LA CO­BER­TU­RA PA­RA LAS ZO­NAS RU­RA­LES EN EDU­CA­CIÓN BÁ­SI­CA

A PE­SAR DE AVAN­CES SIG­NI­FI­CA­TI­VOS, SI­GUE SIEN­DO MUY BA­JA, APE­NAS 70%, Y EN ZO­NAS RU­RA­LES DIS­PER­SAS, 64%.

Educación (Colombia) - - Región -

ve­re­da­les del Quin­dío ha dis­mi­nui­do con­si­de­ra­ble­men­te el nú­me­ro de es­tu­dian­tes: sus pa­dres de­ben ir al pue­blo a bus­car al­go que ha­cer y los lle­van con­si­go col­gan­do co­mo una ma­le­ta di­mi­nu­ta.

❚ EL CA­MINO A RÍO LE­JOS

Ana Mer­ce­des Bar­bo­sa tra­ba­ja en la ve­re­da Río Le­jos, de Pi­jao. Es do­cen­te ha­ce 32 años y des­de 1992 lle­gó a la es­cue­la. Via­ja to­dos los días des­de Ar­me­nia. Ha­ce un año da­ba cla­ses a más de 12 ni­ños y aho­ra tie­ne cua­tro. La gen­te se va. Un río in­men­so atra­vie­sa la ve­re­da. Es cla­ro pa­ra to­dos que no hay en qué tra­ba­jar. Des­de las can­ti­nas has­ta los pues­tos de are­pas se es­cu­cha el mi­to del ‘Co­co’, un ti­po, o va­rios, que es­tán com­pran­do las fin­cas de an­cia­nos afa­na­dos por pa­gar las deu­das. De­sa­lo­jan las ve­re­das y de­jan a su pa­so tie­rra in­to­ca­ble que se lle­na de ma­le­za. La fa­mi­lia Du­que Ca­da­vid tie­ne una ca­si­ta en Los Bal­sos, una ve­re­da a 15 mi­nu­tos de Río Le­jos. Da­go­ber­to Du­que es cam­pe­sino y Luz Nelly Ca­da­vid tra­ba­ja en la ca­sa y es ma­má. Tie­nen dos hi­jos, Bra­yan, de 20 años, es­tu­dia In­ge­nie­ría de Sis­te­mas en la Uni­ver­si­dad del Quin­dío, y Me­lany, de 10, es­tu­dia en la es­cue­la Luis Granada Me­jía, se­de Río Le­jos. La ins­ti­tu­ción es gran­de y la pin­ta­ron ha­ce po­cos me­ses. Es­tá ubi­ca­da en una mon­ta­ña me­dia­na y des­de la ca­rre­te­ra hay unos sie­te mi­nu­tos su­bien­do a pie. Tie­nen flo­res en bal­des, una cer­ca de sá­bi­la y en la par­te de atrás de­ci­die­ron sem­brar to­ma­tes y ce­bo­llas: hu­bo un tiem­po en que los ni­ños de­ja­ron de re­ci­bir re­fri­ge­rio es­co­lar y des­de ese mo­men­to en la es­cue­la, y tam­bién en al­gu­nas cer­ca­nas, siem­bran lo que la tie­rra can­sa­da de­je y es­pe­ran no te­ner que usar­lo muy se­gui­do. Luz Nelly y su es­po­so que­rían que Me­lany es­tu­dia­ra en Río le­jos, pues en­tre la co­mu­ni­dad abun­dan los ru­mo­res de que la pro­fe­so­ra Ana Mer­ce­des es es­tric­ta y en­tre­ga­da a su ofi­cio. El tra­yec­to es lar­go des­de la ca­sa de la fa­mi­lia Du­que Ca­da­vid y era di­fí­cil pa­gar trans­por­te to­dos los días. Du­ran­te un tiem­po los pa­dres de Me­lany, em­pe­ña­dos en que pa­ra ellos Ana Mer­ce­des de­bía ser la pro­fe­so­ra de su hi­ja, aho­rra­ron y com­pra­ron una ye­gua: To­pa­cia. Me­lany lle­ga to­dos los días en ella a la es­cue­la, con sus tren­zas y un som­bre­ro por el sol. Con­tó ha­ce po­co que To­pa­cia tu­vo un po­tro: “Se lla­ma Pe­ga­so, co­mo el de la Bar­bie”, di­jo.

❚ LA CA­MI­NAN­TE DE RÍO LE­JOS

La pro­fe­so­ra Ana Mer­ce­des en­tien­de que las ci­fras son des­alen­ta­do­ras: el 90% de las per­so­nas del cam­po no al­can­zan a ser ba­chi­lle­res. Los ni­ve­les de es­co­la­ri­za­ción en zo­nas ru­ra­les es­tán en­tre “bá­si­ca pri­ma­ria”, se­gui­do por “nin­guno”. La co­ber­tu­ra pa­ra las zo­nas ru­ra­les, a pe­sar de los avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos, si­gue sien­do muy ba­ja, de ape­nas 70%, y en zo­nas ru­ra­les dis­per­sas, 64%. Al bor­de de la ca­rre­te­ra ha­cia Gé­no­va, jus­to an­tes de La Ore­ja (don­de ter­mi­na Pi­jao), hay una ca­sa in­men­sa. Ahí vi­vió la fa­mi­lia Res­tre­po Gue­rre­ro. La ma­má, do­ña San­dra, ca­mi­na­ba la pen­dien­te has­ta la es­cue­la pa­ra lle­var a sus hi­jas: San­dra Vi­via­na, de 11 años, y Laura Da­nie­la, de 13. Las ni­ñas es­tán diag­nos­ti­ca­das con ar­tro­gri­po­sis dis­tal en

miem­bros in­fe­rio­res y pie equi­no­va­ro, que con­sis­te en que uno de los pies, o am­bos, se en­cuen­tran in­ver­ti­dos ha­cia den­tro o ha­cia aba­jo. La ma­yor ca­mi­na con mu­cha di­fi­cul­tad y la me­nor es­tá en si­lla de rue­das. Pa­ra lle­var­las a la es­cue­la, do­ña San­dra car­ga­ba en la es­pal­da a San­dra Vi­via­na, del bra­zo de­re­cho sos­te­nía a Laura Da­nie­la y con el otro bra­zo car­ga­ba la si­lla de rue­das; a ve­ces los ni­ños de la es­cue­la, To­más o Gian Car­los, le ayu­da­ban. Ha­ce po­co do­ña San­dra y su fa­mi­lia tu­vie­ron que mu­dar­se. Pa­ra que­dar­se en esa ca­sa de­bían pa­gar 600.000 pe­sos y era im­po­si­ble que, con el po­co tra­ba­jo que aho­ra las mon­ta­ñas pue­den dar, lo­gra­ran es­tar ahí. Se fue­ron pa­ra Los Bal­sos. Vi­ven aho­ra cui­dan­do una fin­ca lla­ma­da Vis­ta Her­mo­sa; pa­ra lle­gar a ella hay que me­ter­se por un ma­to­rral al bor­de de la ca­rre­te­ra y su­bir du­ran­te me­dia ho­ra una mon­ta­ña. Por la ini­cia­ti­va de la pro­fe­so­ra Ana Mer­ce­des se es­truc­tu­ró un plan, ya que des­de la fin­ca es im­po­si­ble que do­ña San­dra lle­ve a las ni­ñas a la es­cue­la. Con el apo­yo del co­le­gio Luis Granada Me­jía de la ve­re­da Ba­rra­gán, y de la orien­ta­do­ra es­tu­dian­til, tu­vie­ron en cuen­ta a dos ni­ños de gra­do no­veno: Va­le­ria Mon­ca­da y Cris­tian Da­niel Res­tre­po, her­mano de las ni­ñas. Los jó­ve­nes son guia­dos por Ana Mer­ce­des y vi­si­tan Vis­ta Her­mo­sa ca­da lu­nes y vier­nes pa­ra dar cla­se a las pe­que­ñas. Los miér­co­les la pro­fe­so­ra ter­mi­na su jor­na­da en la es­cue­la de Río Le­jos a las 12:30 del día; via­ja los 15 mi­nu­tos has­ta Los Bal­sos y sube la co­li­na; eva­lúa y re­fuer­za las lec­tu­ras de San­dra Vi­via­na y Laura Da­nie­la has­ta las cua­tro de la tar­de. Ca­da miér­co­les las ni­ñas or­ga­ni­zan su cuar­to pa­ra que la pro­fe­so­ra las fe­li­ci­te. Tie­nen sus di­bu­jos pe­ga­dos en las pa­re­des; am­bas han ga­na­do con­cur­sos en el de­par­ta­men­to. Al la­do de una de las ca­mas hay una re­pi­sa he­cha con tres ta­blas lar­gas, ca­da una es­tá re­ple­ta de pe­lu­ches: va­cas, osos, co­ne­jos. Uno por ca­da vez que han en­tra­do al qui­ró­fano.

Ni­co­lai Osorio li­de­ra el co­lec­ti­vo Pro­te­rri­to­rio Gé­no­va, des­de ahí bus­ca se­guir ins­pi­ran­do.

Las aves han si­do el ele­men­to con el que Ni­co­lai ha pues­to a so­ñar a de­ce­nas de jó­ve­nes.

La pro­fe­so­ra Ana Mer­ce­des Bar­bo­sa ca­mi­na se­ma­nal­men­te has­ta la ca­sa de Laura y Da­nie­la a dar­les sus cla­ses de Ma­te­má­ti­cas, Cien­cia e His­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.