Pri­me­ra In­fan­cia

Se­gún el ICBF, en 2018, 35.430 ni­ños han in­gre­sa­do a Pro­ce­sos de Res­ta­ble­ci­mien­to de De­re­chos. De acuer­do con Cran, de es­tos, ca­si 26.000 vi­ven ba­jo la mo­da­li­dad de cui­da­do al­ter­na­ti­vo. Es de­cir, fue­ron re­ti­ra­dos de sus fa­mi­lias y una ins­ti­tu­ción u ho­gar

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

Ni­ños del ICBF, le­jos de ca­sa

En ma­yo de 2018 el país le­van­tó su voz por el sui­ci­dio de Jay­der Iván Pa­rra­do, de 15 años. El me­nor, lue­go de per­der a su ma­dre y ser re­ti­ra­do del ho­gar con­for­ma­do por su pa­dre (quien lo mal­tra­ta­ba), ha­bía pa­sa­do a ma­nos de unos tíos.

Es­te he­cho pu­so en el ojo del hu­ra­cán al Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bie­nes­tar Fa­mi­liar (ICBF), pe­ro es­pe­cial­men­te a su mo­da­li­dad de apo­yo del sis­te­ma de pro­tec­ción en un me­dio di­fe­ren­te al de la fa­mi­lia de ori­gen o red vin­cu­lar, co­no­ci­do co­mo cui­da­do al­ter­na­ti­vo. Se su­po que, en va­rias oca­sio­nes, el ni­ño ha­bía si­do re­ti­ra­do de su nú­cleo fa­mi­liar y de­vuel­to a él sin ga­ran­ti­zar sus de­re­chos.

Las crí­ti­cas no se hi­cie­ron es­pe­rar, una de las más agu­das fue la de la co­lum­nis­ta Sa­lud Her­nán­dez Mora, quien ex­pre­só en su cuen­ta de Twit­ter: “El sui­ci­dio del ni­ño Jay­der Pa­rra­do so­lo es res­pon­sa­bi­li­dad del ICBF, que nun­ca es­cu­chó su llan­to, ig­no­ró el mal­tra­to, des­pre­ció sus gri­tos de an­gus­tia. Más fá­cil en­tre­gar­lo a sus tor­tu­ra­do­res”.

A ella se unie­ron cien­tos de vo­ces, que ade­más de re­cha­zar los he­chos exi­gían una po­lí­ti­ca de pro­tec­ción mu­cho más efi­cien­te pa­ra los ni­ños.

Se­gún Mar­ga­ri­ta Mar­tí­nez, ase­so­ra de Pro­tec­ción de la Fun­da­ción Plan, úni­ca­men­te se ale­ja a un ni­ño de su fa­mi­lia cuan­do la au­to­ri­dad ad­mi­nis­tra­ti­va ha te­ni­do co­no­ci­mien­to de una vul­ne­ra­ción, ne­gli­gen­cia o ame­na­za de al­guno de sus de­re­chos, o se ha efec­tua­do una pri­me­ra amo­nes­ta­ción.

“Por ley, las me­di­das de pro­tec­ción son tran­si­to­rias. Lo ideal es que no ha­ya re­ti­ro de los ni­ños y ni­ñas de sus fa­mi­lias, sino que se ga­ran­ti­cen to­dos sus de­re­chos. El pro­to­co­lo es que un pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­do acom­pa­ñe al me­nor

y a su fa­mi­lia en el pro­ce­so, de tal ma­ne­ra que brin­de in­for­ma­ción so­bre el ca­so, ten­ga cla­ri­dad del pro­ce­so que se ade­lan­ta y ubi­que a una fa­mi­lia que es­té en po­si­bi­li­dad e in­te­rés de re­ci­bir­lo. Pue­de su­ce­der que las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de no le per­mi­tan ga­ran­ti­zar los de­re­chos. Es­to se re­por­ta a las en­ti­da­des com­pe­ten­tes pa­ra que brin­den apo­yo y ha­gan se­gui­mien­to”, ex­pli­có.

Gonzalo Gu­tié­rrez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro pa­ra el Re­in­te­gro y Aten­ción del Ni­ño (Cran), con­si­de­ra que se de­be tra­ba­jar pa­ra que se res­ta­blez­can los de­re­chos de los me­no­res en sus ho­ga­res. “El Es­ta­do tie­ne que ac­tuar pa­ra for­ta­le­cer la­zos, evi­tar que fac­to­res co­mo la po­bre­za ex­tre­ma lle­ven a que se le im­pi­da al ni­ño te­ner de­re­cho a una fa­mi­lia”, ase­gu­ró.

Tam­bién hi­zo re­fe­ren­cia a de­bi­li­da­des en los pro­ce­sos. Se­gún el ICBF, los de­fen­so­res de fa­mi­lia tie­nen au­to­no­mía y pue­den re­ti­rar o en­tre­gar a los me­no­res lue­go de la ve­ri­fi­ca­ción de las con­di­cio­nes de ca­da nú­cleo fa­mi­liar. Sin em­bar­go, pa­ra Gu­tié­rrez es­to es una fa­lla: “Los fil­tros no son bue­nos; a ve­ces los de­fen­so­res se cen­tran so­lo en la pers­pec­ti­va de de­re­chos des­de lo ju­rí­di­co y ol­vi­dan lo psi­co­so­cial”.

VI­CIOS DEL SIS­TE­MA

Por un la­do, los cri­te­rios pa­ra que un ni­ño pa­se de su nú­cleo fa­mi­liar al sis­te­ma de cui­da­do al­ter­na­ti­vo no son cla­ros; por el otro, el ICBF se de­mo­ra has­ta cua­tro años o más re­sol­vien­do la si­tua­ción del me­nor, mien­tras tan­to di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes u ho­ga­res sus­ti­tu­tos se en­car­gan de sus cui­da­dos. “De los más de 130.000 ni­ños que to­can la puer­ta del sis­te­ma de pro­tec­ción del ICBF, 26.000 se que­dan en cui­da­dos al­ter­na­ti­vos. Es ne­ce­sa­rio re­sol­ver su si­tua­ción con agi­li­dad y ga­ran­ti­zar­les el de­re­cho a cre­cer en una fa­mi­lia. Un me­nor que lle­ga de seis me­ses a una de es­tas ins­ti­tu­cio­nes y per­ma­ne­ce allí cua­tro años cre­ce sin la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llo más im­por­tan­te, que so­lo se ga­ran­ti­za du­ran­te pri­me­ra in­fan­cia. Mu­chos cre­cen co­mo hi­jos del Es­ta­do por­que nun­ca vuel­ven a su nú­cleo”, afir­mó Gu­tié­rrez.

An­te es­to, el ICBF di­ce que una vez re­suel­ta la si­tua­ción ju­rí­di­ca a tra­vés de un fa­llo de vul­ne­ra­ción de de­re­chos, de­be­rá rea­li­zar­se se­gui­mien­to por el tér­mino de seis me­ses, pro­rro­ga­bles por seis me­ses más; tér­mino du­ran­te el cual de­be­rá de­ter­mi­nar­se el cie­rre del pro­ce­so en ca­so de que el ni­ño se en­cuen­tre ubi­ca­do en su me­dio fa­mi­liar y se ha­yan su­pe­ra­do las si­tua­cio­nes de ame­na­za o vul­ne­ra­ción de de­re­chos.

Es­te pa­no­ra­ma de­ja en­tre­ver un va­cío en el sis­te­ma de pro­tec­ción de los me­no­res co­lom­bia­nos, ade­más de unas re­glas un tan­to di­fu­sas que ter­mi­nan afec­tan­do a los me­no­res. El tiem­po y la agi­li­dad pa­ra res­ta­ble­cer los de­re­chos es de­ter­mi­nan­te en el desa­rro­llo in­te­gral de la ni­ñez en Co­lom­bia.

En lo que va de es­te año, 35.430 ni­ños han in­gre­sa­do a Pro­ce­sos de Res­ta­ble­ci­mien­to de De­re­chos. De es­tos, 8.867 in­gre­sa­ron a un ho­gar sus­ti­tu­to y 934 fue­ron re­in­te­gra­dos a su me­dio fa­mi­liar. La ta­sa de re­in­gre­so, es de­cir, ser nue­va­men­te apar­ta­dos de sus ho­ga­res o nú­cleos fa­mi­liar, es de 3%.

SE­GÚN CI­FRAS DE 2018, SE HA ABIER­TO PRO­CE­SO AD­MI­NIS­TRA­TI­VO DE RES­TA­BLE­CI­MIEN­TO DE DE­RE­CHOS POR ABU­SO SE­XUAL PA­RA 2.944 NI­ÑOS Y ADO­LES­CEN­TES. EN­TRE 2017 Y 2018 HA HA­BI­DO 25.363; POR MAL­TRA­TO FÍ­SI­CO, 5.694.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.