Mun­do

Cen­su­rar lo in­con­ve­nien­te. Me­mo­ri­zar to­do. Reflexionar po­co. Así es el sis­te­ma edu­ca­ti­vo en Chi­na. Pe­ro de ca­ra a los cam­bios del si­glo XXI, la po­ten­cia asiá­ti­ca se en­fren­ta al difícil desafío de en­se­ñar pen­sa­mien­to crí­ti­co en un Es­ta­do to­ta­li­ta­rio.

Educación (Colombia) - - CONTENIDO - POR: San­tia­go Vi­lla Twit­ter: @san­tia­go­vi­llach

Chi­na, en­se­ñar a pen­sar ba­jo la cen­su­ra

To­dos los es­tu­dian­tes en el sa­lón se in­cli­na­ron so­bre su li­bro de tex­to, con­cen­tra­dos en una pá­gi­na que no leían. En cam­bio, in­ten­ta­ban des­pe­gar un frag­men­to de cin­ta ma­rrón ad­he­si­va –de las que se uti­li­zan pa­ra em­pa­car ca­jas– que cu­bría un mis­mo apar­ta­do en ca­da li­bro. Dana Pao, pro­fe­so­ra de In­glés en dé­ci­mo gra­do de un co­le­gio pri­va­do en Pe­kín, su­po que de­be­ría re­plan­tear to­da su ho­ra de cla­se cuan­do un alumno pre­gun­tó qué era esa cin­ta pe­ga­da en la mi­tad de la ho­ja.

Los li­bros de tex­to que se im­por­tan en Chi­na son re­vi­sa­dos por la adua­na y el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y, cuan­do hay ma­te­rial que el go­bierno con­si­de­ra po­lí­ti­ca­men­te sen­si­ble, un fun­cio­na­rio lo cu­bre con una cin­ta ma­rrón.

“Ha­lla­mos esa pá­gi­na cen­su­ra­da y a los es­tu­dian­tes no les in­tere­sa­ba na­da dis­tin­to que des­cu­brir lo que ha­bía ba­jo la cin­ta. En­ton­ces me di­je que ten­dría que vol­ver es­to un ejer­ci­cio pe­da­gó­gi­co”, di­jo Pao. La ma­yo­ría de los chi­cos, an­sio­sos, ras­ga­ron la ho­ja. Una ni­ña que con pa­cien­cia me­tó­di­ca, mi­lí­me­tro a mi­lí­me­tro, lo­gró re­ve­lar la in­for­ma­ción se­cre­ta sin da­ñar­la, ex­hi­bió pa­ra el res­to de la cla­se una ta­bla de los paí­ses que más con­ta­mi­nan los océa­nos. Chi­na es­ta­ba en el se­gun­do pues­to.

“Les hi­ce pre­gun­tas. So­lo pre­gun­tas. Ellos te­nían que lle­gar a las res­pues­tas por su cuen­ta. ¿Quién creen que pu­so eso allí? Al prin­ci­pio no res­pon­die­ron na­da, es­ta­ban muy con­fun­di­dos. ¿Creen que lo pu­se yo?, les di­je. Res­pon­die­ron que no. ¿Creen que lo pu­so el co­le­gio? Qui­zás. ¿Por qué el co­le­gio que­rría ta­par esa in­for­ma­ción? No hay nin­gún mo­ti­vo. Pues no fue el co­le­gio. ¿En­ton­ces quién fue? Ellos mis­mos lle­ga­ron a la res­pues­ta de que fue el go­bierno chino”, di­jo Pao. “Si no hu­bie­ran cen­su­ra­do esa pá­gi­na, nin­guno de los alum­nos le ha­bría pres­ta­do aten­ción al gráfico”.

El pen­sa­mien­to crí­ti­co, una de las ha­bi­li­da­des que se con­si­de­ran más im­por­tan­tes en el mun­do con­tem­po­rá­neo, pa­re­ce ad­ver­so a la cul­tu­ra y al sis­te­ma po­lí­ti­co de Chi­na. La Aso­cia­ción pa­ra el Apren­di­za­je del Si­glo XXI (Part­ners­hip for 21st Cen­tury Lear­ning), de­fi­ne es­ta ha­bi­li­dad a par­tir de cua­tro com­pe­ten­cias ge­ne­ra­les: ra­zo­nar efec­ti­va­men­te, usar el pen­sa­mien­to sis­té­mi­co, to­mar de­ci­sio­nes y ha­cer jui­cios. Aun­que son he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les pa­ra un país que asu­me un li­de­raz­go mun­dial, y cu­yas em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes quie­ren com­pe­tir con las de pri­mer ni­vel en el mer­ca­do glo­ba­li­za­do, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo no las fo­men­ta.

En Chi­na, don­de no hay li­ber­tad de in­for­ma­ción y de ex­pre­sión, ser crí­ti­co y cues­tio­nar las creen­cias re­ci­bi­das es un com­por­ta­mien­to que, en el me­jor de los ca­sos, po­dría ce­rrar­le opor­tu­ni­da­des a un jo­ven, y en el peor, con­du­cir­lo a la cár­cel.

El 24 de agos­to la po­li­cía de­ci­dió en­trar a los apar­ta­men­tos de jó­ve­nes que, du­ran­te las se­ma­nas an­te­rio­res, or­ga­ni­za­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes a fa­vor de los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res. Eran mu­cha­chos de ex­tre­ma iz­quier­da con­ven­ci­dos de su cau­sa que asu­mie­ron una pos­tu­ra crí­ti­ca ha­cia la dra­má­ti­ca dis­tan­cia en­tre la uto­pía del so­cia­lis­mo chino, se­gún sus tex­tos fun­da­cio­na­les, y la reali­dad so­cial del país do­mi­na­do por el par­ti­do co­mu­nis­ta más po­de­ro­so del mun­do. Las ideas que los lle­va­ron a pri­sión fue­ron las que leían en sus cla­ses; pe­ro en Chi­na ese ti­po de con­te­ni­do po­lí­ti­co se es­tu­dia pa­ra re­pe­tir­lo, no pa­ra reflexionar so­bre él y con­tras­tar­lo con la reali­dad. Es­tas ac­ti­vi­da­des son pe­li­gro­sas.

“Creo que en las es­cue­las chi­nas no nos en­se­ñan pen­sa­mien­to crí­ti­co por mo­ti­vos po­lí­ti­cos”, di­jo Liu Xiao­xiao, una jo­ven que es­tu­vo has­ta los 13 años en un co­le­gio pú­bli­co chino y has­ta los 17 en uno pri­va­do, an­tes de sa­lir del país pa­ra gra­duar­se de una es­cue­la norteamericana. “No quie­ren que la gen­te cues­tio­ne, que se pre­gun­te por qué las co­sas son co­mo son. Cuan­do es­tu­dia­ba en el co­le­gio pú­bli­co de Chi­na, en la cla­se de Li­te­ra­tu­ra nos ha­cían co­piar frag­men­tos de los li­bros o me­mo­ri­zar la in­for­ma­ción que iba a apa­re­cer en el exa­men”.

EL EXA­MEN MÁS DIFÍCIL DEL MUN­DO

Las di­fi­cul­ta­des pa­ra en­se­ñar pen­sa­mien­to crí­ti­co en Chi­na tam­bién sur­gen por mo­ti­vos mu­cho más co­ti­dia­nos y mun­da­nos que la lu­cha por reivin­di­ca­cio­nes so­cia­les. Se­gún Hi­mel­da Mar­tí­nez, edu­ca­do­ra co­lom­bia­na que fue je­fe de la mi­sión de edu­ca­ción del Ban­co Mun­dial en Chi­na en­tre 1988 y 1992, la cul­tu­ra de esa na­ción no con­si­de­ra que la crea­ti­vi­dad y el pen­sa­mien­to crí­ti­co sean ha­bi­li­da­des que de­ban fo­men­tar­se.

“Más que en cual­quier otro país del mun­do, la edu­ca­ción en Chi­na era pa­ra to­dos y se le da­ba la ma­yor im­por­tan­cia”, di­jo Mar­tí­nez. “Mu­chos de los al­tos fun­cio­na­rios y pro­fe­so­res im­por­tan­tes con­si­de­ran que la crea­ti­vi­dad en­se­ña­da en las es­cue­las es al­go muy ame­ri­cano, co­mo co­mer chi­cle o echar­le hie­lo al agua. Es­tá bien en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro no en Chi­na. A la crea­ti­vi­dad se lle­ga des­pués de do­mi­nar la téc­ni­ca; no es el pun­to de par­ti­da”.

La edu­ca­ción en las es­cue­las pú­bli­cas se­cun­da­rias es­tá di­ri­gi­da a que los es­tu­dian­tes pue­dan pa­sar las prue­bas del gao­kao o “exa­men su­pe­rior”: la in­cle­men­te prue­ba de in­gre­so a la uni­ver­si­dad, qui­zás la eva­lua­ción es­co­lar más difícil del mun­do.

Ca­da año, ca­si diez mi­llo­nes de jó­ve­nes chi­nos la pre­sen­tan, y unos sie­te mi­llo­nes la aprue­ban. Quien fra­ca­sa no tie­ne de­re­cho a en­trar a una uni­ver­si­dad en Chi­na. Una ma­la ca­li­fi­ca­ción le pue­de res­tar in­va­lua­bles opor­tu­ni­da­des en un país con una com­pe­ten­cia des­pia­da­da. “Los pro­fe­so­res no usan mé­to­dos de en­se­ñan­za que in­tro­duz­can ha­bi­li­da­des co­mo el pen­sa­mien­to crí­ti­co por­que no quie­ren arries­gar­se a que los es­tu­dian­tes sa­quen ma­las ca­li­fi­ca­cio­nes en el gao­kao. To­da la edu­ca­ción es­tá di­ri­gi­da a pa­sar el exa­men”, di­jo Zhang Xi, un ad­mi­nis­tra­dor es­co­lar que es­tá ha­cien­do una maes­tría en la Uni­ver­si­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.