Lo que nos cuen­tan

Col­sub­si­dio tra­ba­ja pa­ra trans­for­mar los pro­ce­sos in­clu­si­vos. Por más de 17 años ha bus­ca­do ofre­cer a la po­bla­ción con ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les, op­cio­nes y opor­tu­ni­da­des de ca­li­dad.

Educación (Colombia) - - Contenido -

La ge­ren­cia de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra de Col­sub­si­dio con­ci­be el pro­ce­so de in­clu­sión co­mo el de­re­cho que tie­nen to­dos los ni­ños a ser re­co­no­ci­dos co­mo miem­bros de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va a la que per­te­ne­cen, sin im­por­tar su con­di­ción, ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co, cul­tu­ra de ori­gen, ideo­lo­gía, se­xo, et­nia o si­tua­ción per­so­nal de­ri­va­da de una dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca, in­te­lec­tual, sen­so­rial, su­per­do­ta­ción in­te­lec­tual, emo­cio­nal o so­cial. Por ello, pro­po­ne el de­sa­rro­llo de la con­vi­ven­cia a tra­vés de es­tra­te­gias que apo­yen sus pro­ce­sos de de­sa­rro­llo in­te­gral. Fren­te a los cam­bios ac­tua­les y a la trans­for­ma­ción cons­tan­te de la edu­ca­ción in­clu­si­va, Col­sub­si­dio ha ve­ni­do tra­ba­jan­do por más de 17 años en pro­ce­sos de ca­li­dad, bus­can­do que sean acor­des a las ne­ce­si­da­des y for­ta­le­zas de la po­bla­ción con ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les. Es­to nos ha per­mi­ti­do en­fren­tar cual­quier cam­bio, no so­lo de los es­tu­dian­tes, pa­dres fa­mi­lia y co­la­bo­ra­do­res, sino tam­bién del en­torno de nues­tros plan­te­les edu­ca­ti­vos. “Cuan­do lo­gra­mos im­pac­tar a un es­tu­dian­te que pre­sen­ta rit­mos y es­ti­los de apren­di­za­je di­fe­ren­cia­les, im­pac­ta­mos a to­da una fa­mi­lia. Con­tri­bui­mos así en su for­ma­ción pe­da­gó­gi­ca, en sus pro­ce­sos so­cio­cul­tu­ra­les, y me­jo­ra­mos su re­la­ción e in­ter­ac­ción con la so­cie­dad”, afir­ma Adria­na Gu­tié­rrez, ge­ren­te de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra de Col­sub­si­dio. Te­nien­do en cuen­ta el con­tex­to so­cial del país y las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, Col­sub­si­dio ofre­ce pro­gra­mas de edu­ca­ción que ini­cian en los pri­me­ros años de vi­da. Ade­más, brin­da a sus afi­lia­dos y a las po­bla­cio­nes más vul­ne­ra­bles de Bo­go­tá y Cun­di­na­mar­ca una edu­ca­ción ini­cial de ca­li­dad que se ca­rac­te­ri­za por ser fle­xi­ble, per­ti­nen­te y opor­tu­na. En es­ta ins­ti­tu­ción se va­lo­ra en­ton­ces a ca­da ni­ño y ni­ña co­mo un su­je­to que cons­tru­ye y vi­ve en cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res. La edu­ca­ción in­clu­si­va in­cor­po­ra es­tra­te­gias que fa­vo­re­cen la par­ti­ci­pa­ción de la pri­me­ra in­fan­cia y de sus fa­mi­lias pa­ra que ha­ya un im­pac­to y una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial con­cre­ta, aten­dien­do a los cua­tro prin­ci­pios que con­cep­tua­li­zan la mi­ra­da y la di­ná­mi­ca pe­da­gó­gi­ca pro­pia de la pri­me­ra in­fan­cia: equi­dad, per­ti­nen­cia, re­le­van­cia y ac­ce­si­bi­li­dad. Pa­ra ha­cer evi­den­te es­ta apues­ta de edu­ca­ción in­clu­si­va, Col­sub­si­dio tie­ne co­mo alia­dos es­tra­té­gi­cos a pro­fe­sio­na­les de la ca­ja de com­pen­sa­ción que tra­ba­jan por de­jar hue­lla en ca­da ni­ño y sus fa­mi­lias y brin­dar una aten­ción de ca­li­dad. La ex­pe­rien­cia de Col­sub­si­dio en aten­ción a ni­ños e in­clu­sión se re­mon­ta a mu­chos años atrás, y quie­nes han tra­ba­ja­do des­de ha­ce tiem­po con la en­ti­dad re­cuer­dan con emo­ción y sen­ti­mien­to ca­da una de las his­to­rias vi­vi­das; gra­ti­fi­can­tes ex­pe­rien­cias que dan cuen­ta de un tra­ba­jo fruc­tí­fe­ro y es­pe­ran­za­dor, que per­mi­te brin­dar una me­jor ca­li­dad de vi­da, cons­truir un pro­yec­to, brin­dar fe­li­ci­dad y de­sa­rro­llo a los ni­ños y sus fa­mi­lias.

❚ UNA HIS­TO­RIA EN MAIPORÉ

Ga­brie­la Sáenz Agu­de­lo tie­ne cin­co años y es­tá en transición. Sus pa­dres, Leidy Yu­lieth Agu­de­lo y Her­nán Mau­ri­cio Sáenz, son sor­dos. Ga­brie­la es be­ne­fi­cia­ria del pro­ce­so edu­ca­ti­vo que ofre­ce Col­sub­si­dio

“Cuan­do lo­gra­mos im­pac­tar a un es­tu­dian­te que pre­sen­ta rit­mos y es­ti­los de apren­di­za­jes di­fe­ren­cia­les, im­pac­ta­mos a to­da una fa­mi­lia".

en Maiporé, y su pa­dre es em­plea­do de la ca­ja de com­pen­sa­ción en el área de me­di­ca­men­tos. Es­ta fa­mi­lia go­za del be­ne­fi­cio de sub­si­dio de vi­vien­da des­de ha­ce un par de años. Con es­te y otros au­xi­lios ob­tu­vo una lí­nea de cré­di­to y, con ella, ad­qui­rió un apar­ta­men­to en la ciu­da­de­la Maiporé de Col­sub­si­dio. Los pa­pás de Ga­brie­la y Mi­le­na Montoya, coor­di­na­do­ra aca­dé­mi­ca del co­le­gio y es­pe­cia­lis­ta en in­clu­sión, se reúnen pe­rió­di­ca­men­te pa­ra tra­ba­jar en el de­sa­rro­llo de es­tra­te­gias que me­jo­ren la co­mu­ni­ca­ción en­tre ellos, su hi­ja y el co­le­gio. Es­tán ela­bo­ran­do en con­jun­to el Dic­cio­na­rio in­te­gra­do de se­ñas, pa­la­bras e imá­ge­nes, con el fin de que Ga­brie­la afian­ce el re­co­no­ci­mien­to de la len­gua de se­ñas en ca­sa y en el co­le­gio y me­jo­re así sus pro­ce­sos de so­cia­li­za­ción. Fren­te a es­ta ex­pe­rien­cia, Adria­na Gu­tié­rrez afir­ma que “Col­sub­si­dio se com­pro­me­te a con­tri­buir en la cons­truc­ción de pro­yec­tos de vi­da de nues­tros ni­ños y ni­ñas, tra­ba­jan­do de la mano de po­lí­ti­cas pú­bli­cas in­clu­si­vas, ge­ne­ran­do es­ce­na­rios fle­xi­bles y pro­pi­cios pa­ra trans­for­mar la di­fi­cul­tad en for­tale­za. Col­sub­si­dio es­tá com­pro­me­ti­do con de­jar hue­lla so­cial”. Ca­da his­to­ria exi­to­sa en el pro­ce­so de edu­ca­ción in­clu­si­va es “la sa­tis­fac­ción del de­ber cum­pli­do en el cie­rre de bre­chas so­cia­les”, afir­ma la ge­ren­te de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra de Col­sub­si­dio, al re­cor­dar ca­sos co­mo el de un es­tu­dian­te diag­nos­ti­ca­do con au­tis­mo, quien se­gún el dic­ta­men mé­di­co no po­dría leer ni es­cri­bir y que con el apo­yo, el amor y la de­di­ca­ción de ca­da uno de los do­cen­tes de Col­sub­si­dio, no so­lo lo­gró apren­der a leer y a es­cri­bir sino tam­bién em­pe­zó a prac­ti­car natación co­mo es­tra­te­gia pa­ra ca­na­li­zar sus emo­cio­nes. A lo lar­go de su pro­ce­so avan­zó no­ta­ble­men­te, se le rea­li­za­ron adap­ta­cio­nes cu­rri­cu­la­res y fle­xi­bi­li­za­ción di­fe­ren­cial en cla­se. Otro ca­so sig­ni­fi­ca­ti­vo es el de un es­tu­dian­te con una de­fi­cien­cia cog­ni­ti­va. La fa­mi­lia lo apo­ya­ba al cien­to por cien­to, pe­ro con una de­s­es­pe­ran­za muy gran­de, pues el pa­no­ra­ma mé­di­co no era el más alen­ta­dor: él era muy tí­mi­do, in­tro­ver­ti­do, ca­si no in­ter­ac­tua­ba con los com­pa­ñe­ros y en oca­sio­nes se sen­tía emo­cio­nal­men­te in­se­gu­ro. El co­le­gio tra­ba­jó con­jun­ta­men­te con la fa­mi­lia a par­tir de es­tra­te­gias sen­ci­llas. Su pro­ce­so, al igual que los an­tes se­ña­la­dos, le per­mi­tie­ron su­pe­rar los re­tos y lle­gar al pun­to más al­to de gra­ti­fi­ca­ción y or­gu­llo pa­ra la fa­mi­lia y los do­cen­tes: el día que lo vie­ron gra­duán­do­se de ba­chi­ller y le­yen­do el dis­cur­so de gra­do en el Tea­tro Col­sub­si­dio Ro­ber­to Arias Pérez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.