Pro­fe­so­res en el ca­mino

Educación (Colombia) - - Contenido - Por Sa­ra Zu­lua­ga Gar­cía

La edu­ca­ción ru­ral es uno de los re­tos más gran­des que ten­drá que en­fren­tar el nue­vo go­bierno. Cró­ni­ca des­de el cam­po quin­diano, don­de pro­fe­so­res y es­tu­dian­tes bus­can ma­ne­ras de ven­cer ba­rre­ras y reali­da­des co­mo la ci­fra de co­ber­tu­ra, que es so­lo del 40% en es­tas zo­nas.

En las ve­re­das quin­dia­nas hay hom­bres fuer­tes: se ce­le­bran la ca­ram­bo­la, se en­jua­gan la bo­ca am­plia y ví­vi­da con cer­ve­za y tie­nen las ma­nos lle­nas de tie­rra. An­tes, en épo­cas en las que la con­cien­cia de to­dos se di­vi­día por co­lo­res, les pa­ga­ban por te­ner las ma­nos lle­nas de tie­rra. Son esos hom­bres los que cuen­tan que en­ton­ces tam­bién ha­bía pro­fe­so­res fuer­tes, y aun­que fla­cu­chos, fue­ron te­me­ra­rios en ese lu­gar pres­ta­do al que de­bían lle­var el amor por el ar­te y la cien­cia con car­ti­llas des­ho­ja­das. Mu­chos en­ten­die­ron –aun­que no que­rían– que lo de que­dar­se, co­rrer pe­li­gro y asu­mir co­mo su­yas otras vi­das era un ex­ce­so, una ame­na­za pa­ra su so­sie­go. Los que no se fue­ron de­bie­ron li­brar nue­vas ba­ta­llas: la cri­sis del cam­po quin­diano, la tie­rra que si­guió se­cán­do­se in­di­fe­ren­te a la pul­sión por tra­ba­jar, las ga­nas de ir­se. Otros, es­ca­sos, em­pe­za­ron a ca­mi­nar.

❚ EL AVISTADOR DE GÉ­NO­VA

Cuan­do Ni­co­lai Osorio te­nía 16 años vi­vía en el co­rre­gi­mien­to de Gai­ta­nia, To­li­ma. Mu­chos de sus com­pa­ñe­ros que­rían en­trar a la gue­rri­lla y co­se­char ama­po­la; lo hi­cie­ron. Pa­ra en­ton­ces no ha­bía mu­chas op­cio­nes, y la le­ja­nía de su ho­gar po­nía el freno an­tes de que él pu­die­ra ani­mar­se con al­go. Pa­ra lle­gar a las bi­blio­te­cas –que so­lo es­ta­ban en las es­cue­las– de­bía to­mar al­gún me­dio de trans­por­te y lue­go ca­mi­nar. La co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va en zo­nas ru­ra­les era muy ba­ja, y ac­tual­men­te los

avan­ces si­guen sien­do cor­tos: se han he­cho es­fuer­zos pa­ra que los ni­ños al­can­cen a ter­mi­nar bá­si­ca pri­ma­ria, pe­ro la edu­ca­ción me­dia pre­sen­ta los ni­ve­les más ba­jos. Se­gún el Plan Es­pe­cial de Edu­ca­ción Ru­ral (PEER), las zo­nas ru­ra­les tie­nen una co­ber­tu­ra del 40%; las zo­nas ru­ra­les dis­per­sas, del 34% y las zo­nas de con­flic­to, del 24%. Pa­ra en­ton­ces, Ni­co­lai no sa­bía que años más tar­de es­ta­ría tra­ba­jan­do con jó­ve­nes y pro­vo­can­do en ellos el an­to­jo de en­trar a la Uni­ver­si­dad. En 2002 lle­gó a Gé­no­va, Quin­dío, pa­ra tra­ba­jar co­mo coor­di­na­dor del pro­gra­ma de lo­ros ame­na­za­dos de la Fun­da­ción Proa­ves de Co­lom­bia. Du­ran­te cin­co años vi­vió en zo­nas de pá­ra­mo, mien­tras in­ves­ti­ga­ba y co­no­cía a la gen­te que, des­de la ven­ta­na de su ca­sa co­lo­ri­da en­tre el mon­te, le ofre­cía are­pa y ca­fé en agua de pa­ne­la. In­vi­tó a los jó­ve­nes del pue­blo pa­ra con­for­mar un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res. Lue­go los lle­vó por esos ca­mi­nos que ya eran su­yos: co­no­cie­ron es­pe­cies de ár­bo­les y flo­res, acam­pa­ron y le­ye­ron al la­do de una fo­ga­ta al­go de te­rror o aven­tu­ra, die­ron char­las en los co­le­gios, iden­ti­fi­ca­ron aves y apren­die­ron a es­tar en si­len­cio. “Yo hi­ce ese gru­po con jó­ve­nes se­gu­ra­men­te por­que tam­bién me creía un jo­ven, aun­que nos lle­vá­ra­mos 10 o 15 años. Aho­ra mu­chos de ellos es­tu­dian Bio­lo­gía o Li­te­ra­tu­ra. Vie­nen en va­ca­cio­nes y nos va­mos a acam­par al mon­te. Aho­ra son ellos quie­nes me traen el co­no­ci­mien­to a mí”. Mien­tras co­men jun­tos o se lanzan al río, con­ver­san­do, Ni­co­lai se en­te­ra de si­tua­cio­nes com­ple­jas que se vi­ven en los co­le­gios del pue­blo. Su tra­ba­jo con­sis­te en lle­var a los jó­ve­nes has­ta lo más al­to de las mon­ta­ñas pa­ra que co­noz­can su te­rri­to­rio; pa­ra que apren­dan to­can­do, es­cu­chan­do: “Si las te­ne­mos aquí mis­mo, ¿pa­ra qué se van a que­dar ellos vien­do aves en un li­bro?”. Ni­co­lai tra­ba­ja en la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de Gé­no­va, una de las más destacadas en el de­par­ta­men­to por su la­bor en zo­nas pe­ri­fé­ri­cas. Tam­bién tra­ba­jó con los jó­ve­nes de los dos co­le­gios del mu­ni­ci­pio en un pro­yec­to so­bre el pa­to de to­rren­te: in­ves­ti­ga­ron, lo vi­si­ta­ron y re­gis­tra­ron su com­por­ta­mien­to en las aguas he­la­das del pue­blo. Aho­ra li­de­ra un co­lec­ti­vo lla­ma­do Pro­te­rri­to­rio Gé­no­va, que bus­ca blin­dar a es­te te­rri­to­rio de con­ce­sio­nes mi­ne­ras. In­sis­te en ha­cer que la co­mu­ni­dad vuel­va a ca­mi­nar, co­noz­ca el pi­co de las mon­ta­ñas y lo que su­ce­de ahí. Ni­co­lai quie­re ha­cer que to­dos los ni­ños de Gé­no­va en­tien­dan que no es­tán sig­na­dos a lo que hi­cie­ron otros: “Quie­ro creer que al me­nos a un ni­ño sa­lir a ca­mi­nar le sal­vó la vi­da”, di­ce.

A ve­ces, en­tre los hom­bres fuer­tes de las ve­re­das quin­dia­nas, se cuen­tan his­to­rias es­ca­lo­frian­tes. Es­tá la de Ji­me­na, una arrie­ra que vie­ron co­rrien­do por la mon­ta­ña per­se­gui­da por su es­po­so. El ti­po lle­va­ba un ma­che­te en la mano y ja­más la vol­vie­ron a ver, y nun­ca na­die pre­gun­tó. O la de la fa­mi­lia en la que to­dos te­nían pio­jos y dis­cu­tían tan fuer­te que los ve­ci­nos se ate­rra­ban; en la ve­re­da so­lo se les vio uni­dos, ha­cien­do ri­fas y ba­za­res, cuan­do bus­ca­ban re­unir el di­ne­ro pa­ra sa­car a su pri­mo de un ca­la­bo­zo al que ha­bía lle­ga­do por vio­lar a una ni­ña. Tam­bién es­tá la his­to­ria de Es­ti­ven, un ni­ño de 8 años. Sus pa­dres mu­rie­ron de VIH. Hu­bo un tiem­po en que ca­mi­nó a su es­cue­la con una cu­cha­ra en la mano por­que en la co­ci­na no le pres­ta­ban una. Hu­bo un tiem­po en que es­tu­vo hon­da­men­te tris­te y se di­jo que al­go es­ta­ba mal con él. Y na­die di­jo na­da. Es­tá tam­bién la his­to­ria de to­das las fa­mi­lias que han te­ni­do que ir­se por­que no hay tra­ba­jo. Se­gún el PEER, el aban­dono de las zo­nas ru­ra­les del país se de­be, en gran me­di­da, al po­co acom­pa­ña­mien­to y guía pa­ra tra­ba­jar la tie­rra: co­no­cer so­bre la fer­ti­li­dad de la zo­na, ha­cer uso efi­cien­te del agua, en­ten­der la re­la­ción cos­to-be­ne­fi­cio. En las es­cue­las

38

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.