Ten­den­cias Ca­te­dra­ti­tis agu­da

Paz, me­dioam­bien­te, sexualidad. Co­lom­bia se lle­nó de cá­te­dras es­co­la­res. ¿Có­mo fun­cio­nan? ¿Sir­ven o son una ma­la es­tra­te­gia pa­ra re­sol­ver las ma­te­rias que han ido apa­re­cien­do o des­apa­re­cien­do en el país?

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

En Co­lom­bia, la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción es­ta­ble­ce que to­do plan de es­tu­dios de­be in­cluir la en­se­ñan­za de cier­tas áreas del sa­ber: Cien­cias Na­tu­ra­les y So­cia­les, Len­gua­je, Ma­te­má­ti­cas, Bio­lo­gía, Éti­ca, In­glés, Edu­ca­ción Fí­si­ca, Ar­tes y Tec­no­lo­gía. Es cla­ro que pa­ra la for­ma­ción in­te­gral de un in­di­vi­duo hay otros cam­pos que com­ple­men­tan el apren­di­za­je, en­tre ellos, el es­tu­dio y la com­pren­sión de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca, la edu­ca­ción se­xual y la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te.

En 2014, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Na­cio­nal ela­bo­ró la guía “Sen­ti­dos y re­tos de la trans­ver­sa­li­dad”, cu­yo ob­je­ti­vo era im­ple­men­tar di­fe­ren­tes ini­cia­ti­vas de cá­te­dras com­ple­men­ta­rias en el cu­rrícu­lo es­ta­ble­ci­do. Es­ta guía per­mi­tió a las ins­ti­tu­cio­nes acer­car­se a un mo­de­lo ba­sa­do en la trans­ver­sa­li­dad del cu­rrícu­lo.

Si bien an­tes se ha­bían pro­pues­to cá­te­dras, fue ha­ce apro­xi­ma­da­men­te cua­tro años que se ini­ció un tra­ba­jo mi­nu­cio­so so­bre las áreas al­ter­nas pa­ra la for­ma­ción in­te­gral. La trans­ver­sa­li­dad con­sis­tía en que ca­da co­le­gio im­ple­men­ta­ra des­de su au­to­no­mía sa­be­res adi­cio­na­les, con el fin de abar­car de ma­ne­ra más am­plia el pa­no­ra­ma so­cial, po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co en el país.

Pa­ra los co­le­gios pri­va­dos y ofi­cia­les del país, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción (MEN) pro­pu­so co­mo asig­na­tu­ras com­ple­men­ta­rias la Cá­te­dra de Es­tu­dios Afro­co­lom­bia­nos: De­cre­to 1122 de 1998, que plan­tea que to­dos los ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes de­ben co­no­cer los apor­tes de la cul­tu­ra afro al país, y asi­mis­mo te­ner una no­ción cla­ra so­bre la in­ter­cul­tu­ra­li­dad; la Cá­te­dra Trans­ver­sal de Em­pren­di­mien­to: Ley 14014 de 2006, que se en­fo­ca en sem­brar las ba­ses de la crea­ti­vi­dad, orien­tar la in­no­va­ción y mo­ti­var la ma­te­ria­li­za­ción de las ideas; la Cá­te­dra de Edu­ca­ción Eco­nó­mi­ca y Fi­nan­cie­ra: De­cre­to 1860 de 1994, que con­sis­te en la en­se­ñan­za prác­ti­ca de una no­ción fi­nan­cie­ra bá­si­ca y apli­ca­ble a la co­ti­dia­ni­dad; y fi­nal­men­te, la Cá­te­dra de la Paz, im­ple­men­ta­da por me­dio de la Ley 1732, De­cre­to 1038, de 2015. Es­ta úl­ti­ma se creó con el fin de orien­tar de for­ma prác­ti­ca y cla­ra los pun­tos re­fe­ren­tes a la his­to­ria del país, la re­con­ci­lia­ción, la so­lu­ción ami­ga­ble de los con­flic­tos y el res­pe­to por los de­re­chos hu­ma­nos.

CA­SOS Y DIS­CU­SIO­NES:

A fi­na­les de 2017, se de­ba­tió la pro­pues­ta de la ex­can­di­da­ta pre­si­den­cial Vi­via­ne Mo­ra­les, que plan­tea­ba la cá­te­dra obli­ga­to­ria de his­to­ria en los co­le­gios. Fi­nal­men­te, y ce­ñi­dos a la Ley 1874 del 27 de di­ciem­bre de 2017, se con­clu­yó que la His­to­ria se­gui­rá sien­do “una dis­ci­pli­na in­te­gra­da en los li­nea­mien­tos cu­rri­cu­la­res de las Cien­cias So­cia­les, sin que se afec­te el cu­rrícu­lo e in­ten­si­dad ho­ra­ria en áreas de Ma­te­má­ti­cas, Cien­cia y Len­gua­je”. El de­ba­te ce­rró con la idea de con­so­li­dar la his­to­ria de una ma­ne­ra más in­ten­sa den­tro del área, con el fin de no crear un es­pa­cio in­de­pen­dien­te pa­ra una ma­te­ria que se su­po­ne de­be es­tar an­cla­da al cu­rrícu­lo tra­di­cio­nal de to­dos los co­le­gios; un sa­ber tan bá­si­co co­mo las Ma­te­má­ti­cas y el Len­gua­je.

Otro ca­so en el ám­bi­to de las cá­te­dras en Co­lom­bia fue la dis­cu­sión que plan­teó El Tiem­po cuan­do una de sus lec­to­ras pro­pu­so que se dic­ta­ra obli­ga­to­ria­men­te Edu­ca­ción Cí­vi­ca. La idea sur­gió de la ne­ce­si­dad de que se for­ma­ra des­de la in­fan­cia una cul­tu­ra con prác­ti­cas co­mo ce­der el pa­so, no arro­jar ba­su­ra en las ca­lles, ha­blar en voz ba­ja y otras ac­cio­nes pa­ra la sa­na con­vi­ven­cia. An­te es­ta pro­pues­ta, An­ta­nas Moc­kus, exal­cal­de de Bo­go­tá, di­jo: “Un buen pro­fe­sor de Literatura ca­si siem­pre en­se­ña a ser ciu­da­dano. No so­lo un maes­tro de Edu­ca­ción Cí­vi­ca pue­de ayu­dar a for­mar ciu­da­da­nos; to­do do­cen­te pue­de ha­cer­lo”.

El de­ba­te por las cá­te­dras en Co­lom­bia si­gue sien­do un eje im­por­tan­te en la dis­cu­sión so­bre la cri­sis edu­ca­ti­va. Des­de to­dos los rin­co­nes del país, los pro­fe­so­res ex­pre­san su pun­to de vis­ta: al­gu­nos ha­la­gan el pro­ce­so y des­ta­can que las cá­te­dras adi­cio­na­les

El de­ba­te por las cá­te­dras en Co­lom­bia si­gue sien­do un eje im­por­tan­te en la dis­cu­sión so­bre la cri­sis edu­ca­ti­va. Des­de to­dos los rin­co­nes del país, los pro­fe­so­res ex­pre­san su pun­to de vis­ta: al­gu­nos ha­la­gan el pro­ce­so; otros ha­cen fuer­tes crí­ti­cas.

son fun­da­men­ta­les pa­ra tra­ba­jar por un es­tu­dian­te bien for­ma­do en to­dos los as­pec­tos; otros do­cen­tes, por el con­tra­rio, ha­cen fuer­tes crí­ti­cas y plan­tean que las cá­te­dras “por to­do” son un in­ten­to de so­lu­ción a los va­cíos edu­ca­ti­vos que exis­ten. Pe­ro, ¿có­mo se mi­de la efec­ti­vi­dad de las asig­na­tu­ras pro­pues­tas por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción?, ¿cum­plen las ins­ti­tu­cio­nes con los li­nea­mien­tos es­ta­ble­ci­dos?, ¿có­mo es la res­pues­ta por par­te de los es­tu­dian­tes?

El MEN cons­tru­ye y pro­po­ne a los co­le­gios of icia­les y pri­va­dos li­nea­mien­tos cu­rri­cu­la­res, guías edu­ca­ti­vas y orien­ta­cio­nes pe­da­gó­gi­cas pa­ra la im­ple­men­ta­ción de los te­mas trans­ver­sa­les; ade­más de es­to, brin­da asis­ten­cia téc­ni­ca con los equi­pos de la Di­rec­ción de Ca­li­dad. En las ins­ti­tu­cio­nes te­rri­to­ria­les, de acuer­do con los Pla­nes de Apo­yo al Me­jo­ra­mien­to, las se­cre­ta­rías de Edu­ca­ción acom­pa­ñan el de­sa­rro­llo cu­rri­cu­lar. Sin em­bar­go, ca­da ins­ti­tu­ción tie­ne au­to­no­mía de im­ple­men­tar las cá­te­dras se­gún sus ne­ce­si­da­des y su con­tex­to.

❚❚ ¿Y QUÉ PA­SA EN LOS CO­LE­GIOS?

Las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de to­do el país tie­nen ac­ce­so a la in­for­ma­ción que se di­fun­de des­de el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción: ac­tua­li­za­cio­nes, pro­pues­tas y nue­vas di­ná­mi­cas. El MEN tam­bién cuen­ta con ar­chi­vos di­gi­ta­les abier­tos al pú­bli­co; es­tos se pue­den to­mar co­mo guía pa­ra orien­tar las cá­te­dras con li­nea­mien­tos con­cre­tos. Sin em­bar­go, hay una rup­tu­ra en la co­mu­ni­ca­ción, ya que, si bien los co­le­gios pro­cu­ran in­cluir en sus asig­na­tu­ras te­mas co­mo em­pren­di­mien­to y co­no­ci­mien­to de otras cul­tu­ras, la ma­yo­ría de ellos tie­ne en­ten­di­do que la Cá­te­dra de la Paz es la úni­ca com­ple­men­ta­ria que pro­po­ne el mi­nis­te­rio.

En el nor­te de Bo­go­tá, en el co­le­gio bi­lin­güe Jor­dán de Sa­jo­nia, ma­ni­fies­tan que el pro­ce­so de im­ple­men­ta­ción de la Cá­te­dra de la Paz ha si­do sa­tis­fac­to­rio. Des­de ha­ce cua­tro años, el equi­po coor­di­na­dor in­ves­ti­gó los li­nea­mien­tos pro­pues­tos por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción e ini­ció un pro­yec­to edu­ca­ti­vo pa­ra que los es­tu­dian­tes asi­mi­len la in­te­gra­ción de es­ta nue­va área al cu­rrícu­lo es­co­lar. Se­ma­nal­men­te, es­te gru­po de­di­ca una ho­ra a la cá­te­dra y, aun­que el co­le­gio po­dría guiar­la au­tó­no­ma­men­te de acuer­do a sus ne­ce­si­da­des, los do­cen­tes que la orien­tan fue­ron ca­pa­ci­ta­dos en el di­plo­ma­do Cá­te­dra y Pe­da­go­gía de la Paz, de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na de Bo­go­tá. El pro­ce­so de cum­pli­mien­to y con­trol de los re­sul­ta­dos de la asig­na­tu­ra son es­tric­tos, y Ma­nuel Ra­mí­rez, rec­tor del co­le­gio, ma­ni­fies­ta que ha sen­ti­do un to­tal acom­pa­ña­mien­to por par­te de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción.

Sin em­bar­go, en las zo­nas pe­ri­fé­ri­cas del país la si­tua­ción varía un po­co: en el co­le­gio Casd, de Ar­me­nia, Quin­dío, los es­tu­dian­tes ma­ni­fies­tan que la Cá­te­dra de la Paz es­tá en­fo­ca­da ha­cia la re­pe­ti­ción de va­lo­res y no ha­cia el co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co de la si­tua­ción so­cial del país y la de­fi­ni­ción del tér­mino “paz” en el con­tex­to na­cio­nal. Por otra par­te, en la Con­cen­tra­ción de De­sa­rro­llo Ru­ral La Ga­ba­rra, en Ti­bú, Nor­te de Santander, los di­rec­ti­vos di­cen que la Cá­te­dra de la Paz es la que es­tá im­ple­men­ta­da en el cu­rrícu­lo y le de­di­can una ho­ra se­ma­nal. Es­ta es orien­ta­da se­gún el con­tex­to de la co­mu­ni­dad, y su en­fo­que es­tá en­ca­mi­na­do ha­cia la prác­ti­ca de los va­lo­res, de­re­chos y de­be­res. En el Cen­tro Edu­ca­ti­vo Ru­ral Puer­to Bar­co, tam­bién ubi­ca­do en Nor­te de Santander, la si­tua­ción es si­mi­lar: la Cá­te­dra de la Paz es­tá en­la­za­da al área de Cien­cias So­cia­les y tie­ne un es­pa­cio de una ho­ra se­ma­nal. Los rec­to­res de am­bas ins­ti­tu­cio­nes ma­ni­fies­tan que es­ta asig­na­tu­ra se dic­ta se­gún lo que el pro­fe­sor del área con­si­de­re, y aun­que el MEN pro­po­ne li­nea­mien­tos, a ellos no les ha lle­ga­do in­for­ma­ción con­cre­ta. Nin­gu­na de las ins­ti­tu­cio­nes ha si­do mo­ni­to­rea­da o eva­lua­da des­de la im­ple­men­ta­ción de la cá­te­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.