EN ORIEN­TE

LA PRE­SIÓN POR SO­BRE­SA­LIR ACADÉMICAMENTE

Educación (Colombia) - - Mundo -

lle­ga a ser tan gran­de que, cuan­do se acer­can los exá­me­nes es­ta­ta­les, los ni­ños es­con­den los li­bros de sus com­pa­ñe­ros, les com­pran vi­deo­jue­gos co­mo dis­trac­ción e, in­clu­so, lle­gan a sui­ci­dar­se.

El pro­fe­sor en­tra a la cla­se y el lí­der de los es­tu­dian­tes lo sa­lu­da pa­ra que el res­to de sus com­pa­ñe­ros lo re­ci­ba con una ve­nia. En Ja­pón, es­te ri­tual no so­lo sir­ve pa­ra in­di­car que la cla­se ini­ció, sino que im­po­ne un or­den ca­si sa­cro en el au­la y, ade­más, es una cla­ra ma­ne­ra de mos­trar res­pe­to y es­ti­ma por la pro­fe­sión de los do­cen­tes. Se­gún Yo­ko Ya­ma­mo­to, in­ves­ti­ga­dor so­bre edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Brown, ocu­rre al­go si­mi­lar en otros paí­ses de la re­gión, don­de el res­pe­to y la im­por­tan­cia que la so­cie­dad le da al es­tu­dio se ven re­fle­ja­dos en las es­tric­tas nor­mas y pro­to­co­los. En Ja­pón y en el no­res­te asiá­ti­co, “mu­chos pa­dres in­vier­ten en ‘edu­ca­ción som­bra’ (cla­ses ex­tra­cu­rri­cu­la­res) pa­ra po­ten­ciar la ca­pa­ci­dad de res­pon­der exá­me­nes de sus hi­jos”. In­fluen­cia­dos por el con­fu­cia­nis­mo, en el no­res­te asiá­ti­co es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te que los ni­ños ob­ten­gan bue­nos re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos, por lo que la ne­ce­si­dad de im­po­ner un or­den es­tric­to den­tro de las au­las de cla­se se vuel­ve fun­da­men­tal. Los al­tos pun­ta­jes de la re­gión orien­tal, se­gún el mis­mo es­tu­dio, son re­sul­ta­do de la dis­ci­pli­na es­tu­dian­til que tras­cien­de la es­cue­la. Sin em­bar­go, aque­llos ren­di­mien­tos es­pec­ta­cu­la­res tie­nen un pre­cio. Si bien en Chi­na las ma­las con­duc­tas en el sa­lón pue­den ser cas­ti­ga­das ha­cien­do que los es­tu­dian­tes se arro­di­llen en ar­ve­jas con­ge­la­das, o en Co­rea del Sur obli­gán­do­los a le­van­tar las ma­nos por mi­nu­tos, el sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad lle­ga a es­tar tan in­crus­ta­do en es­tos es­tu­dian­tes que los cas­ti­gos na­cen de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.