Apren­der la paz, des­apren­der la gue­rra. Un re­to de to­dos.

Cer­ca de 288 ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas en to­do el país y una red de maes­tros en 13 de­par­ta­men­tos tra­ba­jan pe­da­go­gías de me­mo­ria his­tó­ri­ca pa­ra ge­ne­rar pen­sa­mien­to crí­ti­co en torno al con­flic­to ar­ma­do co­lom­biano.

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

“En­tre Bo­lí­var y Su­cre es­tán los Mon­tes de María, y por ahí es­tá re­ga­da to­da la fa­mi­lia mía. Co­mien­za en María La Ba­ja y ter­mi­na en la Al­ta María, y el agua­ca­te de La Ca­so­na es un fru­to acre­di­ta­do con ta­ba­co que nos com­pra el cul­ti­vo en El Sa­la­do…”. Así ini­cia uno de los tex­tos que el Cen­tro Na­cio­nal de Me­mo­ria His­tó­ri­ca (CNMH) ela­bo­ra pa­ra ge­ne­rar me­mo­ria en al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas del país.

Des­de ha­ce cin­co años, el equi­po de pe­da­go­gía del CNMH tra­ba­ja en el di­se­ño de es­tra­te­gias pa­ra reflexionar so­bre el ti­po de in­ves­ti­ga­ción y edu­ca­ción en his­to­ria de Co­lom­bia que ne­ce­si­tan las es­cue­las y uni­ver­si­da­des del país. Pla­nea lle­var­las a ca­bo me­dian­te ejer­ci­cios de ver­dad que dig­ni­fi­quen a las víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do co­lom­biano. Se­gún María Andrea Ro­cha, lí­der del área de pe­da­go­gía de esa ins­ti­tu­ción, el desafío era la cir­cu­la­ción de los in­for­mes que el Cen­tro pro­du­ce y “có­mo ha­cer pa­ra que los es­tu­dian­tes no los re­pi­tie­ran co­mo lo­ros, sino que ge­ne­ra­ran de­ba­tes en torno a ellos. Por ello, el len­gua­je téc­ni­co, aca­dé­mi­co y ex­ten­so se trans­for­mó en he­rra­mien­tas pe­da­gó­gi­cas sen­ci­llas que fa­ci­li­ta­ron el tra­ba­jo en el au­la. Así sur­gió la Ca­ja de He­rra­mien­tas”, afir­mó.

Es­te ins­tru­men­to es un con­jun­to de tex­tos ins­pi­ra­do en ca­sos em­ble­má­ti­cos que el CNHM in­ves­ti­ga, en­tre ellos, las ma­sa­cres de El Sa­la­do y Bahía Por­te­te, y se im­ple­men­te me­dian­te ta­lle­res y una ru­ta de guía pa­ra los maes­tros.

El ob­je­ti­vo –no so­lo de es­ta he­rra­mien­ta, sino tam­bién de la edu­ca­ción en me­mo­ria his­tó­ri­ca– es desa­rro­llar el pen­sa­mien­to crí­ti­co en los es­tu­dian­tes. “Una in­quie­tud que ha sur­gi­do du­ran­te el pro­ce­so es por qué es­ta­mos lle­van­do el ho­rror al au­la, qué pro­pó­si­to pe­da­gó­gi­co tie­ne ha­cer eso. No lo lle­va­mos por­que sí. Que­re­mos cul­ti­var la em­pa­tía y for­mar ciu­da­da­nos con mi­ra­das que se in­tere­sen por la suer­te de otros”, ex­pli­có Ro­cha.

Si bien ha ha­bi­do in­te­rés de al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes en en­se­ñar lo su­ce­di­do en el país du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, en otros lu­ga­res ha si­do un te­ma es­pi­no­so, que se lle­va a ca­bo más por ac­cio­nes legales que por vo­lun­tad. En efec­to, des­de 2013 la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal ha ex­hor­ta­do con di­fe­ren­tes sen­ten­cias al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Na­cio­nal y al CNMH pa­ra que desa­rro­llen pro­ce­sos de me­mo­ria y de­re­chos hu­ma­nos en Arau­ca, Hui­la, La Gua­ji­ra, Mag­da­le­na Me­dio y Ce­sar, en­tre otros lu­ga­res.

❚❚ PA­SO A PA­SO

Des­de 2012, la ela­bo­ra­ción de las me­to­do­lo­gías ha si­do una ta­rea con­jun­ta de pro­fe­sio­na­les del CNMH, ex­per­tos en pe­da­go­gía, do­cen­tes y es­tu­dian­tes de di­ver­sos te­rri­to­rios de Co­lom­bia.

De es­te tra­ba­jo sur­gió una ru­ta in­duc­ti­va con una pers­pec­ti­va plu­ra­lis­ta, no dog­má­ti­ca, con en­fo­que di­fe­ren­cial y de ac­ción sin da­ño, que re­co­no­ce la ca­pa­ci­dad in­di­vi­dual y co­lec­ti­va de los jó­ve­nes pa­ra apor­tar a la cons­truc­ción de la paz.

“Te­nía­mos gran­des pre­gun­tas: ¿có­mo ini­ciar es­tos pro­ce­sos e in­vo­lu­crar no so­lo a es­tu­dian­tes afec­ta­dos por la gue­rra (o que la han te­ni­do muy cer­ca), sino tam­bién a aque­llos que han es­ta­do le­jos de ella? ¿De qué ma­ne­ra ha­blar­le a un jo­ven de Me­de­llín o Bo­go­tá so­bre lo que ocu­rrió en El Sa­la­do? ¿Có­mo ex­pli­car los pro­ble­mas ge­ne­ra­dos por la tie­rra o los arrai­gos cam­pe­si­nos a per­so­nas que es­tán en di­ná­mi­cas ur­ba­nas?”, re­cuer­da Ro­cha.

Fren­te a es­tos in­te­rro­gan­tes sur­gió el ca­mino pe­da­gó­gi­co que de­ci­die­ron to­mar, que tran­si­ta del ni­vel per­so­nal al his­tó­ri­co. “En nin­guno de los li­bros el arran­que es ‘qué pa­só en El Sa­la­do’ o ‘la Re­for­ma Agra­ria de 1961’”, ase­gu­ra Ro­cha. Por ejem­plo, en el pri­mer eje so­bre El Sa­la­do, se abor­da el pro­ble­ma de la tie­rra, los arrai­gos, los con­flic­tos en­tre cam­pe­si­nos y te­rra­te­nien­tes en los Mon­tes de María. Pa­ra lle­gar a esos te­mas, se ha­bla pre­via­men­te so­bre los es­pa­cios per­so­na­les (co­mo la ha­bi­ta­ción o el pa­tio de re­creo) y las dispu­tas que ge­ne­ran.

Es­ta ru­ta, se­gún Ro­cha, es cí­cli­ca. “La re­fle­xión arran­ca en torno a lo per­so­nal pa­ra te­jer un puente con lo que nos ha pa­sa­do co­mo país. No co­mien­za por los he­chos es­cue­tos”.

UNA RED MAES­TRA

“La es­cue­la tam­bién ha si­do víc­ti­ma del con­flic­to. Fue el lu­gar pa­ra guar­dar ar­mas y re­clu­tar mu­chos ni­ños de Co­lom­bia”, afir­ma el pro­fe­sor El­kin García, de la Ins­ti­tu­ción Edu­ca­ti­va Juan de la Cruz Posada de Me­de­llín. Él ha­ce par­te de los 34 do­cen­tes de ca­si 13 de­par­ta­men­tos que con­for­man la Red Na­cio­nal de Maes­tras y Maes­tros por la Me­mo­ria y la Paz, quie­nes años atrás co­men­za­ron a tra­ba­jar con las pe­da­go­gías pro­pues­tas por el CNMH y hoy bus­can es­pa­cios pa­ra co­no­cer más ex­pe­rien­cias y re­tro­ali­men­tar­se. Con­si­de­ran que en­se­ñar me­mo­ria his­tó­ri­ca es ga­ran­tía de no re­pe­ti­ción.

Al­gu­nos de ellos ve­nían tra­ba­jan­do so­bre la me­mo­ria des­de an­tes de par­ti­ci­par en el pro­gra­ma, in­clu­so sin te­ner cla­ri­dad so­bre el te­ma. Por ejem­plo, el pro­fe­sor Ed­gar­do Romero, de la Nor­mal Su­pe­rior Mon­tes de María, ha­cía ejer­ci­cios de his­to­ria oral con sus es­tu­dian­tes, pri­me­ro en su cla­se de An­tro­po­lo­gía y lue­go en el área di­dác­ti­ca de Cien­cias So­cia­les. “Los alum­nos en­tre­vis­ta­ban a per­so­nas de la co­mu­ni­dad con la in­ten­ción de ha­cer re­cons­truc­cio­nes de vi­da. Cuan­do la gen­te ha­bla­ba, sa­lía a re­lu­cir siem­pre el te­ma de la vio­len­cia. Nos en­te­ra­mos de que mu­chos ha­bían si­do des­pla­za­dos o te­nían fa­mi­lia­res des­apa­re­ci­dos”, afir­mó Romero.

El pro­ce­so fue, sin em­bar­go, for­ta­le­ci­do por el CNMH. “Las nue­vas me­to­do­lo­gías nos han da­do más he­rra­mien­tas”, ma­ni­fes­tó la do­cen­te Ibeth María Pérez, de la Ins­ti­tu­ción Edu­ca­ti­va n.º 15 se­de Lo­ma Fres­ca, en Mai­cao, La Gua­ji­ra. “Soy pro­fe­so­ra de Fi­lo­so­fía y mi preo­cu­pa­ción era que los mu­cha­chos se veían abu­rri­dos en cla­se. Aho­ra se han sol­ta­do. Cuan­do en la cla­se dis­cu­ti­mos so­bre un te­ma que de al­gún mo­do les afec­tó, su in­te­rés au­men­ta”.

Ca­si to­dos los maes­tros que con­for­man la red per­te­ne­cen a zo­nas que fue­ron afec­ta­das de ma­ne­ra di­rec­ta o cer­ca­na por la vio­len­cia. En la Nor­mal don­de tra­ba­ja el pro­fe­sor Romero fue­ron ase­si­na­dos dos rec­to­res; uno en 1997 y el otro en 2001. Re­cor­dar for­ma par­te del ADN de la ins­ti­tu­ción.

La for­ma­ción do­cen­te ha si­do fun­da­men­tal no so­lo pa­ra quie­nes cons­ti­tu­yen par­te de la red, sino tam­bién pa­ra aque­llos que tra­ba­jan des­de 2013 en las más de 288 ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas co­lom­bia­nas for­ta­le­ci­das por el Cen­tro de Me­mo­ria.

Ha­cer me­mo­ria pue­de abrir do­lo­res que es im­por­tan­te sa­nar con el res­pe­to y cui­da­do ne­ce­sa­rios. Es­to sig­ni­fi­ca lle­var a ca­bo ‘ac­cio­nes sin da­ño’, tér­mino usa­do fre­cuen­te­men­te por los pe­da­go­gos.

❚❚ EL PA­PEL DEL MEN

Ro­cha re­co­no­ce la im­por­tan­cia de es­ta ins­tan­cia pa­ra ava­lar y con­vo­car do­cen­tes. “El MEN en­vía unas car­tas a las Se­cre­ta­rías de Edu­ca­ción y es­tas nos ayu­dan a con­vo­car maes­tros. Nues­tros ta­lle­res no son ma­si­vos. No ci­ta­mos a 200 o 100 pro­fe­so­res; ha­ce­mos pro­ce­sos vi­ven­cia­les con gru­pos pe­que­ños. Con­si­de­ra­mos que pa­ra que la me­mo­ria his­tó­ri­ca sea real­men­te trans­for­ma­do­ra en el au­la, de­ben cam­biar las prác­ti­cas tra­di­cio­na­les de en­se­ñan­za, las creen­cias y las pre­con­cep­cio­nes so­bre el con­flic­to”, ma­ni­fes­tó Ro­cha.

De es­ta ma­ne­ra, el acom­pa­ña­mien­to del CNMH a las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas no so­lo se brin­da me­dian­te la Ca­ja de He­rra­mien­tas o los ta­lle­res de sen­si­bi­li­za­ción, sino a tra­vés de vi­si­tas al au­la pa­ra ge­ne­rar ac­ti­vi­da­des vi­ven­cia­les y re­sol­ver du­das que, en mu­chos ca­sos, su­pe­ran el pa­pel.

En 2014, el MEN, co­mo res­pues­ta al mo­men­to que vi­vía el país, es­ta­ble­ció la Cá­te­dra de Paz. Si bien uno de sus ejes es la me­mo­ria, los do­cen­tes no ne­ce­sa­ria­men­te es­tán en la obli­ga­ción de guiar sus cla­ses des­de esa pers­pec­ti­va. Por es­ta ra­zón, el tra­ba­jo que ha ade­lan­ta­do el CNMH ha si­do pa­ra­le­lo a lo que ha pro­pues­to la cá­te­dra. Es­to lle­va a una dis­cu­sión de po­lí­ti­ca pú­bli­ca for­ma­ti­va

“La es­cue­la tam­bién ha si­do víc­ti­ma del con­flic­to, fue el lu­gar pa­ra guar­dar ar­mas o re­clu­tar a mu­chos ni­ños de Co­lom­bia".

so­bre si in­cluir el te­ma de me­mo­ria his­tó­ri­ca cuan­do se es­té ha­blan­do de edu­ca­ción ciu­da­da­na y cons­truc­ción de paz. “Es­to no de­be­ría ser al­go ac­ce­so­rio u op­cio­nal”, afir­ma Ro­cha.

❚❚ AN­TES DEL CNMH

Cuan­do el equi­po de pe­da­go­gía del Cen­tro Na­cio­nal de Me­mo­ria His­tó­ri­ca co­men­zó a tra­ba­jar en la Ca­ja de He­rra­mien­tas y en las di­fe­ren­tes me­to­do­lo­gías pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes pu­die­ran en­se­ñar es­tos te­mas, se en­con­tra­ron con que en el Co­le­gio Cam­poa­le­gre de Bo­go­tá ya se es­ta­ba abor­dan­do el asun­to.

Por ejem­plo, Ana María Du­rán, pro­fe­so­ra de Cien­cias So­cia­les en es­ta ins­ti­tu­ción, ex­plo­ra­ba me­to­do­lo­gías so­bre me­mo­ria que par­tían de la in­ves­ti­ga­ción de te­mas co­yun­tu­ra­les. Los es­tu­dian­tes te­nían op­ción de pre­sen­tar su in­da­ga­ción en cual­quier for­ma­to, y pre­sen­ta­ban sus re­fle­xio­nes y con­clu­sio­nes de ma­ne­ra crí­ti­ca.

“Lue­go sur­gió la idea de ha­cer una vi­si­ta a El Sa­la­do. No pa­ra re­vic­ti­mi­zar a la po­bla­ción, sino con el ob­je­ti­vo de co­no­cer la ri­que­za cul­tu­ral del pue­blo, vi­vir el día tras día de un sa­la­de­ro y ge­ne­rar em­pa­tía”, afir­mó Du­rán. Es­tas vi­si­tas guiadas han evo­lu­cio­na­do a tal pun­to que no so­lo los es­tu­dian­tes de Cam­poa­le­gre van a El Sa­la­do; los sa­la­de­ros tam­bién vie­nen a Bo­go­tá. Un ejer­ci­cio que ha cons­trui­do te­ji­do so­cial y que ha in­vo­lu­cra­do a to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va.

Pa­ra Du­rán, edu­car en me­mo­ria his­tó­ri­ca cam­bia la men­ta­li­dad. Trae las emo­cio­nes al au­la y ge­ne­ra otro ti­po de re­la­cio­nes en­tre es­tu­dian­tes y do­cen­tes. Por eso, in­vi­ta a los pro­fe­so­res pa­ra que se arries­guen a ha­cer me­mo­ria. “Hay di­fe­ren­tes for­mas: es­cri­tos, li­bros, vi­deos, mu­seos, fo­to­gra­fías. Los es­tu­dian­tes van en­con­tran­do el ca­mino”, re­sal­tó. Un ejem­plo cla­ro es el de los alum­nos de Cam­poa­le­gre, quie­nes es­tán es­tre­nan­do un do­cu­men­tal rea­li­za­do por ellos mis­mos que mues­tra có­mo ha si­do su pro­ce­so.

En la Nor­mal Su­pe­rior Mon­tes de María los es­tu­dian­tes hi­cie­ron me­mo­ria pin­tan­do las pa­re­des de su co­le­gio.

Al en­cuen­tro or­ga­ni­za­do en Bo­go­tá por el CNMH asis­tie­ron no so­lo do­cen­tes, sino tam­bién es­tu­dian­tes de co­le­gios y uni­ver­si­da­des de Co­lom­bia.

Las ar­tes es­cé­ni­cas y la dan­za son ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas usa­das con fre­cuen­cia por do­cen­tes y es­tu­dian­tes pa­ra ge­ne­rar pro­ce­sos de me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.