Mir­yam L. Ochoa

Educación (Colombia) - - EDITORIAL - MY­RIAM L. OCHOA Pro­fe­so­ra emé­ri­ta de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia

En Co­lom­bia se han lo­gra­do gran­des avances en ma­te­ria edu­ca­ti­va, con in­cre­men­tos im­por­tan­tes en el gas­to pú­bli­co, pe­ro no son su­fi­cien­tes. Es­ta­mos ante un des­me­di­do des­per­di­cio de re­cur­sos que bien aten­di­dos me­jo­ra­rían la efi­cien­cia eco­nó­mi­ca en las uni­ver­si­da­des.

La­men­to la in­con­for­mi­dad de la so­cie­dad ante las protestas es­tu­dian­ti­les. Si bien cau­san di­fi­cul­ta­des en la mo­vi­li­dad, son muy jus­ti­fi­ca­das. El pro­ble­ma no es de aho­ra; sim­ple­men­te se lle­nó el va­so y se es­tá di­cien­do “no más”. La des­fi­nan­cia­ción se com­ple­ji­zó, en gran me­di­da, por un fac­tor po­si­ti­vo y a la vez ne­ga­ti­vo: el in­cre­men­to en el nú­me­ro de egre­sa­dos en edu­ca­ción media de los es­tra­tos 1, 2 y 3 en los úl­ti­mos 20 años. Des­de la pro­mul­ga­ción de la Ley 30 de 1992, la si­tua­ción fi­nan­cie­ra se ha de­te­rio­ra­do por­que se es­ta­ble­cie­ron au­men­tos ba­sa­dos en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co (en el IPC, que se ha man­te­ni­do re­la­ti­va­men­te es­ta­ble) y no en el cre­ci­mien­to efec­ti­vo de la de­man­da. En 2010 ha­bía 927.295 es­tu­dian­tes en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas; en 2016, 1.194.697 (Sa­ces-men). En 1993, los apor­tes de la na­ción re­pre­sen­ta­ban 73% de los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra su fun­cio­na­mien­to, y en 2016, el Es­ta­do tan so­lo aten­día 48% de sus ne­ce­si­da­des. En es­te pe­rio­do, las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas han cum­pli­do con las con­di­cio­nes de ca­li­dad es­ta­ble­ci­das en la Ley 30: in­cre­men­ta­ron los cu­pos, me­jo­ra­ron la in­fra­es­truc­tu­ra, for­ta­le­cie­ron la in­ves­ti­ga­ción, cua­li­fi­ca­ron sus pro­fe­so­res y acre­di­ta­ron su ca­li­dad. Pe­ro es­tos es­fuer­zos no han re­ci­bi­do la in­ver­sión eco­nó­mi­ca ne­ce­sa­ria pa­ra que es­tas con­ti­núen cum­plien­do su fun­ción so­cial con ca­li­dad y equi­dad. Veo con preo­cu­pa­ción que el ac­tual go­bierno afir­me que se tiene “el ma­yor pre­su­pues­to asig­na­do a la edu­ca­ción en la his­to­ria de Co­lom­bia”, sin pre­ci­sar que co­rres­pon­de a to­dos los ni­ve­les y que so­lo 15,1% de ese 3.5% del PIB es pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior. Más tris­te aún es el por­cen­ta­je de­di­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo: 0,3%. Los cré­di­tos edu­ca­ti­vos son un fac­tor fun­da­men­tal: el Ice­tex ha pa­sa­do de fi­nan­ciar 2% de los es­tu­dian­tes a 19%, con di­ver­sas mo­da­li­da­des a lar­go pla­zo. Pe­ro no es su­fi­cien­te. En­tre 2003 y 2010 so­lo se apo­ya­ron 300.150 alum­nos (un po­co más de 30.000 por año y, si bien es cier­to que con el cré­di­to ha dis­mi­nui­do la de­ser­ción, las ci­fras se man­tie­nen: so­lo uno de cada dos es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios fi­na­li­za sus es­tu­dios. Es­ta si­tua­ción ame­ri­ta un es­tu­dio jui­cio­so por­que es­ta­mos ante un des­me­di­do des­per­di­cio de re­cur­sos que bien aten­di­dos me­jo­ra­rían la efi­cien­cia eco­nó­mi­ca de las uni­ver­si­da­des, más aún si sa­be­mos que un alumno con cré­di­to edu­ca­ti­vo tiene tres ve­ces me­nos po­si­bi­li­da­des de de­ser­tar y lo­gra gra­duar­se en el tiem­po efec­ti­vo de du­ra­ción de la ca­rre­ra. En el país se han lo­gra­do gran­des avances en ma­te­ria edu­ca­ti­va, con in­cre­men­tos im­por­tan­tes en el gas­to pú­bli­co, pe­ro si­guen vi­gen­tes pre­gun­tas co­mo ¿quién pa­ga, qué se pa­ga y cuán­to se des­ti­na a cada ni­vel edu­ca­ti­vo? pa­ra lo­grar el prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal de ac­ce­so a una edu­ca­ción con ca­li­dad y equi­dad. De no so­lu­cio­nar los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros y con­tro­lar los in­tere­ses des­me­di­dos de los cré­di­tos edu­ca­ti­vos, con­ti­nua­re­mos ocu­pan­do el se­gun­do pues­to en inequi­dad de la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.