Los líos de Co­lom­bia Bi­lin­güe

Do­cen­tes que no sa­ben en­se­ñar in­glés, for­ma­do­res ex­tran­je­ros que no en­tien­den de pe­da­go­gía y un pro­gra­ma que no cum­plió las me­tas. La gran es­tra­te­gia de bi­lin­güis­mo que se va por la puer­ta tra­se­ra.

Educación (Colombia) - - Editorial -

Es­te go­bierno lle­va cua­tro años tratando de me­jo­rar el ni­vel de in­glés en los es­tu­dian­tes de co­le­gios pú­bli­cos. La in­ver­sión eco­nó­mi­ca ha si­do mo­nu­men­tal. Las es­tra­te­gias se han ba­sa­do en otros pro­gra­mas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les que han fun­cio­na­do, es­pe­cial­men­te en co­le­gios pri­va­dos e ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, en don­de el do­cen­te ex­tran­je­ro es fun­da­men­tal en el apren­di­za­je del in­glés. Pe­ro, a pe­sar del es­fuer­zo, se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do por el Diá­lo­go In­ter­ame­ri­cano a fi­na­les de 2017, los es­tu­dian­tes en Co­lom­bia se ubi­can en las ca­te­go­rías de do­mi­nio de in­glés: “ba­jo” o “muy ba­jo”.

¿QUÉ PA­SÓ?

Te­nien­do en cuen­ta que el país no tie­ne un cu­rrícu­lo úni­co que ex­pre­se lo que de­be apren­der un es­tu­dian­te en ca­da ni­vel edu­ca­ti­vo y en ca­da asig­na­tu­ra, el in­glés no fue una ex­cep­ción. Du­ran­te mu­chos años, los do­cen­tes en­se­ña­ron lo que creían que se de­bía en­se­ñar: los ver­bos to be y to ha­ve, tra­du­cir pa­la­bras, lle­nar es­pa­cios en blan­co pa­ra com­ple­tar ora­cio­nes. Co­mo afir­mó Cla­ra Amador-watson, ex­per­ta en bi­lin­güis­mo y PH.D. en Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en una en­tre­vis­ta pa­ra el dia­rio El Tiem­po, “se adop­tó una es­truc­tu­ra gra­ma­ti­cal ob­so­le­ta”. Pe­ro no so­lo se des­cu­brió que la me­to­do­lo­gía no era la co­rrec­ta. Co­mo si se tra­ta­ra de un mal chis­te, los do­cen­tes, al igual que sus es­tu­dian­tes, no sa­ben ha­blar in­glés. Pa­ra tra­tar de arre­glar esa me­ti­da de pa­ta del sis­te­ma, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción (MEN) lan­zó en 2015 el pro­gra­ma Co­lom­bia Bi­lin­güe, con la pre­mi­sa de me­jo­rar el ni­vel de in­glés de los do­cen­tes y de los es­tu­dian­tes de los gra­dos no­veno a un­dé­ci­mo. Fren­te a es­te re­to, se adop­ta­ron tres gran­des es­tra­te­gias. La pri­me­ra fue for­mar al do­cen­te pa­ra que, por lo me­nos, al­can­za­ra un ni­vel B2. La se­gun­da, crear un cu­rrícu­lo su­ge­ri­do de in­glés pa­ra que el pro­fe­sor, si así lo que­ría, lo usa­ra en su cla­se. Y la ter­ce­ra tác­ti­ca, qui­zá la más con­tro­ver­sial, fue re­clu­tar ex­tran­je­ros de di­fe­ren­tes pro­fe­sio­nes con la in­ten­ción de ayu­dar al do­cen­te a me­jo­rar su ni­vel y a cam­biar la me­to­do­lo­gía de su cla­se. De ellos, se­gún el MEN, so­lo el 30% tie­ne ex­pe­rien­cia pe­da­gó­gi­ca y el 70% es pro­fe­sio­nal de cual­quier área. Asom­bro­sa­men­te, fue así co­mo se lo­gró pa­sar del 1% de es­tu­dian­tes que es­ta­ban en B1 en 2014 a 5,6% en 2016. Se­gún la di­rec­to­ra de Ca­li­dad pa­ra la Edu­ca­ción Prees­co­lar, Bá­si­ca y Me­dia y en­car­ga­da ac­tual del pro­gra­ma, Ol­ga Zá­ra­te, se es­pe­ra que el 8% de es­tu­dian­tes lle­gue a B1 pa­ra 2018. Ci­fra que se co­no­ce­rá una vez pre­sen­ten las prue­bas Sa­ber, el 12 de agos­to de es­te año. En cuan­to a los do­cen­tes, la me­ta a 2018 es que los 15.300 pro­fe­so­res de in­glés lle­guen a ni­vel B2 o su­pe­rior, pe­ro a 2017 so­lo 3370 lo ha­bían lo­gra­do. Y eso no es to­do. Pa­ra lle­gar a es­tas ci­fras, se ha in­ver­ti­do en­tre 2015 y 2018 la vo­lu­mi­no­sa su­ma de $92.596.704.884 en to­do el pro­gra­ma de Co­lom­bia Bi­lin­güe, el cual aún no ha ayu­da­do a que los es­tu­dian­tes su­peren ese ni­vel ba­jo del do­mi­nio del in­glés en re­la­ción con otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

¿NE­CE­SI­TA­MOS MAESTROS EX­TRAN­JE­ROS?

Se­ma­na Edu­ca­ción ha­bló con al­gu­nos ex­per­tos en el te­ma so­bre las es­tra­te­gias que adop­tó el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y a las que les in­vir­tió un grue­so pre­su­pues­to pú­bli­co. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, so­bre la vin­cu­la­ción de for­ma­do­res na­ti­vos ex­tran­je­ros, que tu­vo una in­ver­sión de $52.723.084.496 en es­tos cua­tro años de po­lí­ti­ca de go­bierno.

Se­gún Pa­me­la Wil­kie, di­rec­to­ra del pro­gra­ma de Apren­di­za­je de Len­guas de la Uni­ver­si­dad de los An­des, “la idea de traer ex­tran­je­ros ex­per­tos en pe­da­go­gía pa­ra que ha­blen con los es­tu­dian­tes en in­glés es per­ti­nen­te, ya que los do­cen­tes co­lom­bia­nos mu­chas ve­ces dan su cla­se de in­glés en es­pa­ñol y no sa­ben que los es­tu­dian­tes ne­ce­si­tan ex­pre­sar sus ideas en in­glés. Sin em­bar­go, un ex­tran­je­ro sin ex­pe­rien­cia pe­da­gó­gi­ca no ser­vi­rá de na­da”. Pa­ra lle­gar a es­ta es­tra­te­gia, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción se ba­só en va­rios ejem­plos en el mun­do en los que se ha usa­do la fi­gu­ra del for­ma­dor na­ti­vo ex­tran­je­ro. Es el ca­so de Chi­le, con el Pro­gra­ma de In­glés Abre Puer­tas (PIAP) que em­pe­zó a fun­cio­nar des­de 2004 y que irá has­ta 2019. Sus es­tra­te­gias se cen­tra­ron en la for­ma­ción de do­cen­tes y de es­tu­dian­tes a tra­vés de cur­sos de in­glés en lí­nea. Igual que Co­lom­bia, tam­bién cuen­ta con ex­tran­je­ros de ha­bla in­gle­sa que le ayudan al pro­fe­sor en el au­la. Sin em­bar­go, en es­te ca­so son con­tra­ta­dos di­rec­ta­men­te por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de Chi­le. Es­tos re­ci­ben unos be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos co­mo va­ca­cio­nes pa­gas y fes­ti­vos pa­gos; alo­ja­mien­to en ca­sa de una fa­mi­lia an­fi­trio­na y seguro de sa­lud. En Co­lom­bia, fun­cio­na un po­co distinto. Co­mo la idea no es re­em­pla­zar al do­cen­te, se plan­teó la ne­ce­si­dad de un asis­ten­te que ayu­de al pro­fe­sor cuan­do tie­ne du­das so­bre el idio­ma o so­bre su me­to­do­lo­gía. Por ejemplo, “el do­cen­te co­lom­biano le en­se­ña a sus es­tu­dian­tes un vo­ca­bu­la­rio bá­si­co por me­dio de una so­pa de le­tras y lue­go el for­ma­dor con­ver­sa en in­glés con los es­tu­dian­tes a par­tir de ese vo­ca­bu­la­rio apren­di­do”, ex­pli­ca la do­cen­te Li­lia­na Ba­rro, men­to­ra de los for­ma­do­res na­ti­vos ex­tran­je­ros que lle­gan al co­le­gio Luis Car­los Galán en Bu­ca­ra­man­ga. Pe­ro se­gún Li­lia­na, de los cua­tro for­ma­do­res na­ti­vos ex­tran­je­ros que han lle­ga­do a su co­le­gio, so­lo se ha sen­ti­do a

gus­to con dos, ya que úni­ca­men­te ellos han te­ni­do ex­pe­rien­cia en el au­la. A di­fe­ren­cia de Chi­le, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción rea­li­za ca­da año un con­ve­nio con una em­pre­sa de­di­ca­da a re­clu­tar ex­tran­je­ros que desean dar cla­ses de in­glés en el país. Pa­ra es­te año, la Uni­ver­si­dad CUN se ga­nó la alian­za pa­ra traer 455 ex­tran­je­ros con un pre­su­pues­to pú­bli­co de $9.941.694.182. En es­te ca­so, a quie­nes cum­plie­ron los re­qui­si­tos (te­ner más de 21 años, cer­ti­fi­ca­do de es­tu­dios, ni­vel C2 y que su lengua ma­dre sea el in­glés) se les pro­me­tió un suel­do de $1.500.000. Esa fa­ci­li­dad que tie­nen los ex­tran­je­ros pa­ra in­gre­sar al sis­te­ma edu­ca­ti­vo del país no la tie­ne el do­cen­te de in­glés co­lom­biano. Es­te de­be pa­sar por un pro­ce­so lar­go pa­ra ser nom­bra­do por el mi­nis­te­rio. Pri­me­ro, tie­ne que pre­sen­tar una eva­lua­ción; des­pués, su­bir su ho­ja de vi­da al Ban­co de la Ex­ce­len­cia en don­de eva­lúan sus co­no­ci­mien­tos. Quien co­rra con la suer­te de en­con­trar una pla­za dis­po­ni­ble, re­ci­be un suel­do en­tre $1.800.000 y $2.000.000.

LA CAÍ­DA DE UN PRO­GRA­MA IN­SIG­NIA

Es­te año el pro­gra­ma Co­lom­bia Bi­lin­güe ter­mi­nó en me­dio de un gran escándalo. La FM de­nun­ció ha­ce unas se­ma­nas que la Uni­ver­si­dad CUN no cum­plió con el con­ve­nio que te­nía con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de traer 455 for­ma­do­res na­ti­vos ex­tran­je­ros. Has­ta la fe­cha han lle­ga­do 301 y que­da un mes pa­ra que el pro­gra­ma ter­mi­ne. Fren­te a es­te gra­ve in­cum­pli­mien­to, el MEN res­pon­dió que es­tá ade­lan­tan­do un pro­ce­so de eva­lua­ción de la lle­ga­da de los res­tan­tes for­ma­do­res. Con el afán de pre­sen­tar los 455 ex­tran­je­ros, en fe­bre­ro de es­te año (así lo exi­ge el con­ve­nio en­tre el MEN y es­ta uni­ver­si­dad) la CUN fue la res­pon­sa­ble de tra­tar de in­gre­sar al país per­so­nas con pro­ble­mas ju­di­cia­les. Fuen­tes de la Can­ci­lle­ría le ase­gu­ra­ron a la FM que mu­chos de esos for­ma­do­res no en­tra­ron al país por­que re­pre­sen­ta­ban un pro­ble­ma pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Aun­que Se­ma­na Edu­ca­ción in­ten­tó co­mu­ni­car­se con Sai­de Pao­la Ace­ve­do, la per­so­na en­car­ga­da de es­ta ope­ra­ción, no hu­bo res­pues­ta. Fren­te a es­tas de­cla­ra­cio­nes, Ol­ga Zá­ra­te le res­pon­dió a es­ta pu­bli­ca­ción: “de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de la Can­ci­lle­ría que es­te for­ma­dor na­ti­vo no re­pre­sen­te nin­gún pro­ble­ma pa­ra la se­gu­ri­dad de los es­tu­dian­tes”. Luis En­ri­que Gar­cía, ex­vi­ce­mi­nis­tro de Prees­co­lar, Bá­si­ca y Me­dia y fun­da­dor de Vo­lun­ta­rios Co­lom­bia, or­ga­ni­za­ción que se en­car­gó por al­gu­nos años de la se­lec­ción de los ex­tran­je­ros, ase­gu­ra que la Uni­ver­si­dad CUN min­tió so­bre su ex­pe­rien­cia en la se­lec­ción y ca­pa­ci­ta­ción de los for­ma­do­res. Por otro la­do, de­nun­cia que su or­ga­ni­za­ción no se pre­sen­tó a la con­vo­ca­to­ria en la que ga­nó la CUN por­que sa­bían que se­ría muy di­fí­cil traer 455 ex­tran­je­ros en enero, ya que pa­ra esa fe­cha las per­so­nas in­tere­sa­das ya han apli­ca­do pa­ra otros con­cur­sos en el mun­do. “Es una cró­ni­ca del in­clum­pli­mien­to anun­cia­do. Era im­po­si­ble cum­plir con los tiem­pos del MEN. Va­rias or­ga­ni­za­cio­nes nos re­ti­ra­mos del con­cur­so por eso. En­ton­ces, es el col­mo que aho­ra el MEN di­ga que en es­te ca­so el nú­me­ro de ex­tran­je­ros no es im­por­tan­te, que lo que im­por­ta es la ca­li­dad del in­glés”, ex­pre­só Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.