Apren­der y en­se­ñar ci­ne, se­gún Luis Os­pi­na

Una de las fi­gu­ras más re­pre­sen­ta­ti­vas del sép­ti­mo ar­te en Co­lom­bia ha­ce un re­co­rri­do por la his­to­ria de las es­cue­las de ci­ne en el mun­do y cuen­ta su ex­pe­rien­cia co­mo pro­fe­sor.

Educación (Colombia) - - CULTURA EDUCACIÓN AUDIOVISUAL -

Des­de sus co­mien­zos, el ci­ne fue he­cho por per­so­nas que no eran muy cul­tas. No ha­bía es­cue­las de ci­ne y era gen­te que ve­nía de otras pro­fe­sio­nes (la ma­gia, el tea­tro, el vo­de­vil), pe­ro que te­nía un ta­len­to na­to pa­ra es­te ar­te tan nue­vo. En­ton­ces sur­gie­ron per­so­na­li­da­des co­mo Bus­ter Kea­ton, Mé­liès y el mis­mo Cha­plin.

Los gran­des maes­tros de Holly­wood tam­po­co per­te­ne­cie­ron a aca­de­mias –es­tas fue­ron un fe­nó­meno muy pos­te­rior–. Mus­so­li­ni fue qui­zás quien fun­dó la pri­me­ra es­cue­la de ci­ne, el Cen­tro Ex­pe­ri­men­tal de

Ci­ne. Des­pués vino una ge­ne­ra­ción que es­tu­dió, de­no­mi­na­da el Nue­vo Holly­wood; allí es­ta­ba Spiel­berg, Lu­cas, Cop­po­la, Schra­der.

En Fran­cia, la pri­me­ra es­cue­la que hu­bo fue el Ins­ti­tu­to de Al­tos Es­tu­dios de Ci­ne­ma­to­gra­fía (IDHEC), fun­da­do a me­dia­dos de los años cua­ren­ta y de don­de sur­gió al­gu­nas per­so­nas de la Nue­va Ola.

Or­son We­lles de­cía que pa­ra ha­cer El ciu­da­dano Ka­ne se vio La diligencia, de John Ford, trein­ta ve­ces y ahí apren­dió to­do lo ne­ce­sa­rio so­bre ci­ne. Por su par­te, Wer­ner Herzog tie­ne una es­cue­la iti­ne­ran­te y po­ne a los alum­nos a ca­mi­nar y a leer un li­bro so­bre ce­tre­ría. Tam­bién hu­bo gran­des ta­len­tos que

no pu­die­ron ni si­quie­ra en­trar a las aca­de­mias de ci­ne, co­mo Rai­ner Wer­ner Fass­bin­der. La ven­ta­ja del ci­ne es que uno pue­de es­co­ger a sus maes­tros. Uno ve una pe­lí­cu­la de Berg­man y di­ce: “Es­te va a ser mi maes­tro”, en­ton­ces uno se ve to­da la fil­mo­gra­fía de Berg­man.

Es­tu­dié Ci­ne en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia y la UCLA, don­de te­nía la ven­ta­ja de sa­lir de las cla­ses teó­ri­cas y ver ci­ne. Cuan­do re­gre­sé, Je­sús Martín-bar­be­ro es­ta­ba fun­dan­do la Es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción So­cial de la Uni­ver­si­dad del Va­lle, y nos lla­mó a Andrés Cai­ce­do y a mí pa­ra que di­se­ñá­ra­mos el pén­sum de ci­ne.

Pos­te­rior­men­te, en 1979, esa uni­ver­si­dad me lla­mó pa­ra ser su pri­mer pro­fe­sor de ci­ne. Fue una en­se­ñan­za prác­ti­ca: ca­da gru­po de es­tu­dian­tes ha­cía una pe­lí­cu­la y yo les mos­tra­ba otras, por­que esa fue la épo­ca en que sa­lió el Be­ta­max. Mis alum­nos se vol­vie­ron do­cen­tes: Ós­car Cam­po ha crea­do to­da una ge­ne­ra­ción de ci­neas­tas.

Di­ría que uno no tie­ne que es­tu­diar ci­ne pa­ra apren­der­lo. Creo que es­te se apren­de vien­do y so­bre to­do re­pi­tien­do las pe­lí­cu­las. Los gran­des clá­si­cos son los fil­mes que uno pue­de ver in­fi­ni­tas ve­ces. Y si uno ve una pe­lí­cu­la que le gus­ta, si uno se la re­pi­te, co­mien­za a ana­li­zar­la, a ver cuá­les son los me­ca­nis­mos y los dis­po­si­ti­vos que el di­rec­tor po­ne en jue­go pa­ra con­tar una his­to­ria.

Luis Os­pi­na en el ro­da­je de Ac­to de fe (1970), su pri­mer tra­ba­jo rea­li­za­do en la UCLA. ©Mor­gan Re­nard

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.