Em­pren­der

El pro­fe­sor sin fron­te­ras

Educación (Colombia) - - CONTENIDO -

Mi­guel Mar­tí­nez hu­yó de la edu­ca­ción tra­di­cio­nal. Es­tu­dió mú­si­ca en la Uni­ver­si­dad El Bos­que, en Bo­go­tá, pero nun­ca se sin­tió muy a gus­to. An­tes de ca­da se­mes­tre con­se­guía el plan de con­te­ni­dos y es­cu­dri­ña­ba por igual la teo­ría y la prác­ti­ca has­ta eje­cu­tar­lo to­do por su cuen­ta. Esa mis­ma me­to­do­lo­gía de re­ne­ga­do lo hi­zo ser mú­si­co por em­pe­ño pro­pio aun des­de an­tes de ir a la uni­ver­si­dad. Du­ran­te esos años en­se­ña­ba gui­ta­rra a quie­nes se in­tere­sa­ran por sus ser­vi­cios, que anun­cia­ba con un pa­pel pe­ga­do en un pos­te. No le iba mal; te­nía en­tre 15 y 20 alum­nos por se­ma­na.

Tras con­cluir ma­te­rias en la uni­ver­si­dad, su di­plo­ma es­tu­vo en ve­re­mos du­ran­te un lus­tro por cuen­ta de un “maes­tro” des­pis­ta­do an­te el fe­nó­meno del uni­ver­si­ta­rio au­to­di­dac­ta. Fi­nal­men­te, cuan­do se gra­duó, te­nía cla­ro que la edu­ca­ción tra­di­cio­nal es un for­ma­to li­mi­ta­do, ob­so­le­to, man­da­do a re­co­ger. La sos­pe­cha de que no era el ca­mino le que­dó mar­ca­da con fue­go al en­se­ñar en una es­cue­la de es­tra­to uno en la lo­ca­li­dad de En­ga­ti­vá. “Allá vi chi­cos muy ta­len­to­sos, pero sin po­si­bi­li­dad de ir a la uni­ver­si­dad. De la pro­mo­ción de ese año, so­lo una es­tu­dian­te po­dría se­guir: la hi­ja de los due­ños del co­le­gio. Des­de en­ton­ces ten­go im­preg­na­do el bi­cho del ac­ce­so a la edu­ca­ción de ca­li­dad a ba­jo cos­to para que to­do el que quie­ra es­tu­diar pue­da ha­cer­lo”, ase­gu­ra. En con­se­cuen­cia con esa in­quie­tud, ac­tuó.

Tras va­rios años de en­sa­yo y error, creó su pro­pia aca­de­mia de mú­si­ca no con­ven­cio­nal: no hay exa­men de ad­mi­sión, ni ho­ras de cla­se, ni ca­len­da­rios, mu­cho me­nos sa­lo­nes o ca­li­fi­ca­cio­nes. Quien quie­re apren­der a to­car gui­ta­rra –el sue­ño sin mé­to­do de mi­llo­nes de per­so­nas– so­lo re­quie­re co­ne­xión a in­ter­net, pa­gar un

pre­cio ase­qui­ble, y ma­nos a la obra. En cla­ses­de­gui­ta­rra.com.co ten­drá ac­ce­so al con­te­ni­do que ne­ce­si­ta para for­mar­se en se­rio, pero con to­tal li­ber­tad, don­de­quie­ra que es­té.

El pro­yec­to arran­có en 2011. Para en­ton­ces Mar­tí­nez ya ha­bía fun­da­do una aca­de­mia tra­di­cio­nal, con cer­ca de 100 es­tu­dian­tes. Ade­más, ha­bía acu­mu­la­do una ex­pe­rien­cia de diez años co­mo pro­fe­sor par­ti­cu­lar. Así que te­nía muy cla­ras las li­mi­ta­cio­nes de la for­ma­ción pre­sen­cial y vis­lum­bra­ba la po­ten­cia­li­dad que en­car­na­ba el in­ter­net a fin de crear una es­cue­la en lí­nea. Pero co­mo buen ra­tón de bi­blio­te­ca, de­ci­dió pre­pa­rar mi­nu­cio­sa­men­te su pa­ra­caí­das y tan­tear el abis­mo an­tes de lan­zar­se al vér­ti­go.

Mar­tí­nez le re­pro­cha a la uni­ver­si­dad, y es­pe­cí­fi­ca­men­te a las fa­cul­ta­des de ar­te, que allí no di­cen una pa­la­bra so­bre có­mo co­nec­tar efi­caz­men­te la pro­fe­sión con el mun­do la­bo­ral. Esa crítica lo lle­vó a ha­cer un cur­so online so­bre ne­go­cios en mú­si­ca en la pres­ti­gio­sa Ber­klee Co­lle­ge of Mu­sic. Di­cha ex­pe­rien­cia lo mar­có en dos sen­ti­dos: por un la­do, co­no­ció de pri­me­ra mano las po­si­bi­li­da­des de la en­se­ñan­za des­de las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les; y, por el otro, com­pren­dió que el ar­te de la mú­si­ca bien ad­mi­nis­tra­do era un gran ne­go­cio. Tan pron­to con­clu­yó ese cur­so, jun­tó los po­cos aho­rros que te­nía y com­pró una cá­ma­ra di­mi­nu­ta que pu­so en la par­te su­pe­rior de su compu­tador para em­pe­zar sus cla­ses de gui­ta­rra.

Po­co a po­co pro­du­jo el que mu­chos in­ter­nau­tas con­si­de­ran hoy el me­jor cur­so de mú­si­ca en la red di­gi­tal en idio­ma es­pa­ñol. Pero en el mun­do mul­ti­me­dia no bas­ta te­ner un pro­duc­to de ca­li­dad. La vi­tri­na y su di­fu­sión son igual de im­por­tan­tes. El in­men­so alud de con­te­ni­dos que se­gun­do a se­gun­do se alo­jan en in­ter­net (ca­da mi­nu­to hay 100 nue­vas ho­ras de vi­deo en Youtu­be) ha­ce que mu­chas jo­yas pa­sen sin pe­na ni glo­ria por­que nun­ca lo­gran en­con­trar su pú­bli­co ob­je­ti­vo. Mar­tí­nez es­tu­dió muy bien ese ries­go y lo su­po sor­tear.

Para apren­der có­mo triun­far en la web hi­zo lo pro­pio: to­mó va­rios cur­sos en in­ter­net so­bre mer­ca­deo di­gi­tal. Con una lec­ción cla­ve: crear una co­mu­ni­dad y ofre­cer­le ca­li­dad y sa­tis­fac­ción en su in­te­rés. Sue­na breve, pero es al­go real­men­te di­fí­cil. Re­quie­re tan­to em­pe­ño co­mo tiem­po. Mi­guel ne­ce­si­tó dos años an­tes de que el pri­mer es­tu­dian­te pin­cha­ra la ca­si­lla “com­prar cur­so”. Eso ocu­rrió en 2012, cuan­do alo­ja­ba su ma­te­rial en Udemy, que con 65.000 cur­sos dis­po­ni­bles es so­lo una de las pla­ta­for­mas más fuer­tes de los lla­ma­dos MOOC (Mas­si­ve Open Online Cour­se).

“Si pu­de ven­der un cur­so, pue­do ven­der un mi­llón; eso pen­sé”, re­cuer­da Mi­guel. Y eso hi­zo. Arre­me­tió con más fuer­za y ma­yor con­te­ni­do. Pu­so en Ama­zon los libros –hoy en di­gi­tal y pa­pel– que acom­pa­ñan las cla­ses y creó su pro­pio si­tio web; tam­bién pro­du­jo una app para dis­po­si­ti­vos An­droid. Hoy, cla­ses­de­gui­ta­rra.com. co tie­ne 20.000 es­tu­dian­tes ac­ti­vos que pa­gan 230.000 pe­sos (cer­ca de 75 dó­la­res) por ca­da cur­so. Una ci­fra con­si­de­ra­ble de alum­nos, pues la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na tie­ne 23.000 es­tu­dian­tes y la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, la más gran­de del país, su­ma 42.000 en pre­gra­do.

Ca­da cur­so cons­ta de videos, do­cu­men­tos y otros re­cur­sos di­gi­ta­les con los que el alumno pue­de aco­me­ter las lec­cio­nes. Se tra­ta de ta­lle­res pro­gre­si­vos en los que se mez­cla una ex­pli­ca­ción teó­ri­ca con ejer­ci­cios y ru­ti­nas de prác­ti­ca. Hay cur­sos de gui­ta­rra acús­ti­ca y eléc­tri­ca, lec­tu­ra y en­tre­na­mien­to au­di­ti­vo, téc­ni­cas avan­za­das, teo­ría mu­si­cal, ar­mo­nía avan­za­da, com­po­si­ción y arre­glos mu­si­ca­les, y soft­wa­re para gui­ta­rris­tas, en­tre otros.

La aca­de­mia sin fron­te­ras que creó Mar­tí­nez tie­ne 120.000 sus­crip­to­res en Youtu­be, y ca­da mes ven­de en­tre 300 y 500 libros. El ma­yor nú­me­ro de es­tu­dian­tes es­tá en Es­pa­ña, Mé­xi­co, Co­lom­bia y Pe­rú. Pero hay tam­bién ja­po­ne­ses, in­gle­ses y aus­tra­lia­nos. Su app re­gis­tra 300.000 des­car­gas y la pla­ta­for­ma alo­ja 3.000 videos; lle­va seis libros pu­bli­ca­dos, de los cua­les cua­tro han si­do best se­llers en Ama­zon. La aca­de­mia re­gis­tra un cre­ci­mien­to anual de en­tre 30 por cien­to y 40 por cien­to. Tie­ne tal ca­li­dad que en sus ocho años de exis­ten­cia na­die ha pe­di­do re­em­bol­sar­le la pla­ta in­ver­ti­da.

En agos­to pa­sa­do, el maes­tro Mar­tí­nez hi­zo un cu­rio­so ejer­ci­cio. Se di­ri­gió a la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción de Bo­go­tá para ave­ri­guar so­bre el trá­mi­te de la li­cen­cia de fun­cio­na­mien­to que re­que­ri­ría una es­cue­la co­mo la que él creó. Le di­je­ron por es­cri­to que, tra­di­cio­nal­men­te y de acuer­do con la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción, ne­ce­si­ta­ría, en­tre otros trá­mi­tes y do­cu­men­tos, pre­sen­tar so­li­ci­tud, iden­ti­fi­car la plan­ta fí­si­ca, li­cen­cia de cons­truc­ción, cer­ti­fi­ca­do de li­ber­tad y tra­di­ción, con­cep­to sa­ni­ta­rio y plan de pre­ven­ción de emer­gen­cia y desas­tres. Sin em­bar­go, le hi­cie­ron es­ta sal­ve­dad: “La le­gis­la­ción co­lom­bia­na no con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de ofre­cer el ser­vi­cio de edu­ca­ción para el tra­ba­jo y desa­rro­llo hu­mano de ma­ne­ra vir­tual”.

Es cla­ro que la nor­ma­ti­vi­dad en Co­lom­bia se que­dó atrás de las nue­vas reali­da­des de la edu­ca­ción glo­bal. En­tre­tan­to, Mar­tí­nez lan­za­rá es­te año otros dos cur­sos; para eso ha to­ma­do nue­vas ca­pa­ci­ta­cio­nes online a fin de po­der es­tar al fren­te de ca­da es­la­bón del pro­ce­so. Co­mo buen ra­tón de bi­blio­te­ca, crea­dor y di­rec­tor de su por­tal, se ocu­pa con pro­pie­dad de ca­si to­do: in­ves­ti­ga el con­te­ni­do que ofre­ce­rá en sus mé­to­dos di­dác­ti­cos, es el pro­fe­sor en cá­ma­ra, es­cri­be los ejer­ci­cios y libros, mez­cla y edi­ta los videos, man­tie­ne el blog y atien­de las in­quie­tu­des que vía What­sapp o en su pá­gi­na web ha­cen los es­tu­dian­tes. “Los cur­sos es­tán tan bien es­truc­tu­ra­dos que, aun­que son mi­les de es­tu­dian­tes, no me ha­cen mu­chas pre­gun­tas”, ano­ta. En sín­te­sis, pa­re­ce que la ex­ce­len­cia es la cla­ve del pro­fe­sor de mú­si­ca más exi­to­so del mun­do di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.