¿Qué tie­nen en co­mún el in­glés y el wa­yuu­nai­ki?

Un pro­fe­sor de la Al­ta Gua­ji­ra se dio cuen­ta de que al en­se­ñar in­glés evi­ta­ría la muer­te de su len­gua ma­dre. En el pro­ce­so ha te­ni­do que sor­tear mu­chas ba­rre­ras. Es­ta es su his­to­ria.

Educación (Colombia) - - Region -

En una re­gión en la que la gen­te tra­ta de en­con­trar agua y co­mi­da pa­ra so­bre­vi­vir, Leo­ni­das bus­có la for­ma de sal­var la len­gua de su pue­blo. Por su pro­fun­da preo­cu­pa­ción, sus pro­fe­so­res apro­ba­ron su idea a pe­sar de lo qui­jo­tes­ca que pa­re­cía. “Me di­je­ron que es­ta­ba ini­cian­do un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción muy du­ro; sin em­bar­go, si eso po­día con­tri­buir a la pre­ser­va­ción de la len­gua, me iban a apo­yar”, le con­tó Leo­ni­das a es­ta pu­bli­ca­ción du­ran­te la Cum­bre Lí­de­res por la Edu­ca­ción. Aun­que to­da­vía los ma­yo­res se ex­pre­san en wa­yuu­nai­ki, los más jó­ve­nes son quie­nes han te­ni­do más con­tac­to con la cultura oc­ci­den­tal, por lo que em­pe­za­ron a usar el cas­te­llano pa­ra no sen­tir­se aver­gon­za­dos y po­co a po­co fue­ron ol­vi­dan­do pa­la­bras en su len­gua. Se­gún la Unes­co, la des­apa­ri­ción de len­guas na­ti­vas ocu­rre de ma­ne­ra más ace­le­ra­da que la de es­pe­cies de plan­tas o de ani­ma­les. Por ejem­plo, an­tes se do­cu­men­ta­ban al­re­de­dor de 7.106 len­guas en el mun­do y ac­tual­men­te se re­gis­tran 6.000, y se es­pe­ra que pa­ra fi­na­les de es­te si­glo des­apa­rez­can 3.000. Co­mo do­cen­te de len­guas mo­der­nas, Leo­ni­das sen­tía que te­nía una deu­da con su pue­blo, pues se ha­bía de­di­ca­do a res­guar­dar una len­gua aje­na du­ran­te sus cla­ses. Ha­ce nue­ve años co­mo pro­fe­sor de Ma­te­má­ti­cas y Es­pa­ñol, y lue­go, ha­ce dos años, co­mo maes­tro de In­glés. Sin em­bar­go, cuan­do em­pe­zó a dar cla­ses de In­glés no pu­do se­guir ig­no­ran­do que sus alum­nos no en­ten­dían el wa­yuu­nai­ki.

“Vi que nues­tra len­gua es­ta­ba en pro­ce­so de ex­tin­ción. Los mis­mos es­tu­dian­tes me di­cen que pa­ra qué es­tu­dia­ban wa­yuu­nai­ki si no les iba a ser­vir en el fu­tu­ro. Me de­cían que ne­ce­si­ta­ban es­tu­diar una len­gua que real­men­te les sir­vie­ra afue­ra. Ahí co­men­zó mi re­fle­xión”, re­cor­dó Leo­ni­das. Mars­hall Suá­rez es una de sus es­tu­dian­tes. Tie­ne 15 años y es­tá en gra­do dé­ci­mo. Ase­gu­ra que pa­ra ella es muy im­por­tan­te vol­ver a su len­gua ma­dre, por­que no quie­re sen­tir ver­güen­za el día en que in­gre­se a la uni­ver­si­dad y le pre­gun­ten si sa­be ha­blar wa­yuu­nai­ki. “Mi len­gua ma­ter­na fue el es­pa­ñol, por­que muy pe­que­ña mis pa­dres me lle­va­ron a vi­vir a Ve­ne­zue­la. Cuan­do mis pa­pás se se­pa­ra­ron, re­gre­sé a Uri­bia con mi pa­pá. Te­nía 6 años cuan­do mis abue­los me em­pe­za­ron a en­se­ñar wa­yuu­nai­ki”. Con jó­ve­nes co­mo Mars­hall, em­pe­zó su pro­yec­to. An­tes de que sos­pe­cha­ran sus ver­da­de­ras in­ten­cio­nes en sus cla­ses de In­glés, les ha­bla­ba a sus es­tu­dian­tes del or­gu­llo que se sien­te ir a otras re­gio­nes e in­clu­so a otros paí­ses y ha­blar en wa­yuu­nai­ki. De­cía: “Te pre­gun­tan que si sa­bes wa­yuu­nai­ki y si no sa­bes, no te van a creer que eres wa­yuu”. Lue­go, du­ran­te las cla­ses, Leo­ni­das de­ja­ba ta­lle­res en los que los es­tu­dian­tes no so­lo de­bían tra­du­cir una ora­ción de es­pa­ñol a in­glés, sino de in­glés a wa­yuu­nai­ki. “Un ejem­plo, una vez les ha­blé del tiem­po en in­glés. Lue­go les pre­gun­té có­mo se­ría esa tra­duc­ción en wa­yuu­nai­ki. Ellos se reunían, pen­sa­ban y no en­con­tra­ban la for­ma de ex­pre­sar la ho­ra tra­di­cio­nal­men­te y vie­ron que era ne­ce­sa­rio in­ves­ti­gar”, ex­pli­có. Pe­ro se die­ron cuen­ta de que mu­chas de las pa­la­bras en in­glés no se pue­den tra­du­cir al wa­yuu­nai­ki. En el ca­so del tiem­po, los wa­yuu no hablan de ho­ras; ellos tie­nen una me­di­ción na­tu­ral. “La som­bra de un ár­bol y los as­tros sir­ve pa­ra me­dir el tiem­po. Es­to no se pue­de tra­du­cir al in­glés”. En­ton­ces, jun­to con sus es­tu­dian­tes, tu­vo que en­con­trar un con­cep­to wa­yuu que se ase­me­ja­ra al tiem­po oc­ci­den­tal. Con es­tos ejer­ci­cios, Leo­ni­das no so­lo les en­se­ñó a sus alum­nos las ho­ras en in­glés, tam­bién lo­gró que vol­vie­ran a usar esas pa­la­bras que ha­bían ol­vi­da­do. Mien­tras más tra­ba­ja­ba, más com­pren­día el lío en el que es­ta­ba me­ti­do. En otro ca­so, sus es­tu­dian­tes des­cu­brie­ron que su len­gua ma­ter­na no te­nía las pa­la­bras pa­ra nom­brar los des­cu­bri­mien­tos e in­ven­tos re­cien­tes del hom­bre oc­ci­den­tal. “La pa­la­bra ‘ce­lu­lar’ no es­tá en nues­tra len­gua, y el es­tu­dian­te me pre­gun­ta­ba ¿có­mo po­de­mos en­con­trar­le un nom­bre? Yo les de­cía que eso no es fá­cil, que ne­ce­si­ta­ría la ayu­da de aca­dé­mi­cos por­que no se pue­den crear pa­la­bras de la na­da”. Sin em­bar­go, co­mo un pe­que­ño ac­to de re­be­lión, se es­tá creando un neo­lo­gis­mo, es de­cir, una pa­la­bra nue­va que apa­re­ce en una len­gua. “Los mis­mos es­tu­dian­tes in­ven­ta­ron una pa­la­bra pa­ra de­cir ‘avión’ en wa­yuu­nai­ki. Pe­ro la crea­ción se dio por imi­ta­ción, co­mo ‘pá­ja­ro que vue­la’. En­ton­ces la gen­te pen­só en po­ner­le un nom­bre que sig­ni­fi­ca­ra ‘al­go que vue­la’, pe­ro eso no es es­pe­cí­fi­co”. Mien­tras Leo­ni­das en­cuen­tra el gru­po de aca­dé­mi­cos que le ayu­de a crear esas nue­vas pa­la­bras en wa­yuu­nai­ki con un sus­ten­to teó­ri­co, es­pe­ra que más com­pa­ñe­ros pue­dan re­pli­car su pro­yec­to, ya que en el mo­men­to so­lo da sus cla­ses en la se­de cen­tral a 28 es­tu­dian­tes. “Te­ne­mos ocho se­des sa­té­li­tes en don­de los ni­ños si­guen sin apren­der wa­yuu­nai­ki. Tie­nen una ma­te­ria de re­lleno en la que les en­se­ñan so­bre la cultura wa­yuu, pe­ro so­lo a tra­vés de cuen­tos”.

“Vi que nues­tra len­gua es­ta­ba en pro­ce­so de des­apa­re­cer. Los mis­mos es­tu­dian­tes me di­cen que pa­ra qué es­tu­dian wa­yuu­nai­ki”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.