Opi­nión Al­fre­do Her­nan­do Cal­vo

Educación (Colombia) - - CONTENIDO - AL­FRE­DO HER­NAN­DO CAL­VO Psi­có­lo­go, in­ves­ti­ga­dor y crea­dor del pro­yec­to es­cue­la21.org

Vi­vi­mos una pri­ma­ve­ra de in­no­va­ción edu­ca­ti­va. Los do­cen­tes y las es­cue­las son los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de la trans­for­ma­ción ha­cia la per­so­na­li­za­ción del apren­di­za­je. Es ne­ce­sa­rio se­guir com­par­tien­do y cre­cien­do jun­tos, por­que la his­to­ria de la in­no­va­ción edu­ca­ti­va es la his­to­ria de nues­tro pro­gre­so co­mo se­res hu­ma­nos.

Es­cri­bo es­tas lí­neas de ma­dru­ga­da, en­tre continentes, mien­tras vue­lo de vuel­ta a Eu­ro­pa des­de Bo­go­tá. El via­je per­fec­ta­men­te sir­ve de ex­cu­sa pa­ra re­leer y des­cu­brir pa­sa­jes de Gar­cía Már­quez. Soy co­no­ci­do por mis via­jes ex­tra­ños. Por ejem­plo, de Sid­ney a Nue­va York, en mu­chas ciu­da­des me sal­té la vi­si­ta a los en­cla­ves “me­mo­ra­bles” pa­ra re­co­rrer esas ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas que, aun­que es­tán ale­ja­das del re­co­rri­do tu­rís­ti­co, son pio­ne­ras en su ciu­dad. Se apren­de más del pre­sen­te de un país en sus es­cue­las que en sus mo­nu­men­tos.

Al­gún día me sen­ti­ré or­gu­llo­so de fun­dar el Ins­ti­tu­to de Car­to­gra­fía Pe­da­gó­gi­ca, una es­cue­la que ela­bo­re los ma­pas en los que se en­cuen­tren los co­le­gios del mun­do. Ca­da cual se ga­na la vi­da con sus ra­re­zas; en el fon­do esas ra­re­zas no son otra co­sa que la som­bra de nues­tras vir­tu­des. De Gar­cía Már­quez se sa­be to­do so­bre literatura, pe­ro po­co se ci­tan sus tra­ba­jos so­bre edu­ca­ción. Echa­ré la cul­pa a la mez­cla de mis ra­re­zas el he­cho de ha­ber­me leí­do al­gu­na vez Un Ma­nual pa­ra ser ni­ño y el dis­cur­so Un país al al­can­ce de los ni­ños.

En 1995, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de Co­lom­bia em­pla­zó a un gru­po va­ria­do de emé­ri­tos au­tóc­to­nos a las es­cue­las de to­do el país pa­ra emi­tir un in­for­me ¡Se me ade­lan­ta­ron con el Ins­ti­tu­to de Car­to­gra­fía Pe­da­gó­gi­ca!

En Un Ma­nual pa­ra ser ni­ño, Gar­cía Már­quez em­pie­za así: “As­pi­ro a que es­tas re­fle­xio­nes sean un ma­nual pa­ra que los ni­ños se atre­van a de­fen­der­se de los adul­tos en el apren­di­za­je de las ar­tes y las le­tras… Si a un ni­ño se le po­ne fren­te a una se­rie de ju­gue­tes di­ver­sos, ter­mi­na­rá por que­dar­se con uno que le gus­te más”.

Per­so­na­li­za­ción es una pa­la­bra ho­rren­da. No fi­gu­ra en el dic­cio­na­rio de es­pa­ñol y no exis­te una de­fi­ni­ción co­mún, pre­ci­sa­men­te por­que es­ta­mos apren­dien­do so­bre la cues­tión. Sin áni­mo de alu­dir aquí a un con­cep­to que com­plaz­ca a to­dos, po­de­mos de­cir que la per­so­na­li­za­ción es la her­ma­na ma­yor de la di­fe­ren­cia­ción y la adap­ta­ción, al­can­zar­la es el prin­ci­pal desafío edu­ca­ti­vo que en­fren­ta­mos en el si­glo XXI: des­cu­brir el ju­gue­te de ca­da alumno. De es­ta ma­ne­ra, la per­so­na­li­za­ción se ha­ce efec­ti­va en­ton­ces en el en­cuen­tro sin­gu­lar del maes­tro con el ni­ño, en el que la en­se­ñan­za se ajus­ta a las ne­ce­si­da­des de apren­di­za­je úni­cas de ca­da alumno.

Pa­ra lo­grar el de­sa­rro­llo del pro­yec­to de vi­da de ca­da es­tu­dian­te, se re­quie­ren ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas en las que se apren­da de ma­ne­ras di­ver­sas: no to­dos con el mis­mo ma­te­rial, las mis­mas ex­pe­rien­cias y en el mis­mo mo­men­to y lu­gar, pe­ro sí con un cu­rrícu­lo com­par­ti­do; con iti­ne­ra­rios per­so­na­li­za­dos, que den la po­si­bi­li­dad de cre­cer en equi­po; don­de se dé el cre­ci­mien­to cons­tan­te, eva­lua­do y de­mos­tra­do en la me­jo­ra de to­das las competencias; con do­cen­tes, fa­mi­lias y ex­per­tos que in­ter­ac­túen vir­tual o pre­sen­cial­men­te, que com­par­tan es­pa­cios de tra­ba­jo; en dis­tin­tos tiem­pos y lu­ga­res, con un se­gui­mien­to in­di­vi­dua­li­za­do; en el que los alum­nos se or­ga­ni­cen de acuer­do a sus ni­ve­les de com­pe­ten­cia en un cu­rrícu­lo que ha­ga lo­cal lo glo­bal; te­nien­do al mis­mo tiem­po tu­to­res y gru­pos de re­fe­ren­cia, don­de las de­ci­sio­nes de ges­tión se to­men en co­mu­ni­dad, y el éxi­to se com­pren­da y se eva­lúe no so­lo en las competencias lin­güís­ti­ca, ma­te­má­ti­ca y cien­tí­fi­ca, sino tam­bién en el apren­der a apren­der, en las competencias cul­tu­ral, ar­tís­ti­ca, so­cial, ciu­da­da­na, en la au­to­no­mía y ña ca­pa­ci­dad de ini­cia­ti­va.

Las es­cue­las es­tán me­jo­ran­do, es­ta­mos crean­do una nue­va reali­dad. Así co­mo di­ce Gar­cía Már­quez, en Cien años de so­le­dad: “El mun­do era tan re­cien­te que mu­chas co­sas ca­re­cían de nom­bre, y pa­ra men­cio­nar­las ha­bía que se­ña­lar­las con el de­do”.

En to­do cam­bio de pa­ra­dig­ma ne­ce­si­ta­mos nue­vas pa­la­bras, nue­vos continentes que se apro­pien del con­te­ni­do se­cues­tra­do en el pa­sa­do. Las es­cue­las ac­tua­les no vi­ven el si­glo XXI, no lo ex­pe­ri­men­tan; su re­loj ins­ti­tu­cio­nal se ha pa­ra­do. Una es­cue­la in­no­va­do­ra es la que ayu­da a cons­truir el me­jor pro­yec­to de vi­da pa­ra ca­da uno de sus alum­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.