Pe­ter Ves­ter­back, una de las men­tes de­trás de Angry Birds

Pe­ter Vesterbacka, una de las men­tes de­trás del éxi­to de Angry Birds, ha ini­cia­do re­vo­lu­cio­na­rios pro­yec­tos edu­ca­ti­vos en los úl­ti­mos años. Se­ma­na Edu­ca­ción ha­bló con él so­bre la im­por­tan­cia de la di­ver­sión en el apren­di­za­je y có­mo fo­men­tar el jue­go en el

Educación (Colombia) - - Editorial - SE­MA­NA EDU­CA­CIÓN (S.E.):

¿Cuál cree que es el rol de la fe­li­ci­dad en los pro­ce­sos de apren­di­za­je?, ¿un sis­te­ma edu­ca­ti­vo de­be­ría te­ner en cuen­ta la fe­li­ci­dad? PE­TER VESTERBACKA (P.V.): La ONU aca­ba de de­cla­rar a Fin­lan­dia co­mo la na­ción más fe­liz del mun­do. Con­si­de­ro que si le pre­gun­tas a cual­quier pa­dre so­bre la fe­li­ci­dad de sus hi­jos, sin du­da te res­pon­de­rá que es fun­da­men­tal. Así que, co­mo res­pues­ta a tu pri­me­ra pre­gun­ta, creo que la fe­li­ci­dad es ab­so­lu­ta­men­te esen­cial en el pro­ce­so de apren­di­za­je. Aho­ra, tam­bién creo que es muy im­por­tan­te que ca­da per­so­na en­cuen­tre su pa­sión y su in­te­rés en la vi­da, y los co­le­gios tie­nen que ayu­dar con es­to. Aun­que pa­rez­ca ob­vio de­cir­lo, no to­dos los sis­te­mas edu­ca­ti­vos tie­nen en cuen­ta es­ta pre­mi­sa: el co­le­gio de­be edu­car pa­ra la vi­da y no pa­ra los exá­me­nes. An­tes he usa­do es­tos ejem­plos, pe­ro creo que es im­por­tan­te vol­ver a men­cio­nar­los. En Sin­ga­pur es tan al­ta la pre­sión y competitividad es­co­lar que los ni­ños le com­pran vi­deo­jue­gos a sus ami­gos pa­ra dis­traer­los de los exá­me­nes. En Co­rea, 25% de los es­tu­dian­tes de bá­si­ca con­si­de­ran el sui­ci­dio por la pre­sión aca­dé­mi­ca. No creo que nin­gún co­le­gio pue­da dar­se el lu­jo de te­ner es­tas es­ta­dís­ti­cas.

S.E.: Clash of Clans, otro de los vi­deo­jue­gos más po­pu­la­res de la úl­ti­ma dé­ca­da, tam­bién na­ció de una com­pa­ñía fin­lan­de­sa. ¿Con­si­de­ra que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de Fin­lan­dia es res­pon­sa­ble de es­te fenómeno em­pre­sa­rial? ¿De qué ma­ne­ras cree que con­tri­bu­ye a ges­tar un am­bien­te de em­pren­di­mien­to y desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co? P.V.: Creo que el fenómeno de los vi­deo­jue­gos se pue­de ver tam­bién en otros cam­pos tec­no­ló­gi­cos. Po­cas per­so­nas lo sa­ben, pe­ro Fin­lan­dia es uno de los paí­ses más avan­za­dos en la in­ves­ti­ga­ción de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. Si tie­nes en cuen­ta que so­mos so­la­men­te me­dio mi­llón de ha­bi­tan­tes, no pue­des ig­no­rar el im­pac­to de la edu­ca­ción en la cons­truc­ción de di­cho fenómeno. Lo que de ma­ne­ra más di­rec­ta con­tri­bu­ye al em­pren­di­mien­to es que nues­tra edu­ca­ción no ma­ta la crea­ti­vi­dad. Un ami­go chino que se mu­dó ha­ce diez años a mi país me con­ta­ba lo sor­pren­di­do que es­ta­ba cuan­do vio el ni­vel de in­no­va­ción, la ca­li­dad de los re­cur­sos y la edu­ca­ción fin­lan­de­sa. Es­tos tres fac­to­res per­mi­ten que los in­di­vi­duos pien­sen por sí mis­mos y les da las he­rra­mien­tas pa­ra ser per­so­nas mo­ti­va­das e in­de­pen­dien­tes. S.E.: ¿Qué cree que la edu­ca­ción pue­de apren­der de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to? P.V.: Te­ne­mos que considerar la edu­ca­ción, el em­pren­di­mien­to y el en­tre­te­ni­mien­to co­mo un con­jun­to. Te­ne­mos que dar­nos cuen­ta de que hay mu­chas co­sas que po­de­mos ha­cer con nues­tro tiem­po: po­de­mos ju­gar Angry Birds, ver una pe­lí­cu­la en Net­flix o es­tu­diar. La cla­ve es crear el mis­mo ni­vel de ex­pe­rien­cia de los jue­gos pa­ra la edu­ca­ción. La edu­ca­ción de­be­ría ser el me­jor jue­go, de­be­ría crear una vi­cen­cia que te cau­ti­ve y te vuel­va ca­si adic­to a apren­der. Es­to es al­go que los di­se­ña­do­res de jue­gos ha­cen muy bien: crean ex­pe­rien­cias adic­ti­vas y fan­tás­ti­cas pa­ra atra­par­te. Si el jue­go te co­nec­ta, apren­des sin dar­te cuen­ta. Los re­sul­ta­dos de un estudio que he­mos con­du­ci­do des­de los años ochen­ta así lo de­mues­tran: los ni­ños tie­nen un ma­yor ni­vel de in­glés que las ni­ñas so­lo por­que pa­san más tiem­po ju­gan­do vi­deo­jue­gos en in­glés. Creo que es­te ejemplo mues­tra a la per­fec­ción có­mo apren­des de fá­cil cuan­do es­tás mo­ti­va­do y te di­vier­tes. La edu­ca­ción ne­ce­si­ta ser tan di­ver­ti­da co­mo los jue­gos y ofre­cer las ex­pe­rien­cias más cau­ti­van­tes. Y no es tan sim­ple, en el pro­ce­so de­be­mos de­rri­bar va­rios es­te­reo­ti­pos. Un jue­go edu­ca­ti­vo, por ejemplo, no tie­ne li­cen­cia pa­ra ser abu­rri­do so­lo por­que es so­bre la ta­bla pe­rió­di­ca o por­que quie­re en­se­ñar al­go. Tam­po­co se tra­ta de ha­cer que un jue­go edu­ca­ti­vo so­lo sea di­ver­ti­do, pue­de ser in­clu­so re­ta­dor y frus­tran­te, co­mo pue­den lle­gar a ser to­dos los jue­gos. Lo im­por­tan­te es que es­tés tan in­mer­so que quie­ras lu­char y se­guir ju­gan­do. Es­te ti­po de in­te­rés es el que te­ne­mos que crear en la edu­ca­ción. S.E.: ¿Tu­vo es­to en cuen­ta al crear su nue­vo jue­go edu­ca­ti­vo, Big Bang Le­gends? P.V.: ¡Cla­ro! Reuni­mos a los me­jo­res cien­tí­fi­cos del CERN, Ox­ford y otras ins­ti­tu­cio­nes con los me­jo­res pe­da­go­gos y di­se­ña­do­res de jue­gos pa­ra crear un jue­go interactivo en el que los ni­ños pu­die­ran apren­der fí­si­ca de par­tí­cu­las mien­tras se di­ver­tían. Me he en­con­tra­do con chi­cos que son fa­ná­ti­cos de al­guno de nues­tros per­so­na­jes y sa­ben per­fec­ta­men­te sus pro­pie­da­des. Así, en vez de amar a Pi­ka­chu, aman a Hi­dró­geno o a He­lio y los co­no­cen a la per­fec­ción. In­clu­so he vis­to ni­ños de 5 años que con­ver­san so­bre quarks y pro­to­nes. S.E.: Otro de sus pro­yec­tos edu­ca­ti­vos es Fun Aca­demy. ¿En qué con­sis­te y có­mo se di­fe­ren­cia de los de­más? P.V.: En Fun Aca­demy crea­mos un mé­to­do y una fi­lo­so­fía de en­se­ñan­za di­ver­ti­dos, en­fo­cán­do­nos en la eta­pa más im­por­tan­te del desa­rro­llo, en el ran­go de edad de 3 a 6 años. Múl­ti­ples es­tu­dios han pro­ba­do que la edu­ca­ción de bue­na ca­li­dad du­ran­te es­te pe­rio­do tie­ne ma­yor im­pac­to en la vi­da adul­ta. En Fun Aca­demy to­ma­mos el mé­to­do Mon­tes­so­ri y lo ac­tua­li­za­mos con tec­no­lo­gía. Te­ne­mos jar­di­nes in­fan­ti­les en paí­ses co­mo Bra­sil y Chi­na, y lo que bus­ca­mos es que los ni­ños apren­dan mien­tras se di­vier­ten. Tra­ba­ja­mos tam­bién con Spa­ce Na­tion y rea­li­za­mos pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to de as­tro­nau­tas en co­la­bo­ra­ción con la NA­SA en los que in­cluí­mos a los ni­ños de Fun Aca­demy. Es un pro­gra­ma muy di­ver­ti­do. S.E.: ¿Por qué es­tá vi­si­tan­do Co­lom­bia? P.V.: Es­tu­ve en una reunión con el mi­nis­tro de Edu­ca­ción y acor­da­mos tra­ba­jar des­de Edu­na­tion, otro de los em­pren­di­mien­tos fin­lan­de­sas que bus­ca crear puen­tes edu­ca­ti­vos en­tre las naciones y pro­mo­cio­nar nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Que­re­mos tra­ba­jar en con­jun­to pa­ra lle­var la edu­ca­ción de Co­lom­bia al mis­mo ni­vel que la fin­lan­de­sa en los pró­xi­mos diez años. Por­que, ¿sa­bes cuál es la me­jor es­cue­la en Fin­lan­dia? Sim­ple­men­te la que es­té más cer­ca a ti, pues to­das tie­nen un ex­ce­len­te ni­vel. Desea­mos que eso pa­se en Co­lom­bia. Co­mo par­te de es­ta alian­za, he­mos de­ci­di­do pro­mo­ver los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios de los co­lom­bia­nos en nues­tro país. Pre­ten­de­mos que 10.000 es­tu­dian­tes asis­tan a nues­tras ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior. Sa­be­mos que es un nú­me­ro gran­de, pe­ro so­lo así ha­brá un im­pac­to en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. A tra­vés de Ice­tex he po­di­do vi­si­tar el país en dos opor­tu­ni­da­des con el pro­gra­ma Fe­llows Co­lom­bia. Aho­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do en un pi­lo­to pa­ra au­men­tar la mo­vi­li­dad de co­lom­bia­nos a Fin­lan­dia.

Vesterbacka ha par­ti­ci­pa­do desa­rro­llan­do jue­gos y es­tra­te­gias edu­ca­ti­vas en pro­yec­tos muy va­ria­dos: Angry Birds: 2009 Light­neer: 2017 Big Bang Le­gends: 2017 Spa­ce Na­tion: 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.