Educación (Colombia)

Tarjeta ro­ja al cas­ti­go fí­si­co en Co­lom­bia

- ÁN­GE­LA RO­SA­LES Di­rec­to­ra na­cio­nal Al­deas Infantiles SOS Co­lom­bia Society · Lifestyle · Child Abuse · Family · Parenting · Kids · Violence and Abuse · Colombia · University of La Sabana · Harvard University · Una · Oscar Wilde · United Nations · Americas · Albert Bandura · John Bowlby

El pro­yec­to de ley pa­ra prohi­bir de­fi­ni­ti­va­men­te el cas­ti­go fí­si­co en el país es­tá a pun­to de lle­gar a buen puer­to. No obs­tan­te, hay quie­nes pi­den ar­chi­var­lo, pues con­si­de­ran que li­mi­ta la au­to­no­mía de los pa­dres. Es­te es el pa­no­ra­ma.

Mu­chos co­lom­bia­nos re­cuer­dan ha­ber si­do gol­pea­dos por sus pa­dres cuan­do se por­ta­ban mal. Mu­chos tam­bién de­ben ha­ber es­cu­cha­do o di­cho que la pal­ma­di­ta, co­rrea­zo, o chan­cle­ta­zo les ayu­dó a for­mar­se co­mo bue­nos ciu­da­da­nos y ex­ce­len­tes per­so­nas. De he­cho, se­gún el World Va­lues Sur­vey, más del 60 por cien­to de los co­lom­bia­nos cree que es jus­ti­fi­ca­ble que los pa­dres gol­peen a sus hi­jos pa­ra dis­ci­pli­nar­los.

El cas­ti­go fí­si­co si­gue sien­do el mé­to­do más usa­do por los co­lom­bia­nos a la ho­ra de co­rre­gir y edu­car a sus hi­jos, a pe­sar de que es una prác­ti­ca muy con­tro­ver­ti­da. Un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de La Sa­ba­na y la Alian­za por la Ni­ñez Co­lom­bia­na evi­den­ció que el 52 por cien­to de los ni­ños en el país re­ci­be al­gún ti­po de gol­pe co­mo cas­ti­go.

“Cau­sar do­lor, por mí­ni­mo que sea, es un ac­to de vio­len­cia. Pal­ma­das, pe­lliz­cos, em­pu­jo­nes, cos­co­rro­nes, la­var la bo­ca con ja­bón o for­zar a comer pi­can­tes son ac­tos que las per­so­nas creen que en su con­tra son vio­len­tos, hu­mi­llan­tes y de­gra­dan­tes, pe­ro cuan­do son en con­tra de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes los jus­ti­fi­can co­mo for­ma de co­rrec­ción”, ex­pli­ca Glo­ria Car­val­ho, ni­ños. El Có­di­go Ci­vil tie­ne una ven­ta­na abierta pa­ra que los pa­dres cas­ti­guen “mo­de­ra­da­men­te” a sus hi­jos, lo que pa­ra mu­chos abre la po­si­bi­li­dad de que se ge­ne­re vio­len­cia en el ho­gar y no se apor­te en na­da a la crian­za de los ni­ños.

Tras ca­si un año en el Con­gre­so, el pro­yec­to ya ha cur­sa­do tres de los cua­tro de­ba­tes pa­ra lle­gar a ser ley y así Co­lom­bia se con­vier­ta en el país nú­me­ro 58 en el mun­do en prohi­bir el cas­ti­go fí­si­co. No obs­tan­te, exis­te preo­cu­pa­ción de que la ini­cia­ti­va no pue­da se­guir su ca­mino

real pro­tec­ción de la ni­ñez. “De ser así, in­clui­ría la prohi­bi­ción de vio­len­cia con­tra los ni­ños que es­tán por na­cer, da­do que de na­da sir­ve pro­mul­gar una ley que di­ce aban­de­rar la no vio­len­cia con­tra los ni­ños, pe­ro no pro­mue­ve la pro­tec­ción del ni­ño en el vien­tre, es de­cir, des­de su con­cep­ción”, ase­gu­ran.

Ade­más, sos­tie­nen que esa ley po­dría con­ver­tir­se en un ins­tru­men­to pa­ra que el Es­ta­do en­tre a de­ter­mi­nar la orien­ta­ción y los li­nea­mien­tos que los pa­dres de­ben se­guir en el pro­ce­so de edu­ca­ción de sus hi­jos, “lo cual aten­ta di­rec­ta­men­te con­tra los de­re­chos es­ta­ble­ci­dos en nues­tra car­ta cons­ti­tu­cio­nal”.

Sin em­bar­go, los de­fen­so­res del pro­yec­to ase­gu­ran que hay des­in­for­ma­ción al­re­de­dor de su ob­je­ti­vo, ase­gu­ran­do que es com­ple­ta­men­te fal­so que se le quie­ra qui­tar au­to­ri­dad y au­to­no­mía a las fa­mi­lias, o in­cul­car la ideo­lo­gía de género.

El re­pre­sen­tan­te Ju­lián Pei­na­do, uno de los po­nen­tes, des­es­ti­mó que se quie­ra li­mi­tar la au­to­no­mía de los pro­ge­ni­to­res: “Los pa­dres po­drán se­guir in­cul­can­do las creen­cias y prin­ci­pios que a bien ten­gan den­tro de su au­to­no­mía fa­mi­liar. Lo que bus­ca­mos es pro­por­cio­nar he­rra­mien­tas a las fa­mi­lias que per­mi­tan erra­di­car el uso de la vio­len­cia des­de los ho­ga­res”.

Por su par­te, Car­val­ho pre­ci­só que el lí­mi­te de la au­to­no­mía “so­lo vie­ne da­do por el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos”. Por esa ra­zón, lo que se bus­ca con la ini­cia­ti­va es mo­di­fi­car el ar­tícu­lo 262 del

Có­di­go Ci­vil, pa­ra que que­de de la si­guien­te ma­ne­ra: “Las fa­mi­lias y/o per­so­nas en­car­ga­das del cui­da­do per­so­nal de los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes ten­drán la fa­cul­tad de vi­gi­lar su con­duc­ta, co­rre­gir­los y san­cio­nar­los, ex­clu­yen­do cual­quier for­ma de vio­len­cia y ga­ran­ti­zan­do su de­sa­rro­llo ar­mó­ni­co e in­te­gral”.

¿SÍ SIR­VE EN LA CRIAN­ZA?

Jorge Cuartas, es­tu­dian­te de doc­to­ra­do, in­ves­ti­ga­dor en la Uni­ver­si­dad de Har­vard y co­di­rec­tor de la fun­da­ción Apa­pa­cho, ase­gu­ra que es preo­cu­pan­te que los co­lom­bia­nos vean el cas­ti­go fí­si­co co­mo al­go ra­zo­na­ble. Con­si­de­ra que usar es­ta prác­ti­ca in­cre­men­ta el ries­go de que la crian­za de los hi­jos va­ya mal.

El cas­ti­go fí­si­co se aso­cia con re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos en el de­sa­rro­llo de los ni­ños. Una re­vi­sión sis­te­má­ti­ca de es­tu­dios que se han he­cho so­bre el te­ma en los úl­ti­mos 50 años, pu­bli­ca­da en Journal of Fa­mily Psy­cho­logy, con­clu­yó que in­clu­so for­mas con­si­de­ra­das co­mo le­ves, por ejem­plo la pal­ma­di­ta, se aso­cian con un ma­yor ries­go de pro­ble­mas en el de­sa­rro­llo cog­ni­ti­vo, so­cial y emo­cio­nal. “Lo que re­sul­ta más pa­ra­dó­ji­co es que acu­dir al cas­ti­go fí­si­co pa­re­ce te­ner un efec­to to­tal­men­te con­tra­rio al es­pe­ra­do, ya que se aso­cia con ma­yo­res pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to, agre­sión, in­clu­so con­duc­tas cri­mi­na­les en la ado­les­cen­cia y adul­tez, y me­nor au­to­con­trol”, di­ce.

El ex­per­to se­ña­ló que es­to no sig­ni­fi­ca que to­do in­di­vi­duo al que le pe­ga­ron de ni­ño hoy tie­ne

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Chil­dren & Youth Ser­vi­ces Re­view evi­den­ció que des­de an­tes de cum­plir 5 años, ca­si la mi­tad de los ni­ños del país son cas­ti­ga­dos con gol­pes con ob­je­tos que se en­cuen­tran en el ho­gar co­mo ca­bles, co­rreas, pa­los y va­ras.

pro­ble­mas cog­ni­ti­vos o com­por­ta­men­ta­les, pe­ro es­ta prác­ti­ca sí in­cre­men­ta el ries­go de que al­go sal­ga mal. “Así co­mo sa­be­mos que el ci­ga­rri­llo se aso­cia con un ma­yor ries­go de cán­cer de pul­món, a pe­sar de que no to­do el que fu­ma desa­rro­lla es­ta enfermedad, gol­pear pa­ra ‘edu­car’ o ‘criar’ se aso­cia con ries­gos con­si­de­ra­bles de pér­di­da de po­ten­cial hu­mano. Es me­jor no co­rrer el ries­go”, pre­ci­só.

Cuartas ex­pli­có que la ex­po­si­ción a even­tos ne­ga­ti­vos o ame­na­zan­tes en es­tos años pue­de des­en­ca­de­nar ni­ve­les ele­va­dos de es­trés bio­ló­gi­co, por ejem­plo, glu­co­cor­ti­coi­des co­mo el cor­ti­sol, que even­tual­men­te afec­tan ne­ga­ti­va­men­te el pleno de­sa­rro­llo del ce­re­bro. Lo que re­sul­ta preo­cu­pan­te es que una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en Hor­mo­nes and Beha­vior mos­tró que ni­ños de un año que re­ci­bían pal­ma­das por par­te de sus pa­dres ex­hi­bían ma­yo­res ni­ve­les de hor­mo­nas del es­trés que pe­que­ños que no eran gol­pea­dos, lo que su­gie­re que es­ta prác­ti­ca pue­de in­cre­men­tar el ries­go de ni­ve­les ele­va­dos de es­trés bio­ló­gi­co.

Múl­ti­ples teo­rías de la psicología tam­bién ayu­dan a en­ten­der los efec­tos ne­ga­ti­vos del cas­ti­go fí­si­co. La teo­ría del apren­di­za­je so­cial, de Al­bert Ban­du­ra, pre­di­ce que los me­no­res apren­den imi­tan­do los com­por­ta­mien­tos de sus pa­dres y otros adul­tos. De es­ta ma­ne­ra, even­tual­men­te adop­ta­rán com­por­ta­mien­tos agre­si­vos.

Asi­mis­mo, la teo­ría del ape­go, de John Bowlby, pro­nos­ti­ca que el cas­ti­go fí­si­co pue­de da­ñar la­zos de afec­to en­tre los ni­ños y sus pa­dres o cui­da­do­res, lo cual con­du­ce a pro­ble­mas so­cia­les y psi­co­ló­gi­cos a lo lar­go de la vi­da. In­clu­so el con­duc­tis­mo de B. F. Skin­ner se­ña­la que el cas­ti­go no es efec­ti­vo en cam­biar com­por­ta­mien­tos in­de­sea­bles, ya que es­tas con­duc­tas ten­de­rán a re­apa­re­cer una vez el cas­ti­go des­apa­re­ce.

Que fa­mi­lias en si­tua­cio­nes ad­ver­sas uti­li­cen más el cas­ti­go fí­si­co no sig­ni­fi­ca que sean ma­las o no quie­ran lo me­jor pa­ra sus hi­jos. “Lo que es­to nos su­gie­re es que de­be­mos bus­car es­tra­te­gias pa­ra que, co­mo so­cie­dad, en­se­ñe­mos y apren­da­mos nue­vos com­por­ta­mien­tos que sean más efec­ti­vos pa­ra con­tro­lar la con­duc­ta de los ni­ños y me­nos ries­go­sos pa­ra su de­sa­rro­llo. Tam­bién nos su­gie­re que co­mo so­cie­dad de­be­mos crear re­des de apo­yo e in­for­ma­ción so­bre prác­ti­cas de crian­za efec­ti­vas y no vio­len­tas pa­ra las fa­mi­lias que más lo ne­ce­si­ten”, con­clu­yó.

Al­re­de­dor de un 60 por cien­to de ni­ños co­lom­bia­nos en­tre 2 y 4 años re­ci­be pal­ma­das y gol­pes con ob­je­tos co­mo co­rreas, chan­cle­tas y otros.

“Si quie­res ciu­da­da­nos bue­nos, cría ni­ños fe­li­ces”, de­cía el fa­mo­so es­cri­tor bri­tá­ni­co Os­car Wil­de. Pa­ra que los ni­ños y ni­ñas sean fe­li­ces, te­ne­mos que li­brar­los de la vio­len­cia y el mal­tra­to. Un pa­so ade­lan­te en ese ca­mino es la apro­ba­ción del pro­yec­to de ley con­tra el cas­ti­go fí­si­co, hu­mi­llan­te y de­ni­gran­te con­tra ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes, que ac­tual­men­te se de­ba­te en el Se­na­do.

Una ley de ese ti­po se vuel­ve tan ne­ce­sa­ria cuan­do la vio­len­cia con­tra los ni­ños y ni­ñas es una si­tua­ción nor­ma­li­za­da en mu­chas fa­mi­lias. Se­gún el Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (Uni­cef, 2018), el 64 por cien­to de los ni­ños y ni­ñas me­no­res de 15 años en América La­ti­na ex­pe­ri­men­tan re­gu­lar­men­te al­gún ti­po de dis­ci­pli­na vio­len­ta, y ca­si uno de ca­da dos ni­ños y ni­ñas ex­pe­ri­men­tan el cas­ti­go fí­si­co.

En Co­lom­bia, las le­yes pa­ra pro­te­ger a los ni­ños y ni­ñas exis­ten, pe­ro son in­su­fi­cien­tes. Tan­to es así que los indicadore­s de vio­len­cia in­fan­til cre­cen año tras año. La Cons­ti­tu­ción en su ar­tícu­lo 44 es­ta­ble­ce co­mo de­re­chos fun­da­men­ta­les de los ni­ños la vi­da, la in­te­gri­dad fí­si­ca y la sa­lud, se­ña­lan­do que se­rán pro­te­gi­dos de to­da for­ma de aban­dono, y vio­len­cia fí­si­ca o mo­ral. Tam­bién, el Có­di­go de la In­fan­cia y la Ado­les­cen­cia ha­bla de la pro­tec­ción de los ni­ños y ni­ñas, aun­que no es cla­ra la prohi­bi­ción del uso de la vio­len­cia.

En con­cor­dan­cia, el pro­yec­to de ley con­tra el cas­ti­go fí­si­co con­tie­ne lo que se co­no­ce co­mo AC­CIO­NES AFIR­MA­TI­VAS, que se uti­li­zan en el mun­do en­te­ro pa­ra lo­grar la igual­dad y dis­mi­nuir los ín­di­ces de vio­len­cia con­tra de­ter­mi­na­dos gru­pos po­bla­cio­na­les, co­mo se hi­zo, por ejem­plo, a tra­vés de la Ley 1257 de 2008 en fa­vor de las mu­je­res.

Más allá de lo que exis­te en la nor­ma, hay su­fi­cien­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca que mues­tra el da­ño que es­te ti­po de cas­ti­go ha­ce en la vi­da del ni­ño no so­lo a cor­to, sino a lar­go pla­zo. Así, las re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas del cas­ti­go fí­si­co no se li­mi­tan a la ni­ñez, sino que la per­so­na las vi­ve aun en la adul­tez. El cas­ti­go fí­si­co cons­ti­tu­ye una vio­la­ción de los de­re­chos del ni­ño y la ni­ña, atro­pe­llan­do su dig­ni­dad hu­ma­na e in­te­gri­dad fí­si­ca y, en mu­chos ca­sos, po­nien­do en pe­li­gro su vi­da. A pe­sar de cons­ti­tuir una prác­ti­ca co­mún en mu­chas fa­mi­lias, que con­si­de­ran que la edu­ca­ción re­quie­re de vio­len­cia, en de­fi­ni­ti­va, los cas­ti­gos fí­si­cos y hu­mi­llan­tes pro­du­cen da­ños emo­cio­na­les, ba­ja au­to­es­ti­ma, re­sen­ti­mien­to, ra­bia, mie­do, sen­ti­mien­tos de tris­te­za, so­le­dad y aban­dono, y les en­se­ña que la vio­len­cia es la for­ma ade­cua­da pa­ra re­sol­ver con­flic­tos.

Los ni­ños y ni­ñas no com­pren­den có­mo a quie­nes más aman es a quie­nes más de­ben te­mer y ter­mi­nan por aso­ciar el amor con el do­lor. Por tan­to, las evi­den­cias cien­tí­fi­cas son un lla­ma­do al Es­ta­do, las fa­mi­lias y la so­cie­dad ci­vil en su co­rres­pon­sa­bi­li­dad pa­ra que com­pren­dan la ne­ce­si­dad de to­mar me­di­das pre­ven­ti­vas y le­ga­les.

Por es­tas y otras razones, el ar­ti­cu­la­do que de­fen­de­mos no es pa­ra li­mi­tar, re­cri­mi­nar o cas­ti­gar a los pa­dres o ma­dres. Por el con­tra­rio, sus de­re­chos, sus de­be­res y su au­to­no­mía son res­pe­ta­dos. Lo que se bus­ca es im­pul­sar to­da una es­tra­te­gia pe­da­gó­gi­ca de trans­for­ma­ción cul­tu­ral, me­dian­te la cual pa­dres, ma­dres y cui­da­do­res pue­dan con­tar con he­rra­mien­tas pa­ra la crian­za sin vio­len­cia. Pre­ci­sa­men­te, una crian­za po­si­ti­va, a tra­vés de la cual los pa­dres y ma­dres amen a sus hi­jos e hi­jas por lo que son y no por lo que ha­cen, y así se lo ex­pre­sen. Pa­ra ello, se va­len de la co­mu­ni­ca­ción, la re­fle­xión y el apo­yo emo­cio­nal co­mo los prin­ci­pa­les me­dios edu­ca­ti­vos. Sin du­da, la crian­za po­si­ti­va tam­bién es­ta­ble­ce nor­mas y re­glas pa­ra la con­vi­ven­cia fa­mi­liar, que son ex­pli­ca­das cla­ra y sen­ci­lla­men­te a ni­ños y ni­ñas, y que se cum­plen de ma­ne­ra con­sis­ten­te. En mu­chos paí­ses hay ge­ne­ra­cio­nes que han si­do cria­das sin vio­len­cia y cons­ti­tu­yen so­cie­da­des más pa­cí­fi­cas.

Ya es ho­ra de que la vio­len­cia con­tra los ni­ños y ni­ñas de­je de ser nor­ma­li­za­da en nues­tro país y pa­se­mos a for­mar par­te de los 56 paí­ses del mun­do que ya han adop­ta­do es­te ti­po le­yes, en con­cor­dan­cia con las obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de pro­tec­ción de los ni­ños y ni­ñas. Exis­ten for­mas po­si­ti­vas de en­se­ñar, co­rre­gir o dis­ci­pli­nar a los ni­ños, que son me­jo­res pa­ra su de­sa­rro­llo y que con­tri­bu­yen a for­jar unas re­la­cio­nes ba­sa­das en la con­fian­za y el res­pe­to mu­tuo. Es­te ti­po de le­yes for­ta­le­cen el rol de la fa­mi­lia y dan un lu­gar pre­pon­de­ran­te a las re­la­cio­nes po­si­ti­vas en­tre pa­dres e hi­jos. Cla­ro, es­te cam­bio de­pen­de de que los adul­tos es­tén dis­pues­tos a sa­lir de sus for­mas apren­di­das de re­la­cio­na­mien­to con los ni­ños pa­ra em­pe­zar a mi­rar­los des­de el res­pe­to y los con­si­de­ren prio­ri­ta­rios. Es­ta­mos an­te un es­ce­na­rio en el que mu­chos que vi­vie­ron la vio­len­cia y hoy la jus­ti­fi­can de­ben ha­cer con­cien­cia pa­ra dar una opor­tu­ni­dad a una ni­ñez sin gol­pes.

La edu­ca­ción ge­ne­ra de­sa­rro­llo. Por tan­to, fa­mi­lias más edu­ca­das en una crian­za po­si­ti­va se­rán ca­pa­ces de desa­rro­llar me­jo­res ni­ños y ni­ñas y, a fu­tu­ro, una me­jor so­cie­dad, res­pe­tuo­sa de los de­re­chos hu­ma­nos de los ni­ños y ni­ñas. Gol­pes, No. Ca­ri­ño, Sí.

 ??  ?? Más del 60 por cien­to de los co­lom­bia­nos cree jus­ti­fi­ca­ble que los pa­dres gol­peen a sus hi­jos pa­ra dis­ci­pli­nar­los.
Más del 60 por cien­to de los co­lom­bia­nos cree jus­ti­fi­ca­ble que los pa­dres gol­peen a sus hi­jos pa­ra dis­ci­pli­nar­los.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia