“La lu­cha por la edu­ca­ción es de to­dos”

Un mé­to­do pa­ra con­tra­rres­tar la ile­ga­li­dad y la vio­len­cia en Me­de­llín ha si­do la edu­ca­ción. En en­tre­vis­ta con Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez, al­cal­de de la ciu­dad, se cons­ta­ta­ron los desafíos asu­mi­dos y las es­tra­te­gias im­ple­men­ta­das pa­ra que la ca­pi­tal pai­sa sea hoy

Educación (Colombia) - - ESPECIALES -

En­se­ñar de ma­ne­ra in­clu­si­va, me­jo­rar la ca­li­dad, ex­ten­der el uso de tec­no­lo­gías mo­der­nas, brin­dar co­no­ci­mien­to efec­ti­vo pa­ra el lu­gar de tra­ba­jo, re­vi­ta­li­zar el co­no­ci­mien­to en fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des y pro­mo­ver una cul­tu­ra de apren­di­za­je a lo lar­go de to­da la vi­da son los pi­la­res que se de­ben te­ner en cuen­ta pa­ra cons­truir una Ciu­dad del Apren­di­za­je, se­gún la Unes­co.

Me­de­llín ha lo­gra­do se­guir es­tos li­nea­mien­tos, y con ello ha po­di­do su­mar­se a es­ta red que cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de 200 ciu­da­des ubi­ca­das en 47 paí­ses, cu­yo pro­pó­si­to es im­pul­sar la prác­ti­ca del apren­di­za­je de la mano del diá­lo­go po­lí­ti­co. Así, co­no­cien­do es­tra­te­gias, fa­ci­li­tan­do alian­zas e im­ple­men­tán­do­las se bus­ca su­mar es­fuer­zos y lo­gra­rá al­can­zar las me­tas de la Agen­da 2030 de Na­cio­nes Uni­das pa­ra el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Ser la pri­me­ra ciu­dad en el país en in­gre­sar a la Red es so­lo un pa­so, Me­de­llín tie­ne cla­ro que hay que se­guir tra­ba­jan­do pa­ra que des­de es­te or­ga­nis­mo se con­tra­rres­ten otras pro­ble­má­ti­cas. Así lo ase­gu­ra

su al­cal­de, Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez, quien des­de el ini­cio de su go­bierno con­tem­pló un plan de de­sa­rro­llo de 13 bi­llo­nes de pe­sos y de­ci­dió ha­cer una apuesta im­por­tan­te por la edu­ca­ción des­ti­nan­do 4,2 bi­llo­nes. “En la me­di­da en que una so­cie­dad se­pa que lo más im­por­tan­te es la edu­ca­ción, va a ha­ber un me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo. Ha­cer par­te de la Red nos po­ne en la van­guar­dia e im­pli­ca que de­be­mos ser me­jo­res. Eso no de­pen­de de quién lle­gue a la Al­cal­día el 1 de enero de 2020, es una apuesta y una de­ci­sión de ciu­dad que en Me­de­llín no va a pa­rar”.

En ese sen­ti­do, no se tra­ta del nú­me­ro de cap­tu­ras a je­fes de es­truc­tu­ras cri­mi­na­les, sino de ha­ber re­cu­pe­ra­do más de 4.600 ni­ños que ha­bían de­ja­do de es­tu­diar y que se re­in­te­gra­ron al sis­te­ma edu­ca­ti­vo ac­tual. Pa­ra lo­grar­lo, la Al­cal­día ha desa­rro­lla­do va­rios pro­gra­mas, des­ti­na­dos a ni­ños, jó­ve­nes y do­cen­tes. “Te­ne­mos que te­ner to­das es­tas fa­ses com­ple­ta­das pa­ra po­der lo­grar una edu­ca­ción de bue­na ca­li­dad. To­das son ne­ce­sa­rias por­que ¿en dón­de que­dan tan­tos es­fuer­zos si nos en­fo­ca­mos so­lo en la edu­ca­ción bá­si­ca y no ga­ran­ti­za­mos que los jó­ve­nes pue­dan ac­ce­der a una edu­ca­ción su­pe­rior? Mu­chas ve­ces eso ha­ce que exis­ta al­ta de­ser­ción y se re­pi­ta el círcu­lo vi­cio­so de vio­len­cia y po­bre­za”, ase­gu­ró Gu­tié­rrez.

❚❚ ES­TRA­TE­GIAS PA­RA TO­DOS

La im­ple­men­ta­ción del pro­gra­ma Buen Co­mien­zo ha si­do cla­ve pa­ra ga­ran­ti­zar la co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va en Me­de­llín, lo­gran­do avan­ces. Ini­cial­men­te, és­ta era de un 69% y en la ac­tua­li­dad los in­di­ca­do­res son cer­ca­nos al 80%. Es­te Pro­gra­ma cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de 79.644 ni­ños y brin­da aten­ción in­te­gral a ma­dres ges­tan­tes y lac­tan­tes en 450 se­des.

En cuan­to a de­ser­ción el pa­no­ra­ma ha ido cam­bian­do. Se­gún el in­for­me so­bre ci­fras de edu­ca­ción de Me­de­llín, la ta­sa de de­ser­ción de es­tu­dian­tes fue de 3,39% en 2015; en 2016 ba­jó al 3,1%, re­gis­trán­do­se co­mo el me­nor ín­di­ce de los úl­ti­mos 12 años, lo que vis­lum­bra un re­to aún por en­fren­tar.

Las cau­sas que lle­van a los alum­nos a aban­do­nar la es­cue­la es­tán aso­cia­das a que sien­ten le­ja­nas sus pers­pec­ti­vas de vi­da por la di­fi­cul­tad de ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior. Por eso, ga­ran­ti­zar la po­si­bi­li­dad de ha­cer una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal o téc­ni­ca se ha con­ver­ti­do en una ob­se­sión en Me­de­llín. “En el Pro­gra­ma En el Co­le­gio Con­ta­mos con Vos, los rec­to­res de­ben en­tre­gar­nos un re­por­te ca­da se­ma­na de quién no es­tá asis­tien­do a cla­se. A esos es­tu­dian­tes va­mos a bus­car­los puer­ta a puer­ta, li­te­ral­men­te. Yo mis­mo he ido a ha­cer­lo. Es­tos ni­ños es­tán vol­vien­do a las au­las. Un so­lo chi­co que se sal­ga del sis­te­ma es­co­lar es una tra­ge­dia pa­ra la so­cie­dad”, di­jo Gu­tié­rrez.

El ni­vel de de­ser­ción tam­bién es al­to, cons­tan­te en los mu­cha­chos que es­tán cur­san­do edu­ca­ción me­dia. Por es­to, la Al­cal­día ha eje­cu­ta­do el pro­gra­ma Me­dia Téc­ni­ca. La ini­cia­ti­va, que pro­pi­cia el diá­lo­go so­cial en­tre el sec­tor pro­duc­ti­vo y edu­ca­ti­vo, cuen­ta con una co­ber­tu­ra de cer­ca de 20 mil es­tu­dian­tes en ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas ofi­cia­les y pre­pa­ra a los alum­nos de edu­ca­ción me­dia pa­ra el in­gre­so a la edu­ca­ción su­pe­rior.

A tra­vés de 119 ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, se de­sa­rro­llan pro­yec­tos que les per­mi­ten orien­tar­se y te­ner de cer­ca ofer­tas téc­ni­cas que re­sul­tan per­ti­nen­tes en tér­mi­nos de productividad y com­pe­ti­ti­vi­dad pa­ra el sec­tor pro­duc­ti­vo, edu­ca­ti­vo y el ta­len­to hu­mano. Pa­ra Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez, es fun­da­men­tal ha­blar de edu­ca­ción su­pe­rior, su im­por­tan­cia y su per­ti­nen­cia, y no so­lo de ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les, sino de pro­gra­mas técnicos que ten­gan en­tra­da en el mun­do la­bo­ral y per­mi­tan el ac­ce­so eco­nó­mi­co. “En ese sen­ti­do, hemos de­fi­ni­do con em­pre­sa­rios y con uni­ver­si­da­des la im­por­tan­cia de tra­ba­jar en­tre el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do pa­ra de­fi­nir la ofer­ta. El te­ma no es so­lo ha­blar de edu­ca­ción su­pe­rior, el asun­to es ha­cer­lo con per­ti­nen­cia, por es­ta ra­zón la Ad­mi­nis­tra­ción ha ofer­ta­do en es­te cua­tre­nio 10 mil be­cas en tec­no­lo­gías per­ti­nen­tes pa­ra que los jó­ve­nes de Me­de­llín pue­dan dar con­ti­nui­dad a sus es­tu­dios de for­ma gra­tui­ta”, ex­pli­có.

El pro­ce­so es cla­ro, pe­ro se de­be for­ta­le­cer. Avan­zar en ca­li­dad edu­ca­ti­va se ha con­ver­ti­do en uno de los ob­je­ti­vos pri­mor­dia­les. Pa­ra ello no so­lo se han su­ma­do es­fuer­zos por in­ten­tar ga­ran­ti­zar la jor­na­da úni­ca, sino que tam­bién se ha me­jo­ra­do el ac­ce­so a la edu­ca­ción de los maes­tros del sis­te­ma.

En es­te sen­ti­do, Mo­va, el Cen­tro de In­no­va­ción del Maes­tro, pre­ten­de desa­rro­llar las competencias en do­cen­tes con el ob­je­ti­vo de in­cen­ti­var pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción, in­no­va­ción y en­se­ñan­za de al­ta ca­li­dad. Al día de hoy, se han dis­pues­to 300 be­cas de maes­tría y las ins­ta­la­cio­nes del cen­tro pron­to se­rán en­tre­ga­das. “El maes­tro jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en es­te pro­ce­so. Ade­más, en tér­mi­nos de ca­li­dad edu­ca­ti­va no es so­lo el maes­tro, sino la dis­po­si­ción del ni­ño, las ca­pa­ci­da­des, los entornos pro­tec­to­res, los bue­nos am­bien­tes es­co­la­res y el com­pro­mi­so de los pa­dres de fa­mi­lia. La lu­cha por la edu­ca­ción es de to­dos”, afir­ma el al­cal­de.

Cuan­do se le pre­gun­ta a Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez so­bre el ma­yor re­to al que su go­bierno se ha en­fren­ta­do en es­te pro­ce­so, no du­da en afir­mar que ha con­sis­ti­do en ha­cer un trán­si­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la cul­tu­ra de la ile­ga­li­dad a la cul­tu­ra de la le­ga­li­dad. “Lo que hi­zo la ma­fia fue ter­gi­ver­sar to­dos los va­lo­res. El va­lor de la dis­cre­ción lo con­vir­tió en opu­len­cia; el del tra­ba­jo du­ro y ho­nes­to, en di­ne­ro fá­cil, y le qui­tó el va­lor a la vi­da; lo que hi­zo fue po­ner­le un pre­cio a ca­da uno. To­do es­to se so­lu­cio­na con edu­ca­ción, con va­lo­res, con cul­tu­ra de la le­ga­li­dad, ese es el gran re­to que te­ne­mos en nues­tra ciu­dad y por eso la edu­ca­ción tie­ne que ser la prio­ri­dad”, afir­ma con la cer­te­za de quien co­no­ce co­mo a la pal­ma de su mano a Me­de­llín, y con la con­fian­za de que per­te­ne­cer a la Red es te­ner a su al­can­ce una he­rra­mien­ta ideal pa­ra com­par­tir las ex­pe­rien­cias de Me­de­llín y apren­der de otras ciu­da­des.

“Lo que hi­zo la ma­fia fue ter­gi­ver­sar to­dos los va­lo­res. El va­lor de la dis­cre­ción lo con­vir­tió en opu­len­cia, el del tra­ba­jo du­ro y ho­nes­to, en di­ne­ro fá­cil, y le qui­tó el va­lor a la vi­da; lo que hi­zo fue po­ner­le un pre­cio a ca­da uno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.