Esa pla­ti­ca se per­dió

El más re­cien­te li­bro de Sta­nis­las Dehae­ne reúne in­for­ma­ción esen­cial so­bre la re­la­ción en­tre evo­lu­ción, neu­ro­cien­cia y lec­tu­ra.

Educación (Colombia) - - Contenido - Por Án­gel Un­fried

Pe­ga­dos al ce­re­bro, los ojos na­cie­ron co­mo pro­lon­ga­cio­nes re­bel­des de es­te, que bus­ca­ban al­can­zar la luz. La com­ple­ji­dad del ojo y del ce­re­bro hu­ma­nos per­mi­te los más ela­bo­ra­dos pro­ce­sos de per­cep­ción. Sin em­bar­go, so­lo un 15% del cam­po vi­sual abar­ca­do por la re­ti­na, el área lla­ma­da fó­vea, nos re­sul­ta útil pa­ra la lec­tu­ra. Es por ello que de­be­mos des­pla­zar la mi­ra­da cons­tan­te­men­te a lo lar­go de la pá­gi­na en una es­pe­cie de es­ca­neo a sal­tos lla­ma­dos “sa­ca­das”. Nues­tros ojos no es­tán di­se­ña­dos pa­ra leer. Y ese, el de la per­cep­ción, es so­lo el pri­mer pa­so de un com­ple­jo pro­ce­so pa­ra el cual nues­tro ce­re­bro tam­po­co parece es­tar ade­cua­da­men­te dis­pues­to. La lec­tu­ra tie­ne so­lo 6.000 años, una ci­fra mí­ni­ma en tér­mi­nos evo­lu­ti­vos, en es­pe­cial si te­ne­mos en cuen­ta que la dis­po­si­ción ac­tual del ce­re­bro hu­mano ya tie­ne 200.000. El len­gua­je es­cri­to y las he­rra­mien­tas de lec­tu­ra son aún muy jó­ve­nes pa­ra ha­ber mol­dea­do los dis­po­si­ti­vos neu­ro­na­les. El ce­re­bro lec­tor, de Sta­nis­las Dehae­ne, par­te de esa pa­ra­do­ja pa­ra ana­li­zar la re­la­ción en­tre lec­tu­ra y neu­ro­cien­cia y sus im­pli­ca­cio­nes pa­ra la edu­ca­ción. En pa­la­bras de Dehae­ne: “Dis­fru­ta­mos de leer a Na­bo­kov y a Sha­kes­pea­re uti­li­zan­do un ce­re­bro de pri­ma­tes ori­gi­na­ria­men­te di­se­ña­do pa­ra la vi­da en la sa­ba­na afri­ca­na”. Sin em­bar­go, gra­cias a un pro­ce­so que el au­tor lla­ma “re­ci­cla­je neu­ro­nal”, nues­tra gran plas­ti­ci­dad men­tal per­mi­te que pa­ra iden­ti­fi­car le­tras, in­ter­pre­tar gra­fe­mas co­mo fo­ne­mas, agru­par­los en pa­la­bras y ha­llar su sig­ni­fi­ca­do adap­te­mos cir­cui­tos es­pe­cí­fi­cos que es­ta­ban des­ti­na­dos a otros pro­pó­si­tos. Gra­cias a las au­top­sias de pa­cien­tes con ce­gue­ra ver­bal a fi­na­les del si­glo XIX y a la mo­der­na Re­so­nan­cia Mag­né­ti­ca Fun­cio­nal (FMRI) sa­be­mos que nues­tra lla­ma­da “ca­ja de le­tras” es­tá si­tua­da en el área tem­po­ro-oc­ci­pi­tal del he­mis­fe­rio iz­quier­do, una zo­na des­ti­na­da al re­co­no­ci­mien­to y la me­mo­ria vi­sual, esen­cia­les pa­ra la su­per­vi­ven­cia. Pe­ro, ¿có­mo ha­ce­mos ese re­ci­cla­je neu­ro­nal pa­ra po­der leer?, ¿por qué a pe­sar de te­ner ce­re­bros tan pa­re­ci­dos a los de otros pri­ma­tes so­lo no­so­tros he­mos da­do es­te sal­to? Las pre­gun­tas lle­van a una es­pe­cu­la­ción que guar­da re­la­ción con los más bá­si­cos pro­ce­sos de apren­di­za­je du­ran­te la pri­me­ra in­fan­cia. La teo­ría se­gún la cual el he­cho de que las crías hu­ma­nas na­cen en una fa­se de de­sa­rro­llo ce­re­bral mu­cho más in­com­ple­ta que otras es­pe­cies aso­ma co­mo po­si­ble ex­pli­ca­ción: nues­tro ce­re­bro aca­ba de for­mar­se fue­ra del úte­ro, ex­pues­to al mun­do, a la cul­tu­ra, al apren­di­za­je. Ca­da ni­ño que apren­de a leer vuel­ve a sal­tar ese ba­che evo­lu­ti­vo de la es­pe­cie. Es­ta con­quis­ta es un pa­so cla­ve en el de­sa­rro­llo de ca­da in­di­vi­duo, aun­que es­tá cla­ro que no es igual pa­ra to­dos y que mu­chos, por ad­ver­sas con­di­cio­nes fí­si­cas o so­cia­les, no lo­gran dar­lo. El li­bro es en­fá­ti­co en que la ma­ne­ra en que su­ce­de es­te pro­ce­so de en­se­ñan­za-apren­di­za­je no pue­de ig­no­rar las ope­ra­cio­nes ce­re­bra­les que sub­ya­cen a él y el pro­ce­so de evo­lu­ción que lo con­fi­gu­ró. En es­te sen­ti­do, es ilus­tra­ti­va la dispu­ta en­tre los de­fen­so­res del len­gua­je

in­te­gral y los del mé­to­do fó­ni­co, in­ten­sa­men­te en­fren­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos a fi­na­les de los años ochen­ta. Mien­tras los pri­me­ros de­fen­dían la idea de una lec­tu­ra com­pren­si­va des­de las ba­ses, los se­gun­dos ape­la­ban al pro­ce­so a par­tir de la co­rres­pon­den­cia en­tre ca­da gra­fe­ma y ca­da fo­ne­ma. Al res­pec­to, el au­tor del li­bro no tie­ne du­das: “To­dos los es­fuer­zos de la en­se­ñan­za lec­to­ra de­be­rían en­fo­car­se en un úni­co ob­je­ti­vo: el do­mi­nio del prin­ci­pio al­fa­bé­ti­co de co­rres­pon­den­cia en­tre gra­fe­mas y fo­ne­mas. La ca­pa­ci­dad de de­le­trear, la ri­que­za del vo­ca­bu­la­rio, los ma­ti­ces del sig­ni­fi­ca­do y los pla­ce­res de la li­te­ra­tu­ra de­pen­den de es­te pa­so cru­cial”. Su po­si­ción en­cuen­tra res­pal­do en los re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos que la im­ple­men­ta­ción de una en­se­ñan­za ba­sa­da en el len­gua­je in­te­gral tu­vo en Ca­li­for­nia a co­mien­zos de los no­ven­ta. Ade­más de apli­car los ha­llaz­gos evo­lu­ti­vos a la pro­pues­ta de un sis­te­ma ideal pa­ra la en­se­ñan­za de la lec­tu­ra, Dehae­ne se de­tie­ne en la dis­le­xia y en el fu­tu­ro de es­tos pro­ce­sos. En cuan­to a lo pri­me­ro, re­co­no­ce que no hay cu­ra a la vis­ta an­te esa di­fi­cul­tad des­pro­por­cio­na­da pa­ra apren­der a leer –dis­ca­pa­ci­dad pa­de­ci­da por el 17% de ni­ños en Es­ta­dos Uni­dos–, pe­ro plan­tea que pue­de tra­tar­se con en­tre­na­mien­to fo­no­ló­gi­co re­for­za­do. Un mé­to­do efec­ti­vo ha si­do dis­fra­zar la in­ter­ven­ción en al­fa­be­ti­za­ción con jue­gos de vi­deo. Los soft­wa­re más avan­za­dos lo­gran re­tar al ni­ño sin ex­ce­der sus ca­pa­ci­da­des, de acuer­do con el con­cep­to de zo­na de de­sa­rro­llo pró­xi­mo del ru­so Lev Vi­gotsky. Res­pec­to a lo se­gun­do, al fu­tu­ro, la pro­pues­ta es que las imá­ge­nes ce­re­bra­les y los da­tos psi­co­ló­gi­cos de­jen de es­tar se­pa­ra­dos de los gran­des de­ba­tes pe­da­gó­gi­cos. Des­de es­te pun­to de vis­ta, los do­cen­tes de­be­rían te­ner un co­no­ci­mien­to bá­si­co de las ope­ra­cio­nes ce­re­bra­les aso­cia­das con la lec­tu­ra, mien­tras la cien­cia “pue­de con­tri­buir a la en­se­ñan­za pre­sen­tán­do­les a los edu­ca­do­res el exi­gen­te con­cep­to de ex­pe­ri­men­ta­ción”. En es­te pun­to, la va­gue­dad de esa “ex­pe­ri­men­ta­ción” con­tras­ta con la pre­ci­sión del li­bro en to­dos los otros as­pec­tos re­la­cio­na­dos con el te­ma. Una ven­ta­na de im­pre­ci­sión que­da abier­ta an­te el fu­tu­ro, qui­zá tan im­pre­de­ci­ble co­mo el cur­so evo­lu­ti­vo por ve­nir. Ray Brad­bury es­cri­bió en Fa­ren­heit 451 que “¡hay li­bros por to­das par­tes, ocul­tos en la ca­be­za de la gen­te!” y Que­ve­do fir­mó un her­mo­so ver­so en el que se re­fe­ría a es­te enig­má­ti­co pri­vi­le­gio hu­mano de leer co­mo la po­si­bi­li­dad de “es­cu­char con los ojos a los muer­tos”. Fren­te a una pá­gi­na co­mo es­ta o co­mo las 444 de El ce­re­bro lec­tor, us­ted vuel­ve a su­pe­rar el desafío evo­lu­ti­vo de un pri­ma­te que ha ba­ja­do de los ár­bo­les y ha lle­ga­do a leer poe­mas en búl­ga­ro, hai­kús en ja­po­nés y men­sa­jes con emo­jis en What­sapp.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.