Án­ge­la Es­ca­llón

El ima­gi­na­rio de que la edu­ca­ción es una ga­ran­tía pa­ra ac­ce­der a un em­pleo de­be trans­for­mar­se te­nien­do en cuen­ta que exis­ten cam­bios, so­bre to­do en tres fac­to­res: tec­no­lo­gía, com­pe­ten­cias y tiem­po de for­ma­ción.

Educación (Colombia) - - Contenido - ÁN­GE­LA ES­CA­LLÓN Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Fun­da­ción Co­ro­na

Se­gún la OECD, cer­ca del 50% de los pues­tos de tra­ba­jo de hoy día no exis­ti­rán en los pró­xi­mos 20 años. El mun­do la­bo­ral cam­bia a pa­sos agi­gan­ta­dos, y hay quie­nes creen que no nos he­mos da­do cuen­ta de la ve­lo­ci­dad con la que ocu­rre y có­mo afec­ta la re­la­ción en­tre edu­ca­ción y tra­ba­jo. Pre­va­le­ce el ima­gi­na­rio de que la edu­ca­ción es una ga­ran­tía pa­ra ac­ce­der a un em­pleo, pe­ro hay cam­bios re­la­cio­na­dos con tres fac­to­res: tec­no­lo­gía, com­pe­ten­cias y tiem­po de for­ma­ción. La tec­no­lo­gía ha te­ni­do un do­ble im­pac­to en el mun­do la­bo­ral: por un la­do, ha re­em­pla­za­do al­gu­nos pues­tos de tra­ba­jo (y los mo­de­los de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial des­pla­za­rán otros); por otro, es uno de los sec­to­res que tie­ne ma­yor de­man­da en nú­me­ro de car­gos, pe­ro en el que se re­quie­ren ma­yor nú­me­ro de com­pe­ten­cias es­pe­cí­fi­cas, su­pera­ción del anal­fa­be­tis­mo di­gi­tal y un cam­bio de chip des­de la for­ma­ción pri­ma­ria has­ta la eta­pa pos-se­cun­da­ria. Es­te con­tex­to exi­ge que la gen­te es­té reapren­dien­do de ma­ne­ra cons­tan­te y, por lo tan­to, que los mo­de­los de apren­di­za­je se re­fle­jen en formaciones es­pe­cí­fi­cas y de cor­to tiem­po. So­bre el de­sa­rro­llo de com­pe­ten­cias, con nues­tros pro­yec­tos de em­plea­bi­li­dad he­mos com­pro­ba­do que la es­pe­ci­fi­ci­dad en la des­crip­ción de las ha­bi­li­da­des que se re­quie­ren de los em­plea­dos in­cre­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des de em­pleo, pues per­mi­te en­con­trar una for­ma­ción con­cre­ta y acor­de con lo que se ne­ce­si­ta. Otro ha­llaz­go ha si­do que si se lo­gra for­mar en com­pe­ten­cias es­pe­cí­fi­cas y pa­ra la vi­da, dar acom­pa­ña­mien­to psi­co­so­cial y de in­ter­me­dia­ción la­bo­ral, las per­so­nas tie­nen la ca­pa­ci­dad de res­pon­der y la vo­lun­tad pa­ra com­pro­me­ter­se. Por úl­ti­mo, el tiem­po es la gran in­cóg­ni­ta res­pec­to al ti­po de for­ma­ción ideal pa­ra ca­da per­fil. De acuer­do con la evo­lu­ción que ten­gan los pues­tos de tra­ba­jo y sus com­pe­ten­cias, los re­que­ri­mien­tos de for­ma­ción se­rán ca­da vez más es­pe­cí­fi­cos y mo­du­la­res. Ve­mos que ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les que an­tes du­ra­ban cin­co años aho­ra du­ran tres, o que pro­gra­mas de edu­ca­ción téc­ni­ca se com­ple­tan en ci­clos más cor­tos. En­ton­ces, an­te la pre­gun­ta ¿qué ha­cer pa­ra lo­grar un trán­si­to ade­cua­do de la po­bla­ción vul­ne­ra­ble por la ru­ta de la edu­ca­ción al em­pleo?, es ne­ce­sa­rio un cie­rre de bre­chas de ta­len­to hu­mano, así co­mo una im­ple­men­ta­ción co­rrec­ta del Mar­co Na­cio­nal de Cua­li­fi­ca­ción en los te­rri­to­rios. En Fun­da­ción Co­ro­na he­mos iden­ti­fi­ca­do al­gu­nas ba­rre­ras que di­fi­cul­tan el trán­si­to ha­cia esa ru­ta, y cree­mos que se pue­den ma­ne­jar des­de cua­tro ni­ve­les de ac­ción: de for­ma di­rec­ta so­bre la po­bla­ción vul­ne­ra­ble pa­ra for­ta­le­cer las ca­pa­ci­da­des; so­bre las em­pre­sas, con un acom­pa­ña­mien­to y se­gui­mien­to de sus pro­ce­sos de con­tra­ta­ción pa­ra que es­tén ba­sa­dos en com­pe­ten­cias; en el for­ta­le­ci­mien­to de los ac­to­res ins­ti­tu­cio­na­les pres­ta­do­res de ser­vi­cio e ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, acom­pa­ñán­do­los, ca­pa­ci­tán­do­los y sen­si­bi­li­zán­do­los en te­mas de em­pleo in­clu­si­vo; y fi­nal­men­te, con ac­cio­nes a ni­vel te­rri­to­rial que ar­ti­cu­len a los di­fe­ren­tes ac­to­res, ha­gan me­di­cio­nes so­bre las pro­ble­má­ti­cas par­ti­cu­la­res que afec­tan a los dis­tin­tos sec­to­res y reali­cen ma­peos de los ac­to­res en el te­rri­to­rio. Hay re­cur­sos, pe­ro mu­chas ve­ces es­tán muy dis­per­sos y po­co ar­ti­cu­la­dos. Te­ne­mos el re­to de ajus­tar pro­ce­sos y me­to­do­lo­gías pa­ra pro­mo­ver la for­ma­li­dad y ga­ran­ti­zar que la ma­yo­ría de co­lom­bia­nos ten­ga las opor­tu­ni­da­des que me­re­ce.

Es evi­den­te que ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les que an­tes du­ra­ban cin­co años aho­ra du­ran tres, y los pro­gra­mas de for­ma­ción téc­ni­ca se com­ple­tan en ci­clos más cor­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.