Ten­den­cias

En el Co­le­gio En­ri­que Ola­ya He­rre­ra de Bo­go­tá, la pro­fe­so­ra Ca­ro­li­na Ber­nal li­de­ra un pro­gra­ma en el que los es­tu­dian­tes de dé­ci­mo y once desa­rro­llan pro­yec­tos pen­sa­dos pa­ra los 43 ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad que ha­cen par­te de la ins­ti­tu­ción.

Educación (Colombia) - - Contenido -

Tec­no­lo­gía pa­ra la in­clu­sión.

Lau­ra Ba­rre­ra entra al au­la de in­for­má­ti­ca con las ma­nos en los bol­si­llos, tie­ne so­lo 10 años. Na­ta­lia Gue­rre­ro, Du­ván Li­na­res y Ge­ral­di­ne Zu­lua­ga, es­tu­dian­tes de gra­do once, se sien­tan jun­to a ella y le ex­pli­can có­mo fun­cio­na el dis­po­si­ti­vo en el que han tra­ba­ja­do des­de ha­ce ca­si dos años. Lau­ra es tí­mi­da, no di­ce na­da cuan­do le po­nen en la ca­be­za una es­pe­cie de cin­ti­llo que tie­ne ad­he­ri­do una máquina en la que so­bre­sa­len ca­bles de dis­tin­tos co­lo­res. Las ma­nos de Lau­ra si­guen en los bol­si­llos. Lau­ra tie­ne ar­tro­gri­po­sis en los miem­bros su­pe­rio­res, un síndrome que se dis­tin­gue por la ri­gi­dez de las ar­ti­cu­la­cio­nes. Es­to ha di­fi­cul­ta­do que apren­da a es­cri­bir, ade­más de lle­var­la a man­te­ner las ma­nos ocul­tas. En Co­lom­bia, se­gún ci­fras del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, en 2017 ha­bía 194.119

es­tu­dian­tes con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad, cer­ca del 1,8% del to­tal. Los pro­ble­mas de la edu­ca­ción de es­ta po­bla­ción han si­do in­vi­si­bles y po­cos ac­to­res han apos­ta­do por re­mo­ver las ba­rre­ras que han im­pe­di­do su in­clu­sión. Lau­ra mue­ve la ca­be­za de un la­do a otro y com­prue­ba que el cur­sor en la pan­ta­lla del compu­tador tam­bién se mue­ve. Si de­tie­ne el cur­sor –o la ca­be­za– so­bre un ícono por más de dos se­gun­dos es co­mo si die­ra un clic. Na­ta­lia, Du­ván y Ge­ral­di­ne, los es­tu­dian­tes que han es­ta­do de­trás de es­te sen­sor gi­ros­có­pi­co, le pre­gun­tan a Lau­ra có­mo se sien­te. Ca­ro­li­na Ber­nal es la pro­fe­so­ra de­trás del pro­gra­ma In­clu­te­ceoh, que con­sis­te en el desa­rro­llo de pro­yec­tos de tec­no­lo­gía e in­clu­sión por alum­nos de gra­do dé­ci­mo y once del Co­le­gio En­ri­que Ola­ya He­rre­ra en Bo­go­tá. Es­te tie­ne en cuen­ta es­pe­cí­fi­ca­men­te a los 43 alum­nos de pri­ma­ria con dis­ca­pa­ci­dad en el co­le­gio. Así co­mo con el sen­sor gi­ros­có­pi­co, un gru­po de es­tu­dian­tes tra­ba­ja en la pro­gra­ma­ción de un au­to­ma­ti­za­dor del am­bien­te de una ca­sa, que es con­tro­la­do des­de una apli­ca­ción móvil y es­tá pen­sa­do pa­ra per­so­nas con ba­ja movilidad. Bra­yan Ba­ra­jas, quien ha­ce par­te de es­ta ini­cia­ti­va, pien­sa es­tu­diar In­ge­nie­ría Elec­tró­ni­ca. Otras pro­pues­tas in­clu­yen la pro­gra­ma­ción de un háms­ter ro­bot que ayu­da a ni­ños in­vi­den­tes a mo­vi­li­zar­se den­tro del co­le­gio me­dian­te la emi­sión de un so­ni­do. La pro­gra­ma­ción con un dron pe­que­ño es otra ini­cia­ti­va que va a ayu­dar a que los ni­ños con dis­ca­pa­ci­da­des pue­dan pin­tar. “Los pro­yec­tos son ini­cia­ti­va de los es­tu­dian­tes y eso hay que re­sal­tar­lo. Siem­pre les cuen­to el ca­so de un ni­ño que co­no­cí ape­nas em­pe­cé a tra­ba­jar co­mo pro­fe­so­ra y quien no sa­bía que su­fría de hi­poa­cu­sia de­ge­ne­ra­ti­va; le ayu­da­mos a apren­der la len­gua de se­ñas. Cuan­do mis alum­nos co­no­cen a los ni­ños que van a apa­dri­nar con su pro­yec­to se dan cuen­ta de que su pro­pia vi­da no es tan di­fí­cil. Por eso uno de mis sue­ños es lle­var a ca­bo ca­da una de las ideas que traen los es­tu­dian­tes”, di­ce Ber­nal.

INNOVAPP

Ella acom­pa­ña los pro­yec­tos de los es­tu­dian­tes des­de su ex­pe­rien­cia. Ber­nal es can­di­da­ta a doc­to­ra en Edu­ca­ción In­clu­si­va, ma­gís­ter en Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción Apli­ca­das a la Edu­ca­ción y li­cen­cia­da en Di­se­ño Tec­no­ló­gi­co. En ca­da uno de sus tra­ba­jos de gra­do desa­rro­lló pro­gra­mas re­la­cio­na­dos con tec­no­lo­gía e in­clu­sión. “El in­te­rés por la in­clu­sión sur­gió des­de el pre­gra­do, cuan­do con un gru­po de com­pa­ñe­ros desa­rro­lla­mos un soft­wa­re que re­co­no­cía la voz y la tra­du­cía a la len­gua de se­ñas co­lom­biano. To­dos esos co­no­ci­mien­tos se han acu­mu­la­do y por eso aho­ra exis­te Innovapp”. Ber­nal tam­bién es do­cen­te de la Uni­ver­si­dad San­to To­más. Allí desa­rro­lla el re­cur­so de Innovapp, un au­la vir­tual en la que, por me­dio de un se­mi­lle­ro de in­ves­ti­ga­ción y di­plo­ma­do, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va apren­den el es­pa­ñol leí­do y es­cri­to. Pa­ra las per­so­nas sor­das apren­der es­to es equi­va­len­te a un se­gun­do idio­ma. El au­la apro­ve­cha la pla­ta­for­ma HP Re­veal, que re­pre­sen­ta la len­gua de se­ñas en ter­ce­ra di­men­sión; es de­cir, los es­tu­dian­tes ven en la pan­ta­lla del compu­tador una le­tra y si acer­can su ce­lu­lar apa­re­ce la se­ña de la le­tra res­pec­ti­va. El di­plo­ma­do tie­ne las con­di­cio­nes de im­pac­tar so­cial­men­te a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va de cual­quier lu­gar de Co­lom­bia, que por di­fe­ren­tes ra­zo­nes no han apren­di­do a es­cri­bir y leer en es­pa­ñol. La pro­fe­so­ra Ber­nal ha re­ci­bi­do di­fe­ren­tes re­co­no­ci­mien­tos por su tra­ba­jo. El úl­ti­mo de ellos fue ser be­ca­ria del pro­gra­ma ICT Trai­ning for Co­lom­bian Tea­chers, que in­clu­yó un via­je de tres se­ma­nas a Co­rea del Sur. El pró­xi­mo 24 de oc­tu­bre lle­ga­rá una co­mi­sión des­de el país asiá­ti­co y es­ta do­cen­te va a mos­trar cuál ha si­do el im­pac­to de los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos y las he­rra­mien­tas que el go­bierno de Co­rea do­nó, co­mo el háms­ter ro­bot y el dron, que son fun­da­men­ta­les en los pro­yec­tos de los es­tu­dian­tes.

Ca­ro­li­na Ber­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.