País Desafíos ur­gen­tes

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

Una de las apues­tas del go­bierno San­tos fue la edu­ca­ción. Sin em­bar­go, que­da­ron pen­dien­tes que la ad­mi­nis­tra­ción en­tran­te de­be­ría abor­dar con prio­ri­dad si quie­re em­pe­zar a dar re­sul­ta­dos a cor­to pla­zo. Al­gu­nos ex­per­tos del sec­tor ha­blan so­bre esos pun­tos cla­ve a tra­tar.

HO­RA­CIO ÁL­VA­REZ MARINELLI Es­pe­cia­lis­ta en edu­ca­ción Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo

Aten­ción in­te­gral a la pri­me­ra in­fan­cia. Es­te te­ma, ade­más de ser es­tra­té­gi­co del sis­te­ma, cuen­ta con am­plio res­pal­do po­lí­ti­co y se en­cuen­tra en to­dos los pla­nes de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción le to­ca­rá la la­bor de ex­pan­dir el ac­ce­so a los ni­ños más pe­que­ños, y lo­grar cuan­do me­nos que los de 5 años ac­ce­dan a un prees­co­lar. Pe­ro no co­mo el de aho­ra sino uno in­te­gral que le ofrez­ca opor­tu­ni­da­des pa­ra te­ner éxi­to en pri­mer gra­do.

Por otro la­do, es­tá la jor­na­da úni­ca, una ta­rea pen­dien­te del país que tam­bién cuen­ta con mu­cho apo­yo po­lí­ti­co. El te­ma, sin em­bar­go, de­be prio­ri­zar­se y fo­ca­li­zar­se, en par ti­cu­lar en aque­llas co­mu­ni­da­des edu­ca­ti­vas que en­fren­tan riesgos so­cia­les. Ade­más, pa­ra in­tro­du­cir cam­bios, tie­ne que ser una opor tu­ni­dad de me­jo­ra de las es­cue­las. No de­bie­ra ha­ber más ho­ras pa­ra ha­cer más de lo mis­mo.

La re­for­ma al fi­nan­cia­mien­to es fun­da­men­tal pa­ra po­der in­tro­du­cir trans­for­ma­cio­nes que apun­ten a me­jo­rar la ca­li­dad y la equi­dad del ac­ce­so edu­ca­ti­vo. En el cor­to pla­zo, se ne­ce­si­tan cam­bios pa­ra ga­ran­ti­zar la sol­ven­cia y el fun­cio­na­mien­to ba­se de las es­cue­las; en el me­diano y lar­go pla­zo, re­for­mas que per­mi­tan la prio­ri­za­ción de las in­ver­sio­nes en ca­li­dad edu­ca­ti­va, ta­les co­mo la do­ta­ción de tex­tos es­co­la­res a to­dos los ni­ños y una de­li­mi­ta­ción de las competencias por ni­vel, pa­ra te­ner cla­ri­dad so­bre las res­pon­sa­bi­li­da­des de in­ver­sión, evi­tar du­pli­ci­da­des e in­efi­cien­cias. De­ben in­tro­du­cir­se re­for­mas pa­ra me­jo­rar la equi­dad. Al igual que paí­ses co­mo Chi­le, pue­den di­se­ñar­se es­tra­te­gias pa­ra en­tre­gar ca­nas­tas edu­ca­ti­vas di­fe­ren­cia­das, de­pen­dien­do del gra­do de vul­ne­ra­bi­li­dad de la po­bla­ción que atien­de la es­cue­la.

El Pro­gra­ma de Ali­men­ta­ción Es­co­lar (PAE) ne­ce­si­ta una re­for­ma fun­da­men­tal y esquemas dis­tin­tos de eje­cu­ción se­gún el te­rri­to­rio. Bo­go­tá, por ejem­plo, ha en­con­tra­do una so­lu­ción ga­na­do­ra de pre­mios in­ter­na­cio­na­les por su trans­pa­ren­cia y efi­cien­cia. Pe­ro lo que sir­ve en la ca­pi­tal no ser­vi­ría en Ca­qué­ta, Arau­ca o Gua­via­re, aun­que sí po­dría fun­cio­nar en Me­de­llín, Ba­rran­qui­lla y Cali.

Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, la edu­ca­ción ru­ral re­quie­re una re­for­ma pro­fun­da de aten­ción a la po­bla­ción ru­ral. Es­to cru­za trans­ver­sal­men­te des­de el ac­ce­so a la aten­ción a la pri­me­ra in­fan­cia, has­ta a la edu­ca­ción su­pe­rior. Es im­pe­ra­ti­vo, ade­más, to­car el te­ma del fra­ca­so es­co­lar (re­pro­ba­ción y de­ser­ción), la ex­tra­edad o la so­bre­edad.

ISA­BEL SE­GO­VIA OSPINA Ge­ren­te ge­ne­ral In­ver­sio­nes Pri­me­ra In­fan­cia S.A.S.

Pa­ra se­guir pro­gre­san­do, com­ba­tir la co­rrup­ción, aca­bar con la vio­len­cia, vol­ver­nos so­li­da­rios y crea­ti­vos, se ne­ce­si­ta edu­ca­ción de bue­na ca­li­dad pa­ra to­dos. Por es­ta ra­zón, la edu­ca­ción de­be­ría con­ver tir­se en uno de los pi­la­res de es­te nue­vo go­bierno.

Ur­gen im­por­tan­tes re­for­mas pa­ra po­der avan­zar. Pa­ra la pri­me­ra in­fan­cia, eta­pa en la que se cons­tru­yen los pi­la­res pa­ra el apren­di­za­je fu­tu­ro y se en­ca­mi­na a los ni­ños a con­ver tir­se en bue­nas per­so­nas, se ne­ce­si­tan re­cur­sos fre­cuen­tes y una ins­ti­tu­cio­na­li­dad fuer te, or­ga­ni­za­da, con fun­cio­nes cla­ras.

Pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de la edu­ca­ción en los ni­ve­les de bá­si­ca y me­dia, es ur­gen­te pre­sen­tar la nue­va ley de trans­fe­ren­cias, pues­to que la Ley

715 tu­vo vi­gen­cia has­ta 2016. Es­ta nor­ma es fun­da­men­tal, pues de ella de­pen­den los re­cur­sos pa­ra in­ver­tir en los maes­tros, en su pro­ce­so de for­ma­ción ini­cial, acom­pa­ña­mien­to, sa­la­rios y me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo. Si los do­cen­tes no son el eje de la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va, no me­jo­ra­rá la ca­li­dad de la edu­ca­ción.

Por úl­ti­mo, el país tie­ne una gran deu­da con las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. La for­ma co­mo se dis­tri­bu­yen los re­cur­sos y su in­su­fi­cien­cia la tie­nen su­mi­da en una cri­sis fi­nan­cie­ra que ha­ce muy di­fí­cil cap­tar más es­tu­dian­tes y me­jo­rar la ca­li­dad de sus pro­gra­mas. Se­ría ideal po­der re­for­mar por com­ple­to la Ley 30, pe­ro so­lo con mo­di­fi­car al­gu­nos de sus ar­tícu­los se lo­gra­rían re­sul­ta­dos rá­pi­da­men­te.

Es­tos son al­gu­nos de los prin­ci­pa­les re­tos que en­fren­ta el go­bierno en­tran­te pa­ra ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la edu­ca­ción. En edu­ca­ción, la re­ce­ta se co­no­ce: se re­quie­re vo­lun­tad y com­pro­mi­so pa­ra im­ple­men­tar las po­lí­ti­cas. Si se le brin­dan los re­cur­sos ne­ce­sa­rios y el apo­yo po­lí­ti­co al sec­tor, la edu­ca­ción contribuirá a que nues­tra ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia, va­len­tía y pa­sión nos con­vier­ta en ciu­da­da­nos pro­duc­ti­vos, pe­ro so­bre to­do, nos trans­for­me en una so­cie­dad ci­vi­li­za­da, re­con­ci­lia­da, equi­ta­ti­va y hu­ma­na.

MAR­GA­RI­TA SÁENZ Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va En­se­ña por Co­lom­bia

Co­lom­bia tie­ne una deu­da his­tó­ri­ca con los ni­ños y jó­ve­nes que vi­ven en la ru­ra­li­dad. Res­pon­der a su de­re­cho, a una edu­ca­ción de ca­li­dad, es un com­pro­mi­so que de­be asu­mir el nue­vo go­bierno.

No po­de­mos apla­zar más el cie­rre de la bre­cha edu­ca­ti­va en­tre las zo­nas ur­ba­nas y ru­ra­les. Por es­to, la edu­ca­ción ru­ral tie­ne que ser un com­po­nen­te prio­ri­ta­rio en el pi­lar de equi­dad de la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Du­que. Las ac­cio­nes que se de­fi­nan de­ben en­fo­car­se tan­to en co­ber­tu­ra co­mo en ca­li­dad, y di­fe­ren­ciar los re­tos de la ru­ra­li­dad in­ter­me­dia y la dis­per­sa. Por ejem­plo, es ne­ce­sa­rio au­men­tar la ofer­ta de edu­ca­ción me­dia en la ru­ra­li­dad in­ter­me­dia y dar­le vi­da nor­ma­ti­va a los in­ter­na­dos que atien­den a los es­tu­dian­tes de la ru­ra­li­dad dis­per­sa, ga­ran­ti­zar su pleno fi­nan­cia­mien­to y sus con­di­cio­nes bá­si­cas.

“El re­to es­tá en acep­tar que el pro­ble­ma se arre­gla con más di­ne­ro, en po­ner­se de acuer­do en quién lo apor­ta y en de­ter­mi­nar a qué se des­ti­na”.

JUAN MA­RA­GALL Es­pe­cia­lis­ta lí­der en edu­ca­ción Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo

El nue­vo go­bierno ha mos­tra­do cla­ri­dad en los te­mas que con­si­de­ra cen­tra­les: pri­me­ra in­fan­cia, edu­ca­ción ru­ral, jor­na­da úni­ca, re­for­ma del Sis­te­ma Ge­ne­ral de Par­ti­ci­pa­cio­nes (SGP), re­es­truc­tu­ra­ción del PAE y ac­ce­so a edu­ca­ción su­pe­rior. En nues­tra opi­nión, en es­tos te­mas se de­be po­ner es­pe­cial aten­ción en las po­lí­ti­cas de equi­dad y en la ca­li­dad de los do­cen­tes.

Co­lom­bia es de los paí­ses que más ha me­jo­ra­do su desem­pe­ño en los úl­ti­mos años, y de­be sen­tir­se or­gu­llo­sa de ello; sin em­bar­go, to­da­vía no ha re­du­ci­do la bre­cha de lo­gros en­tre los sec­to­res más fa­vo­re­ci­dos y los vul­ne­ra­bles. Así, cuan­do se quie­re for­ta­le­cer la pri­me­ra in­fan­cia, la edu­ca­ción ru­ral o avan­zar en jor­na­da úni­ca, hay que po­ner én­fa­sis en los más re­za­ga­dos.

La re­for­ma del SGP de­be­ría con­du­cir no so­lo a una asig­na­ción más efi­cien­te de los re­cur­sos, sino a po­lí­ti­cas de equi­dad que com­pen­sen las ca­ren­cias de las en­ti­da­des con me­nos po­si­bi­li­da­des. To­do acom­pa­ña­do de ini­cia­ti­vas que per­mi­tan que los pro­fe­so­res me­jor pre­pa­ra­dos atien­dan a quie­nes más lo ne­ce­si­tan. El gran re­to es que los más vul­ne­ra­bles en­cuen­tren en la es­cue­la lo que no tie­nen en ca­sa, y eso es po­si­ble cuan­do pue­den ir a una ins­ti­tu­ción ade­cua­da y en­con­trar­se con una bue­na maes­tra.

ÓS­CAR SÁN­CHEZ Ex­se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción del Dis­tri­to

Co­lom­bia re­quie­re un acuer­do na­cio­nal pa­ra co­rre­gir las inequi­da­des en la edu­ca­ción, o no ha­brá ni paz ni de­sa­rro­llo. La ofer­ta pa­ra es­tu­dian­tes ru­ra­les y ur­ba­nos es muy di­fe­ren­te, y se agra­va en­tre más ale­ja­das y afec­ta­das por el con­flic­to ar­ma­do es­tán las po­bla­cio­nes. Y en las ciu­da­des, las opor­tu­ni­da­des que tie­nen las cla­ses me­dias y los sec­to­res po­pu­la­res de te­ner edu­ca­ción ini­cial y es­tu­dios su­pe­rio­res son abe­rran­te­men­te di­fe­ren­tes; sin men­cio­nar la for­ma­ción in­te­gral du­ran­te la pri­ma­ria y la se­cun­da­ria (aca­dé­mi­ca, ciu­da­da­na, ar­tís­ti­ca y de­por­ti­va), que so­lo lle­ga com­ple­ta a unos po­cos.

El tri­ple re­to es­tá en acep­tar que el pro­ble­ma se arre­gla con más di­ne­ro (se re­quie­ren en­tre 15 y 20 bi­llo­nes de pe­sos adi­cio­na­les si que­re­mos te­ner una edu­ca­ción acep­ta­ble pa­ra to­dos los co­lom­bia­nos), en po­ner­se de acuer­do en quién apor­ta ese di­ne­ro adi­cio­nal y en de­ter­mi­nar a qué se des­ti­na.

De en­tra­da, la se­gu­ri­dad, la in­fra­es­truc­tu­ra y una agen­da eco­nó­mi­ca que pri­vi­le­gia otros fac­to­res so­bre el de­sa­rro­llo hu­mano co­mo fuen­te de ri­que­za, ha­cen que la edu­ca­ción sea re­le­ga­da. So­mos el país de la Ocde más pri­va­ti­za­do y con me­nos in­ver­sión pú­bli­ca en edu­ca­ción. Lue­go hay que ver, ade­más del go­bierno na­cio­nal, quién apor­ta. Las en­ti­da­des te­rri­to­ria­les, el sec­tor pri­va­do, los egre­sa­dos de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, al­gu­nas fa­mi­lias en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, por ejem­plo, pue­den au­men­tar su con­tri­bu­ción. Y por úl­ti­mo, si hu­bie­ra más pla­ta, de­fi­nir en lo que hoy es una enor­me dispu­ta cuán­to se des­ti­na a au­men­tar la can­ti­dad de do­cen­tes, cuán­to a me­jo­rar sus in­gre­sos y sus ca­pa­ci­da­des, qué pa­ra for­ma­ción in­te­gral e in­no­va­ción pe­da­gó­gi­ca más allá de los mé­to­dos y es­ce­na­rios tra­di­cio­na­les, qué pa­ra in­fra­es­truc­tu­ra, cuán­to pa­ra ali­men­ta­ción y trans­por­te (y si se­gui­mos con gran­des con­tra­tos o vin­cu­la­mos a las co­mu­ni­da­des en esas ta­reas). Ade­más, qué prio­ri­da­des de gas­to pú­bli­co se de­fi­nen pa­ra di­fe­ren­tes ni­ve­les (ini­cial, bá­si­ca, me­dia, su­pe­rior) y có­mo rin­de cuen­tas ca­da quién de sus com­pro­mi­sos una vez se le asig­nen nue­vos re­cur­sos. Un desafío po­lí­ti­co muy com­pli­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.