Opi­nión Da­niel Uri­be

La edu­ca­ción de­be­ría ser uno de los te­mas cla­ves de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción na­cio­nal si se quie­re avan­zar en tér­mi­nos de de­sa­rro­llo. Re­sul­ta fun­da­men­tal te­ner in­for­ma­ción de ca­li­dad que per­mi­ta to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes.

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

Los de­ba­tes acer­ca de la edu­ca­ción de­be­rían nu­trir­se con in­for­ma­ción real que dé cuen­ta de la si­tua­ción ac­tual, los lo­gros pen­dien­tes y los avan­ces al­can­za­dos en te­mas cru­cia­les de la agen­da edu­ca­ti­va. Los cam­bios y re­sul­ta­dos en el sec­tor to­man tiem­po, y de­be ha­ber con­ti­nui­dad en la ma­ne­ra en que se eva­lúan y se apren­de de ellos. Las trans­for­ma­cio­nes del sis­te­ma edu­ca­ti­vo im­pli­can un cos­to po­lí­ti­co que nin­gún go­bierno ha que­ri­do asu­mir en su to­ta­li­dad, y los cam­bios en be­ne­fi­cio de la ma­yo­ría sue­len mi­ti­gar el po­der y los in­tere­ses de las mi­no­rías or­ga­ni­za­das.

Las de­bi­li­da­des en al­gu­nas se­cre­ta­rías de Edu­ca­ción, ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas y maes­tros sue­len es­tar re­la­cio­na­das con la au­sen­cia de po­lí­ti­cas y lí­neas de ac­ción que per­mi­tan ge­ne­rar desa­rro­llos a lar­go pla­zo. Es­te es un gran re­to pa­ra el nue­vo go­bierno, pues, co­mo hemos vis­to en Fun­da­ción Co­ro­na des­de nues­tro tra­ba­jo so­bre edu­ca­ción orien­ta­da al em­pleo, la de­bi­li­dad téc­ni­ca tie­ne un im­pac­to muy fuer­te en un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que his­tó­ri­ca­men­te se ha vol­ca­do ha­cia la des­cen­tra­li­za­ción en te­mas técnicos y no en los ad­mi­nis­tra­ti­vos.

La nue­va mi­nis­tra de­be­rá en­fren­tar­se al desafío de un Sis­te­ma Ge­ne­ral de Par­ti­ci­pa­ción (SGP) que, pa­ra aten­der asun­tos cla­ves co­mo la edu­ca­ción ru­ral o la co­ber­tu­ra en pri­me­ra in­fan­cia y edu­ca­ción me­dia, no asig­na los re­cur­sos su­fi­cien­tes. Es­te pa­no­ra­ma se agu­di­za si la co­rrup­ción des­vía el ca­pi­tal que se de­be­ría es­tar in­vir­tien­do en ta­reas tan cos­to­sas co­mo la ali­men­ta­ción es­co­lar. El en­fo­que ha­cia re­sul­ta­dos (pro­yec­tos exi­to­sos con evi­den­cia y efec­ti­vi­dad) per­mi­ti­rá me­jo­rar la ca­li­dad de la en­se­ñan­za en el país.

Ha­bría si­do mu­cho más cons­truc­ti­vo, co­mo país, ade­lan­tar los de­ba­tes re­cien­tes con in­for­ma­ción cla­ve. Por ejem­plo, la dis­cu­sión al­re­de­dor del pro­gra­ma Ser Pi­lo Pa­ga per­mi­ti­ría te­ner da­tos más pre­ci­sos de la edu­ca­ción pú­bli­ca, del dé­fi­cit y los re­cur­sos adi­cio­na­les gi­ra­dos al sis­te­ma en los úl­ti­mos años, en con­tras­te con el ca­pi­tal in­ver­ti­do y pro­yec­ta­do en ese pro­gra­ma; del gas­to anual –no so­lo vis­to co­mo el pre­cio de matrícula– por ca­da es­tu­dian­te en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, en com­pa­ra­ción con el cos­to en las pri­va­das, en es­pe­cial fren­te a las acre­di­ta­das por al­ta ca­li­dad.

Es fun­da­men­tal res­pon­der a la pre­gun­ta ¿có­mo fo­men­tar un go­bierno abier­to, con in­for­ma­ción dis­po­ni­ble pa­ra los de­ba­tes y la cons­truc­ción de nue­vas po­lí­ti­cas? Así mis­mo, es muy im­por­tan­te ges­tio­nar los apren­di­za­jes y ajus­tes de las po­lí­ti­cas de edu­ca­ción. ¿Qué ha apren­di­do el país so­bre el in­te­rés de los jó­ve­nes al ter­mi­nar sus es­tu­dios de edu­ca­ción me­dia, ac­ce­der y per­ma­ne­cer en edu­ca­ción su­pe­rior de ca­li­dad? Es­ta fue una de las pre­gun­tas de­trás de Ser Pi­lo Pa­ga, y de­be­ría­mos co­no­cer la res­pues­ta.

Otro im­por­tan­te desafío pa­ra el nue­vo go­bierno es dar­le con­ti­nui­dad a va­rios te­mas ini­cia­dos en la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción, ya sea ex­ten­dién­do­los y ahon­dan­do en ellos, o bien to­man­do las lec­cio­nes apren­di­das e im­ple­men­tán­do­las pa­ra for­ta­le­cer ca­da pro­gra­ma. En­tre es­tos te­mas es­tá el Mar­co Na­cio­nal de Cua­li­fi­ca­ción, la re­es­truc­tu­ra­ción de la edu­ca­ción ter­cia­ria, la im­ple­men­ta­ción de pla­nes de per­ma­nen­cia en edu­ca­ción me­dia, la me­di­ción del Ín­di­ce Sin­té­ti­co de Ca­li­dad Edu­ca­ti­va, la apli­ca­ción de los De­re­chos Bá­si­cos de Apren­di­za­je, las me­di­cio­nes re­la­cio­na­das con el desem­pe­ño do­cen­te y el pro­gra­ma Ser Pi­lo Pa­ga.

Ahon­dan­do en el pun­to an­te­rior, por ejem­plo, cuan­do nos re­fe­ri­mos a la apli­ca­ción de los De­re­chos Bá­si­cos de Apren­di­za­je (DBA), cree­mos que pa­ra ga­ran­ti­zar el de­re­cho de los es­tu­dian­tes a apren­der los te­mas bá­si­cos, que ya al­can­zan sus pa­res en otros paí­ses, es cla­ve con­tar con de­rro­te­ros de apren­di­za­je aún más es­pe­cí­fi­cos. Por lo tan­to, se de­be pro­fun­di­zar en el ca­mino ini­cia­do con la de­fi­ni­ción de los DBA, aun­que no se lle­gue a un cu­rrícu­lo uni­fi­ca­do.

El ob­je­ti­vo de for­mar de ma­ne­ra per­ti­nen­te a los es­tu­dian­tes fren­te a su con­tex­to, que a to­das lu­ces es desea­ble, no de­be­ría su­pe­di­tar su de­re­cho a ad­qui­rir los co­no­ci­mien­tos y po­ten­ciar las competencias re­que­ri­das pa­ra per­se­guir sus pro­yec­tos de vi­da y vi­vir en ciu­da­da­nía.

Es­te go­bierno tie­ne un ca­mino ar­duo y desafíos muy im­por­tan­tes co­mo for­ta­le­cer las alian­zas pú­bli­co-pri­va­das y los pro­yec­tos que es­tán sien­do exi­to­sos y se pue­den es­ca­lar. Más allá de los re­tos, el pa­no­ra­ma es alen­ta­dor: es­ta ad­mi­nis­tra­ción cuen­ta con un equi­po en­ca­be­za­do por una mi­nis­tra con una am­plia ex­pe­rien­cia en el sec­tor, es­to au­gu­ra la apuesta del ac­tual go­bierno por aten­der un área fun­da­men­tal pa­ra el fu­tu­ro del país.

DA­NIEL URI­BE Di­rec­tor de Fun­da­ción Co­ro­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.