus pa­la­bras guar­dan en sí mi­mas la ma­ne­ra en que es­te pue­blo se re­la­cio­na con el mun­do. Es­cri­to­res, poe­tas, lin­güis­tas y fi­ló­so­fos se han pre­gun­ta­do siem­pre so­bre el len­gua­je. Mi­tos tra­tan de ex­pli­car su ori­gen, mien­tras que lin­güis­tas mo­der­nos si­guen asom­brán­do­se por su ca­pa­ci­dad de trans­mi­tir ideas y des­cri­bir el mun­do. Mu­chos, in­clu­so, ha­blan de fe cuan­do se tra­ta de in­ter­pre­tar el fenómeno de la co­mu­ni­ca­ción, y otros han lle­ga­do a afir­mar que el len­gua­je lle­ga a crear el mun­do en vez de des­cri­bir­lo. “En los len­gua­jes vi­ven las cul­tu­ras y las cos­mo­go­nías”, afir­ma Aní­bal Bu­bú, in­dí­ge­na y ga­na­dor del Pre­mio Com­par­tir al Rec­tor 2013. No en vano afir­mó Geor­ge Stei­ner: “Cuan­do mue­re una lengua, una ma­ne­ra de ver el mun­do mue­re con ella”. Lengua ma­dre ha si­do el tér­mino acu­ña­do pa­ra re­fe­rir­se al pri­mer idio­ma apren­di­do, que na­ce de la for­ma en la que es ad­qui­ri­do: tra­di­cio­nal­men­te, por las pa­la­bras de la ma­dre. Su im­por­tan­cia no so­lo es pri­mor­dial pa­ra la ad­qui­si­ción de cual­quier otro ti­po de co­no­ci­mien­to, es ver­da­de­ra­men­te la for­ma en la que, por vez pri­me­ra, se ar­ti­cu­la una mi­ra­da del mun­do. Por su his­to­ria, el te­rri­to­rio co­lom­biano ha si­do ca­sa de va­rios pue­blos. Se­gún el úl­ti­mo cen­so del Da­ne, ade­más del es­pa­ñol, en Co­lom­bia se ha­blan 68 len­guas de tres ti­pos: las crio­llas, ha­bla­das por los pue­blos Rai­zal y Pa­len­que­ro del Ca­ri­be; las in­doeu­ro­peas, co­mo la lengua Rro­ma­nés o Shib Rro­ma­ní y sus va­rian­tes ha­bla­das por los pue­blos Rrom o Gi­tano; y las len­guas in­doa­me­ri­ca­nas de los in­dí­ge­nas. A pe­sar de la ri­que­za lin­güís­ti­ca del país, di­fe­ren­tes pro­ce­sos históricos que se han desa­rro­lla­do des­de la con­quis­ta, la vio­len­cia re­gio­nal y la am­plia­ción de la fron­te­ra agrí­co­la han si­do al­gu­nos de los fac­to­res res­pon­sa­bles de la len­ta des­apa­ri­ción de es­tas cul­tu­ras y sus len­guas. La Onic, Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal In­dí­ge­na de Co­lom­bia, ha iden­ti­fi­ca­do 64 pue­blos en ries­go de ex­tin­ción, ci­fra que re­pre­sen­ta el 62,7% de los 102 pue­blos in­dí­ge­nas pre­sen­tes en Co­lom­bia. Sin em­bar­go, me­dian­te el Au­to 004 de 2009, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal re­co­no­ció que 34 de es­tos pue­blos es­ta­ban en pe­li­gro. Ade­más, la pre­pon­de­ran­cia del es­pa­ñol y la cul­tu­ra oc­ci­den­tal ha co­men­za­do a per­mear es­tas co­mu­ni­da­des, ero­sio­nan­do sus tra­di­cio­nes y len­guas. En to­dos los rin­co­nes de Co­lom­bia, maestros, fun­da­cio­nes y pa­dres de fa­mi­lia se es­fuer­zan por man­te­ner vi­vas sus tra­di­cio­nes. Mu­chos de ellos, han es­tu­dia­do lin­güís­ti­ca pa­ra po­der for­ta­le­cer sus len­guas y es­ta­ble­cer un al­fa­be­to, la gra­má­ti­ca y la es­cri­tu­ra que ase­gu­ren la per­ma­nen­cia de sus idio­mas en el tiem­po. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en lu­ga­res de Co­lom­bia me­nos in­fluen­cia­dos por la cul­tu­ra oc­ci­den­tal, los in­dí­ge­nas y rai­za­les apren­den es­pa­ñol co­mo for­ma de de­fen­sa, pa­ra pro­te­ger sus cos­tum­bres. El in­he­ren­te diá­lo­go en­tre cul­tu­ras se pres­ta tam­bién pa­ra adop­tar ma­ne­ras o con­cep­cio­nes oc­ci­den­ta­les a la en­se­ñan­za, trans­for­man­do y em­po­de­ran­do a los es­tu­dian­tes. El es­fuer­zo por crear gra­má­ti­cas ha si­do mo­nu­men­tal, ya que es­tas len­guas so­lo se han trans­mi­ti­do oral­men­te, sin es­cri­tu­ra. Se­gún Cá­te­dra Rai­zal, or­ga­ni­za­ción que pro­mue­ve el creo­le , “has­ta abril de 2016 no ha­bía un sis­te­ma nor­ma­ti­vo pú­bli­co so­bre có­mo se es­cri­bi­rían las pa­la­bras, sus­pi­ros, gri­tos, lamentos y ex­cla­ma­cio­nes en nues­tro idio­ma rai­zal”. En es­te sen­ti­do, el es­fuer­zo de maestros por pre­ser­var y fo­men­tar el uso de un idio­ma que se ha trans­mi­ti­do so­lo de ma­ne­ra oral ha si­do fun­da­men­tal. En su queha­cer dia­rio, con sus pa­la­bras resguardan co­no­ci­mien­tos mi­le­na­rios por me­dio de la edu­ca­ción. Sus tes­ti­mo­nios re­mi­ten a los acen­tos e his­to­rias que man­tie­nen vi­va la esen­cia de las co­mu­ni­da­des, en las que tra­ba­jan pa­ra la pre­ser­va­ción de es­tas len­guas ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.