Re­gión

Más de 500.000 ve­ne­zo­la­nos me­no­res de 18 años es­tán en Co­lom­bia. In­te­grar a esos mi­gran­tes pue­de be­ne­fi­ciar al país, pe­ro pa­ra ello hay que ga­ran­ti­zar­les edu­ca­ción de ca­li­dad. El tim­bre sue­na pa­ra que la na­ción lle­ve a esos ni­ños a las au­las.

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

El re­to de in­te­grar a los ni­ños ve­ne­zo­la­nos

Des­de 2018, los ve­ne­zo­la­nos en edad es­co­lar pue­den es­tu­diar en los co­le­gios pú­bli­cos de Co­lom­bia, por orden del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. Así, el Go­bierno es­ta­ble­ció que el es­ta­tus mi­gra­to­rio de los ni­ños, o de sus pa­dres o acu­dien­tes, no im­pi­de que el país les ga­ran­ti­ce sus de­re­chos. Los mi­gran­tes tam­bién pue­den be­ne­fi­ciar­se de las es­tra­te­gias de per­ma­nen­cia que evi­tan la de­ser­ción es­co­lar, co­mo el trans­por­te y el Pro­gra­ma de Ali­men­ta­ción Es­co­lar (PAE).

A pe­sar de las bue­nas in­ten­cio­nes, otor­gar­les un cu­po en el co­le­gio es ape­nas el pri­mer pa­so. A las di­fi­cul­ta­des que tie­nen los pa­dres pa­ra con­se­guir los cer­ti­fi­ca­dos de o de los plan­te­les en Ve­ne­zue­la se su­man las di­fe­ren­cias en­tre los mo­de­los edu­ca­ti­vos. Por eso, al lle­gar al país, los es­tu­dian­tes de­ben pre­sen­tar una prue­ba pa­ra va­li­dar sus co­no­ci­mien­tos y pa­ra que los pro­fe­so­res pue­dan es­ta­ble­cer el cur­so al que in­gre­san.

Se­gún la Gran En­cues­ta In­te­gra­da de Ho­ga­res (Geih) del Da­ne, has­ta ma­yo de es­te año 342.292 ve­ne­zo­la­nos en edad es­co­lar es­ta­ban en Co­lom­bia. Las ci­fras del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción re­ve­lan que has­ta ju­nio de 2019, 181.421 alum­nos de ese país es­ta­ban re­gis­tra­dos en el Sis­te­ma In­te­gra­do de Ma­trí­cu­la (Si­mat). En ello el Go­bierno ha in­ver­ti­do 465.000 mi­llo­nes de pe­sos.

EN­TOR­NOS PRO­TEC­TO­RES

Re­cien­te­men­te, Hu­man Rights Watch aler­tó so­bre los ries­gos que en­fren­tan los chi­cos en el Catatumbo. Se­gún el in­for­me de la or­ga­ni­za­ción, “las ni­ñas y los ni­ños mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos en el Catatumbo que no van a la es­cue­la en­fren­tan ma­yo­res ries­gos de re­clu­ta­mien­tos por par­te de gru­pos ar­ma­dos”. Es­tos re­clu­tan a los me­no­res con pro­me­sas de di­ne­ro y, en otros ca­sos, con ame­na­zas de aten­tar con­tra sus fa­mi­lias. Hu­man Rights Watch tam­bién lan­zó aler­tas so­bre la tra­ta de ni­ñas con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual y el ries­go que en­fren­tan los pro­fe­so­res, pues la pre­sen­cia de ac­to­res ar­ma­dos li­mi­ta su tra­ba­jo, ya que mu­chas ve­ces se ven obli­ga­dos a can­ce­lar cla­ses y a ce­rrar es­cue­las por los enfrentami­entos.

“La si­tua­ción de orden pú­bli­co di­fi­cul­ta nues­tro tra­ba­jo”, di­jo la secretaria de Edu­ca­ción de Cú­cu­ta, Do­ris An­ga­ri­ta. La fun­cio­na­ria se­ña­ló que los cons­tan­tes enfrentami­entos en po­bla­cio­nes fron­te­ri­zas en­tor­pe­cen la asis­ten­cia a cla­ses. Ade­más, la ca­pi­tal nor­te­san­tan­de­rea­na tie­ne una si­tua­ción par­ti­cu­lar por­que re­ci­be a po­bla­ción mi­gran­te, des­pla­za­da y víc­ti­ma del con­flic­to. “Prác­ti­ca­men­te to­dos los es­tu­dian­tes que te­ne­mos en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­tán en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad”, con­clu­yó.

En Arau­ca, por ejem­plo, las au­to­ri­da­des han iden­ti­fi­ca­do ca­sos de re­clu­ta­mien­to in­fan­til. En mu­ni­ci­pios co­mo Sa­ra­ve­na y Arau­qui­ta, los gru­pos ar­ma­dos ofre­cen una al­ter­na­ti­va eco­nó­mi­ca an­te las di­fí­ci­les con­di­cio­nes que en­fren­tan los mi­gran­tes. De otro la­do, ade­más de brin­dar re­fu­gio, “las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas per­mi­ten iden­ti­fi­car otros ti­pos de vul­ne­ra­cio­nes que pue­den su­frir los ni­ños”, di­jo Ka­ren Mo­li­na, ge­ren­te de la ofi­ci­na de Sa­ve the Chil­dren en Arau­ca.

Le­jos de la fron­te­ra, Bo­go­tá al­ber­ga a 313.528 ve­ne­zo­la­nos, que la con­vier­ten en la prin­ci­pal ciu­dad re­cep­to­ra de la mi­gra­ción. En la ca­pi­tal, 25.378 es­tu­dian­tes pro­vie­nen de Ve­ne­zue­la. Ac­tual­men­te, 20 ins­ti­tu­cio­nes en 14 lo­ca­li­da­des con gran po­bla­ción del ve­cino país desa­rro­llan un pro­yec­to de sen­si­bi­li­za­ción pa­ra pro­mo­ver la in­te­gra­ción y pre­ve­nir la xe­no­fo­bia.

EDU­CAR EN LA MI­GRA­CIÓN

El mi­nis­te­rio busca ga­ran­ti­zar con sus li­nea­mien­tos la co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va pa­ra la po­bla­ción mi­gran­te, lo que ha sig­ni­fi­ca­do un desafío por la ne­ce­si­dad de fle­xi­bi­li­zar al­gu­nos pro­ce­sos. El De­cre­to 1288 de 2018 es­ta­ble­ció que los es­tu­dian­tes ve­ne­zo­la­nos po­drán va­li­dar los gra­dos que cur­sa­ron en su país por me­dio de eva­lua­cio­nes o ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas de ni­ve­la­ción.

Con su pro­gra­ma To­dos a Apren­der, el mi­nis­te­rio busca for­ta­le­cer las com­pe­ten­cias de los pro­fe­so­res an­te la lle­ga­da de mi­gran­tes y el re­torno de co­lom­bia­nos, me­jo­rar la con­vi­ven­cia en los co­le­gios y pre­ve­nir la dis­cri­mi­na­ción. “Des­de abril se ini­ció el acom­pa­ña­mien­to a los co­mi­tés de con­vi­ven­cia de Vi­lla del Ro­sa­rio, Cú­cu­ta, Oca­ña y Nor­te de San­tan­der pa­ra

re­vi­sar sus pla­nes y orien­tar ac­cio­nes de pre­ven­ción de vio­len­cia con­tra ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes ve­ne­zo­la­nos o co­lom­bia­nos re­tor­na­dos”, di­jo la ministra de Edu­ca­ción, Ma­ría Victoria An­gu­lo. En ese sen­ti­do, el Go­bierno tam­bién tra­ba­ja con la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de las Mi­gra­cio­nes (OIM) y otras agencias in­ter­na­cio­na­les pa­ra pre­ve­nir la xe­no­fo­bia en Nor­te de San­tan­der, Arau­ca y Na­ri­ño.

ACOM­PA­ÑAR A LOS MAES­TROS

En mu­chos co­le­gios del país, los do­cen­tes im­pro­vi­san so­bre la mar­cha pa­ra cum­plir con su la­bor. “No nos pre­pa­ran pa­ra ma­ne­jar es­tos ni­ve­les de es­trés”, di­jo la pro­fe­so­ra Geor­gi­na De­lu­que, di­rec­to­ra del Cen­tro Et­noe­du­ca­ti­vo nú­me­ro 6 de Pa­ra­gua­chón, en La Gua­ji­ra. En las cin­co se­des de es­ta ins­ti­tu­ción es­tu­dian apro­xi­ma­da­men­te 1.200 ni­ños, de los cua­les el 50 por cien­to son ve­ne­zo­la­nos y co­lom­bia­nos re­tor­na­dos. Geor­gi­na re­cuer­da que en 2011 ape­nas ha­bía un par de es­tu­dian­tes wa­yuu en su sa­lón, pe­ro la ci­fra em­pe­zó a cre­cer rá­pi­da­men­te. En 2012 ya ha­bía más de 20 ni­ños lle­ga­dos de ran­che­rías ca­da vez más le­ja­nas del co­le­gio. “Los pa­dres de­cían que sus hi­jos no avan­za­ban en Ve­ne­zue­la; sus co­no­ci­mien­tos eran es­ca­sos. Y co­mo te­nían do­ble na­cio­na­li­dad, ellos que­rían que se edu­ca­ran en Co­lom­bia”, re­cuer­da. Pa­ra fi­na­les de 2013, es­ta pro­fe­so­ra ya con­ta­ba con 60 alum­nos ve­ne­zo­la­nos.

En 2014, los sa­lo­nes cons­trui­dos pa­ra má­xi­mo 25 ni­ños no al­can­za­ron pa­ra al­ber­gar a más de 40 es­tu­dian­tes. En­ton­ces, los pro­fe­so­res de Pa­ra­gua­chón tu­vie­ron que im­pro­vi­sar ‘tru­pi au­las’. Es­tos sa­lo­nes al ai­re li­bre re­ci­bie­ron su nom­bre del tru­pi­llo, un ár­bol na­ti­vo de la re­gión que les brin­dó te­cho. Así, sen­ta­dos en pie­dras, tron­cos y en la tie­rra, los ni­ños re­ci­bie­ron las cla­ses.la si­tua­ción cam­bió gra­cias a la in­ter­ven­ción del Con­se­jo No­rue­go, que cons­tru­yó sa­lo­nes nue­vos en el co­le­gio.

En ciu­da­des co­mo Bo­go­tá exis­ten pla­nes dis­tri­ta­les de in­te­gra­ción y aten­ción psi­co­so­cial. Es­to no ocu­rre en de­par­ta­men­tos co­mo Vi­cha­da o La Gua­ji­ra.

De los 219.000 es­tu­dian­tes que hay en La Gua­ji­ra, 12.876 son ve­ne­zo­la­nos. Los 77 es­ta­ble­ci­mien­tos ét­ni­cos del de­par­ta­men­to al­ber­gan a 5.579 alum­nos de esa na­cio­na­li­dad. Ade­más de in­fra­es­truc­tu­ra, en ese de­par­ta­men­to ha­cen fal­ta maes­tros. Se­gún las cuen­tas de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción, el de­par­ta­men­to ne­ce­si­ta 222 pro­fe­so­res adi­cio­na­les pa­ra aten­der a los 12.876 es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos.

Tam­bién sur­gen ini­cia­ti­vas den­tro de los co­le­gios pa­ra fo­men­tar la in­te­gra­ción y fa­ci­li­tar la ni­ve­la­ción aca­dé­mi­ca de los ve­ne­zo­la­nos. En el co­le­gio Pablo León Co­rrea, en Cú­cu­ta, los alum­nos de dé­ci­mo y on­ce com­ple­tan ho­ras del ser­vi­cio so­cial dic­tan­do ase­so­rías a sus com­pa­ñe­ros ve­ne­zo­la­nos. “He­mos bus­ca­do to­das las al­ter­na­ti­vas, por­que uno sí ve las di­fe­ren­cias aca­dé­mi­cas que tie­nen”, di­jo Ju­lio Del­ga­do, rec­tor de es­ta ins­ti­tu­ción con más de 3.000 es­tu­dian­tes en sus cua­tro se­des, de los cua­les 666 son ve­ne­zo­la­nos.

Pa­ra Du­bras­ka Díaz, una alum­na que lle­gó de Mé­ri­da ha­ce dos años, los pro­fe­so­res co­lom­bia­nos son más exigentes: “En Co­lom­bia el es­tu­dio es más avan­za­do. En Ve­ne­zue­la uno ve co­mo dos ma­te­rias so­la­men­te. So­lo a los de se­cun­da­ria les dan más ma­te­rias, co­mo in­glés.”.

MÁS ALLÁ DEL ABC

Los ni­ños ve­ne­zo­la­nos que lle­gan a las es­cue­las co­lom­bia­nas no so­lo ne­ce­si­tan aten­ción es­co­lar. De­bi­do a las ex­pe­rien­cias que han vi­vi­do, ellos y sus fa­mi­lias re­quie­ren acom­pa­ña­mien­to psi­co­ló­gi­co. La ex­pe­rien­cia de otros paí­ses que han re­ci­bi­do mi­gra­cio­nes ha de­mos­tra­do la im­por­tan­cia de pres­tar aten­ción a la sa­lud men­tal, tan­to de los que lle­gan co­mo de las po­bla­cio­nes que los re­ci­ben.

“Si te­ne­mos que sus­ti­tuir ma­te­má­ti­cas y len­gua­je dos se­ma­nas por ejer­ci­cios que les sir­van a los ni­ños pa­ra ex­pre­sar lo que sien­ten, lo ha­ce­mos”, di­jo Ka­ren Mo­li­na. Las eva­lua­cio­nes aca­dé­mi­cas de Sa­ve the Chil­dren han mos­tra­do que no hay tan­tas di­fe­ren­cias en cuan­to a lo aca­dé­mi­co. En cam­bio, iden­ti­fi­can ca­da vez más ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les y afec­ti­vas, re­la­cio­na­das con el im­pac­to de la mi­gra­ción.

Ac­tual­men­te, es­ta or­ga­ni­za­ción atien­de a 510 ni­ños en Arau­ca, que es­pe­ran ob­te­ner un cu­po es­co­lar. Allí no han iden­ti­fi­ca­do dis­cri­mi­na­ción en­tre los me­no­res, sino en­tre los pa­dres de fa­mi­lia y has­ta en los pro­fe­so­res. “Los adul­tos son quie­nes dan ese mal ejem­plo. Nos es­for­za­mos pa­ra afian­zar los

víncu­los cul­tu­ra­les, gas­tro­nó­mi­cos y mu­si­ca­les que exis­ten”, agre­gó.

Una si­tua­ción si­mi­lar iden­ti­fi­ca­ron los pro­fe­so­res de Pa­ra­gua­chón an­te las di­fe­ren­cias en­tre los miem­bros de la et­nia wa­yuu que, aun­que no tie­nen fron­te­ras, po­seen cos­tum­bres y com­por­ta­mien­tos dis­tin­tos. “Al prin­ci­pio sen­ti­mos el re­cha­zo de la co­mu­ni­dad na­ti­va; nos to­có sen­si­bi­li­zar mu­cho, tan­to a mi­gran­tes co­mo a miem­bros del pue­blo in­dí­ge­na”, di­jo la pro­fe­so­ra Geor­gi­na. A me­di­da que au­men­ta el flu­jo mi­gra­to­rio des­de Ve­ne­zue­la, el co­le­gio no so­lo re­ci­be alum­nos in­dí­ge­nas, pues ca­da vez lle­gan más per­so­nas de po­bla­cio­nes apar­ta­das de la fron­te­ra.

En otros de­par­ta­men­tos los pro­fe­so­res no cuen­tan con he­rra­mien­tas pa­ra brin­dar aten­ción psi­co­so­cial. Ese es el ca­so de Vi­cha­da, en don­de los 52 es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos exis­ten­tes atien­den 19.733 alum­nos en sus 203 se­des. De ellos, 601 son ve­ne­zo­la­nos. “La ex­po­si­ción de los es­tu­dian­tes mi­gran­tes a se­pa­ra­cio­nes ge­ne­ra afec­ta­cio­nes en tér­mi­nos de iden­ti­dad, adap­ta­ción e in­te­gra­ción. No con­ta­mos con un pro­gra­ma de aten­ción psi­co­so­cial pa­ra los ni­ños y los jó­ve­nes mi­gran­tes ni pa­ra los de nues­tro te­rri­to­rio”, di­jo Obed Far­fán, se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción de Vi­cha­da. Allí so­lo dos co­le­gios cuen­tan con ser­vi­cios de orien­ta­ción psi­co­ló­gi­ca.

AGRAN­DAR LA CA­NAS­TA

Ade­más de ga­ran­ti­zar los cu­pos y las ma­trí­cu­las, el desafío es am­pliar la ca­nas­ta edu­ca­ti­va, ya que de eso de­pen­de ga­ran­ti­zar una edu­ca­ción efi­cien­te y de ca­li­dad. Los co­le­gios re­quie­ren in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra re­ci­bir a más es­tu­dian­tes; los pro­fe­so­res ne­ce­si­tan acom­pa­ña­mien­to pa­ra aco­ger a los ve­ne­zo­la­nos, así co­mo he­rra­mien­tas fle­xi­bles que fa­ci­li­ten la in­cor­po­ra­ción de alum­nos du­ran­te el año es­co­lar.

De los 62.928 ni­ños ins­cri­tos en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo en Arau­ca, 6.026 son ve­ne­zo­la­nos. Las au­to­ri­da­des del de­par­ta­men­to tu­vie­ron que di­se­ñar es­tra­te­gias pa­ra que los es­tu­dian­tes que lle­gan du­ran­te el año pue­dan in­te­grar­se. “A los ni­ños lle­ga­dos des­pués del re­ce­so es­tu­dian­til, que por ca­len­da­rio aca­dé­mi­co no es­tán en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo for­mal, los es­ta­mos aten­dien­do en au­las tem­po­ra­les con la me­to­do­lo­gía de círcu­los de apren­di­za­je con el pro­pó­si­to de ni­ve­lar­los y pre­pa­rar­los pa­ra in­gre­sar en enero de 2020”, di­jo la secretaria de Edu­ca­ción de Arau­ca, Nar­da Gue­rre­ro.

Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por el Pro­yec­to Mi­gra­ción Ve­ne­zue­la en las prin­ci­pa­les ciu­da­des, 57 por cien­to de los ve­ne­zo­la­nos que tie­nen hi­jos en edad es­co­lar no los en­vían a la es­cue­la. De ellos, 33 por cien­to di­jo que no tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra cos­tear úti­les, uni­for­mes, trans­por­te y lon­che­ra. Ha­ce fal­ta fo­men­tar la per­ma­nen­cia de los alum­nos en las es­cue­las, con es­tra­te­gias co­mo el trans­por­te y el PAE. En mu­chos ca­sos, ac­ce­der o no a esos pro­gra­mas de­ter­mi­na la con­ti­nui­dad de los ni­ños.

El Go­bierno se com­pro­me­tió a en­tre­gar el PAE pa­ra to­dos los es­tu­dian­tes en el país, pe­ro, co­mo re­co­no­ció la ministra de Edu­ca­ción, “es­to ha su­pues­to una car­ga im­por­tan­te pa­ra el sis­te­ma”. An­te la fal­ta de re­cur­sos, ase­gu­ró la fun­cio­na­ria, “se ha lo­gra­do for­ta­le­cer el PAE en ciu­da­des co­mo San­ta Mar­ta, Ba­rran­qui­lla, Cú­cu­ta, Va­lle­du­par, en­tre otras, gra­cias al apo­yo de di­fe­ren­tes or­ga­nis­mos de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal”.

En Cú­cu­ta, por ejem­plo, el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos (PMA) asu­mió el cos­to de la nu­tri­ción pa­ra los ve­ne­zo­la­nos. “Por me­dio del PMA nos en­tre­ga­ron 7.811 com­po­nen­tes ali­men­ta­rios pa­ra ayu­dar­le a la po­bla­ción ve­ne­zo­la­na”, di­jo Do­ris An­ga­ri­ta. Es­te año, has­ta el 30 de ju­lio, Cú­cu­ta re­por­tó 9.920 ni­ños ve­ne­zo­la­nos, del to­tal de 117.000 es­tu­dian­tes ins­cri­tos. En 2018 fue­ron 4.200 y en 2017 la ci­fra ape­nas lle­ga­ba a 725.

El año es­co­lar en Ve­ne­zue­la ter­mi­nó en ju­lio. Por eso se es­pe­ra un au­men­to de es­tu­dian­tes ve­ne­zo­la­nos en Co­lom­bia pa­ra el pró­xi­mo año. Edu­car a los mi­gran­tes en edad es­co­lar es un pa­so fun­da­men­tal pa­ra in­te­grar a los ve­ne­zo­la­nos. Igual que en el mer­ca­do la­bo­ral, en el ac­ce­so a la sa­lud y en otros es­ce­na­rios que re­fle­jan con­flic­tos en­tre lo­ca­les y mi­gran­tes, la edu­ca­ción tam­bién po­ne so­bre la me­sa otras dis­cu­sio­nes que el país no de­be pos­ter­gar más, co­mo la do­cu­men­ta­ción y la re­gu­la­ri­za­ción de los ve­ne­zo­la­nos.

La in­te­gra­ción de los es­tu­dian­tes tam­bién de­pen­de de una aten­ción psi­co­so­cial in­te­gral.

Se­gún el rec­tor Ber­nal, los ni­ños ve­ne­zo­la­nos ar­gu­men­tan bien y tie­nen ha­bi­li­da­des en hu­ma­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.