Y EL DESA­RRO­LLO HU­MANO

El Caribe a la U - - Índice -

El cam­po la­bo­ral ac­tual se en­cuen­tra en cons­tan­te trans­for­ma­ción, se re­quie­ren pro­fe­sio­na­les in­te­gra­les que ten­gan la ca­pa­ci­dad de desen­vol­ver­se en en­tor­nos tec­no­ló­gi­cos y que se ac­tua­li­cen per­ma­nen­te­men­te. Pa­ra cum­plir con es­te ob­je­ti­vo, las em­pre­sas ofre­cen a sus em­plea­dos for­ma­ción pa­ra el tra­ba­jo y desa­rro­llo hu­mano.

¿Qué es?

Ca­pa­ci­tar a los tra­ba­ja­do­res a tra­vés de un pro­ce­so for­ma­ti­vo or­ga­ni­za­do, me­dian­te el cual pue­dan ad­qui­rir y desa­rro­llar com­pe­ten­cias la­bo­ra­les re­la­cio­na­das con los cam­pos ocu­pa­cio­na­les en los que se desen­vol­ve­rán a lo lar­go de su vi­da. Las em­pre­sas ofre­cen he­rra­mien­tas que per­mi­ten ejer­cer ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y apro­piar­se de to­das las com­pe­ten­cias que se ne­ce­si­tan pa­ra ser un buen em­plea­do y ser hu­mano.

A tra­vés de la for­ma­ción pa­ra el tra­ba­jo y desa­rro­llo hu­mano se au­men­ta la ca­li­dad que re­quie­re nues­tro país pa­ra al­can­zar me­jo­res con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, so­cia­les y me­jo­rar los ni­ve­les de vi­da de la po­bla­ción, po­ten­cian­do sus in­gre­sos, pro­mo­vien­do as­cen­sos y me­jo­ran­do sus ha­bi­li­da­des.

Es­ta for­ma­ción fa­ci­li­ta la in­ser­ción la­bo­ral en cam­pos que son de in­te­rés pa­ra el sec­tor pro­duc­ti­vo. Igual­men­te, per­mi­te a las per­so­nas sa­tis­fa­cer su ne­ce­si­dad de apren­den en la prác­ti­ca y pre­pa­rar­se en los ám­bi­tos que les re­sul­tan in­tere­san­tes o que son re­que­ri­dos por el mun­do la­bo­ral.

El pro­pó­si­to prin­ci­pal es me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad, com­pe­ti­ti­vi­dad, em­pren­di­mien­to y per­ti­nen­cia de los tra­ba­ja­do­res con edu­ca­ción y for­ma­ción en otros idio­mas, uti­li­zan­do los avan­ces de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y las co­mu­ni­ca­cio­nes (TIC) pa­ra que las per­so­nas que sien­ten in­cli­na­ción por tra­ba­jos de ca­rác­ter prác­ti­co desa­rro­llen com­pe­ten­cias téc­ni­cas y ha­bi­li­da­des. Hoy en día, las em­pre­sas no bus­can úni­ca­men­te em­plea­dos que cum­plan con sus ta­reas. No bas­ta con lle­gar tem­prano a la ofi­ci­na y pro­du­cir. Es fun­da­men­tal pa­ra las en­ti­da­des en­con­trar ta­len­to hu­mano, es de­cir, per­so­nal in­te­gral y pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar­se a to­do ti­po de si­tua­cio­nes. Son ne­ce­sa­rias per­so­nas que im­pac­ten con sus ideas y ac­cio­nes pa­ra lle­var a ca­bo una trans­for­ma­ción so­cial.

Los per­fi­les pro­fe­sio­na­les y las exi­gen­cias la­bo­ra­les han ido cam­bian­do, es por eso que des­de la uni­ver­si­dad tam­bién se for­ma a los jó­ve­nes pa­ra que pue­dan cum­plir con sus fun­cio­nes. Dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes del Ca­ri­be desa­rro­llan den­tro de sus pro­gra­mas de pre­gra­do asig­na­tu­ras re­la­cio­na­das con las com­pe­ten­cias co­mu­ni­ca­ti­vas y ha­bi­li­da­des de pen­sa­mien­to crí­ti­co pa­ra for­ta­le­cer el tra­ba­jo en equi­po y li­de­raz­go des­de la ado­les­cen­cia. Es mi­sión de las uni­ver­si­da­des for­mar a sus es­tu­dian­tes in­te­gral­men­te y no so­lo lle­nar­los de co­no­ci­mien­tos teó­ri­cos.

La con­se­je­ra y psi­có­lo­ga clí­ni­ca Ma­ría del Pi­lar Zú­ñi­ga afir­ma que “Mu­chas ve­ces los pa­dres de fa­mi­lia pre­sio­nan a los jó­ve­nes a to­mar ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias por con­si­de­rar que es­te es el úni­co ca­mino ren­ta­ble y acep­ta­ble. Es­to no es ne­ce­sa­ria­men­te cier­to pues no to­das las per­so­nas es­tán in­tere­sa­das en las pro­fe­sio­nes `tra­di­cio­na­les´ y en­con­tra­rían en la for­ma­ción pa­ra el tra­ba­jo y el desa­rro­llo hu­mano una ex­ce­len­te pla­ta­for­ma pa­ra su rea­li­za­ción per­so­nal”.

Exis­ten en­ti­da­des que se de­di­can a for­ta­le­cer las ha­bi­li­da­des blan­das en los jó­ve­nes des­de te­mas re­la­cio­na­dos con pro­yec­to de vi­da, vo­ca­ción y desa­rro­llo de las com­pe­ten­cias. Una de ellas es la Cor­po­ra­ción PEP, que ha­ce 28 años, que se de­di­ca a for­mar ciu­da­da­nos con­fia­bles a tra­vés de la for­ma­ción a ni­ños, ba­chi­lle­res, uni­ver­si­ta­rios, ba­chi­lle­res y fun­cio­na­rios de em­pre­sas. Es­ta en­ti­dad lle­va a ca­bo pro­gra­mas ba­sa­dos en la con­fian­za que ge­ne­ra desa­rro­llo en la so­cie­dad.

Otra em­pre­sa que se de­di­ca a ge­ne­rar desa­rro­llo pro­fe­sio­nal es Gen­te Es­tra­té­gi­ca que a tra­vés de una ru­ta de in­clu­sión la­bo­ral bus­ca co­nec­tar a las co­mu­ni­da­des en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, po­bla­cio­nes ét­ni­cas mi­no­ri­ta­rias y víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do, con las opor­tu­ni­da­des de em­pleo for­mal, uti­li­zan­do co­mo vehícu­lo la for­ma­ción de al­ta ca­li­dad.

El SE­NA cuen­ta con un Sis­te­ma na­cio­nal de for­ma­ción pa­ra el tra­ba­jo que in­cor­po­ra a jó­ve­nes y adul­tos, a quie­nes se les ofre­ce for­ma­ción téc­ni­ca, tec­no­ló­gi­ca y pro­fe­sio­nal pa­ra ar­ti­cu­lar sis­te­má­ti­ca y efi­caz­men­te la ofer­ta con las ne­ce­si­da­des del mun­do del tra­ba­jo.

VEN­TA­JAS DE FOR­MAR­SE PA­RA EL TRA­BA­JO:

• Desa­rro­llar ha­bi­li­da­des lin­güís­ti­cas y de re­dac­ción, al igual que ma­ne­jo de idio­mas.

• Te­ner la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar pro­yec­tos e in­di­ca­do­res.

• Ma­yor com­pro­mi­so y en­tu­sias­mo a la ho­ra de ha­cer el tra­ba­jo.

• Apro­ve­char for­ta­le­zas y tam­bién de­bi­li­da­des

• De­mos­trar com­pro­mi­so con las ac­ti­vi­da­des a rea­li­zar.

Pa­ra te­ner éxi­to en el mun­do la­bo­ral de­bes for­mar­te per­ma­nen­te­men­te en el ám­bi­to per­so­nal, so­cial y cul­tu­ral. Siem­pre am­pliar tus co­no­ci­mien­tos y no li­mi­tar­te a lo apren­di­do en el au­la. Así desa­rro­lla­rás ha­bi­li­da­des que te con­ver­ti­rán en un pro­fe­sio­nal muy so­li­ci­ta­do y pre­pa­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.