El sín­dro­me de los crea­ti­vos

So­lo 12% de las per­so­nas en con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad in­gre­san al mer­ca­do la­bo­ral. La ma­yo­ría de ellas son en­ca­si­lla­das en ta­reas no ca­li­fi­ca­das. En Es­pa­ña y Co­lom­bia, un gru­po de di­se­ña­do­res es­tá po­ten­cia­li­zan­do su ver­da­de­ro ta­len­to y len­ta­men­te cam­bia e

Educación (Colombia) - - Contenido -

Son las cin­co de la ma­ña­na en Me­de­llín y Se­bas­tián Giraldo se pre­pa­ra pa­ra sa­lir de via­je ha­cia Bo­go­tá. Con ape­nas 24 años, va a dic­tar una con­fe­ren­cia so­bre di­se­ño e in­no­va­ción, a dar una en­tre­vis­ta en una emi­so­ra vir­tual y a co­di­se­ñar la por­ta­da de la edi­ción 36 de la re­vis­ta Se­ma­na Edu­ca­ción. Na­da mal pa­ra al­guien que tie­ne, se­gún él, “sín­dro­me de ga­lán, fa­mo­so y prín­ci­pe de Mé­xi­co, no de Down”. A pe­sar de que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo le ce­rró las puer­tas des­de muy pe­que­ño, es di­rec­tor crea­ti­vo de La Ca­sa de Car­lo­ta, una em­pre­sa de di­se­ño crea­da en 2013 en Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña, con se­de en Me­de­llín. Tu­vo la opor­tu­ni­dad de via­jar a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra re­ci­bir un re­co­no­ci­mien­to del Ban­co In­te­roa­me­ri­cano de De­sa­rro­llo (BID) y las Na­cio­nes Uni­das. Se­gún al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros, “por­que al mun­do le parece muy ‘ma­jo’ que es­te­mos usan­do la ori­gi­na­li­dad de per­so­nas con sín­dro­me de Down, au­tis­mo y dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, que has­ta el mo­men­to el sec­tor no ha uti­li­za­do”. En otras pa­la­bras, La Ca­sa de Car­lo­ta fue aplau­di­da por ser una com­pa­ñía ejem­plo de in­clu­sión la­bo­ral en te­mas crea­ti­vos en Amé­ri­ca La­ti­na. Aun­que pa­ra el equi­po es ex­tra­ño que la gen­te se sor­pren­da por las ca­pa­ci­da­des de sus di­se­ña­do­res, no de­ja de lla­mar la aten­ción ver a Se­bas­tián tra­ba­jan­do, com­par­tien­do sus ideas so­bre la ti­po­gra­fía o la ima­gen de una cam­pa­ña. Más aún cuan­do el mer­ca­do la­bo­ral ha per­fi­la­do a chi­cos co­mo él en la­bo­res re­pe­ti­ti­vas y sin ma­yor exi­gen­cia, co­mo si no pu­die­ran ha­cer otra co­sa. Es tan fuer­te ese arrai­go de lo que se con­si­de­ra que de­be­ría ha­cer una per­so­na con sín­dro­me de Down o au­tis­ta, que es­ta es una de las ra­zo­nes por las cua­les parece di­fí­cil con­so­li­dar es­ta em­pre­sa. De acuer­do con Nel Co­rrea, ilus­tra­dor y di­rec­tor de La Ca­sa de Car­lo­ta en Me­de­llín, no to­das las or­ga­ni­za­cio­nes to­man en se­rio su tra­ba­jo. Al­gu­nas in­clu­so creen que es una fun­da­ción que jue­ga a ser una ca­sa de di­se­ño. Aun­que han lo­gra­do tra­ba­jar con gran­des mar­cas, las per­so­nas en con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad si­guen sien­do in­vi­si­bles pa­ra el mer­ca­do. De he­cho, en un in­for­me de Fe­de­sa­rro­llo, los da­tos más re­cien­tes del Re­gis­tro de Lo­ca­li­za­ción y Ca­rac­te­ri­za­ción de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad (RLCPD) se­ña­lan que de los 1,4 mi­llo­nes de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad re­gis­tra­das a fe­bre­ro de 2018, so­lo 12% se en­cuen­tra tra­ba­jan­do. De ese por­cen­ta­je, 80% pre­fi­rió tra­ba­jar sin con­tra­to la­bo­ral y so­lo 7% afir­mó te­ner uno a tér­mino fi­jo. Pa­ra Fe­de­ri­co Isa­za, ase­sor ju­rí­di­co del Pro­gra­ma de Ac­ción por la Igual­dad y la In­clu­sión So­cial (Paiis) de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de los An­des, es­te pa­no­ra­ma es el re­sul­ta­do de la po­ca in­for­ma­ción so­bre la dis­ca­pa­ci­dad. “A pe­sar de que el país cuen­ta con to­das las he­rra­mien­tas nor­ma­ti­vas, exis­te una erró­nea in­ter­pre­ta­ción de la nor­ma por par­te del Es­ta­do y los jue­ces. Ade­más, el mie­do y el pre­jui­cio ha­cen que los em­pre­sa­rios pre­fie­ran mi­rar ha­cia otro la­do”, ex­pli­có.

¿PRO­TEC­CIÓN O LI­MI­TA­CIÓN?

Pa­ra quie­nes es­tán dis­pues­tos a cam­biar esas ci­fras exis­te otro en­re­do nor­ma­ti­vo del que Nel ha si­do víc­ti­ma. Lue­go de pa­sar un año bus­can­do al equi­po crea­ti­vo de su em­pre­sa, tan­to de di­se­ña­do­res ti­tu­la­dos co­mo de jó­ve­nes en con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad, tu­vo que apren­der so­bre una fi­gu­ra le­gal a la que mu­chos em­pre­sa­rios le te­men: la in­ter­dic­ción. En Co­lom­bia se de­cla­ró que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va de­bían ser ca­ta­lo­ga­das co­mo in­ter­dic­tas, a tra­vés de un pro­ce­so ju­di­cial en el que sus de­re­chos pa­sa­ban a ma­nos

de un ter­ce­ro. Isa­za cuen­ta que los pa­dres lo hi­cie­ron pa­ra evi­tar que sus hi­jos fue­ran víc­ti­mas de es­ta­fa. Ade­más, en cier­to tiem­po fun­cio­nó co­mo un cer­ti­fi­ca­do que al­gu­nas EPS, co­le­gios y fon­dos de pen­sio­nes exi­gían pa­ra re­co­no­cer­los co­mo ciu­da­da­nos co­lom­bia­nos. Por esa vie­ja vi­sión pa­ter­na­lis­ta, Nel no pue­de fir­mar un con­tra­to la­bo­ral con sus em­plea­dos, ya que es­ta fi­gu­ra se lo im­pi­de. Sin em­bar­go, di­ce: “He­mos te­ni­do que bus­car­le ‘la com­ba al pa­lo’ pa­ra ser le­ga­les y trans­pa­ren­tes. Te­ne­mos un con­ve­nio con los pa­dres con el fin de que per­mi­tan que sus hi­jos ejer­zan una la­bor co­mer­cial y ob­ten­gan una re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca”.

“VA­MOS A DISCAPACITARNOS”

Pe­ro esos cam­bios no so­lo se han da­do en tér­mi­nos le­ga­les. Nel cuen­ta que el equi­po de di­se­ña­do­res tam­bién ha pa­sa­do por un pro­ce­so de trans­for­ma­ción. “Sebas y los de­más chi­cos nos han en­se­ña­do a tra­ba­jar con tran­qui­li­dad, sin de­jar­nos lle­var por la pre­sión. Tu­ve va­rios di­se­ña­do­res que no pu­die­ron con eso y se fue­ron. Los que se­gui­mos he­mos te­ni­do que apren­der a ser pa­cien­tes”. Ese ejer­ci­cio de in­clu­sión no so­lo se tra­ta de trans­for­mar es­pa­cios fí­si­cos, sino de cam­biar ac­ti­tu­des. “Con ellos so­mos exi­gen­tes, no so­mo con­des­cen­dien­tes. A su la­do po­de­mos ‘discapacitarnos’ y abor­dar un pe­di­do de un clien­te de la ma­ne­ra en que ellos ven el mun­do. Tam­bién he­mos te­ni­do que adap­tar­nos a sus ho­ra­rios de tra­ba­jo, ya que nues­tros crea­ti­vos no pue­den es­tar ba­jo mu­cha pre­sión. En­ton­ces nos to­ca pa­rar, así en ese mo­men­to es­tén muy con­cen­tra­dos”. En ese am­bien­te, Se­bas­tián y sus de­más com­pa­ñe­ros (Juan Da­vid Zu­lua­ga, con sín­dro­me de Down; San­tia­go Ma­yo y Jor­dan Ga­leano, con au­tis­mo; Ma­nue­la y Si­món Me­jía, con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual) han lo­gra­do que el BID, la Al­cal­día de Me­de­llín, Su­ra, Argos, Ban­co­lom­bia, BBVA, Adi­das, en­tre otras mar­cas, se fi­jen en sus di­se­ños y los con­tra­ten co­mo crea­ti­vos. Un es­pa­cio que se han ga­na­do con tra­ba­jo y no con ca­ri­dad.

Un afi­che de la Fies­ta de la Di­ver­si­dad en Me­de­llín, di­se­ña­do por La Ca­sa de Car­lo­ta.

Adi­das fue la ter­ce­ra em­pre­sa que con­tac­tó a La Ca­sa de Car­lo­ta en Co­lom­bia pa­ra di­se­ñar una de sus co­lec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.