Opi­nión

El mo­vi­mien­to es­tu­dian­til en pro del fi­nan­cia­mien­to de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas ha de­mos­tra­do un fuer­te po­der de con­vo­ca­to­ria e in­fluen­cia. Sin em­bar­go, cier­tas con­tra­dic­cio­nes en lo que re­cla­ma po­ne en en­tre­di­cho su al­can­ce.

Educación (Colombia) - - CONTENIDO - LUIS E. GARCÍA DE BRI­GARD

Luis E. García de Bri­gard

Pocas imá­ge­nes son más po­de­ro­sas que la de mi­les de alum­nos mar­chan­do en las ca­lles. Cuan­do los jó­ve­nes se to­man las ciu­da­des se res­pi­ra cam­bio, es­pe­ran­za y fu­tu­ro. La po­ten­cia de los mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les ha re­ta­do el sta­tu quo, ha tum­ba­do dic­ta­du­ras, ha re­for­ma­do cons­ti­tu­cio­nes y ha reivin­di­ca­do a los po­bres y ex­clui­dos.

Sin em­bar­go, las mar­chas es­tu­dian­ti­les de las úl­ti­mas se­ma­nas han es­ta­do pla­ga­das de con­tra­dic­cio­nes, dis­cur­sos ideo­ló­gi­cos y ra­di­ca­li­za­ción. Dos pa­ra­do­jas lla­man la aten­ción y de­rrum­ban la es­pe­ran­za.

La pri­me­ra es la de la edu­ca­ción pú­bli­ca. Re­sul­ta in­com­pren­si­ble que, en una mis­ma fra­se, los lí­de­res de las mar­chas acu­sen al Es­ta­do –con ra­zón– de ser co­rrup­to, in­efi­cien­te, mal­gas­ta­dor e in­do­len­te, y lue­go pi­dan que sea es­te el que ad­mi­nis­tre la to­ta­li­dad de los re­cur­sos de la edu­ca­ción. Es­ta reivin­di­ca­ción es ca­si es­qui­zo­fré­ni­ca: de­nun­ciar la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do y al mis­mo tiem­po con­fiar­le en ex­clu­si­va la guar­da del re­cur­so más sa­gra­do. Los po­lí­ti­cos co­rrup­tos que se han to­ma­do los con­se­jos su­pe­rio­res de mu­chas uni­ver­si­da­des pú­bli­cas se de­ben es­tar re­la­mien­do al ver a los es­tu­dian­tes “triun­far” en su lu­cha por man­te­ner in­tac­tos sus feu­dos de cap­tu­ra de ren­tas, en­gor­da­dos aho­ra con los re­cur­sos de Ser Pi­lo Pa­ga y los fon­dos adi­cio­na­les pro­me­ti­dos por el go­bierno na­cio­nal.

La se­gun­da pa­ra­do­ja es la de la reivin­di­ca­ción por re­cur­sos. La pre­mi­sa de las pro­tes­tas es que la edu­ca­ción su­pe­rior es­tá des­fi­nan­cia­da (lo cual es cier­to) y que el pre­su­pues­to es in­com­pa­ti­ble con las cre­cien­tes de­man­das de­mo­grá­fi­cas y eco­nó­mi­cas de la edu­ca­ción ter­cia­ria (tam­bién cier­to). Re­sul­ta en­ton­ces in­creí­ble que en la ba­ta­lla por los re­cur­sos, el tro­feo de gue­rra ha­ya si­do uno de los po­cos pro­gra­mas que ha lo­gra­do au­men­tar aque­llos des­ti­na­dos a la edu­ca­ción pú­bli­ca. Que no que­pa du­da: Ser Pi­lo Pa­ga fue una con­quis­ta. Cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de pe­sos que ha­brían si­do in­ver­ti­dos en de­fen­sa, bu­ro­cra­cia o mer­me­la­da se re­di­ri­gie­ron a la edu­ca­ción de los es­tu­dian­tes más po­bres del país. Lo que de­be­ría ha­ber si­do un sím­bo­lo iné­di­to de vic­to­ria pa­ra la edu­ca­ción, de rup­tu­ra del sta­tu quo, re­sul­tó con­ver­ti­do en el vi­llano.

No es la pri­me­ra vez en la his­to­ria que los alum­nos han si­do uti­li­za­dos y ma­ni­pu­la­dos pa­ra de­fen­der in­tere­ses os­cu­ros (en Chi­na, fue­ron el múscu­lo de la cruen­ta Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral). Quie­nes ba­ta­llan por cap­tu­rar ren­tas y man­te­ner pri­vi­le­gios se han apro­ve­cha­do de la le­gí­ti­ma as­pi­ra­ción de los es­tu­dian­tes por un país justo y equi­ta­ti­vo en el que la edu­ca­ción sea la má­xi­ma pla­ta­for­ma de movilización so­cial.

La edu­ca­ción pú­bli­ca re­quie­re más re­cur­sos. De­ses­pe­ra­da­men­te. Pe­ro ne­ce­si­ta, en igual me­di­da, re­tar al Es­ta­do, pen­sar por fue­ra de la ca­ja, su­pe­rar ideo­lo­gías, trans­for­mar es­truc­tu­ras y de­rro­tar el an­qui­lo­sa­mien­to. El abis­mo de la inequi­dad que di­vi­de a Co­lom­bia no se va a re­sol­ver con más de lo mis­mo. La edu­ca­ción pú­bli­ca ne­ce­si­ta, en úl­ti­mas, tan­ta in­no­va­ción co­mo fi­nan­cia­ción.

Es­tu­dian­tes, ¡no tra­guen en­te­ro! No aca­ben, sin sa­ber­lo, asis­tien­do a la más con­tra­dic­to­ria de las mar­chas: to­mar­se las ca­lles pa­ra exi­gir que to­do si­ga igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.