Es Lli­nás

Educación (Colombia) - - Entrevista -

En Co­lom­bia es el cien­tí­fi­co más im­por­tan­te que ha te­ni­do el país; en el mun­do, el doc­tor Ro­dol­fo Lli­nás, quien re­vo­lu­cio­nó la neu­ro­cien­cia mo­der­na. Es mé­di­co ci­ru­jano gra­dua­do de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na y neu­ro­fi­sió­lo­go de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Aus­tra­lia, pe­ro po­dría ser otra co­sa: un re­bel­de, un idea­lis­ta, un ni­ño. Tie­ne 83 años y di­ce es­tar bus­can­do la for­ma de evi­tar la ve­jez es­tu­dian­te el sis­te­ma de los ca­la­ma­res, que por cier­to son muy úti­les pa­ra la neu­ro­cien­cia por­que sus fi­bras ner­vio­sas son tan gran­des que pue­den ob­ser­var­se ca­si a sim­ple vis­ta. Es­te año se ju­bi­ló co­mo di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Neu­ro­fi­sio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, en don­de re­ci­bió el tí­tu­lo de uni­ver­sity pro­fe­sor que le per­mi­tía dic­tar cual­quier cá­te­dra. Es po­li­fa­cé­ti­co, una ca­rac­te­rís­ti­ca que lo di­fe­ren­cia de los de­más cien­tí­fi­cos. Cree que es por­que tie­ne una aper­tu­ra del co­no­ci­mien­to muy crio­llo. “Esa vai­na de ja­lar­le a to­do es muy co­lom­biano. Un in­glés nun­ca lo ha­ría”, di­jo en una en­tre­vis­ta re­cien­te. Es que Lli­nás no pa­ra. Des­pués de en­tre­gar a la cien­cia sus gran­des apor­tes so­bre có­mo se co­mu­ni­can las neu­ro­nas y so­bre su “per­so­na­li­dad”, se sa­lió de su la­bo­ra­to­rio y de la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca pa­ra plan­tear teo­rías que siem­pre han abor­da­do los fi­ló­so­fos: qué es la cons­cien­cia, qué es el yo. Y bri­lla, a pe­sar de sus de­trac­to­res, pues esa bús­que­da ha ter­mi­na­do en cien­tos de elo­gios y en la pu­bli­ca­ción del li­bro El ce­re­bro y el yo. Ca­da vez que vie­ne a Co­lom­bia –úl­ti­ma­men­te lo es­tá ha­cien­do con más fre­cuen­cia– le pre­gun­tan so­bre qué de­be­ría pa­sar pa­ra que me­jo­re nues­tra edu­ca­ción, y Lli­nás, con un po­co de frus­tra­ción, ase­gu­ra: “Lo di­je ha­ce mu­chos años y no me hi­cie­ron ca­so”. Pa­só en 1993, cuan­do le pi­dió al ex­pre­si­den­te Cé­sar Ga­vi­ria que crea­ran la Co­mi­sión de Sa­bios, un co­lec­ti­vo de ce­re­bros que pre­sen­tó un plan de lo que de­be­ría re­for­mar­se en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo co­lom­biano. Ese plan nun­ca se apli­có. Ocu­rrió cuan­do, por su cuen­ta, ar­mó un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo con el fin de que las es­cue­las tu­vie­ran las he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer de la edu­ca­ción un pro­ce­so di­ver­ti­do y de apren­di­za­je en con­tex­to, pe­ro fue una qui­me­ra. Sin em­bar­go, el lu­gar don­de re­ci­bie­ron sus apor­tes sin ma­yor re­pa­ro fue Ma­lo­ka. Pa­ra Pablo Co­rrea, pe­rio­dis­ta de El Es­pec­ta­dor y au­tor de la bio­gra­fía Ro­dol­fo Lli­nás: la pre­gun­ta di­fí­cil, “Ma­lo­ka con­cre­tó par­te de sus ideas y de sus plan­tea­mien­tos edu­ca­ti­vos por­que es un si­tio en el que la edu­ca­ción se da de ma­ne­ra di­ver­ti­da, en con­tex­to, pro­vo­ca­do­ra y mos­tran­do las co­sas”. A pe­sar de los re­cha­zos del sis­te­ma, Lli­nás cree que es­tán pa­san­do co­sas in­tere­san­tes en Co­lom­bia, por eso re­gre­sa. Es­ta vez es­ta­rá en la Cum­bre Lí­de­res por la Edu­ca­ción, ce­le­bran­do los cin­co años del even­to más im­por­tan­te del sec­tor. Res­pec­to a su po­nen­cia, di­ce que no se­rá ca­ri­ta­ti­vo a la ho­ra de cri­ti­car el mo­de­lo edu­ca­ti­vo co­lom­biano, ya que, co­mo él mis­mo di­ce, la edu­ca­ción co­mo es­tá no le sir­ve a na­die. “Es mu­cho el tiem­po que las per­so­nas in­vier­ten y el pro­duc­to es ma­lí­si­mo, no es di­ge­ri­ble. La gen­te re­cuer­da el 18% de lo que es­tu­dió por­que no tie­ne con­tex­to”, le di­jo a Se­ma­na Edu­ca­ción.

RO­DOL­FO LLI­NÁS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.