Educación (Colombia)

¿Y có­mo es­tu­dian en el cam­po?

- Education · Kids · Parenting · Family · Pontifical Xavierian University · Colombia · Rosario · Sutatenza

Con el cie­rre de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas por la pandemia, que­da­ron cla­ras las enor­mes bre­chas en ac­ce­so a tec­no­lo­gía y co­nec­ti­vi­dad en­tre los es­tu­dian­tes. En es­pe­cial, los del cam­po ca­re­cen en su in­men­sa ma­yo­ría de la po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar vir­tual­men­te.

Se­gún el La­bo­ra­to­rio de Eco­no­mía de la Edu­ca­ción (LEE) de la Pontificia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, el 96 por cien­to de los mu­ni­ci­pios del país no es­tán en ca­pa­ci­dad de im­ple­men­tar lec­cio­nes vir­tua­les en co­le­gios ofi­cia­les.

Ade­más, el 63 por cien­to de los es­tu­dian­tes en edu­ca­ción me­dia de co­le­gios pú­bli­cos de Co­lom­bia no tie­nen ac­ce­so a in­ter­net ni compu­tador en su ho­gar. Eso evi­den­cia la di­fi­cul­tad de cien­tos de mi­les de alum­nos pa­ra con­ti­nuar es­tu­dian­do en me­dio de la crisis sa­ni­ta­ria.

Por eso, los pro­fe­so­res e ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas en las zo­nas ru­ra­les tu­vie­ron que afron­tar una si­tua­ción ca­si sin pre­ce­den­tes, con­ti­nuar el pro­ce­so edu­ca­ti­vo con los co­le­gios ce­rra­dos y los ni­ños en ca­sa. ¿Có­mo lo hi­cie­ron?

LAS HUER­TAS SE CON­VIR­TIE­RON EN SA­LO­NES

El mu­ni­ci­pio de Güi­cán de la Sie­rra se al­za a 3.000 me­tros de al­tu­ra so­bre el ni­vel del mar. Hay cón­do­res, ove­jas, la­gu­nas, gla­cia­res y una fa­mo­sa vir­gen de ras­gos in­dí­ge­nas que los po­bla­do­res lla­man con ca­ri­ño la Mo­re­ni­ta. Allí, en el olea­je de mon­ta­ñas de la cor­di­lle­ra Orien­tal, los es­tu­dian­tes de la Nor­mal Su­pe­rior Nues­tra Señora del Ro­sa­rio cam­bia­ron compu­tado­res y ta­ble­tas por el aza­dón, el me­tro y la pi­que­ta.

El co­le­gio en­tre­gó se­mi­llas a las 550 fa­mi­lias de los 800 es­tu­dian­tes de la ins­ti­tu­ción. Aun­que la ma­yo­ría tie­ne su pe­da­zo de tie­rra pa­ra sem­brar­las, mu­chos ni­ños, en es­pe­cial los del cas­co ur­bano, plan­ta­ron las su­yas en bo­te­llas plás­ti­cas o en bolsas de le­che, que, por el la­do re­vés, sir­ven de im­pro­vi­sa­das ma­te­ras don­de cre­ce­rán sus plan­tas.

Yahén San­do­val, pro­fe­so­ra de ma­te­má­ti­cas en la es­cue­la de Güi­cán, es una de las aban­de­ra­das pa­ra que en la cua­ren­te­na los ni­ños no de­jen de re­ci­bir sus cla­ses.

Yahén de­ci­dió uti­li­zar la emi­so­ra del pue­blo, Ra­dio Güi­cán, pa­ra con­tra­rres­tar es­te pro­ble­ma. Ella se en­car­ga de en­viar los au­dios, y to­das las ma­ña­nas, en­tre las nue­ve y las on­ce, los ni­ños sin­to­ni­zan la fre­cuen­cia 89.6 FM y es­cu­chan por los par­lan­tes la voz de su pro­fe­so­ra, en un es­pa­cio bau­ti­za­do El maes­tro lle­ga a tu ca­sa. En el pro­gra­ma da ins­truc­cio­nes pa­ra que los ni­ños apren­dan ma­te­má­ti­cas, al me­dir la tie­rra; cien­cias, al es­tu­diar el ci­clo de vi­da de las plan­tas; y es­pa­ñol, al re­dac­tar in­for­mes de los avances del cul­ti­vo. Ca­da 15 días, per­so­nal del co­le­gio re­co­ge las ta­reas asig­na­das.

Maes­tros, pa­dres y alum­nos es­pe­ran que en unas se­ma­nas, cuan­do las se­mi­llas flo­rez­can y los ni­ños re­co­jan su co­se­cha de le­chu­gas, za­naho­rias y ci­lan­tros, las puer­tas del co­le­gio ya es­tén abier­tas

LAS TA­REAS LLEGAN CON EL LE­CHE­RO

En el pá­ra­mo del Al­mor­za­de­ro, en la cor­di­lle­ra Orien­tal, ir a la es­cue­la siem­pre ha si­do una odi­sea. Los ni­ños que vi­ven en es­te sec­tor for­man par­te de la lla­ma­da po­bla­ción dis­per­sa. Las cla­ses em­pe­za­ban a la seis de la ma­ña­na, así que se le­van­ta­ban a las cua­tro pa­ra lle­gar a tiem­po; al­gu­nos de­bían ca­mi­nar has­ta una ho­ra y me­dia mien­tras el frío les ca­la­ba los hue­sos.

La pandemia ha vuel­to es­te pro­ce­so aún más com­ple­jo. Los ni­ños ya no pue­den ir a la es­cue­la, de­ben apren­der en ca­sa, pe­ro, lo que es di­fí­cil pa­ra cual­quier es­tu­dian­te, pa­ra ellos lo es más to­da­vía. Mien­tras que mu­chos apren­den por me­dio de lla­ma­das gru­pa­les o What­sapp en las ciu­da­des, o a tra­vés de la ra­dio o la te­le­vi­sión en las zo­nas ru­ra­les, en el pá­ra­mo de San­tan­der los ni­ños no tie­nen se­ñal de ra­dio, de te­le­vi­sión ni de ce­lu­lar. Mu­cho me­nos ac­ce­so a in­ter­net.

Do­ña Leo­nor tu­vo que ca­mi­nar más de una ho­ra pa­ra su­bir a una lo­ma y en­con­trar la se­ñal de ce­lu­lar. Necesitaba pre­gun­tar­le a la pro­fe­so­ra qué

LA RA­DIO, LA GRAN ALIA­DA

El mu­ni­ci­pio de Ha­to Co­ro­zal, en Ca­sa­na­re, co­bi­ja ex­ten­sas sa­ba­nas que se ex­tien­den por 5.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, atra­ve­sa­dos por ríos, ca­ños y que­bra­das. So­lo el 40 por cien­to de los es­tu­dian­tes tie­nen ac­ce­so a in­ter­net y ape­nas el 10 por cien­to de las fa­mi­lias cuen­tan con un pa­que­te de pa­go men­sual con al­gún ope­ra­dor. Mu­chos ho­ga­res so­lo po­seen un te­lé­fono, que pa­san de mano en mano y re­car­gan en mis­ce­lá­neas, mer­ca­dos y otros co­mer­cios, que hoy per­ma­ne­cen ce­rra­dos.

Por eso, cuan­do las cla­ses pre­sen­cia­les se sus­pen­die­ron, Wil­ver Ale­xán­der To­var, rector del co­le­gio Luis Her­nán­dez Var­gas, no ha­lla­ba có­mo dic­tar las cla­ses vir­tua­les. Hoy, con una cor­ta fra­se ex­pli­ca lo que sin­tió cuan­do em­pe­zó la cua­ren­te­na: “La co­nec­ti­vi­dad nos ma­tó”.

To­var sa­bía que las cla­ses no eran una op­ción. En­ton­ces, de­ci­dió pe­dir ayu­da al di­rec­tor de la emi­so­ra del pue­blo, Dey­ler Es­ca­lan­te, cons­cien­te de que allí la se­ñal de ra­dio lle­ga a don­de in­ter­net no: a las 16 ve­re­das del mu­ni­ci­pio. Con la ayu­da de Es­ca­lan­te, en Ca­pi­ba­ra Ste­reo 107.7 FM se abrió un es­pa­cio de

Pa­ra mu­chos, las cla­ses por ra­dio y co­rres­pon­den­cia cons­ti­tu­yen una vuel­ta al pa­sa­do: a los tiem­pos de Ra­dio Su­ta­ten­za, aquel pro­yec­to ra­dial de la Ac­po.

3.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia