En­tre­vis­ta

La Co­mi­sión de la Ver­dad co­mien­za la­bo­res ofi­cial­men­te des­de el 28 de no­viem­bre. Se­ma­na Edu­ca­ción ha­bló con Ana Cris­ti­na Navarro, su directora de Pe­da­go­gía, so­bre la im­por­tan­cia del sis­te­ma edu­ca­ti­vo a la ho­ra de en­ten­der lo que pa­só en el país du­ran­te el

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

Ana Cris­ti­na Navarro

SE­MA­NA EDU­CA­CIÓN: Co­lom­bia atra­vie­sa por un mo­men­to muy po­de­ro­so en su his­to­ria; una opor­tu­ni­dad tal vez úni­ca de cons­truir una so­cie­dad más sa­na. ¿Có­mo en­se­ñar a las ge­ne­ra­cio­nes que se es­tán for­man­do a vi­vir de una ma­ne­ra más em­pá­ti­ca?

ANA CRIS­TI­NA NAVARRO: A par­tir de ejem­plos o ex­pe­rien­cias. De­ben ima­gi­nar­lo des­de la co­ti­dia­ni­dad, no a par­tir de ejem­plos ex­ter­nos sino de lo que ro­dea al ni­ño. La pe­da­go­gía que no tie­ne en cuen­ta el en­torno no fun­cio­na.

El sis­te­ma edu­ca­ti­vo de­be apun­tar a for­mar per­so­nas con ma­yor ca­pa­ci­dad de re­la­cio­nar­se, por­que es­tá cla­ro que

ten­drá más éxi­to en es­ta so­cie­dad no el que más co­no­ci­mien­tos re­co­ja, sino quien me­jo­res re­la­cio­nes ge­ne­re. El tí­pi­co es­tu­dian­te que pa­sa con no­tas nor­ma­les, pe­ro es un lí­der arra­sa­dor, pue­de ser el me­jor. Es­tá muy bien aquel que se con­cen­tra en ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos, sin em­bar­go hay que apren­der a pen­sar crí­ti­ca­men­te y a re­la­cio­nar­se. En el fon­do, eso es in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, y es fun­da­men­tal pa­ra que la em­pa­tía se pue­da es­par­cir por to­das par­tes; no di­fun­dir, sino con­ta­giar.

S. E.: Ca­da vez se ha­bla más de com­pe­ten­cias so­cio­emo­cio­na­les, ¿cuál cree fun­da­men­tal en­se­ñar en es­te mo­men­to de po­sa­cuer­do?

A. C. N.: Es ho­ra de que to­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo en es­te país de­je de te­ner­le mie­do a for­mar ciu­da­da­nos crí­ti­cos. En es­te mo­men­to es fun­da­men­tal que le en­se­ñen a los chi­cos a ra­zo­nar, a cues­tio­nar­se, a pre­gun­tar­se. Lo im­por­tan­te de la pe­da­go­gía es edu­car per­so­nas que se cues­tio­nen y se pre­gun­ten los por­qués.

En ese sen­ti­do, la Co­mi­sión tie­ne muy cla­ro que ne­ce­si­ta­mos co­mo alia­do al sis­te­ma edu­ca­ti­vo en to­dos sus ni­ve­les –a maes­tros, alum­nos, pa­dres y quie­nes de­ci­den en la edu­ca­ción– pa­ra po­ner a reflexionar a to­da la ins­ti­tu­ción so­bre qué nos pa­só y por qué.

S. E.: ¿Qué es­tá ha­cien­do la Co­mi­sión pun­tual­men­te pa­ra que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo sea par­te ac­ti­va de la cons­truc­ción de paz?

A. C. N.: Hay va­rios pro­yec­tos con el sec­tor. En es­te mo­men­to es­ta­mos en la fa­se de alis­ta­mien­to, pe­ro te­ne­mos múl­ti­ples ini­cia­ti­vas di­ri­gi­das a ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes; no so­lo a quie­nes han si­do víc­ti­mas o a los hi­jos de ex­com­ba­tien­tes, sino en ge­ne­ral a to­dos los que cur­san pri­ma­ria, me­dia y su­pe­rior.

Edu­ca­paz es una de las or­ga­ni­za­cio­nes que li­de­ra­rá al­gu­nos de esos pro­yec­tos. No­so­tros coor­di­na­mos, pe­ro no los eje­cu­ta­mos di­rec­ta­men­te. In­de­pen­dien­te­men­te de la ini­cia­ti­va, ne­ce­si­ta­mos reac­ti­var las cá­te­dras de Paz, que es­tán com­ple­ta­men­te muer­tas, o ge­ne­rar otro me­ca­nis­mo des­de la ley pa­ra que sea obli­ga­to­rio ha­blar de lo que nos pa­só.

S. E.: A pro­pó­si­to de las cá­te­dras de Paz, ¿có­mo ven us­te­des la for­ma en que se es­tán en­fo­can­do?

A. C. N.: La Cá­te­dra de Paz es­tá des­vir­tua­da o dor­mi­da. El te­ma es que la His­to­ria de­be ir de la mano de esa cá­te­dra. Por ejem­plo, en un ta­ller que hi­ci­mos con pe­rio­dis­tas en Vi­lla­vi­cen­cio, ellos pre­gun­ta­ban: ¿có­mo ha­ce­mos pa­ra re­vi­sar la me­mo­ria si en el Me­ta na­die ha re­co­gi­do la his­to­ria de lo que pa­só? Ade­más, ase­gu­ra­ban no te­ner en qué apo­yar­se pa­ra po­der de­cir “evi­te­mos que es­to se re­pi­ta”.

Si aquí no ha­bla­mos del con­flic­to, eso ge­ne­ra fal­ta de arrai­go, fal­ta de raí­ces, fal­ta de iden­ti­dad. Creo que lle­gó la ho­ra de qui­tar­se la ven­da y afron­tar­lo co­mo to­ca. Ca­da cul­tu­ra es dis­tin­ta y ne­ce­si­ta­mos em­pe­zar a ha­blar de es­te pro­ble­ma co­mo al­go anor­mal, que de­fi­ni­ti­va­men­te te­ne­mos que su­pe­rar.

S. E.: Us­ted ha di­cho que si con las cá­te­dras no se lo­gra que se ha­ble del con­flic­to ar­ma­do des­de el au­la, es ne­ce­sa­rio un me­ca­nis­mo pa­ra ha­cer­lo a par­tir de la ley, ¿a qué se re­fe­ría?

A. C. N.: To­da­vía no ha ha­bi­do un acer­ca­mien­to con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, aun­que en el man­da­to de la Co­mi­sión de la Ver­dad di­ce que de­be­mos ha­cer una in­ter­ven­ción en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo pa­ra que se es­tu­die el con­flic­to. En es­te sen­ti­do, a par­tir de uno de los pro­yec­tos que te­ne­mos con Edu­ca­paz, en el cual pen­sa­mos tra­ba­jar me­dian­te ex­pe­di­cio­nes pe­da­gó­gi­cas, sur­gió la idea de pre­sen­tar un pro­yec­to de ley que obli­gue a las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas a en­se­ñar lo que pa­só en el país en el con­flic­to ar­ma­do. Pe­ro aún te­ne­mos que dis­cu­tir si es­ta es la me­jor op­ción o la de reac­ti­var las cá­te­dras de Paz con un con­te­ni­do con­cre­to, por­que se de­be res­pe­tar la au­to­no­mía. En Co­lom­bia no exis­te un cu­rrícu­lo úni­co y no to­dos los maes­tros y co­le­gios ven ne­ce­sa­rio re­vi­sar el te­ma del con­flic­to. Se­ría mu­cho más efec­ti­vo –pe­ro más difícil– que se ge­ne­re una con­cien­cia de que hay que ha­blar de es­to sin que sea

Creo que lle­gó la ho­ra de qui­tar­se la ven­da y afron­tar lo que nos pa­só co­mo nos to­ca. Ca­da cul­tu­ra es dis­tin­ta y hay que te­ner en cuen­ta esas di­fe­ren­cias. Sin em­bar­go, ne­ce­si­ta­mos em­pe­zar a ha­blar del con­flic­to ar­ma­do co­mo al­go anor­mal que su­ce­dió, pe­ro que de­fi­ni­ti­va­me­te te­ne­mos que su­pe­rar.”

obli­ga­to­rio. Es­ta­mos en eso y se de­be ir pa­so a pa­so.

S. E.: En ese sen­ti­do, ¿có­mo for­mar y sen­si­bi­li­zar tam­bién a los pro­fe­so­res?

A. C. N.: Den­tro del pro­yec­to que li­de­ra Edu­ca­paz es­tá for­mar pro­fe­so­res mul­ti­pli­ca­do­res. Tam­bién que­re­mos apos­tar­le a una es­tra­te­gia que to­ma­mos de la ex­pe­rien­cia del País Vas­co, la de las víc­ti­mas for­ma­do­ras. Es de­ma­sia­do po­ten­te cuan­do una víc­ti­ma se sien­ta de­lan­te de 50 maes­tros, les cuen­ta lo que ha vi­vi­do y les di­ce có­mo se las ideó pa­ra con­vi­vir con el enemigo que vi­vía en la ca­sa de en­fren­te. Es­to tie­ne que ser una red que nos per­mi­ta mo­ver los sen­ti­mien­tos y ge­ne­rar em­pa­tía con los in­di­fe­ren­tes. Los ac­tos de re­co­no­ci­mien­to que va a ha­cer la Co­mi­sión se­rán con­mo­ve­do­res.

Es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar tan­to con co­le­gios pú­bli­cos co­mo con pri­va­dos. En es­tos úl­ti­mos es don­de es­tán las per­so­nas más in­di­fe­ren­tes fren­te a lo que pa­só (lo cual no quie­re de­cir que no ha­ya víc­ti­mas en los es­tra­tos más al­tos; el se­cues­tro fue un te­ma que los gol­peó fuer­te­men­te).

S. E.: ¿Có­mo lo­grar que ni­ños y jó­ve­nes no se que­den en el ho­rror y el do­lor de lo que pa­só y, al con­tra­rio, pa­sen la pá­gi­na y tra­ba­jen pa­ra que no se re­pi­ta?

A. C. N.: Te­ne­mos una idea muy po­de­ro­sa: la ver­dad. Los maes­tros de­ben par­tir de por qué tie­ne ven­ta­jas de­cir la ver­dad y qué pro­ble­mas trae ha­blar con men­ti­ras u ocul­tar par­te de la mis­ma, que en ge­ne­ral es lo que pa­sa. A par­tir de ahí se ge­ne­ran con­ver­sa­cio­nes muy ché­ve­res.

Ne­ce­si­ta­mos sen­si­bi­li­zar y mo­vi­li­zar ha­cia la ver­dad. Eso sí, hay que ha­cer­lo po­co a po­co; na­die ha di­cho que va a ser una ac­ción de cho­que o que va­mos a ge­ne­rar más da­ño. Ya le pa­sa­ron mu­chas co­sas a múl­ti­ples fa­mi­lias en es­te país. No ve­ni­mos a me­ter el de­do en la lla­ga, sino a ayu­dar a los chi­cos a en­ten­der por qué pa­só lo que pa­só y có­mo ha­cer pa­ra que no nos vuel­va a su­ce­der.

S. E.: ¿Có­mo se in­te­gra la edu­ca­ción su­pe­rior en es­ta apues­ta?

A. C. N.: Te­ne­mos con­ve­nios con 28 uni­ver­si­da­des en to­do el país pa­ra lle­var a ca­bo un pro­yec­to de vo­lun­ta­ria­do de jó­ve­nes por la ver­dad con chi­cos de edu­ca­ción su­pe­rior, dé­ci­mo y on­ce. Pen­sa­mos rea­li­zar es­te pro­yec­to jun­to con Co­lom­bia Trans­for­ma, que es ex­per­ta en es­te ti­po de pla­ta­for­mas. Que­re­mos que los jó­ve­nes sean, más que mul­ti­pli­ca­do­res, ‘re­edi­to­res’; es de­cir, que adap­ten su co­no­ci­mien­to a las cir­cuns­tan­cias y al mo­men­to his­tó­ri­co en el que se en­cuen­tran. Es muy im­por­tan­te que cual­quier pro­pues­ta o ac­ción que ha­ga­mos nazca des­de los te­rri­to­rios, te­nien­do en cuen­ta las di­fe­ren­cias ét­ni­cas, cul­tu­ra­les y de gé­ne­ro. Son ellos quie­nes, con el apo­yo de la Co­mi­sión, cons­tru­yen su pe­da­go­gía.

S. E.: Us­ted ha­bló de in­vo­lu­crar a los pa­dres de fa­mi­lia, ¿có­mo lo ha­rán?

A. C. N.: Es in­dis­pen­sa­ble que los pa­pás en­tien­dan por qué se de­be ha­blar de es­to en la es­cue­la. No so­lo se tra­ta de de­cir “qué ho­rror lo que nos pa­só”, sino de pen­sar “có­mo ha­ce­mos pa­ra que no se vuel­va a re­pe­tir”. Es­to tie­ne que ver con la edu­ca­ción, la cual po­ne la fuer­za del in­di­vi­duo en la ca­pa­ci­dad emo­cio­nal de re­la­cio­nar­se pa­cí­fi­ca­men­te, de so­lu­cio­nar sus con­flic­tos me­dian­te la ne­go­cia­ción y la no vio­len­cia.

La Co­mi­sión quie­re ha­cer una re­fle­xión muy pro­fun­da so­bre qué es lo que hay en es­ta so­cie­dad pa­ra que ten­da­mos a re­sol­ver to­do con vio­len­cia. Es im­por­tan­te ana­li­zar es­to pa­ra ata­car las cau­sas reales. Es cla­ro que de­be­mos im­pul­sar el res­pe­to por la di­fe­ren­cia, la in­clu­sión, la to­le­ran­cia y la so­li­da­ri­dad. Te­ne­mos que de­jar sem­bra­da una se­mi­lla de cons­cien­cia, y los pa­pás son fun­da­men­ta­les en es­te pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.