Mun­do

La igual­dad de de­re­chos es fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo de la so­cie­dad, y uno de los más im­por­tan­tes pa­ra un país es el de la edu­ca­ción. Fin­lan­dia ha de­mos­tra­do te­ner un sis­te­ma edu­ca­ti­vo ba­sa­do en la equi­dad digno de exa­mi­nar.

Educación (Colombia) - - Contenido -

Una en­se­ñan­za des­de la equi­dad

Fin­lan­dia, uno de los paí­ses nór­di­cos, se dis­tin­gue por la fi­lo­so­fía de su mo­de­lo edu­ca­ti­vo, que es­ta­ble­ce igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­das las per­so­nas sin im­por­tar que vi­van en re­gio­nes di­fe­ren­tes. El sis­te­ma edu­ca­ti­vo de es­cue­las in­te­gra­les gra­tui­tas es uno de los pro­gra­mas más es­ta­bles de la his­to­ria fin­lan­de­sa, que es­ta­ble­ce las ba­ses de bienestar de ese país. La ca­li­dad de la edu­ca­ción de un ni­ño en Fin­lan­dia no de­pen­de de los sa­la­rios de sus pa­dres, por ello, su gran re­cur­so es el fac­tor hu­mano; es de­cir, la po­bla­ción al­ta­men­te edu­ca­da en to­dos los ni­ve­les. En eso ra­di­ca su éxi­to. La igual­dad en el país nór­di­co es tan­gi­ble en to­dos los fac­to­res y fa­ce­tas de la edu­ca­ción:

EN­SE­ÑAN­ZA

Des­de pri­ma­ria has­ta es­tu­dios de doc­to­ra­do, los fin­lan­de­ses no pa­gan por su edu­ca­ción. En cuan­to a los jar­di­nes in­fan­ti­les, la ma­yo­ría de ellos son pú­bli­cos, aun­que tam­bién exis­ten guar­de­rías pri­va­das. En ese sen­ti­do, el go­bierno ha es­ta­ble­ci­do que, aun­que un ni­ño va­ya a una ins­ti­tu­ción pri­va­da, el sis­te­ma de seguridad so­cial cu­bre la di­fe­ren­cia en­tre el cos­to del jar­dín pri­va­do y el pú­bli­co.

CA­LI­DAD DEL PRO­FE­SO­RA­DO

El éxi­to de la edu­ca­ción en Fin­lan­dia ra­di­ca en la ele­va­da for­ma­ción de los do­cen­tes. Ese es el pun­to de par­ti­da de una óp­ti­ma en­se­ñan­za. “In­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas han cons­ta­ta­do que cuan­to más tem­prano em­pie­cen los ni­ños a re­ci­bir en­se­ñan­za de al­to ni­vel, in­clu­so des­de las guar­de­rías, tan­to me­jor se­rá su ren­di­mien­to en los si­guien­tes gra­dos de edu­ca­ción. Por esa ra­zón, el go­bierno de Fin­lan­dia tie­ne un gran in­te­rés en el desa­rro­llo de al­tas com­pe­ten­cias de los maes­tros que tra­ba­jan en la edu­ca­ción in­fan­til, es­pe­cial­men­te en aque­llos lu­ga­res de­di­ca­dos a la pri­me­ra in­fan­cia. En mu­chos paí­ses, la for­ma­ción de do­cen­tes sue­le ser po­co exi­gen­te, so­bre to­do la de edu­ca­ción in­fan­til”, ase­gu­ra Au­li Les­ki­nen, di­rec­to­ra de desa­rro­llo de Joen­suu, clús­ter edu­ca­ti­vo que re­pre­sen­ta el 40% de las uni­ver­si­da­des de cien­cia en Fin­lan­dia.

En ese país, to­dos los maes­tros que ejer­cen la do­cen­cia, des­de las guar­de­rías has­ta la se­cun­da­ria, de­ben ha­ber cur­sa­do con éxi­to la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal co­rres­pon­dien­te y, ade­más, te­ner gra­do de ma­gís­ter. La se­lec­ción de los can­di­da­tos pa­ra ser pro­fe­so­res es muy exi­gen­te: co­mien­za con exá­me­nes de in­gre­so que eva­lúan los co­no­ci­mien­tos aca­dé­mi­cos y las com­pe­ten­cias so­cia­les de em­pa­tía, re­so­lu­ción de pro­ble­mas en gru­po y las ca­pa­ci­da­des glo­ba­les. Las per­so­nas muy con­flic­ti­vas o pa­si­vas no son ade­cua­das pa­ra ser do­cen­tes. “En Fin­lan­dia, es más di­fí­cil ser acep­ta­do pa­ra ser maes­tro que pa­ra es­tu­diar ca­rre­ras co­mo Me­di­ci­na, Psi­co­lo­gía y De­re­cho. La pro­fe­sión de pro­fe­sor, en ge­ne­ral, es muy res­pe­ta­da por­que nor­mal­men­te so­lo los me­jo­res de los me­jo­res in­gre­san, y de ellos, los me­jo­res de los me­jo­res ejer­cen”, ex­pli­ca Les­ki­nen.

OPOR­TU­NI­DAD DE ES­CA­LAR

El sis­te­ma edu­ca­ti­vo de Fin­lan­dia es­tá es­truc­tu­ra­do de tal ma­ne­ra que per­mi­te, a quien quie­ra, es­tu­diar cual­quier pro­gra­ma téc­ni­co pro­fe­sio­nal o con­ti­nuar los es­tu­dios en al­gu­na uni­ver­si­dad. Ade­más, la política de for­ma­ción con­ti­nua de ese país es­ta­ble­ce que las per­so­nas pue­den for­mar­se du­ran­te to­da la vi­da de ma­ne­ra gra­tui­ta, una opor­tu­ni­dad pa­ra rein­ven­tar­se a la edad que se desee.

ALIMENTACIÓN

Pa­ra ma­xi­mi­zar el po­ten­cial de ca­da in­di­vi­duo se apo­yan am­plia­men­te el apren­di­za­je y el bienestar. Las co­mi­das es­co­la­res se ofre­cen de ma­ne­ra gra­tui­ta des­de el ni­vel prees­co­lar has­ta el de se­cun­da­ria su­pe­rior. En las uni­ver­si­da­des, los al­muer­zos y las co­mi­das ya no son gra­tui­tos, pe­ro son muy eco­nó­mi­cos (tres eu­ros to­do el día). Ade­más, los es­tu­dian­tes pue­den ad­qui­rir un sub­si­dio es­tu­dian­til que os­ci­la en­tre 200 y 500 eu­ros al mes. “To­do par­te des­de la pri­me­ra in­fan­cia; del prin­ci­pio de que to­das las per­so­nas tie­nen de­re­cho a te­ner una co­mi­da ca­lien­te al día y a ser cui­da­dos en to­do el pro­ce­so es­tu­dian­til. El éxi­to en los es­tu­dios no de­be de­pen­der de los in­gre­sos de la fa­mi­lia del alumno o de dón­de pro­ven­ga el ni­ño, ya sea geo­grá­fi­ca o so­cial­men­te, sino de que to­dos ten­gan ac­ce­so a los mis­mos be­ne­fi­cios”, co­men­ta Les­ki­nen.

SER­VI­CIOS DE SA­LUD

Una vez en la uni­ver­si­dad, ca­da es­tu­dian­te de­be pa­gar una cuo­ta pa­ra ser miem­bro de la unión es­tu­dian­til, con lo cual tie­ne ac­ce­so a ser­vi­cios de sa­lud gra­tui­tos de odon­to­lo­gía, me­di­ci­na ge­ne­ral y es­pe­cia­li­da­des co­mo gi­ne­co­lo­gía y psi­co­te­ra­pia. El va­lor de es­ta con­tri­bu­ción es sim­bó­li­co: 80 eu­ros al año. Otros be­ne­fi­cios re­ci­bi­dos al pa­gar esa su­ma de di­ne­ro es ob­te­ner des­cuen­to en trans­por­te pú­bli­co y co­mi­da en los res­tau­ran­tes de las uni­ver­si­da­des.

PRO­TEC­CIÓN A LOS NI­ÑOS

Fin­lan­dia cui­da al ni­ño des­de que la ma­dre es­tá em­ba­ra­za­da has­ta que el jo­ven se in­de­pen­di­za. En es­te sen­ti­do, exis­te un exa­men que se rea­li­za a los ni­ños de 4 años en el que el go­bierno de la ciu­dad, el cen­tro de sa­lud que ha aten­di­do a la mu­jer des­de que es­tá em­ba­ra­za­da y la guar­de­ría eva­lúan con­jun­ta­men­te có­mo es­tá ca­da ni­ño. Tam­bién les ha­cen una en­tre­vis­ta a los pa­dres.

EDU­CA­CIÓN ES­PE­CIAL

To­dos los ni­ños tie­nen de­re­cho a re­ci­bir edu­ca­ción, in­clu­so los in­mi­gran­tes, quie­nes cuen­tan con tra­duc­to­res pa­ra co­mu­ni­car­se con sus pro­fe­so­res. Por otro la­do, hay do­cen­tes es­pe­cia­lis­tas en la for­ma­ción de ni­ños con pro­ble­mas de apren­di­za­je, con le­sio­nes fí­si­cas, men­ta­les, psi­co­ló­gi­cas, pro­ble­mas de apren­di­za­je, lec­tu­ra o con­cen­tra­ción, o que tie­nen al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. En esos ca­sos, la edu­ca­ción es per­so­na­li­za­da y, con ello, se bus­ca in­te­grar­los tan rá­pi­do co­mo sea po­si­ble a las cla­ses nor­ma­les de ca­da ni­vel.

“En Fin­lan­dia es más di­fí­cil ser acep­ta­do en la Fa­cul­tad de Edu­ca­ción que en las de Me­di­ci­na e In­ge­nie­ría”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.