Ser par­te de…

El país no cuen­ta con ci­fras cla­ras so­bre el nú­me­ro de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad que ha­cen par­te del sis­te­ma edu­ca­ti­vo en eta­pa de for­ma­ción su­pe­rior o ter­cia­ria, fun­da­men­tal pa­ra que es­ta po­bla­ción al­can­ce la ma­yor au­to­no­mía po­si­ble.

Educación (Colombia) - - Contenido -

So­nia Catalina, 25 años, tie­ne dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va. Juan Pablo, 22 años, pa­de­ce sín­dro­me de Down. Luis, 21 años, fue diag­nos­ti­ca­do con os­teo­gé­ne­sis im­per­fec­ta (OI), co­mún­men­te lla­ma­da ‘hue­sos de cris­tal’. Es­tos tres jó­ve­nes tie­nen en co­mún al­go más que su con­di­ción: ha­cen par­te del re­du­ci­do nú­me­ro de per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das den­tro del sis­te­ma edu­ca­ti­vo co­lom­biano en eta­pa de for­ma­ción su­pe­rior. “Ha­ce unos me­ses pre­sen­té mi tra­ba­jo de gra­do y fue eva­lua­do co­mo te­sis me­ri­to­ria. Se lla­ma ‘In­clu­sión y di­ver­si­dad hu­ma­na en la edu­ca­ción fí­si­ca’”, cuen­ta So­nia Catalina Cruz, es­tu­dian­te de Li­cen­cia­tu­ra en Edu­ca­ción Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca Na­cio­nal. “Uno de sus mé­ri­tos fue atre­ver­se a tra­ba­jar con po­bla­ción oyen­te. Desafió las es­truc­tu­ras men­ta­les que mu­chos te­ne­mos y dio cla­ses sin in­tér­pre­te, uti­li­zan­do len­gua­je de se­ñas, mí­mi­ca y ex­pre­sión cor­po­ral”, com­ple­men­ta Mar­co Au­re­lio Ro­drí­guez, un do­cen­te de esa ins­ti­tu­ción que se ha de­di­ca­do a tra­ba­jar con es­ta po­bla­ción du­ran­te más de 25 años. El ca­so de So­nia po­dría ca­ta­lo­gar­se co­mo ex­cep­cio­nal si se ana­li­za la ge­ne­ra­li­dad de la for­ma­ción ter­cia­ria pa­ra per­so­nas con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad, pues, se­gún el De­par­ta­men­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (Dane), el por­cen­ta­je de po­bla­ción co­lom­bia­na en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad que in­gre­sa a la edu­ca­ción su­pe­rior es in­fe­rior al 1%.

UNA CA­DE­NA DE OBS­TÁCU­LOS

Uno de los re­qui­si­tos pa­ra en­trar a una uni­ver­si­dad y es­tu­diar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal es pre­sen­tar las prue­bas Ic­fes o Sa­ber 11 y al­can­zar un pun­ta­je de­ter­mi­na­do por las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas co­mo ran­go de ad­mi­sión. Es­ta es la pri­me­ra ba­rre­ra que en­fren­tan las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual o cog­ni­ti­va, y es el ca­so de Juan Pablo Ver­ga­ra, que ac­tual­men­te ha­ce par­te del pro­gra­ma ‘Cre­cer ha­cia la vi­da adul­ta’ de la Cor­po­ra­ción Sín­dro­me de Down. Se­gún Clau­dia Her­nán­dez, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to, es­te tie­ne dos ob­je­ti­vos: uno, lo­grar que los jó­ve­nes al­can­cen la ma­yor au­to­no­mía po­si­ble; y dos, que se pre­pa­ren pa­ra desem­pe­ñar­se en una ocu­pa­ción de su in­te­rés. “Me re­fie­ro a for­mar en com­pe­ten­cias re­la­cio­na­les y emo­cio­na­les; me­jo­rar en lo po­si­ble las ha­bi­li­da­des de lec­toes­cri­tu­ra, nu­mé­ri­cas, en sis­te­mas... La Cor­po­ra­ción, ade­más, ofre­ce una se­gun­da eta­pa que se lle­va a ca­bo en alian­za con la Uni­ver­si­dad del Bos­que y la Es­cue­la Co­lom­bia­na de In­ge­nie­ría Ju­lio Ga­ra­vi­to, adon­de asis­ten nues­tros es­tu­dian­tes y ha­cen una es­pe­cie de pa­san­tía. Iden­ti­fi­ca­mos es­pa­cios en los que pue­den rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de su agra­do, co­mo la bi­blio­te­ca, por ejem­plo. Ahí prue­ban has­ta en­con­trar con qué se iden­ti­fi­can me­jor, pe­ro ade­más com­par­ten con alum­nos re­gu­la­res y tie­nen

una apro­xi­ma­ción a la vi­da uni­ver­si­ta­ria”, agre­ga Her­nán­dez. Si bien pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, vi­sual y mo­to­ra es más “fá­cil” ac­ce­der a la edu­ca­ción su­pe­rior, pa­ra quie­nes tie­nen al­gu­na di­fi­cul­tad cog­ni­ti­va, co­mo re­tar­do men­tal, au­tis­mo y sín­dro­me de Down, las ba­rre­ras son ma­yo­res. Ellos y sus fa­mi­lias no pue­den pen­sar en un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio; la Edu­ca­ción pa­ra el Tra­ba­jo y el De­sa­rro­llo Hu­mano se con­vier­te en la úni­ca op­ción de cer­ti­fi­car­se pa­ra po­der ac­ce­der al mun­do la­bo­ral. “Soy equi­ta­dor y el pró­xi­mo año voy a re­pre­sen­tar a Co­lom­bia en una com­pe­ten­cia mun­dial en Abu Da­bi. Ven­go a la Cor­po­ra­ción pa­ra apren­der más y por­que quie­ro ir a la Uni­ver­si­dad y lue­go tra­ba­jar”, di­ce Juan Pablo, emo­cio­na­do de ima­gi­nar su fu­tu­ro. “No se pue­de ne­gar que he­mos avan­za­do; no he­mos lle­ga­do al pun­to desea­do, pe­ro ha­ce 30 años ni si­quie­ra se ha­bla­ba del te­ma”, afir­ma Her­nán­dez. Y es que el Se­na, por ejem­plo, ha tra­ta­do de dar al­gu­nos pa­sos y mi­ni­mi­zar los obs­tácu­los. Pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va, es­ta ins­ti­tu­ción ha adap­ta­do la me­to­do­lo­gía de los cur­sos; ha ajus­ta­do el di­se­ño cu­rri­cu­lar de cin­co pro­gra­mas de for­ma­ción ti­tu­la­da en el área de lo­gís­ti­ca, y ha desa­rro­lla­do pro­gra­mas pa­ra ca­pa­ci­tar a los ins­truc­to­res, con el fin de que ad­quie­ran com­pe­ten­cias tec­ni­co­pe­da­gó­gi­cas pa­ra la ade­cua­da aten­ción de es­tos es­tu­dian­tes. Se­gún la en­ti­dad, en 2017 se aten­die­ron 4.636 per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va en to­do el país; pa­ra ju­nio de 2018 iban 3.089.

UN NORMOGRAMA IN­TER­MI­NA­BLE

Sie­te tra­ta­dos y con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les vin­cu­lan­tes; 17 re­co­men­da­cio­nes, re­so­lu­cio­nes y re­co­men­da­cio­nes no vin­cu­lan­tes; 26 nor­mas so­bre in­clu­sión so­cial y dis­ca­pa­ci­dad; 18 nor­mas so­bre edu­ca­ción en­tre otros de­cre­tos y le­yes que el Mi­nis­te­rio de Sa­lud y Pro­tec­ción So­cial com­pi­ló en un do­cu­men­to en 2017. Es­to de­ja cla­ro que no es por fal­ta de le­yes que los pro­ce­sos de in­clu­sión en edu­ca­ción, a ni­vel ge­ne­ral y de for­ma par­ti­cu­lar, no se dan en el país. Ro­cío Mo­li­na es pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio y miem­bro fun­da­dor de la Red Co­lom­bia­na de Uni­ver­si­da­des por la Dis­ca­pa­ci­dad (RCUD), sin em­bar­go, afir­ma que “Co­lom­bia aún no cuen­ta con una po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va es­pe­cí­fi­ca que pro­pen­da por la reivin­di­ca­ción del de­re­cho a la edu­ca­ción de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en la eta­pa de for­ma­ción su­pe­rior”.

ES­FUER­ZOS PAR­TI­CU­LA­RES

Si hay li­cen­cia­dos en Ma­te­má­ti­cas, Bio­lo­gía, Edu­ca­ción Fí­si­ca, téc­ni­cos en Lo­gís­ti­ca o Gran­des Su­per­fi­cies y quí­mi­cos con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual, au­di­ti­va, fí­si­ca, mo­to­ra y cog­ni­ti­va no es pre­ci­sa­men­te por­que las le­yes se ha­yan cum­pli­do y el país cuen­te con un sis­te­ma fle­xi­ble y adap­ta­do a es­ta po­bla­ción. Ha si­do gra­cias al es­fuer­zo de los jó­ve­nes, las fa­mi­lias y las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes que, co­mo la Uni­ver­si­dad Ice­si de Ca­li, ade­cua­ron sus ins­ta­la­cio­nes pa­ra que Luis Álvarez y otros diez es­tu­dian­tes pu­die­ran ac­ce­der a ellas y asis­tir a sus cla­ses re­gu­la­res. Eso hi­zo des­de ha­ce diez años la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca, la úni­ca que cuen­ta con una Sa­la de Co­mu­ni­ca­ción Au­men­ta­ti­va y Al­ter­na­ti­va (SCAA) que ayu­da a la po­bla­ción in­vi­den­te pa­ra que ten­ga con­di­cio­nes equi­ta­ti­vas. “Ellos tie­nen ac­ce­so a im­pre­so­ras en brai­lle, gra­ba­do­ras, mag­ne­tó­fo­nos que les ayu­dan a ha­cer la lec­tu­ra, au­dio­li­bros… Hay su­fi­cien­te tec­no­lo­gía e in­tér­pre­tes que con­tri­bu­yen a dis­mi­nuir las ba­rre­ras”, cuen­ta Mar­co Au­re­lio, quien ade­más es­tá de acuer­do con que los pro­ce­sos de in­clu­sión con­ti­núen en la edu­ca­ción su­pe­rior. “Aun­que la pa­la­bra ‘in­clu­sión’ ni si­quie­ra de­be­ría exis­tir, por­que las per­so­nas en cual­quier con­di­ción siem­pre han es­ta­do ahí, pe­ro da mie­do en­fren­tar­nos a una con­di­ción dis­tin­ta”, ase­gu­ra el pro­fe­sor.

So­nia Catalina tie­ne dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va. Hi­zo su prác­ti­ca de li­cen­cia­tu­ra en Edu­ca­ción Fí­si­ca dan­do cla­ses a es­tu­dian­tes oyen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.