Opi­nión Eu­ge­nio Se­ve­rín

Los jó­ve­nes co­lom­bia­nos es­tán en el se­gun­do lu­gar en el mun­do en tér­mi­nos de par­ti­ci­pa­ción vo­lun­ta­ria en cau­sas y or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, pe­se a la des­con­fian­za que ex­pre­san te­ner en las ins­ti­tu­cio­nes. Es­to abre la puer­ta pa­ra que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo c

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

El ICCS es el Es­tu­dio In­ter­na­cio­nal de Edu­ca­ción Cí­vi­ca y For­ma­ción Ciu­da­da­na que bus­ca co­no­cer cuán pre­pa­ra­dos es­tán los jó­ve­nes de oc­ta­vo gra­do pa­ra asu­mir su pa­pel co­mo ciu­da­da­nos. Es el úni­co aná­li­sis a gran es­ca­la de vir­tu­des cí­vi­cas en los jó­ve­nes y es desa­rro­lla­do por IEA. Se apli­có por pri­me­ra vez en 2009 y per­mi­te com­pa­rar re­sul­ta­dos en­tre paí­ses en el tiem­po.

Es­te es­tu­dio es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te en el con­tex­to ac­tual, pues en mu­chos paí­ses del mun­do la de­mo­cra­cia se en­cuen­tra, co­mo mí­ni­mo, ba­jo ame­na­za de las ten­den­cias po­pu­lis­tas, xe­no­fó­bi­cas, na­cio­na­lis­tas y au­to­ri­ta­rias. So­lo en es­ta re­gión ve­mos el de­li­ca­do es­ta­do de la de­mo­cra­cia en paí­ses tan di­sí­mi­les co­mo Bra­sil, Ve­ne­zue­la, Ni­ca­ra­gua, Hai­tí y Es­ta­dos Uni­dos, por men­cio­nar aque­llos en los que es más evi­den­te.

El ICCS eva­lúa tres do­mi­nios: Con­te­ni­dos: a) so­cie­dad y sis­te­mas cí­vi­cos, b) par­ti­ci­pa­ción cí­vi­ca, c) iden­ti­dad cí­vi­ca; cog­ni­ti­vos: a) co­no­ci­mien­to, b) ra­zo­na­mien­to y apli­ca­ción; y as­pec­tos afec­ti­vos con­duc­tua­les: a) ac­ti­tu­des, b) com­pro­mi­so cí­vi­co.

Res­pec­to al pri­me­ro de es­tos, Co­lom­bia se en­cuen­tra en lu­ga­res bas­tan­te ba­jos en co­no­ci­mien­to, si­mi­la­res a los de Chi­le, y su­pera so­lo a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Pe­rú y Mé­xi­co. La mi­tad de los es­tu­dian­tes co­lom­bia­nos es­tán en los ni­ve­les C, D, o E de me­nor co­no­ci­mien­to cí­vi­co.

Alar­man­te de­be­ría ser, en el plano de las ac­ti­tu­des, la muy ba­ja con­fian­za de los jó­ve­nes co­lom­bia­nos en las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas (go­bierno, par­la­men­to y tri­bu­na­les de jus­ti­cia). Por otro la­do, la con­fian­za ge­ne­ral en las per­so­nas y en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tam­bién tien­de a la ba­ja.

A ni­vel lo­cal, los jó­ve­nes mues­tran un al­to in­te­rés de in­ter­ve­nir en las elec­cio­nes (90%), y de he­cho los es­tu­dios re­ve­lan que par­ti­ci­pan so­bre el pro­me­dio in­ter­na­cio­nal en la to­ma de de­ci­sio­nes en la es­cue­la (49%). La par­ti­ci­pa­ción vo­lun­ta­ria en cau­sas y or­ga­ni­za­cio­nes po­ne a Co­lom­bia en el se­gun­do lu­gar en el mun­do, lo que nos ha­bla de una ju­ven­tud que, pe­se a la des­con­fian­za, tie­ne un fuer­te sen­ti­do de com­pro­mi­so con su ciu­dad y su co­mu­ni­dad.

To­dos es­tos ha­llaz­gos son una fuen­te ri­quí­si­ma de in­for­ma­ción pa­ra la ac­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y de las es­cue­las. Si que­re­mos que los es­tu­dian­tes se con­vier­tan en ciu­da­da­nos com­pe­ten­tes y com­pro­me­ti­dos, la edu­ca­ción es el ca­mino que de­be mo­de­lar, con he­chos y ac­cio­nes, las for­mas con­cre­tas en que la de­mo­cra­cia pue­de y de­be ser sos­te­ni­da y for­ta­le­ci­da.

En pri­mer lu­gar, se tie­ne que ofre­cer en las es­cue­las un clima abier­to a la con­ver­sa­ción, res­pe­tuo­so de la di­ver­si­dad, in­clu­si­vo, en don­de el diá­lo­go so­bre los te­mas de in­te­rés co­mún sea nor­mal y re­cu­rren­te, in­clu­yen­do las con­ver­sa­cio­nes so­bre ac­tua­li­dad.

Ade­más de la en­se­ñan­za for­mal so­bre las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, sus fun­cio­nes e his­to­ria, es fun­da­men­tal que los jó­ve­nes vi­van en es­pa­cios au­tén­ti­ca­men­te de­mo­crá­ti­cos, en los que su opi­nión sea es­cu­cha­da y res­pe­ta­da, in­clu­so, y es­pe­cial­men­te, cuan­do las de­ci­sio­nes de la au­to­ri­dad no pue­dan ha­cer­se car­go de sus visiones o re­cla­mos.

Fi­nal­men­te, es ne­ce­sa­rio va­lo­rar y es­ti­mu­lar su par­ti­ci­pa­ción en la vi­da so­cial. El al­to por­cen­ta­je de aque­llos com­pro­me­ti­dos con el vo­lun­ta­ria­do es un ex­ce­len­te pun­to de par­ti­da pa­ra se­guir­los ani­man­do a ac­tuar en fa­vor de las cau­sas que los es­ti­mu­lan: el me­dioam­bien­te, la jus­ti­cia, la so­li­da­ri­dad y la paz, te­mas fun­da­men­ta­les pa­ra ga­ran­ti­zar paí­ses más sos­te­ni­bles.

La his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na y la de­mo­cra­cia es­tá ac­ci­den­ta­da, lle­na de mo­men­tos do­lo­ro­sos y trau­má­ti­cos. Por lo mis­mo, con sus li­mi­ta­cio­nes, es ta­rea del sis­te­ma edu­ca­ti­vo ase­gu­rar que los ciu­da­da­nos que pre­pa­ra­mos pa­ra cons­truir nues­tras co­mu­ni­da­des fu­tu­ras lo ha­gan des­de la con­fian­za y el com­pro­mi­so con la de­mo­cra­cia. Ya sa­be­mos que el ca­mino con­tra­rio nos lle­va a lu­ga­res a los que no que­re­mos vol­ver.

EU­GE­NIO SE­VE­RÍN Co­fun­da­dor y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Tu Cla­se, tu País Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.