Educación (Colombia)

Ma­trí­cu­la ce­ro, ¿un sue­ño po­si­ble?

- EFRÉN MAR­TÍ­NEZ OR­TIZ PH. D. Co­lec­ti­vo Aquí y Aho­ra Education · Cordoba · Como · Friedrich Nietzsche · Montería · National University of Córdoba · Oviedo

Mu­chas uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, no to­das, anun­cia­ron que no les co­bra­rán a los es­tu­dian­tes en el se­gun­do se­mes­tre. Por eso, va­rios sec­to­res le exi­gen al presidente ga­ran­ti­zar que la me­di­da los be­ne­fi­cie a to­dos, sin ex­cep­ción. ¿Cuán­to cos­ta­ría?

En ciu­da­des y re­gio­nes del país, co­lec­ti­vos de es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res han exi­gi­do exi­mir de pa­gar la ma­trí­cu­la a los es­tu­dian­tes de pre­gra­do de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas en to­do el país. La crisis eco­nó­mi­ca que ha afec­ta­do a las fa­mi­lias hi­zo que las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior pre­vie­ran un ba­jo­na­zo en las au­las sin pre­ce­den­tes. A es­te lla­ma­do se su­ma­ron cer­ca de 30 con­gre­sis­tas en una car­ta en­via­da al presidente Iván Du­que.

En va­rias uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país, co­mo Mon­te­ría, Mag­da­le­na, Va­lle, Cun­di­na­mar­ca,

Dis­tri­tal, Sur­co­lom­bia­na, en­tre otras, ya han de­ci­di­do co­brar la ma­trí­cu­la ce­ro a sus es­tu­dian­tes de pre­gra­do. Pe­ro la me­di­da no abar­ca a to­dos los cer­ca de 730.000 es­tu­dian­tes de las 63 ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior pú­bli­cas del país.

La fór­mu­la ha si­do la mis­ma: to­mar los re­cur­sos del Go­bierno na­cio­nal, pe­dir apo­yo de los en­tes te­rri­to­ria­les y apre­tar­se el cin­tu­rón.

La ma­trí­cu­la ce­ro ha re­co­rri­do un ca­mino a ve­ces de es­pi­nas, ya que en al­gu­nas re­gio­nes co­mo en To­li­ma y Huila los es­tu­dian­tes ade­lan­ta­ron huel­gas de ham­bre por más de siete días pa­ra pre­sio­nar a al­cal­días y go­ber­na­cio­nes pa­ra que pu­sie­ran los re­cur­sos que fal­ta­ban pa­ra cu­brir la ma­trí­cu­la. Ade­más, ac­tual­men­te en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal va­rios alum­nos ade­lan­tan una 'en­ca­de­na­tón' pa­ra exi­gir el be­ne­fi­cio pa­ra la to­ta­li­dad de los alum­nos, ya que en el mo­men­to es­ta uni­ver­si­dad so­lo abar­ca el 63 por cien­to.

Al­gu­nos ma­ni­fes­tan­tes con­si­de­ran que el Go­bierno no ha he­cho lo su­fi­cien­te. Pe­ro no hay du­da de que al cam­biar Ser Pi­lo Pa­ga por Ge­ne­ra­ción E sa­lie­ron be­ne­fi­cia­das las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas en de­tri­men­to de las pri­va­das. Des­de an­tes de la pandemia mu­chos es­tu­dian­tes de las pri­me­ras, cer­ca de 160.000 be­ne­fi­cia­rios de Ge­ne­ra­ción E, ya te­nían ga­ran­ti­za­da su ma­trí­cu­la y sos­te­ni­mien­to, ya que pa­ra es­te año el Go­bierno des­ti­nó cer­ca de 800.000 mi­llo­nes pa­ra ese sen­ti­do. No obs­tan­te, aún una in­men­sa ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios con­ti­núan en la in­cer­ti­dum­bre.

Por la co­yun­tu­ra, el Go­bierno des­ti­nó 97.500 mi­llo­nes de pe­sos adi­cio­na­les pa­ra la gra­tui­dad en es­tas ins­ti­tu­cio­nes, ade­más de al­gu­nos apo­yos adi­cio­na­les del

Fon­do So­li­da­rio pa­ra la Edu­ca­ción. De ese to­tal, a ca­da uni­ver­si­dad le to­có un mon­to dis­tin­to, des­de 800 mi­llo­nes de pe­sos a las pe­que­ñas has­ta 5.194 mi­llo­nes pa­ra la Na­cio­nal, que es la que más alum­nos aco­ge, “en edu­ca­ción siem­pre se van a ne­ce­si­tar más re­cur­sos, por eso no­so­tros to­ca­mos la puer­ta de la Al­cal­día y la Go­ber­na­ción pa­ra com­ple­tar esa gra­tui­dad y ese es el mo­de­lo que es­ta­mos tra­tan­do en to­do el país”, ex­pli­có el rector de la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba, Jai­ro To­rres, quien tam­bién pre­si­de el Sis­te­ma Uni­ver­si­ta­rio Es­ta­tal (SUE), que agru­pa las 32 prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes en las que ac­tual­men­te 632.000 jó­ve­nes ade­lan­tan su pre­gra­do.

En to­tal, de acuer­do con el presidente Du­que, se ha in­ver­ti­do cer­ca de un bi­llón de pe­sos pa­ra apo­yar en la ma­trí­cu­la a los 734.000 es­tu­dian­tes que es­tán en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país, prio­ri­zan­do a 569.000 que son de es­tra­tos 1 y 2: “A esos jó­ve­nes que­re­mos de­cir­les hoy que van a es­tar re­ci­bien­do en pro­me­dio un des­cuen­to so­bre su ma­trí­cu­la cer­cano al 70 o 73 por cien­to, pe­ro hay más de 400.000 jó­ve­nes de esos 569.000 que van a te­ner un des­cuen­to de prác­ti­ca­men­te el 100 por cien­to”, pre­ci­só du­ran­te su pro­gra­ma Pre­ven­ción y Ac­ción, un par de días des­pués de que se co­no­cie­ra la car­ta de las pla­ta­for­mas es­tu­dian­ti­les y los con­gre­sis­tas.

No obs­tan­te, los es­tu­dian­tes ase­gu­ran que el apo­yo ex­tem­po­rá­neo

Jai­ro To­rres, presidente del SUE.

"Si se qui­sie­ra mon­tar una po­lí­ti­ca pú­bli­ca de gra­tui­dad cos­ta­ría 877.000 mi­llo­nes de pe­sos adi­cio­na­les al año".

del Go­bierno de­bi­do a la pandemia no ha si­do su­fi­cien­te y ese lo­gro de gra­tui­dad en el pre­gra­do en al­gu­nas uni­ver­si­da­des es a cos­ta de su pro­pio pre­su­pues­to, lo que ter­mi­na­rá agra­van­do una crisis eco­nó­mi­ca que ya aca­rrean des­de ha­ce va­rios años, “hay una deu­da his­tó­ri­ca con las uni­ver­si­da­des y con es­ta co­yun­tu­ra va a se­guir in­cre­men­tan­do”, se­ña­ló el se­na­dor Wil­son Arias, uno de los fir­man­tes de la mi­si­va. “Si uno com­pa­ra ese bi­llón que di­cen se ha da­do con el pre­su­pues­to to­tal de edu­ca­ción, que es de 44,1 bi­llo­nes, es cla­ro que no hay nin­gu­na ayu­da

in­ver­sión de las mis­mas au­men­tan en pro­me­dio ca­da año 10,69 por cien­to, es de­cir, en­tre 5 y 6 pun­tos por­cen­tua­les por en­ci­ma del IPC, pre­ci­só Ovie­do.

El se­na­dor ase­gu­ró que es­ta des­fi­nan­cia­ción his­tó­ri­ca de las ins­ti­tu­cio­nes que­da en cla­ro al com­pa­rar el com­por­ta­mien­to de las trans­fe­ren­cias de la Na­ción con el au­men­to de co­ber­tu­ra es­tu­dian­til. Los es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos en las 32 uni­ver­si­da­des pa­sa­ron de 159.218 en 1993 a más de 600.000 en la ac­tua­li­dad.

Mien­tras tan­to, el apor­te anual del Es­ta­do pro­me­dio por es­tu­dian­te pa­só de 10.825.890 a 4.785.338 pe­sos en el mis­mo pe­rio­do, es de­cir, se ha cua­dru­pli­ca­do el es­tu­dian­ta­do y las trans­fe­ren­cias se re­du­je­ron cer­ca de 60 por cien­to.

Por el mo­men­to, va­rias ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas dispu­tan una ca­rre­ra con­tra­rre­loj pa­ra con­se­guir los re­cur­sos res­tan­tes con el fin de ga­ran­ti­zar que na­die en la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va ten­ga que pa­gar ma­trí­cu­la y evi­tar, de pa­so, una de­ser­ción ma­si­va.

El Go­bierno na­cio­nal des­ti­nó 97.500 mi­llo­nes de pe­sos adi­cio­na­les pa­ra la gra­tui­dad de la ma­trí­cu­la de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de edu­ca­ción su­pe­rior.

Vi­vir con sen­ti­do ayu­da a te­ner me­nos emociones ne­ga­ti­vas, es­trés, de­pre­sión, de­s­es­pe­ran­za, abu­rri­mien­to, an­sie­dad, adic­cio­nes, pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos e in­sa­tis­fac­ción con la vi­da. De he­cho, sue­le ge­ne­rar ma­yor bie­nes­tar, re­si­lien­cia y crea­ti­vi­dad. Las per­so­nas que vi­ven con sen­ti­do ma­ne­jan me­jor los even­tos trau­má­ti­cos, tra­ba­jan con más gus­to, tie­nen me­nos pre­jui­cios so­cia­les y me­jo­res re­la­cio­nes. Por ello, es­ta épo­ca es la eta­pa pri­vi­le­gia­da pa­ra que la edu­ca­ción pro­mue­va una vi­da con pro­pó­si­to.

Vi­vir con sen­ti­do sig­ni­fi­ca lle­var una exis­ten­cia con co­ne­xión, di­rec­ción y ac­ción. La co­ne­xión im­pli­ca que nues­tro co­ra­zón o mun­do emo­cio­nal y nues­tra ca­be­za o mun­do ra­cio­nal es­tén co­nec­ta­dos con per­so­nas, ac­cio­nes, cir­cuns­tan­cias o co­sas que son va­lio­sas en nues­tra vi­da. El sen­ti­do es una vi­ven­cia emo­cio­nal. Las emociones sue­len ayu­dar­nos a de­tec­tar dón­de es­tá lo va­lio­so en la vi­da: sen­ti­mos ra­bia cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos que al­go va­lio­so pa­ra no­so­tros es­tá sien­do des­trui­do, tris­te­za cuan­do eso que es va­lio­so es­tá de­jan­do de ser de ma­ne­ra na­tu­ral, vi­vi­mos el mie­do cuan­do aque­llo que nos im­por­ta co­rre pe­li­gro, y ex­pe­ri­men­ta­mos ale­gría cuan­do lo que va­le pue­de dar­se o des­ple­gar­se. Así es que ¿se ima­gi­nan lo que su­ce­de­ría si tu­vié­ra­mos prohi­bi­das nues­tras emociones?, pues nos se­ría muy di­fí­cil re­co­no­cer afec­ti­va­men­te dón­de es­tá lo va­lio­so. Aho­ra bien, el sen­ti­do no es so­la­men­te sen­ti­mien­to o emo­ción, tam­bién es ra­zón. No bas­ta con te­ner la ex­pe­rien­cia en el co­ra­zón de que al­go es va­lio­so, se ne­ce­si­ta re­co­no­cer con la ra­zón que eso real­men­te va­le. Co­nec­tar el co­ra­zón y la ca­be­za se re­fie­re a que sien­to la ple­ni­tud que me da eso que es­toy cap­tan­do, y al mis­mo tiem­po, eso que es­toy per­ci­bien­do se de­fi­ne co­mo una fuen­te que sig­ni­fi­ca “al­go” im­por­tan­te pa­ra mí. Co­nec­tar el co­ra­zón y la ra­zón a lo va­lio­so quie­re de­cir que es­ta­mos di­ri­gi­dos emo­cio­nal y ra­cio­nal­men­te a per­so­nas (ejem­plo: hi­jos, ami­gos), ac­cio­nes (ej.: tra­ba­jo), cir­cuns­tan­cias (ej.: cum­plea­ños, pa­seos) y ob­je­tos (ej.: ca­sa, ca­rro), en los que de­po­si­ta­mos lo va­lio­so de ma­ne­ra di­ver­si­fi­ca­da, pues cuan­do no di­ver­si­fi­ca­mos las fuen­tes de sen­ti­do, nos ha­ce­mos muy vul­ne­ra­bles; pue­de lle­gar una crisis eco­nó­mi­ca que nos ha­ga per­der al­go va­lio­so, una pandemia co­mo la co­vid que nos im­pi­da ejer­cer lo que nos es im­por­tan­te o sen­ci­lla­men­te el cur­so de la vi­da que ha­ce que al­gu­nas co­sas se aca­ben.

El sen­ti­do no so­lo im­pli­ca co­ne­xión, tam­bién se re­quie­re de di­rec­ción, es de­cir que aque­llo que nos sus­ci­ta co­ne­xión real­men­te nos atrai­ga brin­dán­do­nos di­rec­ción. Mu­chas ve­ces ex­pe­ri­men­ta­mos que al­go nos mue­ve por den­tro; aun­que hay que re­cor­dar que el sen­ti­do no es so­lo emo­ción, ya que con fre­cuen­cia cir­cuns­tan­cias psi­co­ló­gi­cas in­ter­nas nos ha­cen emo­cio­nar­nos con al­go que no ne­ce­sa­ria­men­te es el sen­ti­do, pues no es al­go que me lla­ma y me in­vi­ta sino más bien al­go que me em­pu­ja. Ve­mos a al­guien co­rrien­do por la ca­lle y de­ci­mos: esa per­so­na va per­si­guien­do lo va­lio­so en su vi­da. No obs­tan­te, pue­de ser que en reali­dad es­té hu­yen­do de sus mie­dos. La con­duc­ta ob­je­ti­va es la mis­ma, va co­rrien­do, pe­ro no es lo mis­mo ir de­trás de lo que amas que ir hu­yen­do de lo que te­mes.

Así es que sen­ti­mos atrac­ción por lo va­lio­so y di­cha atrac­ción nos brin­da di­rec­ción, nos da un ca­mino pa­ra lle­gar a don­de es­tá aque­llo que va­lo­ra­mos, nos en­fo­ca en la vi­da. Si trae­mos las fuen­tes de co­ne­xión di­ver­si­fi­ca­das, po­de­mos te­ner di­fe­ren­tes ca­mi­nos sin caer en el fa­na­tis­mo de quien so­lo tie­ne una co­sa por la cual vi­vir. Si se cie­rra un ca­mino, no se aca­ba la vi­da. Si una épo­ca di­fí­cil se atra­vie­sa, te­ne­mos la ver­sa­ti­li­dad de gi­rar.

Sen­ti­do sin ac­ción es sim­ple re­fle­xión. Cuan­do se co­nec­ta nues­tro co­ra­zón y nues­tra ra­zón brin­dán­do­nos una di­rec­ción, nues­tro de­ber es le­van­tar­nos y acu­dir al en­cuen­tro de aque­llo que es va­lio­so. A eso lo lla­ma­mos ac­ción. Nos con­ver­ti­mos en lo que ha­ce­mos. Co­mo bien de­cía Nietzs­che, “quien tie­ne un por qué pa­ra vi­vir, pue­de so­por­tar ca­si cual­quier có­mo”, así es que en me­dio de lo que es­ta­mos vi­vien­do, una vi­da con sen­ti­do es to­do un fac­tor de sa­lud y bie­nes­tar.

Las per­so­nas que vi­ven con sen­ti­do ma­ne­jan me­jor los even­tos trau­má­ti­cos, tra­ba­jan con más gus­to, tie­nen me­nos pre­jui­cios so­cia­les y me­jo­res re­la­cio­nes.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia