UNA MAN­ZA­NA PO­DRI­DA

Educación (Colombia) - - EXPERIENCIAS TRABAJO -

Ins­truc­to­res de las re­gio­na­les del Se­na en el Va­lle del Cau­ca, Ca­que­tá, Hui­la y San Andrés de­nun­cia­ron a

Se­ma­na Edu­ca­ción las prác­ti­cas de co­rrup­ción que es­ta­rían pro­pa­gan­do al­gu­nos ges­to­res del Fon­do Em­pren­der.

Al­ber­to Var­gas, in­te­gran­te del Sin­di­ca­to del Se­na en Ca­que­tá, ase­gu­ra que en su de­par­ta­men­to se pre­sen­ta­ron que­jas an­te la Fis­ca­lía y la Pro­cu­ra­du­ría so­bre al­gu­nos ase­so­res que co­bran en­tre cin­co y diez mi­llo­nes de pe­sos pa­ra ha­cer un pro­yec­to. Ade­más, di­ce que “co­mo el 90% de los pla­nes del Fon­do Em­pren­der en Ca­que­tá ha si­do pa­ra el sec­tor ga­na­de­ro, los ase­so­res ya sa­ben en cuá­les se in­vier­te la pla­ta y ba­jo qué con­di­cio­nes. Los hi­jos de los gran­des te­rra­te­nien­tes de la re­gión es­tán pa­gan­do diez mi­llo­nes por re­ci­bir en­tre 100 y 200 mi­llo­nes de pe­sos”.

Co­mo el Fon­do no en­tre­ga re­cur­sos di­rec­ta­men­te a los be­ne­fi­cia­dos, sino que les brin­da bie­nes, ma­qui­na­ria o ma­te­ria pri­ma, Var­gas ase­gu­ra que los jó­ve­nes que de ver­dad ne­ce­si­tan un ca­pi­tal se­mi­lla no pa­gan esas su­mas por un pro­yec­to y, en mu­chos ca­sos, se que­dan por fue­ra de la con­vo­ca­to­ria. Lo mis­mo su­ce­de en el Va­lle del Cau­ca. Un ins­truc­tor que pre­fi­rió no re­ve­lar su nom­bre ha si­do tes­ti­go de có­mo al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros cons­tru­yen pla­nes de ne­go­cio por los que co­bran diez mi­llo­nes de pe­sos. En San Andrés, Sha­ne Brack­man, otra ins­truc­to­ra, di­ce que allá tam­bién se dan es­te ti­po de prác­ti­cas, pe­ro con un agra­van­te: “Es­tas cuo­tas de pro­yec­tos se usan pa­ra pa­gar fa­vo­res po­lí­ti­cos”.

De acuer­do con el coor­di­na­dor del Fon­do Em­pren­der, Carlos Gam­ba, en la en­ti­dad y en el

Se­na es­tán al tan­to de es­tos ac­tos de co­rrup­ción. “Ten­go co­no­ci­mien­to de un ca­so con­cre­to don­de hu­bo una san­ción, pe­ro tam­bién hay va­rias de­nun­cias que es­tán en pro­ce­so y, co­mo en to­do, ten­dre­mos que es­pe­rar has­ta que se de­mues­tre lo con­tra­rio”. Sin em­bar­go, ase­gu­ra que son ca­sos di­fí­ci­les de fre­nar por­que po­cos se atre­ven a de­nun­ciar, pues el em­pren­de­dor que pa­ga sa­be que es­tá co­me­tien­do un de­li­to. “Ca­da vez que me acues­to a dor­mir, pien­so en que una de mis me­jo­res con­quis­tas es que ha­ya pa­sa­do el día sin una de­nun­cia de co­rrup­ción”, di­jo Gam­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.