Eu­ge­nio Se­ve­rín

Educación (Colombia) - - EDITORIAL -

“Mi­len­nials en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, ¿tra­ba­jar o es­tu­diar?”. El es­tu­dio del BID, Es­pa­cio Pú­bli­co y el IDRC de Ca­na­dá da cuen­ta de las eti­que­tas que, en es­ta ge­ne­ra­ción, des­cri­ben muy bien su es­ta­do de con­fian­za y ex­pec­ta­ti­vas ante el fu­tu­ro. uchas ve­ces nos cues­ta li­be­rar­nos de nues­tras creen­cias y pre­jui­cios al mi­rar la reali­dad. Los ses­gos cog­ni­ti­vos nos hacen más evi­den­te cual­quier da­to que con­fir­me nues­tras ideas pre­con­ce­bi­das y nos es­con­den la evi­den­cia que las con­tra­di­ce. Pro­ba­ble­men­te es­to es más cla­ro cuan­do ana­li­za­mos la reali­dad de los jó­ve­nes en nues­tros paí­ses: los adul­tos ten­de­mos a que­dar­nos con eti­que­tas y lu­ga­res co­mu­nes. Por eso es par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te la re­cien­te pu­bli­ca­ción del BID, Es­pa­cio Pú­bli­co y el IDRC de Ca­na­dá, “Mi­len­nials en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, ¿tra­ba­jar o es­tu­diar?”. El es­tu­dio re­cu­rre a múl­ti­ples fuen­tes de da­tos, tan­to ad­mi­nis­tra­ti­vas co­mo de test, e in­clu­ye una en­cues­ta apli­ca­da a más de 15.000 jó­ve­nes de sie­te paí­ses, en­tre ellos Co­lom­bia. La pri­me­ra sor­pre­sa de la in­ves­ti­ga­ción son los “Ni­nis”, esa eti­que­ta tan di­fun­di­da so­bre los jó­ve­nes que NI es­tu­dian NI tra­ba­jan, y que en nues­tra ima­gi­na­ción cons­ti­tu­yen una enor­me ma­sa. La in­ves­ti­ga­ción revela que el 21% de los jó­ve­nes cum­ple con es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca en Amé­ri­ca La­ti­na y so­la­men­te 16% en Co­lom­bia; cua­tro de cada cin­co es­tu­dia, tra­ba­ja o ha­ce am­bas co­sas. Es­pe­cial aten­ción de­be­ría­mos po­ner en el apo­yo a las mu­je­res jó­ve­nes, ya que en to­dos los paí­ses ca­si el do­ble de los hom­bres es­tá en di­cha si­tua­ción. El es­tu­dio pro­fun­di­za en la cir­cuns­tan­cia de es­tos jó­ve­nes y mues­tra que 30,8% de ellos bus­ca ac­ti­va­men­te em­pleo, 63,6% se de­di­ca al cui­da­do de fa­mi­lia­res (ge­ne­ral­men­te me­no­res de edad o an­cia­nos) y 94,5% desa­rro­lla la­bo­res en el ho­gar, mien­tras que 2,7% tiene al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. El re­sul­ta­do de es­ta evi­den­cia es que so­lo 2,7% de los jó­ve­nes en La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be (2,4% en Co­lom­bia) no es­tu­dia ni tra­ba­ja aun­que pue­de ha­cer­lo. Res­pec­to de ellos, ha­brá que pre­gun­tar­se có­mo po­de­mos con­vo­car­los si sa­be­mos que, por una par­te, nues­tros sis­te­mas edu­ca­ti­vos, que han au­men­ta­do su co­ber­tu­ra e in­ver­sión, tie­nen to­da­vía se­rios pro­ble­mas de per­ti­nen­cia y ca­li­dad, mien­tras el mer­ca­do la­bo­ral les ofre­ce po­cas opor­tu­ni­da­des in­tere­san­tes. El mis­mo es­tu­dio ha­lló que 70% de los pues­tos de tra­ba­jo de los jó­ve­nes son in­for­ma­les (sin con­tra­to ni pro­tec­ción legal) y con ba­jas re­mu­ne­ra­cio­nes. Ade­más, en­con­tró im­por­tan­tes for­ta­le­zas en los jó­ve­nes, par­ti­cu­lar­men­te re­la­cio­na­das con ha­bi­li­da­des di­gi­ta­les (ma­ne­jo de dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos) y com­pe­ten­cias so­cio­emo­cio­na­les (au­to­es­ti­ma, au­to­efi­ca­cia, pa­sión y per­se­ve­ran­cia). Es­to es su­ma­men­te im­por­tan­te, ya que es­tas han si­do se­ña­la­das en nu­me­ro­sas oca­sio­nes por ex­per­tos, lí­de­res so­cia­les, em­pre­sa­ria­les y po­lí­ti­cos co­mo aque­llas más re­le­van­tes en un mun­do cam­bian­te, in­cier­to y vo­lá­til, en el que la au­to­ma­ti­za­ción, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la glo­ba­li­za­ción avan­zan cada vez más rá­pi­do. Los adul­tos so­le­mos mi­rar con des­con­fian­za el fu­tu­ro de los jó­ve­nes. Si no es­tu­dian ni tra­ba­jan, y no cuen­tan con ha­bi­li­da­des esen­cia­les, ¿có­mo van a cons­truir un fu­tu­ro pa­ra ellos y sus fa­mi­lias? Es­ta in­da­ga­ción nos mues­tra exac­ta­men­te lo con­tra­rio: la enor­me ma­yo­ría de ellos es­tu­dia o tra­ba­ja (in­clu­so, so­bre 90% de los que no lo hacen, es­pe­ra re­to­mar sus es­tu­dios y tiene al­tas ex­pec­ta­ti­vas de avan­zar bue­nos ni­ve­les edu­ca­ti­vos) y sa­be ma­ne­jar las ha­bi­li­da­des del si­glo XXI. El desafío que te­ne­mos en­ton­ces, co­mo em­plea­do­res, di­se­ña­do­res de po­lí­ti­cas, pro­fe­so­res y pa­dres, es ha­cer­nos car­go de jó­ve­nes que de­man­dan una edu­ca­ción de ma­yor ca­li­dad y más per­ti­nen­te (con un rol mu­cho más ac­ti­vo de las tec­no­lo­gías pa­ra atraer­los y pro­po­ner­les ex­pe­rien­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas de apren­di­za­je), con opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les más jus­tas (for­ma­les y bien re­mu­ne­ra­das) que los pre­pa­re con ex­pe­rien­cia pa­ra el mun­do del tra­ba­jo. Si de­ja­mos de la­do nues­tros pre­jui­cios y sim­pli­fi­ca­cio­nes, ve­re­mos la ex­tra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad que el es­tu­dio nos mues­tra, y la enor­me ta­rea que nos pro­po­ne pa­ra es­tar a la al­tu­ra de esa de­man­da. No es­tá de más ter­mi­nar el año con no­ti­cias po­si­ti­vas so­bre el fu­tu­ro de nues­tros paí­ses, en ma­nos de jó­ve­nes bien pre­pa­ra­dos y com­pro­me­ti­dos.

Co­fun­da­dor y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Tu Cla­se, Tu País Chi­le. EU­GE­NIO SE­VE­RÍN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.