Edu­car des­de la dis­ca­pa­ci­dad ha­cia la in­clu­sión

En­se­ñar des­de el ejem­plo es, tal vez, la me­jor ma­ne­ra de ge­ne­rar gran­des cam­bios. Es­ta es la his­to­ria de un do­cen­te con dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca que día a día ins­pi­ra a sus es­tu­dian­tes en Pa­les­ti­na, Cal­das.

Educación (Colombia) - - Opinión -

Me to­mó dos años vol­ver a las au­las. Pe­ro lo hi­ce, ya no co­mo un ser reac­ti­vo sino co­mo una per­so­na proac­ti­va. Mis he­rra­mien­tas fue­ron ju­rí­di­cas.

Cuan­do te­nía dos años, su­frí un ac­ci­den­te de trán­si­to que me oca­sio­nó un trau­ma ra­qui­me­du­lar, lo que ha­ce que de­ba des­pla­zar­me en una si­lla de rue­das. Es­ta his­to­ria es un lla­ma­do pa­ra que los pro­fe­sio­na­les tra­ba­je­mos no por un co­lec­ti­vo, sino por la im­ple­men­ta­ción de di­se­ños uni­ver­sa­les. En la pri­me­ra eta­pa de reha­bi­li­ta­ción, los hos­pi­ta­les fue­ron mi se­gun­do ho­gar, pues la transición de una con­di­ción a la otra re­qui­rió de va­rios tra­ta­mien­tos y adap­ta­cio­nes, de tiem­po y di­ne­ro, es­pe­cial­men­te por los con­ti­nuos des­pla­za­mien­tos y tra­mi­to­lo­gías que de­ben rea­li­zar los cui­da­do­res. Des­de ado­les­cen­te es­cu­ché va­rios men­sa­jes pu­bli­ci­ta­rios que afir­ma­ban ¡Edu­car pa­ga! y, ba­jo esa pre­mi­sa, ini­cié mi for­ma­ción en edu­ca­ción su­pe­rior en la Uni­ver­si­dad de Cal­das con la Li­cen­cia­tu­ra en Cien­cias So­cia­les. Po­co a po­co fui ajus­tán­do­me a las es­ca­le­ras de la fa­cul­tad, pe­ro en una oca­sión lle­gué tar­de a una cla­se de Pe­da­go­gía que dic­ta­ban en el cuar­to pi­so. El pro­fe­sor me so­li­ci­tó que me re­ti­ra­ra del sa­lón y se bur­ló de mi con­di­ción. En ese ins­tan­te com­pren­dí por­qué en la uni­ver­si­dad exis­tían tres ca­sos si­mi­la­res de com­pa­ñe­ros que no ha­bían ter­mi­na­do sus es­tu­dios. Me to­mó dos años vol­ver a las au­las. Pe­ro lo hi­ce, ya no co­mo un ser reac­ti­vo sino co­mo una per­so­na proac­ti­va. Mis he­rra­mien­tas fue­ron ju­rí­di­cas y per­mi­tie­ron que las cla­ses se die­ran en pi­sos in­fe­rio­res o que gra­dual­men­te se im­ple­men­ta­ran ram­pas en la se­de cen­tral. ¡Es­tu­diar sí pa­ga! Lue­go me hi­ce do­cen­te. La Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción De­par­ta­men­tal es mi con­tra­tan­te. La en­ti­dad ha rea­li­za­do un ri­gu­ro­so aná­li­sis pa­ra que pue­da desem­pe­ñar mi rol en mu­ni­ci­pios e ins­ti­tu­cio­nes ac­ce­si­bles, tan­to fí­si­ca co­mo ac­ti­tu­di­nal­men­te. Las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas San­to Do­min­go Sa­vio en Chin­chi­ná, Los Fun­da­do­res en Rio­su­cio, de Oc­ci­den­te en An­ser­ma y ac­tual­men­te la Mon­se­ñor Al­fon­so de los Ríos en el co­rre­gi­mien­to de Arau­ca, Pa­les­ti­na, son los lu­ga­res don­de me he desem­pe­ña­do. A ni­vel mun­dial, se es­ti­ma que 93 mi­llo­nes de ni­ños vi­ven con una dis­ca­pa­ci­dad mo­de­ra­da o se­ve­ra. En la ma­yo­ría de paí­ses con in­gre­sos ba­jos y me­dios los ni­ños en con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de no es­co­la­ri­zar­se que cual­quier otro gru­po. Las ta­sas de pri­me­ra ins­crip­ción es­co­lar de es­tos ni­ños son muy ba­jas. In­clu­so cuan­do asis­ten a la es­cue­la, quie­nes su­fren dis­ca­pa­ci­da­des son más sus­cep­ti­bles de aban­do­nar y no fi­na­li­zar su es­co­la­ri­za­ción. Ten­go un acuer­do éti­co y mo­ral: ser un pro­fe­sio­nal en cons­tan­te ac­tua­li­za­ción; que pue­da, a tra­vés del ejem­plo, ins­pi­rar a otros es­tu­dian­tes a con­ce­bir un me­jor pro­yec­to de vi­da, en­ca­mi­na­do des­de la edu­ca­ción. En el mu­ni­ci­pio de Rio­su­cio hi­ce par­te del co­mi­té de in­clu­sión, don­de con­tri­buí en la for­mu­la­ción del Plan In­di­vi­dual de Ajustes Ra­zo­na­bles (Piar) y el Di­se­ño Uni­ver­sal de Apren­di­za­je (Dua). Es­to gra­cias al apo­yo de los do­cen­tes y di­rec­ti­vos, que no han es­ca­ti­ma­do en brin­dar los ele­men­tos tec­no­ló­gi­cos y mul­ti­me­dia­les pa­ra ha­cer de mis cla­ses un es­ce­na­rio que re­cree, des­de una ubi­ca­ción es­pa­cio­tem­po­ral, te­mas cul­tu­ra­les, geo­grá­fi­cos, po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, en­ca­mi­na­dos a una cul­tu­ra de paz y re­con­ci­lia­ción. Mi te­sis doc­to­ral, por su la­do, bus­ca el de­sa­rro­llo de teo­rías que con­tri­bu­yan a la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va del de­par­ta­men­to a se­guir for­ta­le­cien­do los di­se­ños edu­ca­ti­vos, lo que per­mi­ti­rá una me­nor de­ser­ción es­co­lar de ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.