Za­naho­ria y Ga­rro­te

Educación (Colombia) - - Contenido -

In­fluen­cia­dos por sus raí­ces cul­tu­ra­les, los sis­te­mas edu­ca­ti­vos orien­ta­les y oc­ci­den­ta­les con­ci­ben sus san­cio­nes dis­ci­pli­na­rias de ma­ne­ras dia­me­tral­men­te di­fe­ren­tes. Así, de uno y otro la­do del glo­bo cre­cen ge­ne­ra­cio­nes cu­ya re­la­ción con la au­to­ri­dad es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la for­ma en que apren­den.

Cuan­do la pro­fe­so­ra no­tó las he­ri­das en las ma­nos del ni­ño, no du­dó en lla­mar a la Ad­mi­nis­tra­ción de Ser­vi­cios In­fan­ti­les pa­ra re­por­tar el ca­so. La ma­dre, una in­mi­gran­te chi­na que la tar­de an­te­rior le ha­bía pe­ga­do a su hi­jo por­que no es­ta­ba ha­cien­do su ta­rea, no pre­veía las con­se­cuen­cias que ten­dría aquel cas­ti­go. Un día más tar­de, la po­li­cía le qui­tó la cus­to­dia de sus tres hi­jos por abu­so fí­si­co. Va­rias or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro y otras no gu­ber­na­men­ta­les se han es­for­za­do por ex­pli­car las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les res­pec­to a los mé­to­dos dis­ci­pli­na­rios, con el fin de evi­tar que las fa­mi­lias in­mi­gran­tes ten­gan que en­fren­tar­se con la Po­li­cía. En un pan­fle­to de la Coa­li­ción de Ni­ños y Fa­mi­lias Asiá­ti­co-ame­ri­ca­nas, la or­ga­ni­za­ción ex­pli­ca­ba: “En la cul­tu­ra chi­na, la fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te. Una fa­mi­lia chi­na es­pe­ra que su hi­jo se con­vier­ta en su so­por­te, sea obe­dien­te y buen es­tu­dian­te. En Es­ta­dos Uni­dos, el in­di­vi­duo es lo más im­por­tan­te. Es­ta so­cie­dad pue­de con­si­de­rar que cier­tas me­di­das dis­ci­pli­na­rias son de­ma­sia­do fuer­tes, es­pe­cial­men­te si el ni­ño es he­ri­do fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te”. Cuan­do las fa­mi­lias in­mi­gran­tes to­man cur­sos in­for­ma­ti­vos so­bre lo que es acep­ta­do co­mo con­duc­ta dis­ci­pli­na­ria en el país nor­tea­me­ri­cano, ar­gu­men­tan que los es­ta­dou­ni­den­ses no sa­ben po­ner lí­mi­tes y que mal­crían a sus hi­jos. La dis­cu­sión so­bre có­mo tra­zar lí­mi­tes y en qué pun­to ha­cer­lo tras­cien­de el cam­po dis­ci­pli­na­rio, ya que, en las au­las, la dis­ci­pli­na me­dia la trans­mi­sión del co­no­ci­mien­to. Un es­tu­dio con­du­ci­do por la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (Ocde), a par­tir de los da­tos del úl­ti­mo in­for­me Pi­sa, re­ve­ló que ni el nú­me­ro de compu­tado­res por au­la ni el ta­ma­ño de las cla­ses in­flu­yen tan­to en la me­jo­ra de los re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos co­mo el cli­ma dis­ci­pli­na­rio en el au­la, res­pon­sa­ble del 30% de la me­jo­ra en los re­sul­ta­dos de es­ta prue­ba. La ma­ne­ra en que ca­da una de las cul­tu­ras im­po­ne sus nor­mas y le en­se­ña a sus ni­ños los va­lo­res que desea trans­mi­tir va­ría de fron­te­ra a fron­te­ra, y lo que al­gu­nas con­si­de­ran un cas­ti­go es pa­ra otras la nor­ma. Las co­rrien­tes dis­ci­pli­na­rias, sin em­bar­go, pa­re­cen te­ner una re­la­ción di­rec­ta con có­mo los es­tu­dian­tes y sus cul­tu­ras con­ci­ben el es­tu­dio y, al fi­nal, sus re­sul­ta­dos en prue­bas in­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.