Educación (Colombia)

LA IM­POR­TAN­CIA DE LA CUL­TU­RA CIU­DA­DA­NA EN TIEM­POS DE PANDEMIA Y POS­PAN­DE­MIA

- Fitness · Healthy Living · Colombia · Bodybuilding

En­fren­ta­mos una pandemia que ha trans­for­ma­do nues­tra vi­da por su al­to ni­vel de con­ta­gio y su ries­go mor­tal. En sep­tiem­bre de 2020, en Co­lom­bia he­mos re­gis­tra­do ca­si 800.000 ca­sos po­si­ti­vos confirmado­s y más de 25.000 de­fun­cio­nes. Son cifras alar­man­tes que han de­mos­tra­do nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad y la ne­ce­si­dad de en­fren­tar los me­ses que vie­nen con res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca. Es­to in­clu­ye man­te­ner es­tric­tas me­di­das de hi­gie­ne que nos per­mi­tan re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de con­ta­gio. Los pro­to­co­los de bio­se­gu­ri­dad pa­ra el re­gre­so a las au­las y a las ofi­ci­nas re­quie­ren de una muy al­ta do­sis de cul­tu­ra ciu­da­da­na, pe­ro tam­bién de par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de los más pe­que­ños.

Pa­ra An­ta­nas Moc­kus, en la cul­tu­ra ciu­da­da­na “to­dos po­nen”. Es­to im­pli­ca pri­vi­le­giar el patrimonio co­mún y la dis­tri­bu­ción so­cial de los be­ne­fi­cios, ge­ne­ran­do una “con­cien­cia in­di­vi­dual y co­lec­ti­va so­bre los de­be­res y de­re­chos que te­ne­mos los ciu­da­da­nos por ser pro­pie­ta­rios de la ciu­dad”. En la apli­ca­ción de la cul­tu­ra ciu­da­da­na, An­ta­nas Moc­kus siem­pre bus­có de­rro­tar la apa­tía de una ciu­dad que se que­ja cons­tan­te­men­te de la agre­si­vi­dad y la vio­len­cia de sus ha­bi­tan­tes. Aho­ra, la cul­tu­ra ciu­da­da­na pue­de con­tri­buir tam­bién a de­rro­tar la pandemia, mi­ti­gar sus de­vas­ta­do­res efec­tos so­cia­les y eco­nó­mi­cos, y atem­pe­rar los bro­tes de vio­len­cia emer­gen­tes.

No hay lu­ga­res más ade­cua­dos pa­ra ejer­cer los de­re­chos y apli­car los de­be­res de­ri­va­dos de la cul­tu­ra ciu­da­da­na que en el es­pa­cio pú­bli­co y en las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas. Es en esos lu­ga­res don­de los más pe­que­ños pue­den ju­gar y for­mar­se en li­ber­tad. Se­gún Fran­ces­co To­nuc­ci, au­tor de La ciu­dad de los ni­ños, pa­ra fa­ci­li­tar opor­tu­ni­da­des de jue­go y for­ma­ción se de­be ini­ciar por pre­gun­tar so­bre sus ne­ce­si­da­des a los pro­pios ni­ños, na­die las co­no­ce me­jor. Si los di­se­ños si­guen ese pro­ce­so, se lo­gran más es­pa­cios de en­cuen­tro y jue­go, y más ver­de. Lo in­tere­san­te de es­ta apro­xi­ma­ción es que no so­lo fa­vo­re­ce a los más pe­que­ños; tam­bién me­jo­ra las con­di­cio­nes pa­ra los ma­yo­res y las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Mez­clan­do bue­nos di­se­ños, ba­sa­dos en la con­sul­ta de sus usua­rios di­rec­tos, con me­di­das de res­pe­to por el otro es po­si­ble lo­grar el ob­je­ti­vo de pre­ve­nir los con­ta­gios y en­con­trar una nue­va nor­ma­li­dad, más cons­cien­te, más so­li­da­ria.

Nos apres­ta­mos a re­to­mar las ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas, y que­re­mos ha­cer­lo de ma­ne­ra se­gu­ra. Ya ve­mos ac­ti­vi­da­des de adul­tos, co­mo el de­por­te pro­fe­sio­nal, ser­vi­cios re­li­gio­sos, ci­nes y ba­res en for­ma­tos dis­tin­tos. Pe­ro man­te­ne­mos aún a los más pe­que­ños en­ce­rra­dos, sin re­la­ción con los otros ni­ños de su edad, con un ries­go pro­fun­do de ge­ne­rar re­tra­sos en su de­sa­rro­llo so­cial y emo­ti­vo. ¿Por qué no pro­mo­ve­mos en el re­torno al co­le­gio te­mas de cul­tu­ra ciu­da­da­na? ¿Por qué no cons­trui­mos con ellos, me­dian­te el diá­lo­go, te­nien­do en cuen­ta sus ideas, la nue­va nor­ma­li­dad?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia