Pe­da­gó­gi­ca

Las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas ad­mi­nis­tra­das por pri­va­das han de­mos­tra­do ser más efi­cien­tes con el gas­to pú­bli­co y, en al­gu­nos ca­sos, han ob­te­ni­do me­jo­res re­sul­ta­dos en ca­li­dad que los co­le­gios ofi­cia­les. En­ton­ces, ¿qué hay de ma­lo en es­ta es­tra­te­gia?

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

¿Por qué se­guir con co­le­gios en con­ce­sión?

Ac­tual­men­te, en el país hay 63 co­le­gios pú­bli­cos ad­mi­nis­tra­dos por ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción pri­va­das. Es­tas re­ci­ben del go­bierno cen­tral y de las al­cal­días lo­ca­les en­tre dos y tres mi­llo­nes de pe­sos por es­tu­dian­te pa­ra ga­ran­ti­zar su ges­tión. Sin em­bar­go, no es­tán en ma­nos del sec­tor ofi­cial, por­que, al pa­re­cer, las se­cre­ta­rías de Edu­ca­ción no tie­nen la ca­pa­ci­dad pa­ra ad­mi­nis­trar­las.

Pa­ra la Fe­de­ra­ción Co­lom­bia­na de Edu­ca­do­res (Fe­co­de) y la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (ADE), se tra­ta de una es­tra­te­gia so­te­rra­da de pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción, por­que con es­te mo­de­lo los co­le­gios pier­den au­to­no­mía y los do­cen­tes son tra­ta­dos co­mo mano de obra ba­ra­ta. El mo­de­lo, no obs­tan­te, ha de­mos­tra­do me­jo­rar la ca­li­dad de la edu­ca­ción pú­bli­ca en zo­nas vul­ne­ra­das de las ciu­da­des. ¿Es o no una bue­na es­tra­te­gia?

EL INI­CIO

El mo­de­lo de con­ce­sión exis­te en el país des­de 2004, cuan­do el desafío era in­cre­men­tar la co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va.

La en­ton­ces mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Ce­ci­lia María Vé­lez, usó es­ta for­ma de con­tra­ta­ción pa­ra de­jar 47 co­le­gios pú­bli­cos a car­go de ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das, ar­gu­men­tan­do que el Es­ta­do no po­día en­car­gar­se de ellos. La idea era que es­tos en­tes, en su ma­yo­ría ca­jas de

com­pen­sa­ción, fun­da­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro, lo hi­cie­ran con ca­li­dad y con me­nos pre­su­pues­to.

La nor­ma, ex­plí­ci­ta en el De­cre­to 4313 de 2004, es­ta­ble­cía que los de­par­ta­men­tos, dis­tri­tos y mu­ni­ci­pios cer­ti­fi­ca­dos so­lo po­dían ce­le­brar un con­tra­to de con­ce­sión cuan­do se de­mos­tra­ra su in­su­fi­cien­cia pa­ra pres­tar el ser­vi­cio edu­ca­ti­vo en los es­ta­ble­ci­mien­tos es­ta­ta­les.

Aun­que en un prin­ci­pio se re­gla­men­tó que la in­fra­es­truc­tu­ra se­ría cons­trui­da por un par­ti­cu­lar, en 2017, Vé­lez or­de­nó la cons­truc­ción de los 47 co­le­gios con re­cur­sos del Es­ta­do; lue­go los de­jó a car­go de pri­va­dos. Des­de ese mo­men­to se le em­pe­zó a de­no­mi­nar al mo­de­lo ‘co­le­gios en ad­mi­nis­tra­ción’. Aun­que era un pro­gra­ma na­cio­nal pa­ra in­cre­men­tar la co­ber­tu­ra, las se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción de­ci­die­ron con­tra­tar a una ins­ti­tu­ción pri­va­da pa­ra ad­mi­nis­trar el ser­vi­cio edu­ca­ti­vo du­ran­te los si­guien­tes 12 años.

Los de­trac­to­res de la es­tra­te­gia, es­pe­cial­men­te el ma­gis­te­rio, ase­gu­ra­ron que, des­de el mo­men­to en que el go­bierno em­pe­zó a cons­truir las ins­ti­tu­cio­nes, el ti­po de con­tra­ta­ción se des­vir­tuó por­que no ha­bía una jus­ti­fi­ca­ción de in­su­fi­cien­cia. Uno de los ca­sos más so­na­dos ha si­do el de Bo­go­tá, en­ti­dad te­rri­to­rial que ha usa­do es­te es­que­ma por más de 20 años y que ac­tual­men­te tie­ne con­tra­to con nue­ve ope­ra­do­res.

A prin­ci­pios de es­te año, la ex­se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción, María Vic­to­ria An­gu­lo (hoy mi­nis­tra de Edu­ca­ción Na­cio­nal), so­li­ci­tó al Con­ce­jo de Bo­go­tá ob­te­ner vi­gen­cias fu­tu­ras pa­ra que 13 co­le­gios que la ad­mi­nis­tra­ción Pe­ña­lo­sa pla­nea cons­truir en la lo­ca­li­dad de Bo­sa, Ken­nedy, Ciu­dad Bo­lí­var y Us­me tam­bién que­den en ma­nos de pri­va­dos. Es de­cir, pa­ra 2021 Bo­go­tá ten­dría 35 co­le­gios en con­ce­sión, 5% del to­tal de su ma­trí­cu­la.

An­gu­lo di­jo que, pa­ra ob­te­ner es­te mon­to, “la in­ten­ción de dar en ad­mi­nis­tra­ción es­tos 13 co­le­gios es que a 2021 se be­ne­fi­cien 12.000 es­tu­dian­tes de es­tas lo­ca­li­da­des, en las que hay un dé­fi­cit de co­le­gios”. Tam­bién ase­gu­ró que con es­ta es­tra­te­gia el Dis­tri­to aho­rra­rá 30% de los gas­tos pú­bli­cos, ga­ran­ti­za­rá una me­jor ca­li­dad y la im­ple­men­ta­ción del pro­gra­ma Jor­na­da Úni­ca en es­tos cen­tros edu­ca­ti­vos.

A pe­sar de que se han cons­truí­do 23.000 nue­vas au­las y se re­gis­tran 326.000 do­cen­tes en to­do el país, Bo­go­tá y otras en­ti­da­des te­rri­to­ria­les ase­gu­ran que la im­ple­men­ta­ción del pro­gra­ma du­pli­có las ne­ce­si­da­des del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y a la fe­cha no tie­nen có­mo res­pon­der. Es en es­te pun­to don­de los co­le­gios en con­ce­sión se con­vir­tie­ron en un ali­vio pre­su­pues­tal pa­ra los en­tes te­rri­to­ria­les.

Miguel Par­do, miem­bro sin­di­cal de la ADE, in­sis­te en que Bo­go­tá tie­ne có­mo pres­tar el ser­vi­cio edu­ca­ti­vo de ma­ne­ra ofi­cial, por­que la ciu­dad cons­tru­ye los co­le­gios. “Se es­tán di­cien­do ver­da­des a me­dias pa­ra jus­ti­fi­car la en­tre­ga del pa­tri­mo­nio pú­bli­co a ope­ra­rios pri­va­dos. Si a los maes­tros no se les pa­ga por es­ca­la­fón, es me­jor de­cir que hay in­su­fi­cien­cia y pa­gar­le me­nos a los pri­va­dos, quie­nes tie­nen a los do­cen­tes en con­di­cio­nes la­bo­ra­les pé­si­mas”.

Si bien es­te mo­de­lo ha mos­tra­do bue­nos re­sul­ta­dos en la ges­tión de los re­cur­sos, pues la ca­nas­ta edu­ca­ti­va es más ba­ra­ta que la de los co­le­gios que ad­mi­nis­tra la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Dis­tri­tal (SED) y que ope­ran con Jor­na­da Úni­ca (ver in­fo­gra­fía), tam­bién ha im­pac­ta­do de ma­ne­ra ne­ga­ti­va a la pro­fe­sión do­cen­te. Las per­so­nas que ha­cen par­te de es­te es­que­ma afir­man tra­ba­jar en con­di­cio­nes me­nos fa­vo­ra­bles que quie­nes lo ha­cen en los co­le­gios ofi­cia­les.

Por ejem­plo, en el ca­so de la ca­pi­tal, un pro­fe­sor que tra­ba­ja en un co­le­gio en ad­mi­nis­tra­ción y ope­ra con Jor­na­da Úni­ca re­ci­be del ope­ra­dor un sa­la­rio de 1.887.901,65 pe­sos, mien­tras que uno que es­tá en un co­le­gio ad­mi­nis­tra­do por la mis­ma SED re­ci­be 3.615.602,00 pe­sos.

A pe­sar de ir en con­tra­vía de las exi­gen­cias his­tó­ri­cas de los do­cen­tes res­pec­to a sus sa­la­rios, es im­po­si­ble ne­gar que el mo­de­lo ha de­mos­tra­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en ca­li­dad en­tre los es­tu­dian­tes de es­tra­tos 1 y 2. Co­mo Par­do afir­ma, “no hay que ne­gar que hay cier­tos co­le­gios de bue­na ca­li­dad”.

Las ca­jas de com­pen­sa­ción, fun­da­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro son al­gu­nos de los ope­ra­do­res del mo­de­lo de con­ce­sión.

Fuen­te: SED. Di­rec­ción de Co­ber­tu­ra / Ofi­ci­na Ase­so­ra de Pla­nea­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.