Chi­le: un ejem­plo a se­guir

Educación (Colombia) - - Entrevista -

Con su par­ti­cu­lar acen­to chi­leno, Adria­na Del­piano co­mien­za a re­la­tar lo que fue la re­for­ma edu­ca­ti­va en su país. Cam­bios que se die­ron des­de la pri­me­ra in­fan­cia has­ta la edu­ca­ción su­pe­rior, sin de­jar de la­do al cuer­po do­cen­te. “Lle­gué al mi­nis­te­rio des­pués de una huel­ga de pro­fe­so­res que du­ró ca­si dos me­ses. ¡Un gran re­ci­bi­mien­to!”, re­cuer­da en­tre ri­sas. Men­cio­na el he­cho pa­ra ilus­trar que las trans­for­ma­cio­nes no son fá­ci­les. Pe­se a la re­sis­ten­cia lo­gra­ron cam­bios sus­tan­cia­les que hoy día son le­yes de la Re­pú­bli­ca y pro­me­ten dar con­ti­nui­dad a ini­cia­ti­vas que pu­sie­ron a Chi­le en el pri­mer lu­gar en ca­li­dad edu­ca­ti­va de la re­gión. Has­ta an­tes de la re­for­ma, el país aus­tral te­nía un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que, en tér­mi­nos de co­ber­tu­ra, es­ta­ba muy bien. Del­piano, sin em­bar­go, se re­fie­re a él a ni­vel ge­ne­ral co­mo al­go ra­ro y anó­ma­lo, que no exis­tía en nin­gún país de Amé­ri­ca La­ti­na. Usa es­tas pa­la­bras pa­ra ha­blar de la di­fe­ren­cia en­tre los co­le­gios pú­bli­cos, ad­mi­nis­tra­dos por los mu­ni­ci­pios, y los par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos, que re­ci­bían el mis­mo apo­yo eco­nó­mi­co de una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca y ade­más co­bra­ban un co­pa­go a las fa­mi­lias. Es­te fue un pun­to cru­cial en la re­for­ma. “La edu­ca­ción se ha­bía es­tra­ti­fi­ca­do y se es­ta­ba con­vir­tien­do, ade­más, en un ne­go­cio pa­ra al­gu­nos y un gran pro­ble­ma so­cial pa­ra to­do el país”, afir­ma. La edu­ca­ción su­pe­rior tam­bién ne­ce­si­ta­ba ajustes, así co­mo la par­vu­la­ria y la re­la­ción con los pro­fe­so­res que, se­gún ella ex­pli­ca, “ve­nían con reivin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas de una li­cen­cia­tu­ra mal pa­ga, con pro­fe­so­res de re­gu­lar desem­pe­ño jun­to a unos muy bue­nos. Ha­bía que ge­ne­rar una ca­rre­ra do­cen­te que per­mi­tie­ra una eva­lua­ción y un sa­la­rio acor­des con la im­por­tan­cia de su pro­fe­sión”. Con es­te diag­nós­ti­co en men­te co­mien­za la trans­for­ma­ción. Lo pri­me­ro que hi­zo fue abrir 70.000 nue­vos cu­pos pa­ra ni­ños de 0 a 4 años. Es­to sig­ni­fi­có cons­truir 840 jar­di­nes in­fan­ti­les y sa­la cu­nas. Las edu­ca­do­ras de pár­vu­los en­tra­ron a la ca­rre­ra do­cen­te, es de­cir, al igual que los de bá­si­ca y me­dia fue­ron eva­lua­dos no so­lo en co­no­ci­mien­to, sino tam­bién en la for­ma en que en­se­ña­ban: có­mo pre­pa­ran las cla­ses, me­to­do­lo­gías, crea­ti­vi­dad y ri­gu­ro­si­dad en su tra­ba­jo. “Es­to per­mi­tió ha­cer una me­jo­ra sus­tan­ti­va en el suel­do, en­tre otras co­sas por­que se ni­ve­ló sa­la­rial­men­te la do­cen­cia a otras ca­rre­ras co­mo in­ge­nie­ría o agro­no­mía”, ex­pli­có Del­piano. Se dic­tó, así mis­mo, otra ley pa­ra que los co­le­gios par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos se trans­for­ma­ran en ins­ti­tu­cio­nes sin fi­nes de lu­cro. “En la me­di­da en que la sub­ven­ción au­men­ta va dis­mi­nu­yen­do el co­pa­go que ge­ne­ran los pa­dres. No se eli­mi­nó de una vez com­ple­ta­men­te, sino que se fue ha­cien­do pau­la­ti­na­men­te pa­ra que nin­gún co­le­gio per­die­ra in­gre­sos”, agre­ga. Pe­ro el gran cam­bio de la re­for­ma es­tu­vo en la ca­pa­ci­dad ad­mi­nis­tra­ti­va. Los 345 mu­ni­ci­pios que fun­cio­na­ban de ma­ne­ra au­tó­no­ma y ca­si in­de­pen­dien­te pa­sa­ron a de­pen­der de 70 ser­vi­cios lo­ca­les que cuen­tan con pa­tri­mo­nio pro­pio, un di­rec­tor y un con­se­jo. “Es un sis­te­ma des­cen­tra­li­za­do a ma­yor es­ca­la que so­lo se en­car­ga de edu­ca­ción, no co­mo la mu­ni­ci­pa­li­dad que tie­ne que ocu­par­se, ade­más, de sa­car el pre­su­pues­to pa­ra la ba­su­ra, ilu­mi­nar las ca­lles y de la edu­ca­ción”, afir­ma. Pa­ra Adria­na Del­piano, aun­que Chi­le lle­ve la ba­tu­ta en ca­li­dad edu­ca­ti­va de la re­gión, aún fal­ta mu­cho ca­mino por an­dar y lo ideal se­ría tran­si­tar­lo jun­to con los de­más paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

ADRIA­NA DEL­PIANO Adria­na Del­piano li­de­ró la trans­for­ma­ción edu­ca­ti­va en su país. Es­ta tra­ba­ja­do­ra so­cial y ma­gís­ter en Cien­cias de la Edu­ca­ción lle­vó las rien­das de es­ta car­te­ra du­ran­te tres años, po­si­cio­nán­do­la co­mo la de ma­yor ca­li­dad edu­ca­ti­va en Amé­ri­ca La­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.