Educación (Colombia)

Pa­ra los jó­ve­nes ac­ce­der a un tra­ba­jo

- 2. VÍSTASE PA­RA LA OCA­SIÓN 3. EL LEN­GUA­JE COR­PO­RAL 5. HA­BLE DES­PA­CIO Career · Education · Colombia · Francisco Franco · Adecco · Spain

El des­em­pleo se con­vir­tió en un gra­ve efec­to se­cun­da­rio del co­ro­na­vi­rus en la eco­no­mía glo­bal, mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do han per­di­do sus em­pleos. Sin em­bar­go, los más afec­ta­dos por es­ta si­tua­ción han si­do los más jó­ve­nes, quie­nes no so­lo vi­ven ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a la edu­ca­ción su­pe­rior en me­dio de la crisis, sino que tam­bién son el gru­po con la ma­yor ta­sa de de­socu­pa­ción.

En Co­lom­bia, la ta­sa de des­em­pleo ju­ve­nil (me­no­res de 28 años) en el tri­mes­tre mayo-ju­lio fue de 29,7 por cien­to, 12,2 pun­tos por­cen­tua­les más al­ta que en el mis­mo pe­rio­do del año pa­sa­do. Es de­cir, mien­tras que en es­te pe­rio­do de 2019 ha­bía 5,69 mi­llo­nes de jó­ve­nes em­plea­dos, pa­ra 2020 la ci­fra ca­yó a 4,29 mi­llo­nes. Eso sig­ni­fi­ca que se des­tru­ye­ron 1,4 mi­llo­nes de em­pleos.

Aun­que son tiem­pos som­bríos en ma­te­ria la­bo­ral, cien­tos de mi­les de jó­ve­nes con­ti­núan en la bús­que­da de opor­tu­ni­da­des en me­dio de la gran in­cer­ti­dum­bre de es­ta co­yun­tu­ra. ¿Qué ha­cer?

Lo pri­me­ro que se de­be te­ner en cuen­ta a la ho­ra de bus­car tra­ba­jo en es­ta ‘nue­va nor­ma­li­dad’ es que, en me­dio de la cua­ren­te­na, los mé­to­dos de con­tra­ta­ción cam­bia­ron, es­pe­cial­men­te, uno de los pa­sos que más ate­mo­ri­za­ba a los jó­ve­nes que es­ta­ban en bús­que­da de em­pleo: la en­tre­vis­ta la­bo­ral.

Los can­di­da­tos, al igual que sus en­tre­vis­ta­do­res, se han vis­to obli­ga­dos a mi­grar a la vir­tua­li­dad pa­ra po­der co­no­cer­se y to­mar una de­ci­sión so­bre la per­so­na ele­gi­da pa­ra un cargo.

De acuer­do con Fe­li­pe Fran­co, ge­ren­te sé­nior de Spring Pro­fes­sio­nal, fir­ma de re­clu­ta­mien­to es­pe­cia­li­za­do pa­ra man­dos me­dios y di­rec­cio­nes de Adec­co, “To­dos es­ta­mos en un pro­ce­so de adap­ta­ción pa­ra la rea­li­za­ción de en­tre­vis­tas por me­dios di­gi­ta­les y vir­tua­les, es un cons­tan­te apren­di­za­je”.

Fran­co ex­pli­có que, si bien las en­tre­vis­tas no son pre­sen­cia­les, los as­pi­ran­tes de­ben cui­dar cier­tos as­pec­tos que cual­quier em­plea­dor tie­ne en cuen­ta a la ho­ra de ele­gir un can­di­da­to.

“El he­cho de no es­tar en un mis­mo es­pa­cio con el in­ter­lo­cu­tor no sig­ni­fi­ca de­jar a un la­do al­gu­nas

¿Ba­te­ría car­ga­da? ¿Bue­na co­ne­xión a in­ter­net? Reali­ce una prue­ba con al­gún ami­go pa­ra com­pro­bar que to­dos los as­pec­tos téc­ni­cos, au­dio y mi­cró­fono fun­cio­nan co­rrec­ta­men­te.

Aun­que se ha­lle en ca­sa por la pandemia, eso no quie­re de­cir que no le dé la im­por­tan­cia a una reu­nión. Así es­té en su sa­la o cuar­to, re­cuer­de que se en­cuen­tra en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo se­ria, por lo que un atuen­do for­mal es siem­pre la me­jor op­ción.

En las en­tre­vis­tas pre­sen­cia­les, pue­de ha­ber ner­vios y se co­me­ten erro­res de len­gua­je cor­po­ral, y, aun­que se pien­se que en la vir­tua­li­dad es­to es te­ma su­pe­ra­do, con las cámaras los fa­llos se ha­cen más evi­den­tes. Con­cén­tre­se en con­ser­var una pos­tu­ra ade­cua­da –ni en­cor­va­da ni ex­ce­si­va­men­te er­gui­da– y man­ten­ga el con­tac­to vi­sual en to­do mo­men­to con el en­tre­vis­ta­dor, sin mi­rar a otras par­tes de la sa­la o un pa­pel.

Cuan­do se uti­li­za Sky­pe, Zoom o Meet, se sue­le mi­rar a la pan­ta­lla, ya sea pa­ra ver có­mo se ve o che­quear al­gún da­to. Sin em­bar­go, en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo virtual, in­ten­te mi­rar siem­pre di­rec­ta­men­te a la cá­ma­ra, del mis­mo mo­do en que en una pre­sen­cial mi­ra­ría a los ojos del en­tre­vis­ta­dor. Un buen consejo es ocul­tar la pro­pia ima­gen de la pan­ta­lla.

En cual­quier en­tre­vis­ta, los can­di­da­tos tien­den a res­pon­der rápido, buscando de­mos­trar en­tu­sias­mo y co­no­ci­mien­to so­bre lo que les pre­gun­tan. El pro­ble­ma es que con la vir­tua­li­dad pue­de ha­ber un pe­que­ño re­tra­so o in­te­rrup­cio­nes en la co­mu­ni­ca­ción. Por es­ta ra­zón, cuan­do le pre­gun­ten, res­pi­re, tó­me­se unos se­gun­dos pa­ra pen­sar ca­da res­pues­ta y es­fuér­ce­se más de lo ha­bi­tual en vo­ca­li­zar ca­da sí­la­ba.

las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior ten­drán que re­pen­sar sus pro­gra­mas aca­dé­mi­cos tan­to pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de los mo­de­los co­mo pa­ra la per­ti­nen­cia en la de­man­da la­bo­ral.

El rector di­ce que, si bien las ca­rre­ras tra­di­cio­na­les co­mo Me­di­ci­na, De­re­cho o Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas no per­de­rán mer­ca­do, “es cla­ro que en el pos­co­vid las in­ge­nie­rías ten­drán ma­yor pro­ta­go­nis­mo, es­pe­cial­men­te la Agroin­dus­trial, la Ener­gé­ti­ca (en­fo­ca­da en el ma­ne­jo de energías re­no­va­bles) y la In­for­má­ti­ca (con én­fa­sis en ana­lí­ti­ca y pro­ce­sa­mien­to de datos)”.

La con­clu­sión es pro­duc­to de un es­tu­dio que reali­zó esa fun­da­ción uni­ver­si­ta­ria pa­ra co­no­cer las prin­ci­pa­les ne­ce­si­da­des de ta­len­to pro­fe­sio­nal en Co­lom­bia en el in­me­dia­to pla­zo y qué pro­gra­mas aca­dé­mi­cos cum­pli­rán con las ex­pec­ta­ti­vas y de­man­das.

Se­gún el aná­li­sis de mer­ca­do, se­rán fac­to­res cla­ve en la pos­pan­de­mia pro­gra­mas aca­dé­mi­cos co­mo In­ge­nie­ría In­for­má­ti­ca, In­ge­nie­ría Ener­gé­ti­ca, Quí­mi­ca Far­ma­céu­ti­ca e In­ge­nie­ría Agroin­dus­trial.

En cuan­to a In­ge­nie­ría In­for­má­ti­ca, el tra­ba­jo evi­den­ció que en Co­lom­bia hay un dé­fi­cit de in­ge­nie­ros in­for­má­ti­cos, que pue­de os­ci­lar en­tre 35.000 y 95.000 po­si­cio­nes la­bo­ra­les anua­les, de­pen­dien­do de los ti­pos de es­ce­na­rios de cre­ci­mien­to.

Se en­con­tró tam­bién que el pro­gra­ma de Quí­mi­ca Far­ma­céu­ti­ca se­rá muy de­man­dan­do, ya que –se­gún el Consejo Na­cio­nal de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y So­cial (Con­pes)– el país cuen­ta hoy con 10,4 quí­mi­cos far­ma­céu­ti­cos por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes cuan­do en

Mis ami­gos en Es­pa­ña me cuen­tan que la pandemia ha lo­gra­do al­go inau­di­to en el re­gre­so a cla­ses pre­sen­cia­les: ¡los ni­ños es­tán fe­li­ces de vol­ver al co­le­gio des­pués de las va­ca­cio­nes de ve­rano! Nun­ca ha­bían desea­do tan­to vol­ver a las au­las, las ru­ti­nas y sus ami­gos. La pandemia ha con­se­gui­do que la edu­ca­ción es­té en el cen­tro del de­ba­te pú­bli­co y po­lí­ti­co. Es el lu­gar que siem­pre ha me­re­ci­do, pe­ro nun­ca ha­bía te­ni­do. La pandemia ha obli­ga­do, ade­más, a los pa­dres y cui­da­do­res a in­vo­lu­crar­se más en el pro­ce­so edu­ca­ti­vo de sus hi­jos, un re­to que siem­pre ha te­ni­do el sec­tor edu­ca­ti­vo. De­be­mos apro­ve­char­lo pa­ra to­mar las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que es­ta crisis no ten­ga efec­tos a lar­go pla­zo en nues­tros ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes.

Es­ta­mos vi­vien­do una crisis sin pre­ce­den­tes en el sec­tor edu­ca­ti­vo con consecuenc­ias que pue­den ser de­vas­ta­do­ras, so­bre to­do pa­ra los ni­ños de ho­ga­res más vul­ne­ra­bles. Aun­que las con­di­cio­nes del ho­gar siem­pre han si­do im­por­tan­tes pa­ra el apren­di­za­je, aho­ra son de­ter­mi­nan­tes. A pe­sar de los es­fuer­zos del sec­tor, es de es­pe­rar que los apren­di­za­jes du­ran­te el cie­rre de es­cue­las re­fle­jen las gran­des disparidad­es en­tre ho­ga­res en co­nec­ti­vi­dad, ac­ce­so a dis­po­si­ti­vos, es­pa­cio pa­ra es­tu­diar, dis­po­ni­bi­li­dad de li­bros y ma­te­ria­les, o las po­si­bi­li­da­des de con­tar con el acom­pa­ña­mien­to cons­tan­te de pa­dres y cui­da­do­res. A las po­si­bles pér­di­das de apren­di­za­jes hay que aña­dir­les el im­pac­to en el de­sa­rro­llo so­cio­emo­cio­nal de los ni­ños de­bi­do a la fal­ta de in­ter­ac­cio­nes y los efec­tos del con­fi­na­mien­to, así co­mo los pre­vi­si­bles im­pac­tos en aban­dono por la des­co­ne­xión con el co­le­gio o por las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas de­ri­va­das de la crisis eco­nó­mi­ca.

La reaper­tu­ra par­cial, gra­dual y se­gu­ra de las es­cue­las es el pri­mer pa­so pa­ra re­cu­pe­rar los efec­tos de es­ta crisis. Es uno esen­cial y muy di­fí­cil de dar, por lo que el de­ba­te so­bre la im­ple­men­ta­ción de me­di­das de bio­se­gu­ri­dad y los pro­to­co­los de reaper­tu­ra es per­ti­nen­te. Sin em­bar­go, es so­lo el pri­mer pa­so en una ma­ra­tón. Al fi­nal de año, los es­tu­dian­tes en Co­lom­bia po­drían per­der en­tre la mi­tad y un 75 por cien­to de los apren­di­za­jes que acu­mu­lan en un año. Re­cu­pe­rar es­tos apren­di­za­jes es una ta­rea ti­tá­ni­ca, ur­gen­te y que va a re­que­rir el es­fuer­zo coor­di­na­do de Go­bierno, Se­cre­ta­rías de Edu­ca­ción, co­le­gios, do­cen­tes, ho­ga­res y so­cie­dad ci­vil.

La res­pues­ta em­pie­za por los ni­ve­les de apren­di­za­je y de de­sa­rro­llo so­cio­emo­cio­nal de los ni­ños, em­pe­zan­do con el re­torno a cla­ses. So­lo así po­de­mos sa­ber el im­pac­to real que ha te­ni­do la crisis y la evo­lu­ción en la re­cu­pe­ra­ción. El se­gun­do pa­so es di­se­ñar pla­nes de de apren­di­za­jes, ba­sa­dos en es­tas eva­lua­cio­nes y prio­ri­zan­do com­pe­ten­cias bá­si­cas co­mo len­gua­je y ma­te­má­ti­cas, que son fun­da­men­ta­les pa­ra ab­sor­ber el res­to del cu­rrícu­lo. Y el ter­ce­ro es el más di­fí­cil: di­se­ñar una res­pues­ta del sec­tor apro­pia­da a es­tas ne­ce­si­da­des, que ofrez­ca la fle­xi­bi­li­dad y apo­yo ne­ce­sa­rios a los do­cen­tes y di­rec­ti­vos do­cen­tes pa­ra im­ple­men­tar es­tos pla­nes en coor­di­na­ción con los pa­dres y cui­da­do­res.

Es­ta res­pues­ta del sec­tor va a ne­ce­si­tar cam­bios pro­fun­dos en la edu­ca­ción: cu­rri­cu­la­res, pe­da­gó­gi­cos, y de ges­tión del sec­tor y del re­cur­so hu­mano. Pe­ro tam­bién cam­bios pro­fun­dos en la so­cie­dad. Los pa­dres de­ben se­guir ju­gan­do un rol fun­da­men­tal en es­te pro­ce­so y ne­ce­si­ta­rán más fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral por par­te de sus em­plea­do­res pa­ra ha­cer­lo. Se de­be­rá apo­yar so­bre to­do a los más vul­ne­ra­bles. Y se ne­ce­si­ta­rá pro­te­ger el gas­to pú­bli­co en edu­ca­ción en me­dio de la peor crisis eco­nó­mi­ca de la his­to­ria re­cien­te. El re­to es enor­me y re­cu­pe­rar­nos de los efec­tos de es­ta crisis va a re­que­rir el es­fuer­zo de to­dos de ma­ne­ra coor­di­na­da. El pre­sen­te y el fu­tu­ro de nues­tros ni­ños lo de­man­da. El mo­men­to es aho­ra.

A las po­si­bles pér­di­das de apren­di­za­jes hay que aña­dir­les el im­pac­to en el de­sa­rro­llo so­cio­emo­cio­nal de los ni­ños de­bi­do a la fal­ta de in­ter­ac­cio­nes y los efec­tos del con­fi­na­mien­to.

 ??  ?? Las in­ge­nie­rías In­for­má­ti­ca y Ener­gé­ti­ca así co­mo la Quí­mi­ca Far­ma­céu­ti­ca ten­drán un au­ge en el pos­co­vid.
Las in­ge­nie­rías In­for­má­ti­ca y Ener­gé­ti­ca así co­mo la Quí­mi­ca Far­ma­céu­ti­ca ten­drán un au­ge en el pos­co­vid.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia